U.S. Department of Health and Human Services
 

 Versiones Alternativas

 
También puede pedir versiones impresas a través de nuestro catálogo en línea.​​
 

 Enlaces adicionales

 

Contáctenos

Centro de Información de Salud

  • Teléfono: 1-800-860-8747
  • TTY: 1-866-569-1162
  • Correo electrónico: healthinfo@niddk.nih.gov
  • Horario de atención: de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 5:00 p.m. (hora del este de los EE.UU.)
 

 Cómo obtener más información

 

Nota: Algunas de las opciones para comunicarse con las siguientes organizaciones están disponibles solamente en inglés.

Organizaciones de la enfermedad de diabetes

Muchas organizaciones ofrecen ayuda a los pacientes y a los profesionales médicos. Vea la lista completa Organizaciones de la enfermedad de diabetes (PDF, 293 KB).​​​​​

Cómo prevenir los problemas de la diabetes: Mantenga sanos los riñones

En esta página:

¿En qué consisten los problemas de la diabetes?

Los problemas de la diabetes surgen cuando hay demasiada glucosa en la sangre por mucho tiempo. Los niveles altos de glucosa en la sangre, también llamado azúcar en la sangre, pueden dañar muchos órganos del cuerpo como el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos y los riñones. La enfermedad del corazón y de los vasos sanguíneos puede causar ataques al corazón o derrames cerebrales. Usted puede hacer mucho para prevenir o retrasar los problemas de la diabetes.

Ilustración de un torso humano que enseña los riñones, los uréteres y la vejiga etiquetados.
Los riñones son dos órganos con forma de frijol aproximadamente del tamaño de su puño. Se ubican justo debajo de las costillas, cerca de la espalda.

[Volver Arriba]

¿Qué debo hacer diariamente para mantenerme sano a pesar de la diabetes?

Ilustración de un tazón de fruta con plátanos, uvas y una manzana
Siga el plan de comidas saludables que elaboraron usted y su médico o dietista.

Ilustración de la silueta de una mujer que está caminando
Realice actividad física durante 30 minutos casi todos los días. Pregunte a su médico qué actividades son las mejores para usted.

Ilustración de una botella de insulina y un envase de pastillas de costado con algunas de las pastillas saliéndose a la mesa
Tome sus medicamentos según las indicaciones.

Ilustración de una mano agarrando un medidor de glucosa que dice
Mídase los niveles de glucosa en la sangre todos los días. Cada vez que lo haga, anote el resultado en la hoja de registro.

Ilustración de dos manos agarrando un pie descalzo
Revísese los pies diariamente para ver si hay cortaduras, ampollas, llagas, hinchazón, enrojecimiento o si tiene las uñas doloridas.

Ilustración de un cepillo de dientes y una caja de hilo dental
Cepíllese los dientes y use hilo dental todos los días.

Ilustración de dos brazos y un monitor para la presión
Controle su presión arterial y colesterol.

Ilustración de un cigarrillo en una señal que dice
No fume.

[Volver Arriba]

¿Cómo funcionan los riñones?

Los riñones son los filtros que limpian la sangre. Los riñones eliminan los materiales de desecho y desechan el líquido filtrado. Los pequeños filtros dentro de los riñones se llaman glomérulos.

Cuando los riñones están sanos, la arteria transporta la sangre y los materiales de desecho del torrente sanguíneo y los deposita en los riñones. Los glomérulos limpian la sangre. Luego los materiales de desecho y el exceso de líquido pasan a la orina que fluye por el uréter. La sangre limpia sale de los riñones por una vena para volver al torrente sanguíneo.

Ilustración de un corte transversal de un riñón en que se delinea el uréter, vena, arteria y glomérulos y se describe sus funciones.
Usted tiene dos riñones. Los riñones limpian la sangre y producen orina. Esta ilustración muestra un corte transversal de un riñón.

[Volver Arriba]

¿Cómo puedo prevenir los problemas de los riñones causados por la diabetes?

  • Mantenga sus niveles de glucosa en la sangre lo más cerca de los niveles deseados. Para muchas personas, este nivel es lo más cerca posible de lo normal. Para otras personas, podría ser mejor un nivel de glucosa más elevado. Pregunte al médico cuáles niveles son saludables para usted.
  • Mantenga su presión arterial menor de 140/80 para ayudar a prevenir el daño a los riñones. La presión arterial se expresa con dos números separados por una barra diagonal. Por ejemplo, 120/70 se dice "120 sobre 70".

    Para algunas personas, un nivel de glucosa más elevado podría ser mejor. Pregunte a su médico cuál debe ser su presión arterial. Si toma diariamente pastillas para controlar la presión arterial, tómelas según las instrucciones del médico. Mantener controlada la presión arterial también contribuirá a retrasar o prevenir el daño a los ojos, el corazón y los vasos sanguíneos.

    Ilustración de un médico revisando la presión arterial de un paciente con un monitor de presión arterial.
    Mantenga bien controlada su presión arterial.

  • Pregunte a su médico si es necesario que tome pastillas para retrasar el daño a los riñones. Existen dos tipos de pastillas:
    • inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (ACE por sus siglas en inglés)
    • bloqueador de los receptores de angiotensina (ARB por sus siglas en inglés)
  • Siga el plan de comidas saludables que elaboraron usted y el médico o dietista. Si usted ya tiene problemas de los riñones, es posible que el dietista le recomiende que reduzca el consumo de proteína, especialmente productos animales como carne, leche, queso y huevos.
  • Hágase el chequeo de los riñones por lo menos una vez al año mediante una prueba de orina para detectar la presencia de proteína. Esta prueba se llama prueba de la concentración urinaria de albúmina (albuminuria).

    Ilustración de tres recipientes de pastillas y uno de los recipientes abierto con algunas píldoras regadas.
    Las pastillas le pueden ayudar a controlar la presión arterial y retrasar el daño a los riñones.

  • Hágase una prueba de sangre por lo menos una vez al año para ver si contiene niveles altos de creatinina. El resultado de esta prueba se debe utilizar para calcular su tasa de filtración glomerular (GFR por sus siglas en inglés). La GFR es una medida de la función renal.
  • Hágase todas las demás pruebas de los riñones que le indique el médico.
  • Evite tomar analgésicos (pastillas para el dolor) con regularidad. El uso diario de pastillas como aspirinas o acetaminofén, puede dañar los riñones. Sin embargo, puede tomar una sola dosis de aspirina todos los días para proteger el corazón. También puede tomar acetaminofén para algún dolor ocasional. Pero si se trata de un dolor crónico, como el de la artritis, colabore con el médico para buscar otra manera de controlar el dolor sin poner en riesgo a los riñones.
  • Si tiene infecciones urinarias o renales, consulte a su médico inmediatamente. Es posible que tenga una infección si tiene los siguientes síntomas:
    • dolor o ardor al orinar
    • necesidad frecuente de orinar
    • orina turbia o rojiza
    • fiebre o escalofríos
    • dolor en la espalda o en un costado del abdomen debajo de las costillas

[Volver Arriba]

¿Cómo puede el médico protegerme los riñones durante las pruebas especiales de radiología?

Las pruebas de radiología en las que se utiliza un material de contraste pueden implicar un riesgo para sus riñones. Si necesita radiografías, el médico le puede dar más líquidos y medicamentos antes y después del procedimiento para proteger sus riñones. También es posible que el médico solicite una prueba en la que no se use un material de contraste.

[Volver Arriba]

¿Cómo puede dañar los riñones la diabetes?

Cuando los riñones funcionan bien, los glomérulos, que son los pequeños filtros en los riñones, mantienen a las proteínas dentro de su cuerpo. Estas proteínas son necesarias para mantenerse sano.

Los niveles altos de glucosa en la sangre y la presión arterial alta dañan los filtros de los riñones. Cuando los riñones están dañados, la proteína sale de los riñones y pasa a la orina. La prueba de microalbuminuria detecta ésta perdida de proteína en la orina. Los riñones dañados no pueden limpiar adecuadamente los materiales de desecho y el exceso de líquido. Por lo tanto, los materiales de desecho y el líquido se acumulan en la sangre en vez de salir del cuerpo en la orina.

El daño a los riñones empieza mucho antes de que se puedan notar los síntomas. Uno de los primeros signos del daño renal es cuando pequeñas cantidades de una proteína llamada albúmina salen de los riñones y pasan a la orina. Sin embargo, la única manera de saber si esto ocurre es hacerse una prueba de orina.

Mientras más grave sea el daño, mayor será la cantidad de proteína que salga de los riñones. Cada vez se acumulan más y más materiales de desecho en la sangre. Este daño empeora hasta que finalmente los riñones dejan de funcionar.

La nefropatía diabética (DKD por sus siglas en inglés), es el término médico que se usa para referirse a los problemas de los riñones causados por la diabetes. La DKD afecta ambos riñones al mismo tiempo.

Ilustración del corte transversal de un riñón en que se delinea el uréter, vena y arteria y se describe sus funciones dentro de un riñón. sano.
La albúmina, una proteína, no está saliendo del riñón sano.

Ilustración del corte transversal de un riñón en que se delinea el uréter, vena, albúmina y arteria y se describe sus funciones dentro de un riñón enfermo.
La albúmina, una proteína, está saliendo del riñón enfermo.

[Volver Arriba]

¿Qué puedo hacer si tengo problemas renales causados por la diabetes?

Una vez que haya daño en los riñones usted puede retrasarlo o evitar que empeore si controla los niveles de glucosa en la sangre y la presión arterial. Es importante tomar los inhibidores ACE o ARB para controlar la presión arterial y disminuir el daño a los riñones. Sin embargo, si es mujer y está embarazada, no debe tomar los inhibidores ACE ni los ARB.

Si usted tiene diabetes, debe hacerse pruebas rutinarias de orina y sangre para saber qué tan bien están trabajando sus riñones. Los resultados de dichas pruebas son conocidas como la albúmina en orina y los resultados de la GFR.

Ilustración de un hombre chequeando su presión arterial.
Mantener controlada la presión arterial ayuda a que los riñones permanezcan sanos.

[Volver Arriba]

¿Cómo sabré si mis riñones dejan de funcionar?

Al principio no lo sabrá. El daño a los riñones causado por la diabetes ocurre tan despacio que pueden pasar muchos años antes de que usted se sienta enfermo. Ni siquiera se sentirá enfermo cuando los riñones hagan únicamente la mitad del trabajo de los riñones normales. Tal vez no note los signos de una falla renal hasta que los riñones casi hayan dejado de funcionar. Sin embargo, hacerse las pruebas de orina y de sangre cada año puede indicar qué tan bien están funcionando sus riñones.

Cuando los riñones dejan de funcionar, puede que se sienta mal del estómago y que esté cansado todo el tiempo. Es posible que se le hinchen los pies y las manos porque el cuerpo tiene demasiado líquido.

Ilustración de una mujer angustiada que se está apretando el estómago.
Puede que se sienta mal del estómago cuando los riñones dejan de funcionar.

[Volver Arriba]

¿Qué pasa si los riñones dejan de funcionar?

Una manera de tratar una falla renal es con diálisis. La diálisis es un tratamiento que hace el mismo trabajo que antes hacían los riñones. Hay dos tipos de diálisis disponibles. Usted y el médico decidirán qué tipo de diálisis le dará el mejor resultado en su caso.

Ilustración de una mujer en diálisis. Ella está sentada en una silla y está conectada a la maquina de diálisis.
La diálisis es un tratamiento que elimina del cuerpo los materiales de desecho y el exceso de líquido.

  1. Hemodiálisis: Durante la hemodiálisis, la sangre de su cuerpo sale por un tubo en el brazo y entra en una máquina que filtra los materiales de desecho y el exceso de líquido. La sangre limpia entra nuevamente en el cuerpo por el brazo.
  2. Diálisis peritoneal: Durante la diálisis peritoneal, se le llenará el abdomen con un líquido especial. Este líquido recoge los materiales de desecho y el exceso de líquido que hay en la sangre. Luego este líquido se saca del abdomen y se desecha.

Otra manera de tratar una falla renal es recibir un trasplante renal. Mediante esta operación usted recibirá un riñón nuevo. El riñón puede venir de un familiar cercano, de un amigo o de alguien que usted no conozca. Un riñón bueno debe ser compatible con su organismo. Es posible que reciba el tratamiento de diálisis por mucho tiempo. Hay muchas personas que están en una lista de espera para recibir un riñón nuevo de un donante que no conocen. Es más probable que reciba un transplante de riñón si conoce a alguien que pueda donarle un riñón.

[Volver Arriba]

¿Sabré si empiezo a tener problemas renales?

Es probable que no lo sepa. La única manera de saber si tiene problemas renales es que el médico chequee su creatinina en la sangre para medir la GFR y su orina para detectar albúmina. No espere hasta sentirse enfermo para hacerse las pruebas de sangre y de orina para detectar señales de DKD.

[Volver Arriba]

¿Cómo puedo averiguar si tengo problemas renales?

Hay dos pruebas de laboratorio que pueden indicarle a usted y a su médico qué tan bien están funcionando sus riñones.

  • Asegúrese de que el médico le haga una prueba de orina todos los años para ver si sus riñones están dejando salir pequeñas cantidades de una proteína llamada microalbúmina.
  • El médico debe hacerle una prueba de sangre por lo menos una vez al año para medir la cantidad de creatinina. La creatinina es un producto de desecho que produce el cuerpo. Si sus riñones no están limpiando los productos de desecho de la sangre, éstos se pueden acumular y causar enfermedad. El médico puede utilizar su nivel de creatinina para revisar su GFR. Los resultados de esta prueba le indicarán qué tan bien están eliminando sus riñones los desechos de la sangre.

[Volver Arriba]

Otras publicaciones de esta serie

La serie "Cómo prevenir los problemas de la diabetes" consta de siete libritos que le pueden ayudar a prevenir los problemas causados por esta enfermedad.

Fotos de las carátulas de los libritos de cómo prevenir los problemas de la diabetes.

Para recibir un ejemplar gratuito de los libritos de esta serie, llame, escriba o envíe un fax o correo electrónico al

National Diabetes Information Clearinghouse
1 Information Way
Bethesda, MD 20892–3560
Teléfono: 1–800–860–8747
TTY: 1–866–569–1162
Fax: 703–738–4929
Correo electrónico: ndic@info.niddk.nih.gov

Estos libritos también están disponibles en Internet en www.diabetes.niddk.nih.gov/spanish/index_sp.aspx (en inglés: www.diabetes.niddk.nih.gov).

Esta información podría contener contento sobre medicinas y las afecciones que estas tratan cuando se toman según las indicaciones. Durante la preparación de esta publicación, se incluyó la información más actualizada disponible. Para recibir información al día, o si tiene preguntas sobre cualquier medicina, comuníquese con la U.S. Food and Drug Administration (Administración de Medicamentos y Alimentos, FDA por sus siglas en inglés). Llame gratis al 1-888-463-6332 (1-888-INFO-FDA), o visite su sitio web en www.fda.gov (en español: www.fda.gov/AboutFDA/EnEspanol). Consulte al proveedor de atención médica para obtener más información.

[Volver Arriba]


El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quiere agradecer a:
Lynn Grieger, R.D., C.D.E.; Celia Levesque, R.N., C.D.E.; Teresa McMahon, Pharm.D., C.D.E.; Barbara Schreiner, R.N., M.N., C.D.E., de la American Association of Diabetes Educators; Phyllis Barrier, M.S., R.D., C.D.E.; Linda Haas, Ph.C., R.N., C.D.E.; Kathleen Mahoney, M.S.N., R.N., C.D.E.; Randi Kington, M.S., R.N., C.S., C.D.E., de la American Diabetes Association; Jan Drass, R.N., C.D.E., de los Centers for Medicare & Medicaid Services; Jill Ely, R.N., C.D.E.; Sam Engel, M.D.; Pam Howard, A.P.R.N., C.D.E., de los Diabetes Research and Training Centers Albert Einstein School of Medicine; Madelyn Wheeler, M.S., R.D., F.A.D.A., C.D.E., Indiana University School of Medicine; Ok Chon Allison, M.S.N., R.N.C.S., A.N.P., C.D.E.; Barbara Backer, B.S.; James W. Pichert, Ph.D.; Alvin Powers, M.D.; Melissa E. Schweikhart; Michael B. Smith; Kathleen Wolffe, R.N., VA/JDF Diabetes Research Center, Vanderbilt School of Medicine; Ernestine Baker, R.N., F.N.P., C.D.E.; Kris Ernst, R.N., C.D.E.; Margaret Fowke, R.D., L.D.; Kay Mann, R.N., C.D.E., de la Grady Health System Diabetes Clinic; Ruth Bear, R.D., C.D.E.; Dorinda Bradley, R.N., C.D.E.; Terry Fisher, R.N.; Lorraine Valdez, R.N., C.D.E., del Indian Health Service; Charmaine Branchaud, B.S.N., R.N., C.D.E., Red Lake, MN; Resa Levetan, M.D., Del Medlantic Research Center; Luby Garza-Abijaoude, M.S., R.D., L.D., del Texas Diabetes Council, Texas Department of Health

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.


[Volver Arriba]

Agosto 2013