U.S. Department of Health and Human Services
National Kidney Disease Education Program Logo

Contáctenos

Centro de Información de Salud

  • Teléfono: 1-800-860-8747
  • TTY: 1-866-569-1162
  • Correo electrónico: healthinfo@niddk.nih.gov
  • Horario de atención: de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 5:00 p.m. (hora del este de los EE.UU.)

Cambios en la dieta y el estilo de vida para personas con la enfermedad de los riñones

Las personas con la enfermedad de los riñones deben continuar viviendo su vida normalmente: trabajando, disfrutando de sus amigos y su familia y manteniéndose físicamente activos. Es posible que necesiten hacer algunos cambios en la dieta y el estilo de vida para vivir mejor y por más tiempo. Dado que los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares son más comunes entre las personas con enfermedad de los riñones, estos cambios benefician no solo a los riñones sino también al corazón.

Cambios del estilo de vida

A las personas con enfermedad de los riñones les conviene llevar un estilo de vida sano, en especial si tienen diabetes, presión arterial alta (hipertensión) o ambas. Hable con su nutricionista, educador de la diabetes u otro profesional de la atención médica para saber cuáles son las medidas más importantes que debe tomar. Como verá, muchas de estas medidas están relacionadas.

  • Mantenga la presión arterial al nivel establecido por su médico. Para la mayoría de las personas, el objetivo es tener una presión arterial de menos de 140/90 mmHg. Propóngase consumir menos de 2.300 miligramos (mg) de sodio (sal) por día.
  • Si tiene diabetes, controle su nivel de glucosa en la sangre. Un buen control de la glucosa puede ayudar a prevenir o demorar las complicaciones de la diabetes, entre las que se incluye la enfermedad de los riñones.
  • Mantenga el colesterol dentro de los niveles recomendados. Puede controlar el nivel de colesterol en la sangre a través de la dieta, con actividad física, con medicinas y manteniendo un peso sano.
  • Tome las medicinas siguiendo las indicaciones de su proveedor de atención médica.
  • Si fuma, tome medidas para dejar de fumar. El tabaquismo puede agravar el daño de los riñones.
  • Haga o aumente su actividad física. La actividad física es buena para la presión arterial, así como para controlar los niveles de glucosa y colesterol en la sangre.
  • Adelgace si tiene sobrepeso. El sobrepeso obliga a los riñones a trabajar de más. Bajar de peso ayuda a que sus riñones funcionen por más tiempo.

Cambios en la dieta

Lo que come y bebe puede ayudar a demorar el avance de la enfermedad de los riñones. Algunos alimentos son mejores que otros para los riñones. La mayor parte de la sal y los aditivos de sodio que consumimos provienen de los alimentos preparados, no del salero. Hacer comida casera lo ayudará a tener un control sobre lo que come.

Su proveedor de atención médica puede recomendarle que consulte a un nutricionista. Un nutricionista puede enseñarle a elegir los alimentos más convenientes para sus riñones. Además, aprenderá qué nutrientes son importantes en la enfermedad de los riñones.

Los siguientes pasos lo ayudarán a comer más sano, y esto junto con las recomendaciones de su médico, le ayudará a controlar mejor la enfermedad. Los primeros tres pasos (1-3) son importantes para todos los pacientes con enfermedad de los riñones. Los últimos dos (4-5) son importantes si los riñones empeoran.

1º paso: Elija y prepare comidas con menos sodio (sal).

¿Por qué? Para mantener la presión arterial dentro de niveles saludables. Propóngase consumir menos de 2.300 miligramos de sodio por día.

  • Compre alimentos frescos más a menudo. A muchos alimentos envasados se les agrega sodio (un componente de la sal).
  • Use especias, hierbas y aderezos sin sodio en lugar de sal.
  • Verifique si el alimento tiene sodio leyendo la etiqueta de información nutricional del envase. Un valor diario de 2.300 miligramos o más implica que el alimento tiene mucho sodio.
  • Pruebe las versiones de comidas congeladas y otros alimentos preparados con menos sodio.
  • Enjuague con agua las verduras, frijoles, carnes y pescados enlatados antes de comer.
  • No use sustitutos de la sal.
Busque etiq​u​etas que digan

Sin sodio

Sin sal

Muy bajo contenido de sodio

Bajo contenido de sodio

Reducido en sodio o menos sodio

Poco sodio

Sin agregado de sal

Ligeramente salado


2º paso: Coma la cantidad adecuada y el tipo adecuado de proteínas.

¿Por qué? Para ayudar a cuidar sus riñones.

  • Coma porciones pequeñas de alimentos ricos en proteínas.
  • Los alimentos de origen animal y vegetal contienen proteínas. Consulte a su nutricionista para saber cuál es la mejor combinación para usted.
Alimentos con proteínas
de origen animal
Alimentos c​​on proteínas
de origen vegetal

Pollo

Pescado

Carne

Huevos

Lácteos

Frijoles (judías, alubias, habichuelas)

Almendras

Avellanas

Nueces

Manís


3º paso: Elija alimentos buenos para el corazón.

¿Por qué? Para proteger los vasos sanguíneos, el corazón y los riñones.

  • Prepare alimentos al horno, asados, guisados, a la parrilla, hervidos o dorados en aceite vegetal en lugar de fritos.
  • Cocine con pequeñas cantidades de aceite o usando un aerosol (espray) para limitar la cantidad. Cocine con aceite vegetal en lugar de manteca.
  • Sáqueles la grasa a la carne y la piel a las aves antes de comer.
Alimentos buenos para el corazón

Cortes de carne bajos en grasa, como lomo o pierna

Carne de ave sin piel

Pescado

Frijoles (judías, alubias, habichuelas)

Verduras

Frutas

Leche, yogur y queso descremados (bajos en grasas)


Si el daño de los riñones se empeora, es posible que deba comer alimentos con menos fósforo y potasio. Su proveedor de atención médica controlará estos niveles mediante pruebas de laboratorio.

4º paso: Elija alimentos con menos fósforo.

¿Por qué? Para proteger los huesos y los vasos sanguíneos.

  • Muchos alimentos envasados tienen fósforo agregado. Busque en la etiqueta de ingredientes la palabra fósforo u otras palabras que empiecen con “FOS” ("PHOS" en inglés).
  • Los fiambres y algunas carnes de vaca y de ave frescas pueden tener fósforo agregado. Pídale al carnicero que lo ayude a elegir carnes frescas sin agregado de fósforo.
Alimentos con bajo contenido de fósforo Alimentos con alto​​ contenido de fósforo

Frutas y verduras frescas

Panes, pastas, arroz

Leche de arroz (no enriquecida)

Cereales de maíz y arroz

Refrescos y gaseosas de color claro

Carnes rojas, cerdo, aves, pescado

Cereales de salvado y avena

Productos lácteos (leche, queso)

Frijoles (judías, alubias, habichuelas), almendras, avellanas, nueces, manís

Refrescos y gaseosas de color oscuro (Colas)


5º paso: Elija alimentos con la cantidad adecuada de potasio.

¿Por qué? Para que los nervios y los músculos trabajen correctamente. Si el contenido de potasio es muy bajo o muy alto, los nervios y los músculos no funcionarán con normalidad.

  • Los sustitutos de la sal pueden tener un contenido muy alto de potasio. Lea la etiqueta de ingredientes para saber si el producto tiene cloruro de potasio. Si debe limitar la cantidad de este nutriente, elija alimentos que no tengan cloruro de potasio agregado. No use sustitutos de la sal.
  • Enjuague con agua las frutas y verduras enlatadas antes de comer.
Alimentos con bajo cantidad de potasio Alimentos con alto cantidad de potasio

Manzana, durazno, uva, mango, papay​a, piña

Zanahoria, vainitas (judías verdes, habichuelas verdes), maíz

Pan blanco, tortillas y pastas

Arroz blanco

Leche de arroz (no enriquecida)

Sémola de maíz, cereales de arroz y trigo cocidos

Naranja, banana, plátano

Papa, tomate, aguacate

Arroz integral y arroz salvaje

Cereales de salvado

Productos lácteos (leche y quesos)

Panes y pastas integrales

Frijoles y frutos secos

Tener enfermedad de los riñones también significa que podría necesitar cambiar lo que bebe.

Agua: Tome la misma cantidad de siempre. No es necesario beber más agua a menos que usted tenga piedras en los riñones (también conocidas como “cálculos renales”).

Sodas o gaseosas y otras bebidas: Si le han dicho que limite el fósforo, escoja sodas o gaseosas de color claro, como lima/limón, té frío y limonada caseros. Las sodas de color oscuro, las bebidas con sabor a fruta y algunos tés embotellados o enlatados pueden tener mucho fósforo.

Jugos: Si le recomiendan limitar la cantidad de potasio, tome jugo de manzana, de uva o de piña en lugar de jugo de naranja.

Alcohol: Es posible que pueda tomar cantidades pequeñas de alcohol. Consumir mucho alcohol puede dañar el hígado, el corazón y el cerebro y causar graves problemas de salud. Hable primero con su proveedor de atención médica.

Punto destacado: Encuentre un nutricionista en su zona (en inglés).

Videos

Videos

Controlar la enfermedad de los riñones
Controlar la enfermedad de los riñones (1:07)

Una doctora explica los pasos que debe tomar para controlar la enfermedad de los riñones, como controlar su presión arterial y la diabetes, consumir alimentos saludables y limitar la cantidad de sodio que toma.

​​PDF archivos requieren Adobe Acrobat

17 de septiembre de 2014​​​​​​

Contáctenos

Centro de Información de Salud

  • Teléfono: 1-800-860-8747
  • TTY: 1-866-569-1162
  • Correo electrónico: healthinfo@niddk.nih.gov
  • Horario de atención: de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 5:00 p.m. (hora del este de los EE.UU.)
 

 Versiones Alternativas

 

También puede pedir materiales impresos a través de nuestro catálogo en línea.