U.S. Department of Health and Human Services
 

 Versiones alternativas

 

También puede pedir versiones impresas a través de nuestro catálogo en línea.

 

 Enlaces adicionales

 

Contáctenos

Centro de Información de Salud

  • Teléfono: 1-800-860-8747
  • TTY: 1-866-569-1162
  • Correo electrónico: healthinfo@niddk.nih.gov
  • Horario de atención: de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 5:00 p.m. (hora del este de los EE.UU.)
 

 Cómo obtener más información

 
Nota: Algunas de las opciones para comunicarse con las siguientes organizaciones están disponibles solamente en inglés.

Organizaciones de enfermedades digestivas

Muchas organizaciones ofrecen ayuda a los pacientes y a los profesionales médicos. Vea la lista completa Enfermedad digestiva Organizaciones​​ (PDF, 341 KB)​​​​​.

Lo que usted debe saber sobre la Hepatitis B

En esta página:

¿Qué es la hepatitis B?

La hepatitis B es un virus, o una infección, que provoca enfermedad e inflamación hepáticas (del hígado). Los virus pueden provocar enfermedades. Por ejemplo, la gripe es provocada por un virus. Es posible que las personas se contagien los virus de una a otra.

La inflamación es una hinchazón que se produce cuando los tejidos del cuerpo se lesionan o se infectan. Es posible que la inflamación provoque que los órganos no funcionen de manera correcta.

[Volver Arriba]

¿Qué es el hígado?

El hígado en un órgano que realiza muchas cosas importantes. No es posible vivir sin el hígado.

Ilustración del tracto digestivo dentro del contorno del torso de un hombre con una etiqueta que señala el hígado.
La hepatitis B es un virus, o una infección, que provoca enfermedad e inflamación hepáticas.

El hígado

  • elimina las sustancias químicas nocivas de la sangre
  • lucha contra infecciones
  • ayuda a digerir alimentos
  • almacena nutrientes y vitaminas
  • almacena energía

[Volver Arriba]

¿Quién contrae hepatitis B?

Todos pueden contraer hepatitis B, pero las personas más propensas son aquellas que

  • nacieron de una madre con hepatitis B
  • están en contacto con sangre, agujas o fluidos corporales en el trabajo
  • viven con otra persona que tiene una infección por hepatitis B activa
  • tienen más de una pareja sexual en los últimos 6 meses o tienen antecedentes de una enfermedad transmitida sexualmente
  • están recibiendo diálisis renal (el proceso de filtración de desechos y agua adicional del cuerpo por un medio distinto de los riñones)
  • están tomando medicamentos que suprimen el sistema inmunitario, como los esteroides o medicamentos quimioterapéuticos
  • han vivido o viajado con frecuencia a lugares del mundo donde la hepatitis B es común
  • son de las naciones asiáticas y de las Islas del Pacífico
  • están infectadas con VIH o con hepatitis C
  • se han inyectado drogas ilegales
  • trabajan o viven en una cárcel
  • se han realizado una transfusión de sangre o trasplante de órgano antes de la mitad de la década de 1980

También hay más probabilidades de que los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres contraigan hepatitis B.

[Volver Arriba]

¿Cómo puedo contraer hepatitis B?

Una persona podría contraer hepatitis B a través del contacto con la sangre, el semen u otro fluido corporal de una persona infectada. Este contacto puede producirse de las siguientes maneras:

  • nacer de una madre con hepatitis B
  • pincharse de manera accidental con una aguja que fue utilizada en una persona infectada
  • tener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada
  • tener contacto con la sangre o llagas de una persona infectada
  • compartir agujas u otros materiales para el consumo de drogas con una persona infectada

Ilustración de un hombre y una mujer acostados en la cama mirándose, con las frentes en contacto. Una manta les cubre debajo de las axilas.
Una persona podría contraer hepatitis B por tener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.

  • tatuarse o perforarse para colocarse un aro con herramientas no esterilizadas que fueron utilizadas con una persona infectada
  • usar la navaja de afeitar, el cepillo de dientes o el cortaúñas de una persona infectada

No es posible contraer hepatitis B por

  • darse la mano o agarrarse de la mano con una persona infectada
  • recibir la tos o el estornudo de una persona infectada
  • abrazar a una persona infectada
  • sentarse al lado de una persona infectada
  • compartir cucharas, tenedores u otros utensilios para comer
  • tomar agua o ingerir alimentos

No es posible que un bebé contraiga hepatitis B de la leche materna.

[Volver Arriba]

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis B?

La mayoría de las personas no presentan síntomas de hepatitis B. Es posible que los adultos y los niños de 5 años o más presenten los siguientes síntomas:

  • sentirse cansado
  • dolor muscular
  • malestar estomacal
  • dolor estomacal
  • fiebre
  • pérdida de apetito
  • diarrea
  • orina de color amarillo oscuro
  • heces de color claro
  • ojos y piel amarillentos, llamados ictericia

Cuando se presentan síntomas, pueden empezar entre 2 y 5 meses después de entrar en contacto con el virus. Consulte con un médico de inmediato si usted o un niño bajo su cuidado tiene síntomas de hepatitis B.

[Volver Arriba]

¿Qué es la hepatitis B aguda?

La hepatitis B aguda es una infección de corto plazo por el virus de la hepatitis B. En general, los síntomas duran varias semanas pero con una duración máxima de 6 meses. A veces, la infección desaparece porque el cuerpo es capaz de combatir la infección y deshacerse del virus. La mayoría de los adultos y niños sanos mayores de 5 años que tienen hepatitis B mejoran sin tratamiento.

[Volver Arriba]

¿Qué es la hepatitis B crónica?

La hepatitis B crónica es una infección por el virus de la hepatitis B de duración prolongada. La hepatitis B crónica se produce cuando el cuerpo no puede deshacerse del virus de la hepatitis B. Hay más probabilidades de que los niños, especialmente los lactantes, contraigan hepatitis B crónica, que, por lo general, no presenta síntomas hasta que se manifiestan signos de daño hepático.

Sin un tratamiento, es posible que la hepatitis B crónica provoque cáncer de hígado o daño hepático grave que produzca insuficiencia hepática. La insuficiencia hepática se produce cuando el hígado deja de funcionar de manera correcta.

[Volver Arriba]

¿Cómo se diagnostica la hepatitis B?

Un análisis de sangre mostrará si una persona tiene hepatitis B. Los análisis de sangre se realizan en un consultorio médico o en un centro ambulatorio. Se toma una muestra de sangre utilizando una aguja que se inserta en una vena del brazo o de la mano. La muestra de sangre se envía a un laboratorio para la detección de hepatitis B.

Si usted tiene un riesgo más alto de contraer hepatitis B, hágase la prueba. Si está embarazada, también debe hacerse la prueba. Muchas personas con hepatitis B no saben que están infectadas. El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden ayudar a prevenir el daño hepático.

Imagen de una proveedora de atención médica extrayendo sangre del brazo de una paciente que está sentada en una silla.
Un análisis de sangre mostrará si tiene hepatitis B.

Es posible que su médico sugiera que se realice una biopsia de hígado si sospecha que tiene hepatitis B. Una biopsia de hígado es una prueba donde se toma una pequeña parte del hígado para detectar daño hepático. Es posible que el médico le solicite que interrumpa el uso de determinados medicamentos antes de la prueba. Es posible que se le solicite ayunar durante 8 horas antes de la prueba.

Durante la prueba, usted está acostado sobre una mesa con la mano derecha descansando sobre la cabeza. Se aplica medicamento para adormecer el área donde se insertará la aguja de la biopsia. Si es necesario, también se proporcionan sedantes y analgésicos. El médico usa una aguja para tomar una pequeña parte del tejido hepático. Después de la prueba, usted debe recostarse sobre su lado derecho por un máximo de 2 horas. Se quedará entre 2 y 4 horas después de la prueba antes de que le envíen a su hogar.

Una biopsia de hígado la realiza un médico en un hospital o en un centro ambulatorio. El tejido hepático se envía a un laboratorio especial donde un médico lo observa con un microscopio y envía un informe a su médico.

[Volver Arriba]

¿Cómo se trata la hepatitis B?

En general, la hepatitis B no se trata hasta que se vuelve crónica. La hepatitis B crónica se trata con medicamentos que enlentecen o detienen el virus que daña el hígado.

Medicamentos para la hepatitis B crónica

Su médico elegirá medicamentos o una combinación de medicamentos que probablemente funcionen para usted. El médico vigilará de cerca sus síntomas y programará análisis de sangre regulares para asegurarse de que el tratamiento está funcionando.

Los medicamentos que se administran vía inyecciones incluyen los siguientes:

  • interferón
  • peginterferón

Los medicamentos que se toman por boca incluyen los siguientes:

  • adefovir
  • entecavir
  • lamivudina
  • telbivudina
  • tenofovir

La duración del tratamiento varía. Comuníquese con su médico antes de tomar otros medicamentos recetados y de venta libre.

Trasplante de hígado

Es posible que sea necesario realizar un trasplante de hígado si la hepatitis B crónica provoca un daño hepático grave que produce insuficiencia hepática. Los síntomas del daño hepático grave incluyen los síntomas de la hepatitis B y los siguientes:

  • picazón generalizada
  • más tiempo que el habitual para que se interrumpa el sangrado
  • formación de moretones con facilidad
  • hinchazón del estómago o de los tobillos
  • vasos sanguíneos con forma de araña, llamados hemangiomas aracniformes, que se desarrollan en la piel

El trasplante de hígado es una cirugía para extraer el hígado enfermo o lesionado y reemplazarlo con uno sano de otra persona, llamada donante. Si sus médicos le dicen que usted necesita un trasplante, debe hablar con ellos acerca de las demandas de vivir a largo plazo con un trasplante de hígado.

Un equipo de cirujanos (médicos que se especializan en cirugía) realiza un trasplante de hígado en un hospital. Aprenderá cómo cuidarse usted mismo después de que vuelva a su hogar y sobre los medicamentos que necesitará tomar para proteger su hígado nuevo. Es posible que los medicamentos que toma después la cirugía de trasplante de hígado prevenga que vuelva la hepatitis B.

Detección de cáncer de hígado

Tener hepatitis B aumenta el riesgo de contraer cáncer de hígado; por esta razón, es posible que su médico le sugiera realizar una ecografía de hígado cada 6 y 12 meses. La detección temprana del cáncer lo hace más tratable. La ecografía es una máquina que usa las ondas sonoras para crear una imagen del hígado. Un técnico especialmente capacitado realiza la ecografía en un hospital o centro radiológico. La imagen, llamada ecografía, puede mostrar el tamaño del hígado y la presencia de tumores cancerosos.

[Volver Arriba]

¿Cómo puedo evitar contraer hepatitis B?

Usted puede evitar contraer hepatitis B recibiendo la vacuna contra la hepatitis B.

Las vacunas son medicamentos que impiden que se enferme. Las vacunas le enseñan al cuerpo a atacar virus e infecciones específicos. La vacuna contra la hepatitis B le enseña al cuerpo a atacar el virus de la hepatitis B.

Desde los años ochenta, la vacuna contra la hepatitis B ha estado disponible y debe administrarse a recién nacidos y a niños en los Estados Unidos. Los adultos con mayor riesgo de contraer hepatitis B también deben recibir la vacuna.

La vacuna contra la hepatitis B se administra con tres inyecciones a lo largo de 6 meses. Usted debe recibir las tres inyecciones de la vacuna contra la hepatitis B para estar completamente protegido.

Ilustración de una proveedora de atención médica inyectando una vacuna contra la hepatitis B en la parte superior del brazo izquierdo de una paciente.
Usted puede evitar contraer hepatitis B recibiendo la vacuna contra la hepatitis B.

Si está viajando a países donde la hepatitis B es común, intente recibir todas las inyecciones antes de ir. Si no tiene tiempo para recibir todas las inyecciones antes de viajar, reciba tantas como pueda. Es posible que incluso una inyección proporcione cierta protección contra el virus.

Puede protegerse usted mismo y a otras personas de contraer hepatitis B si

  • usa un condón durante las relaciones sexuales
  • no comparte agujas ni otros materiales para el consumo de drogas
  • no dona sangre ni hemoderivados
  • usa guantes si tiene que tocar la sangre o las llagas de otra persona
  • no comparte ni pide prestado un cepillo de dientes, una navaja para afeitar ni cortaúñas
  • se asegura de que todos los tatuajes o aros que se realice sean realizados con herramientas esterilizadas
  • le comunica a su médico y a su dentista si tiene hepatitis B

Si está embarazada y tiene hepatitis B, comuníqueselo al médico y al personal que atenderá el parto. La vacuna contra la hepatitis B y la inmunoglobulina contra la hepatitis B deben administrarse a su bebé apenas nazca. La vacuna reducirá en gran medida la posibilidad de que su bebé contraiga la infección.

Ilustración de un profesional de atención médica colocándose la ropa de hospital y los guantes.
Use guantes si tiene que tocar la sangre o las llagas de otra persona.

[Volver Arriba]

¿Qué debo hacer si pienso que he estado en contacto con el virus de la hepatitis B?

Consulte a su médico de inmediato si piensa que ha estado en contacto con el virus de la hepatitis B. Es posible que una dosis de la vacuna contra la hepatitis B tomado con un medicamento llamado inmunoglobulina contra la hepatitis B le proteja de enfermarse si la toma poco después de haber estado en contacto con el virus de la hepatitis B.

[Volver Arriba]

Alimentación, dieta y nutrición

Si tiene hepatitis B crónica, debe tomar medidas para cuidarse, lo que incluye alimentarse con una dieta saludable. Evite tomar alcohol, que puede dañar el hígado. Comuníquese con su médico antes de tomar vitaminas y otros suplementos.

[Volver Arriba]

Puntos para recordar

  • La hepatitis B es un virus, o una infección, que provoca enfermedad e inflamación hepáticas.
  • Cualquier persona puede contraer hepatitis B, pero algunas personas son más propensas que otras.
  • Una persona podría contraer hepatitis B a través del contacto con la sangre, el semen u otro fluido corporal de una persona infectada.
  • La mayoría de las personas no presentan síntomas de hepatitis B. Es posible que los adultos y los niños de 5 años o más presenten síntomas.
  • Consulte con un médico de inmediato si usted o un niño bajo su cuidado tiene síntomas de hepatitis B.
  • La hepatitis B aguda es una infección de corto plazo por el virus de la hepatitis B.
  • La hepatitis B crónica es una infección por el virus de la hepatitis B de duración prolongada. La hepatitis B crónica se produce cuando el cuerpo no puede deshacerse del virus de la hepatitis B.
  • Los niños, especialmente los lactantes, son más propensos a contraer hepatitis B crónica.
  • Un análisis de sangre mostrará si tiene hepatitis B.
  • Si usted tiene un riesgo más alto de contraer hepatitis B, hágase la prueba. Si está embarazada, también debe hacerse la prueba.
  • Muchas personas con hepatitis B no saben que están infectadas. El diagnóstico y el tratamiento tempranos pueden ayudar a prevenir el daño hepático.
  • En general, la hepatitis B no se trata hasta que se vuelve crónica. La hepatitis B crónica se trata con medicamentos que enlentecen o detienen el virus que daña el hígado.
  • Usted puede evitar contraer hepatitis B recibiendo la vacuna contra la hepatitis B.
  • Comuníquele a su médico y a su dentista si tiene hepatitis B.
  • Si está embarazada y tiene hepatitis B, comuníqueselo al médico y al personal que atenderá el parto.
  • Consulte a su médico de inmediato si piensa que ha estado en contacto con el virus de la hepatitis B.

[Volver Arriba]

Ensayos Clínicos

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés) y otras organizaciones del Instituto Nacional de Salud (NIH) conducen y ayudan en la investigación de muchas enfermedades y condiciones médicas.

Que son ensayos clínicos, y serian una buena opción para usted?
Los ensayos clínicos son parte de la investigación clínica y a la raíz de todos avances médicos. Los ensayos clínicos buscan maneras nuevas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para estudiar otros aspectos de la atención clínica, como la manera de mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Averigüe si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

Que ensayos clínicos están disponibles?
Para más información sobre los ensayos clínicos que están disponibles y están reclutando visite: www.ClinicalTrials.gov.

Esta información podría contener contento sobre medicinas y las afecciones que estas tratan cuando se toman según las indicaciones. Durante la preparación de esta publicación, se incluyó la información más actualizada disponible. Para recibir información al día, o si tiene preguntas sobre cualquier medicina, comuníquese con la U.S. Food and Drug Administration (Administración de Medicamentos y Alimentos, FDA por sus siglas en inglés). Llame gratis al 1-888-463-6332 (1-888-INFO-FDA), o visite su sitio web en www.fda.gov (en español: www.fda.gov/AboutFDA/EnEspanol). Consulte al proveedor de atención médica para obtener más información.

[Volver Arriba]


El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quiere agradecer a:
Bruce Bacon, M.D., American Liver Foundation; Theo Heller, M.D., NIDDK, National Institutes of Health; Luby Garza-Abijaoude, M.S., R.D., L.D., Texas Departament of Health; Thelma Thiel,R.N, Hepatitis Foundation International

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.


[Volver Arriba]

Setiembre 2013