U.S. Department of Health and Human Services
 

 Versiones Alternativas

 

Contáctenos

Centro de Información de Salud

  • Teléfono: 1-800-860-8747
  • TTY: 1-866-569-1162
  • Correo electrónico: healthinfo@niddk.nih.gov
  • Horario de atención: de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 5:00 p.m. (hora del este de los EE.UU.)
 

 Cómo obtener más información

 

Nota: Algunas de las opciones para comunicarse con las siguientes organizaciones están disponibles solamente en inglés.

Organizaciones de la enfermedad de diabetes

Muchas organizaciones ofrecen ayuda a los pacientes y a los profesionales médicos. Vea la lista completa Organizaciones de la enfermedad de diabetes (PDF, 293 KB).​​​​​

Cómo prevenir los problemas de la diabetes: Mantenga sano el sistema nervioso

En esta página:

¿En qué consisten los problemas de la diabetes?

Los problemas de la diabetes surgen cuando hay demasiada glucosa (azúcar) en la sangre por mucho tiempo. Los niveles altos de glucosa en la sangre (también llamado azúcar en la sangre) pueden dañar muchos órganos del cuerpo como el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos y los riñones. La enfermedad del corazón y de los vasos sanguíneos puede causar ataques al corazón o derrames cerebrales. Usted puede hacer mucho para prevenir o retrasar los problemas de la diabetes.

Este librito contiene información sobre los problemas de los nervios causados por la diabetes. Obtendrá información sobre lo que puede hacer cada día y durante cada año para mantenerse sano y prevenir los problemas de la diabetes.

Ilustración de la silueta de un cuerpo que muestra el sistema nervioso
Los niveles altos de glucosa en la sangre pueden causar problemas de los nervios.

[Volver Arriba]

¿Qué debo hacer diariamente para mantenerme sano a pesar de la diabetes?

Ilustración de un tazón de fruta con plátanos, uvas y una manzana
Siga el plan de comidas saludables que elaboraron usted y su médico o dietista.

Ilustración de la silueta de una mujer que está caminando
Realice actividad física durante 30 minutos casi todos los días. Pregunte a su médico qué actividades son las mejores para usted.

Ilustración de una botella de insulina y un envase de pastillas de costado con algunas de las pastillas saliéndose a la mesa
Tome sus medicamentos según las indicaciones.

Ilustración de una mano agarrando un medidor de glucosa que dice
Mídase los niveles de glucosa en la sangre todos los días. Cada vez que lo haga, anote el resultado en la hoja de registro.

Ilustración de dos manos agarrando un pie descalzo
Revísese los pies diariamente para ver si hay cortaduras, ampollas, llagas, hinchazón, enrojecimiento o si tiene las uñas doloridas.

Ilustración de un cepillo de dientes y una caja de hilo dental
Cepíllese los dientes y use hilo dental todos los días.

Ilustración de dos brazos y un monitor para la presión
Controle su presión arterial y colesterol.

Ilustración de un cigarrillo en una señal que dice
No fume.

[Volver Arriba]

¿Qué puedo hacer para prevenir que la diabetes dañe el sistema nervioso?

Las investigaciones han demostrado que las personas que mantienen la glucosa en la sangre cerca de los niveles normales corren menor riesgo de sufrir daño en los nervios.

Usted puede hacer lo siguiente para prevenir el daño a los nervios:

  • Mantenga su glucosa en la sangre lo más cerca posible de lo normal.
  • Limite la cantidad de bebidas alcohólicas que toma.
  • No fume.
  • Cuídese bien los pies.
  • Informe al médico sobre cualquier problema que tenga en
    • las manos, los brazos, los pies y las piernas
    • el estómago, los intestinos o la vejiga
  • También infórmele al médico si
    • tiene problemas durante las relaciones sexuales
    • no siempre sabe cuando su nivel de glucosa en la sangre está demasiado bajo
    • se marea cuando se incorpora o se levanta después de estar acostado

[Volver Arriba]

¿Qué puedo hacer para cuidarme los pies?

  • Lávese los pies todos los días con agua tibia. Toque el agua con el codo para asegurarse de que no esté demasiado caliente. No remoje los pies. Seque los pies completamente, especialmente entre los dedos.
  • Revísese los pies todos los días para ver si tiene alguna cortadura, lesión, ampolla, enrojecimiento, callosidades u otros problemas. Es especialmente importante revisarse los pies diariamente si tiene daño en los nervios o mala circulación. Si no puede doblarse o levantar el pie para revisarlo, use un espejo. Si su vista no es buena, pida a otra persona que le revise los pies.

    Ilustración de una mujer vestida con su bata de baño y sentada en una silla revisándose la planta del pie izquierdo
    Revísese los pies todos los días para ver si hay problemas.

  • Si tiene la piel seca, úntese crema humectante después de lavarse los pies y secarlos. No se ponga crema humectante entre los dedos de los pies.
  • Use una piedra pómez o una lima de cartón para limar suavemente los callos y callosidades. Límeselos después de bañarse o ducharse.

    Ilustración de un cortador de uñas y una lima de uñas

  • Córtese las uñas de los pies una vez por semana o cuando sea necesario. Córtese las uñas cuando estén suaves después del baño. Córtelas siguiendo el contorno del dedo y procure que no queden demasiado cortas. Límese las uñas con una lima de cartón. Si no puede cortarse las uñas usted mismo, pida a otra persona que lo haga o acuda a un podólogo.
  • Siempre use zapatos o pantuflas para protegerse los pies de las lesiones.
  • Siempre use calcetines o medias para evitar las ampollas. No use calcetines ni medias cortas que le queden demasiado apretadas debajo de las rodillas.

    Ilustración que muestra dos pies con zapatillas puestas
    Siempre use zapatos o pantuflas para protegerse los pies.

  • Use zapatos que le calcen bien. Compre su calzado por la tarde, cuando los pies están más hinchados. Use los zapatos nuevos con cautela hasta que se suavicen. úselos sólo 1 ó 2 horas al día en las primeras 1 a 2 semanas.
  • Pida al médico que le revise los pies en cada examen médico.

[Volver Arriba]

¿Cómo funciona el sistema nervioso?

Los nervios transmiten mensajes entre el cerebro y otras partes del cuerpo. Todos los nervios forman el sistema nervioso.

Algunos nervios dicen al cerebro lo que está ocurriendo en el cuerpo. Por ejemplo, cuando usted pisa una tachuela, el nervio del pie dice al cerebro que hay dolor. Otros nervios dicen al cuerpo lo que tiene que hacer. Por ejemplo, los nervios del cerebro dicen al estómago cuándo debe pasar los alimentos a los intestinos.

[Volver Arriba]

¿Cómo es que la diabetes daña el sistema nervioso?

Tener niveles altos de glucosa en la sangre por muchos años puede dañar los vasos sanguíneos que llevan oxígeno a algunos nervios. Los niveles altos de glucosa en la sangre también dañan el recubrimiento de los nervios. Es posible que los nervios dañados dejen de enviar mensajes. O tal vez envíen mensajes muy lentamente o cuando no deban.

La neuropatía diabética es el término médico que se usa para referirse al daño al sistema nervioso causado por la diabetes.

Ilustración del cuerpo que muestra el sistema nervioso con descripciones de los cuatro tipos de nervios. Los pares craneales van desde el cerebro hacia los ojos, boca, orejas y otras partes de la cabeza. Los pares centrales se encuentran en el cerebro y la médula espinal. Los nervios periféricos van desde la médula espinal a los brazos, manos, piernas y pies. Los nervios autónomos van desde la médula espinal hacia los pulmones, corazón, estómago, intestinos, vejiga y órganos reproductores
El sistema nervioso consta de cuatro partes principales: craneal, central, periférica y autónoma. La diabetes puede dañar los nervios periféricos, autónomos y craneales.

[Volver Arriba]

¿Cómo puede afectarme el daño que causa la diabetes a los nervios periféricos?

  • Los nervios periféricos van a los brazos, las manos, las piernas y los pies. El daño en estos nervios puede causar una sensación de adormecimiento en los brazos, las manos, las piernas y los pies. Además, es posible que deje de sentir dolor, calor o frío cuando debiera sentirlos. Puede sentir dolor punzante o tener ardor u hormigueo. Estas sensaciones con frecuencia empeoran por las noches. Es posible que tenga dificultad para dormir a causa de estas molestias. La mayor parte del tiempo estas sensaciones se sienten en ambos lados del cuerpo, por ejemplo, en ambos pies. Pero también pueden sentirse en un solo lado del cuerpo.

    El daño en los nervios periféricos puede cambiar la forma de sus pies. Los músculos de los pies se debilitan y los tendones del pie se acortan. Se puede mandar a hacer zapatos especiales que queden cómodos cuando los pies están doloridos o cuando hayan cambiado de forma. Estos zapatos especiales ayudan a proteger sus pies. Es posible que Medicare y otros programas de seguro médico cubran los zapatos especiales. Hable con el médico para que le diga dónde y cómo comprarlos.

    Ilustración de la silueta de un cuerpo con secciones sombreadas que muestran la ubicación de los nervios periféricos, que se titula: nervios periféricos
    Los nervios periféricos van de la médula espinal a los brazos, las manos, las piernas y los pies.

[Volver Arriba]

¿Cómo puede afectarme el daño que causa la diabetes a los nervios autónomos?

  • Los nervios autónomos le ayudan a saber que sus niveles de glucosa en la sangre están bajos. Algunas personas toman medicamentos para la diabetes que pueden causar que los niveles de glucosa en la sangre bajen demasiado, aunque ése no es el resultado deseado. El daño a los nervios autónomos dificulta que estas personas sientan los síntomas de hipoglucemia, que también se llama nivel bajo de glucosa en la sangre.

    Es más probable que ocurra este tipo de daño si ha tenido diabetes por mucho tiempo. También puede ocurrir si sus niveles de glucosa en la sangre han estado demasiado bajos con mucha frecuencia.

    Ilustración de la silueta de un cuerpo con secciones sombreadas que muestra la ubicación de los nervios autónomos, que se titula: nervios autónomos
    Los nervios autónomos van de la médula espinal a los pulmones, el corazón, el estómago, los intestinos, la vejiga y los órganos sexuales.

  • Los nervios autónomos van al estómago, los intestinos y otras partes del aparato digestivo. El daño a estos nervios puede hacer que los alimentos pasen por el aparato digestivo muy lentamente o muy rápidamente. Estos problemas de los nervios pueden causar náuseas (malestar del estómago), vómitos, estreñimiento o diarrea.

    El daño en los nervios del estómago se llama gastroparesia. Cuando los nervios que van al estómago están dañados, los músculos del estómago no funcionan bien y los alimentos pueden permanecer en el estómago demasiado tiempo. La gastroparesia dificulta el control de los niveles de glucosa en la sangre.

  • Los nervios autónomos van al pene. El daño a estos nervios puede impedir que el pene se ponga rígido cuando un hombre desea tener relaciones sexuales. Este problema se llama disfunción eréctil o impotencia. La padecen muchos hombres que han tenido diabetes por muchos años.
  • Los nervios autónomos van a la vagina. El daño a estos nervios puede impedir que la vagina se ponga húmeda cuando una mujer desea tener relaciones sexuales. La mujer también podría perder sensación en el área de la vagina.

    Ilustración de un hombre y una mujer frente a frente en una cama. Sus cuerpos están cubiertos con una sábana excepto los brazos, hombros y cabezas. Sus cabezas están recostadas sobre almohadas. La mujer tiene un brazo alrededor del hombre. Se sonríen el uno al otro
    El daño en los nervios autónomos causado por la diabetes puede ocasionar problemas con las relaciones sexuales.

  • Los nervios autónomos van al corazón. El daño en estos nervios puede causar que el corazón lata con más rapidez o a diferentes frecuencias.
  • Los nervios autónomos van a la vejiga. El daño en estos nervios puede hacer que sea difícil saber cuándo necesita ir al baño. También puede hacer que sea difícil saber cuándo la vejiga está vacía. Estos dos problemas pueden hacerle retener la orina demasiado tiempo, lo que puede causar infecciones urinarias. Otro problema es cuando se le salen gotas de orina sin querer.

    Ilustración de una mujer parada al frente del inodoro. Está levemente inclinada y está levantando la tapa del inodoro
    El daño en los nervios autónomos causado por la diabetes puede causar problemas de la vejiga y del estómago.

  • Los nervios autónomos van a los vasos sanguíneos que mantienen estable la presión arterial. El daño a estos nervios hace que la sangre se mueva demasiado lentamente como para poder mantener estable la presión arterial cuando usted cambia de posición. Cuando se pone de pie después de haber estado acostado , o cuando hace mucho ejercicio, los cambios repentinos en la presión arterial pueden marearlo.

    Ilustración de un hombre sentado en una mesa con su cabeza descansando en su mano derecha. El codo derecho está sobre la mesa. Sus anteojos están encima de la mesa. Sus ojos están cerrados y parece enfermo
    La diabetes puede dañar los nervios autónomos que ayudan a mantener estable la presión arterial.

[Volver Arriba]

¿Cómo puede afectarme el daño que causa la diabetes a los nervios craneales?

  • Los nervios craneales van a los músculos del ojo. El daño en estos nervios generalmente ocurre en un ojo y provoca que usted vea doble. Este problema ocurre repentinamente y por lo general es muy breve.
  • Los nervios craneales van a los lados de la cara. El daño en estos nervios generalmente ocurre solamente en un lado de la cara. Los nervios dañados hacen que el lado afectado de la cara se cuelgue. Generalmente se cuelgan el párpado inferior y los labios. Este problema se llama parálisis de Bell. Ocurre de manera repentina.

    Ilustración de la cabeza y el cuello con un área sombreada que muestra la ubicación de los nervios craneales. La ilustración se titula nervios craneales
    Los nervios craneales van del cerebro a los ojos, la boca, los oídos y otras partes de la cabeza.

[Volver Arriba]

¿Cómo sabré si hay daño en mis nervios?

Si tiene uno o más de los problemas mencionados en este librito, es posible que haya daño en algunos nervios causado por la diabetes. Hable con el médico sobre el problema. Pregunte al médico qué puede hacer para que el problema mejore y para impedir que empeore.

Ilustración de una doctora hablando con una paciente. Están sentadas frente a frente en una mesa
Pregunte al médico qué puede hacer con respecto a los problemas en los nervios que ocasiona el daño causado por la diabetes.

[Volver Arriba]

Otras publicaciones de esta serie

La serie "Cómo prevenir los problemas de la diabetes" consta de siete libritos que le pueden ayudar a prevenir los problemas causados por esta enfermedad.

Fotos de las tapas de la serie de libritos sobre la prevención de la diabetes 

Para recibir un ejemplar gratuito de los libritos de esta serie, llame, escriba o envíe un fax o correo electrónico al

National Diabetes Information Clearinghouse
1 Information Way
Bethesda, MD 20892-3560
Teléfono: 1-800-860-8747
Fax: 703-738-4929
Correo electrónico: ndic@info.niddk.nih.gov

Estos libritos también están disponibles en
Internet en www.diabetes.niddk.nih.gov
(en español: www.diabetes.niddk.nih.gov/spanish/indexsp.aspx).

[Volver Arriba]


El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quiere agradecer a:
Lynn Grieger, R.D., C.D.E.; Celia Levesque, R.N., C.D.E.; Teresa McMahon, Pharm.D., C.D.E.; Barbara Schreiner, R.N., M.N., C.D.E., de la American Association of Diabetes Educators; Phyllis Barrier, M.S., R.D., C.D.E.; Linda Haas, Ph.C., R.N., C.D.E.; Kathleen Mahoney, M.S.N., R.N., C.D.E.; Randi Kington, M.S., R.N., C.S., C.D.E., de la American Diabetes Association; Jan Drass, R.N., C.D.E., de los Centers for Medicare & Medicaid Services; Jill Ely, R.N., C.D.E.; Sam Engel, M.D.; Pam Howard, A.P.R.N., C.D.E., de los Diabetes Research and Training Centers Albert Einstein School of Medicine; Madelyn Wheeler, M.S., R.D., F.A.D.A., C.D.E., Indiana University School of Medicine; Ok Chon Allison, M.S.N., R.N.C.S., A.N.P., C.D.E.; Barbara Backer, B.S.; James W. Pichert, Ph.D.; Alvin Powers, M.D.; Melissa E. Schweikhart; Michael B. Smith; Kathleen Wolffe, R.N., VA/JDF Diabetes Research Center, Vanderbilt School of Medicine; Ernestine Baker, R.N., F.N.P., C.D.E.; Kris Ernst, R.N., C.D.E.; Margaret Fowke, R.D., L.D.; Kay Mann, R.N., C.D.E., de la Grady Health System Diabetes Clinic; Ruth Bear, R.D., C.D.E.; Dorinda Bradley, R.N., C.D.E.; Terry Fisher, R.N.; Lorraine Valdez, R.N., C.D.E., del Indian Health Service; Charmaine Branchaud, B.S.N., R.N., C.D.E., Red Lake, MN; Resa Levetan, M.D., Del Medlantic Research Center; Luby Garza-Abijaoude, M.S., R.D., L.D., del Texas Diabetes Council, Texas Department of Health

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.


[Volver Arriba]

Enero 2009​