U.S. Department of Health and Human Services
Enfermedades urológicas
 

 Versiones alternativas

 

También puede pedir versiones impresas a través de nuestro catálogo en línea.

Contáctenos

Centro de Información de Salud

  • Teléfono: 1-800-860-8747
  • TTY: 1-866-569-1162
  • Correo electrónico: healthinfo@niddk.nih.gov
  • Horario de atención: de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 5:00 p.m. (hora del este de los EE.UU.)
 

 Cómo obtener más información

 

Nota: Algunas de las opciones para comunicarse con las siguientes organizaciones están disponibles solamente en inglés.

Organizaciones de enfermedades renales y urológicas

Muchas organizaciones ofrecen ayuda a los pacientes y a los profesionales médicos. Vea la lista completa Organizaciones de enfermedades renales y urológicas (PDF, 345 KB).​​

Lo que usted debe saber sobre las infecciones urinarias

En esta página:

¿Qué es una infección urinaria?

Una infección urinaria (UTI por sus siglas en inglés) es una infección de cualquier parte de la misma. Las infecciones son causadas por bacterias—organismos diminutos que son solo visibles bajo un microscopio. La causa más común de las UTI son las bacterias. Por lo general, las bacterias que entran en las vías urinarias se eliminan rápidamente del cuerpo antes de que causen síntomas. Pero a veces superan las defensas naturales del cuerpo y causan infección.

[Volver Arriba]

¿Qué son las vías urinarias?

Las vías urinarias forman el sistema de drenaje que tiene el cuerpo para eliminar los materiales de desecho y el exceso de agua. Las vías urinarias incluyen dos riñones, dos uréteres, una vejiga y una uretra. Los riñones son dos órganos con forma de frijol; cada uno tiene, más o menos, el tamaño de su puño. Están ubicados justo debajo de la caja torácica, uno a cada lado de la columna vertebral. Cada día, los dos riñones procesan alrededor de 120 a 150 cuartos de galón de sangre para producir alrededor de 1 a 2 cuartos de galón de orina, compuesta de desechos y el exceso de agua. La orina fluye desde los riñones a través de dos tubos estrechos llamados los uréteres. Luego la orina se almacena en un órgano en forma de globo que se llama vejiga, y se vacía a través de la uretra, un tubo al final de la vejiga.

Dibujo del tracto urinario masculino y femenino.
Las vías urinarias masculinas y femeninas

[Volver Arriba]

¿Cuáles son las causas de las UTI?

La mayoría de las UTI son causadas por las bacterias que viven en el intestino. La bacteria Escherichia coli (E. coli) causa la mayoría de las UTI. Las vías urinarias tienen varias maneras para prevenir infecciones. Los sitios donde los uréteres se ligan con la vejiga funcionan como una válvula de una sola vía para evitar que la orina refluya hacia los riñones, y la micción expulsa los microbios fuera del cuerpo. En los hombres, la glándula próstata produce secreciones que retardan el crecimiento de las bacterias. En ambos sexos, las defensas inmunitarias también previenen las infecciones. Sin embargo, a pesar de estas medidas preventivas, ocurren infecciones.

[Volver Arriba]

¿Quiénes contraen las UTI?

Las personas de cualquier edad o sexo pueden tener una UTI. Las UTI son cuatro veces más frecuentes en las mujeres que en los hombres. Las mujeres tienen la uretra más corta, lo que aumenta la posibilidad de que las bacterias lleguen a la vejiga. Además, la abertura de la uretra femenina se encuentra cerca de la vagina y del ano, lugares donde hay bacterias. Las mujeres que usan un diafragma tienen más probabilidades de tener una UTI que las mujeres que usan otros métodos anticonceptivos.

Otras que tienen alto riesgo de padecer una UTI son las personas

  • con diabetes o problemas con el sistema de defensa natural del cuerpo
  • que necesitan un tubo para drenar su vejiga
  • con problemas en las vías urinarias que bloquean el flujo de orina
  • con lesiones en la columna vertebral u otros daños en los nervios que circundan la vejiga

Gráfico de barras de los contornos de las figuras femeninas y masculinas.
Las mujeres tienen cuatro veces más probabilidades de contraer una UTI que los hombres.

[Volver Arriba]

¿Las UTI son graves?

La mayoría de las UTI no son graves, pero algunas infecciones pueden causar problemas serios. Las infecciones crónicas del riñón—infecciones que se repiten o duran un largo tiempo—pueden causar daño irreversible. Este daño puede incluir cicatrización en los riñones, función renal disminuida, presión arterial alta y otros problemas. Ciertas infecciones agudas del riñón—infecciones que se desarrollan de repente—pueden poner en riesgo la vida, sobre todo si las bacterias entran por el flujo sanguíneo, una afección llamada septicemia.

[Volver Arriba]

¿Cuáles son los signos y síntomas de una UTI?

Consulte a su proveedor de atención médica si tienen alguno de estos signos o síntomas:

  • una sensación de ardor al orinar
  • necesidad frecuente e intensa de orinar, aunque haya poca orina que eliminar
  • dolor en la espalda o en el costado, debajo de las costillas
  • orina turbia, oscura, sanguinolenta, o con olor fuerte
  • fiebre o escalofríos

[Volver Arriba]

¿Cómo se diagnostican las UTI?

Los proveedores de atención médica diagnostican las UTI haciendo preguntas sobre sus síntomas y luego analizando una muestra de su orina. Se analiza la orina con un microscopio para buscar bacterias y los glóbulos blancos, los cuales son producidos por el cuerpo para combatir las infecciones. Si bien se pueden encontrar bacterias en la orina de personas sanas, el diagnóstico de una UTI se basa tanto en los síntomas como en los análisis de laboratorio.

Imagen de un médico revisando una muestra bajo el microscopio.
Su muestra de orina será examinada con un microscopio para buscar bacterias y glóbulos blancos.

Si usted tiene infecciones repetidas o se encuentra en el hospital, pueden hacerle un cultivo de orina. El cultivo se hace colocando una parte de la muestra de orina en un tubo o plato con una sustancia que favorece el crecimiento de cualquier bacteria presente. Una vez que las bacterias se hayan multiplicado, por lo general de 1 a 3 días, se pueden identificar. El médico podría pedir también una prueba de sensibilidad bacteriana, la cual determina qué antibiótico dará mejor resultado para el tratamiento de la infección.

Si usted tiene infecciones repetidas, su proveedor de atención médica podría también hacerle una o más pruebas para ver si las vías urinarias se encuentran normales.

Ecografía del riñón y la vejiga (kidney and bladder ultrasound, en inglés). La ecografía usa un aparato, llamado transductor, que hace rebotar ondas de sonido indoloras y seguras para crear una imagen de la estructura de un órgano. Un técnico capacitado practica el procedimiento en el consultorio de un proveedor de atención médica, en un centro ambulatorio o en un hospital, y las imágenes son interpretadas por un radiólogo—un médico que se especializa en imágenes médicas; no requiere anestesia. Las imágenes pueden mostrar anomalías en los riñones y la vejiga. Sin embargo, esta prueba no puede mostrar todas las anomalías urinarias importantes o medir qué tan bien trabajan los riñones.

Cistouretrografía miccional (voiding cystourethrogram, en inglés). Esta prueba es una imagen radiográfica de la vejiga y de la uretra tomada mientras la vejiga está llena y durante la micción, también llamado vaciamiento. Mientras usted está acostado en la mesa de rayos X, el proveedor de atención médica introduce la punta de un tubo delgado y flexible, llamado catéter, en la uretra hasta llegar a la vejiga. La vejiga y la uretra se llenan con un tinte especial, llamado medio de contraste, para poder observar claramente estas estructuras en las imágenes radiográficas. Mientras la vejiga está llena del material de contraste, se toman varias radiografías de distintos ángulos. Luego se retira el catéter y se toman radiografías durante la micción. Este procedimiento lo realiza un técnico en radiografías en el consultorio de un proveedor de atención médica, un centro ambulatorio o un hospital. El técnico trabaja bajo la supervisión de un radiólogo mientras se toman las imágenes. Luego el radiólogo interpreta los resultados. No requiere anestesia, pero le podrían dar un sedante leve si lo necesita. Esta prueba puede mostrar anormalidades en la parte interior de la uretra y vejiga. Esta prueba también puede determinar si el flujo de orina es normal cuando usted vacía la vejiga.

Tomografía computarizada o TC (computerized tomography scan o CT scan, en inglés). Una TC usa una combinación de rayos X y tecnología computarizada para crear imágenes tridimensionales (3-D). La TC podría incluir una inyección de medio de contraste. Durante la TC usted se acuesta en una mesa que se desplaza hacia un aparato en forma de túnel donde se toman las imágenes de rayos X. Un técnico en radiología realiza el procedimiento en un centro ambulatorio u hospital, y las imágenes son interpretadas por un radiólogo; no requiere anestesia. Las TC pueden proporcionar imágenes más claras y detalladas que ayudan al proveedor de atención médica a entender mejor el problema.

Imágenes de resonancia magnética o RM (magnetic resonance imaging o MRI, en inglés). Las máquinas de RM usan ondas de radio e imanes para producir fotos detalladas de los órganos internos del cuerpo y de los tejidos blandos, sin la necesidad de rayos X. Una RM podría incluir una inyección de medio de contraste. Con la mayoría de máquinas de RM, usted se acuesta en una mesa que se desplaza hacia un aparato en forma de túnel que puede estar abierto o cerrado de un lado; algunas máquinas nuevas están diseñadas para que usted pueda acostarse en un espacio más abierto. Un técnico capacitado realiza este procedimiento en un centro ambulatorio o en un hospital, y las imágenes son interpretadas por un radiólogo; no requiere anestesia pero le podrían dar un sedante leve si usted tiene miedo a los espacios cerrados. Al igual que la tomografía, la resonancia magnética puede proporcionar imágenes más claras y detalladas.

Gammagrafía nuclear (radionuclide scan, en inglés). Una gammagrafía nuclear es una técnica de imágenes que se basa en la detección de pequeñas cantidades de radiación después de inyectar químicos radiactivos. Dado que la dosis utilizada es pequeña, el riesgo de causar daño a las células es bajo. Se usan cámaras y computadoras especiales para crear imágenes de los químicos radiactivos mientras pasan por los riñones. Un técnico especialmente capacitado efectúa la gammagrafía nuclear en el consultorio de un proveedor de atención médica, en un centro ambulatorio o en un hospital y un radiólogo interpreta las imágenes; no es necesario utilizar anestesia. Los químicos radioactivos en su sangre pueden proporcionar información sobre su función renal. Los químicos radiactivos también se pueden poner en los líquidos que se usan para llenar su vejiga y uretra para radiografías, RM y TC.

Urodinámica (urodynamics, en inglés). Las pruebas urodinámicas son todos los procedimientos que estudian qué tan bien están almacenando y expulsando la orina la vejiga, los esfínteres y la uretra. La mayoría de estas pruebas se realizan en el consultorio de un urólogo—un médico que se especializa en problemas urinarios—y las realiza un urólogo, un asistente médico o un enfermero. Algunos procedimientos podrán requerir un sedante leve para mantener a la persona calmada. La mayoría de pruebas urodinámicas pueden mostrar si la vejiga tiene contracciones anormales que causan escapes de orina. Un proveedor de atención médica podría solicitar estas pruebas si hay evidencia de que usted tiene algún tipo de daño en los nervios.

Cistoscopia (cystoscopy, en inglés). La cistoscopia es un procedimiento que usa un aparato en forma de tubo para mirar dentro de la uretra y la vejiga. Un médico realiza la cistoscopia en un consultorio médico, centro ambulatorio o hospital con anestesia general. Sin embargo, en ciertos casos, se requiere sedación y anestesia local o general. La cistoscopia se podría usar para descubrir hinchazón, enrojecimiento y otras señales de infección.

[Volver Arriba]

¿Cuál es el tratamiento para las UTI?

El tratamiento para las UTI consiste en antibióticos para destruir las bacterias que causan la infección. El antibiótico que le receten dependerá del tipo de bacteria que esté causando la UTI. Algunos antibióticos no están indicados si usted es alérgico a ellos. Infórmele al proveedor de atención médica si usted es alérgico a algún medicamento.

Posiblemente deba tomar antibióticos por unos días o hasta por 7 días o más. La duración del tratamiento depende de algunos factores:

  • qué tan grave es la infección
  • si le recetaron desde el comienzo el antibiótico adecuado
  • si la bacteria es resistente a los antibióticos
  • si usted tiene infecciones repetidas
  • si usted tiene una anomalía en las vías urinarias que bloquea el flujo de orina
  • si usted es hombre o mujer; los hombres pueden requerir un tratamiento más prolongado porque las bacterias pueden esconderse en lo profundo del tejido prostático

Al tomar los antibióticos, siga cuidadosamente y al pie de la letra las instrucciones del proveedor de atención médica.

Beber grandes cantidades de líquido y orinar con frecuencia acelera la recuperación. Si es necesario, puede tomar varios medicamentos para aliviar el dolor de una UTI. Una almohadilla térmica en la espalda o el abdomen también puede ayudar.

[Volver Arriba]

¿Puede volver a darme una UTI?

Para la mayoría de personas, la respuesta es no. Pero alrededor de una de cada cinco mujeres jóvenes que tiene una UTI volverá a tener otra. Algunas mujeres tienen tres o más cada año. Los hombres tienen menos riesgo que las mujeres de desarrollar una primera UTI. Pero una vez que esto sucede, tienen más probabilidad de tener otra, ya que las bacterias se pueden esconder en lo profundo del tejido prostático. Toda persona que tenga diabetes o problemas que dificulten la micción puede tener infecciones repetidas.

Si usted tiene infecciones repetidas, su proveedor de atención médica lo puede remitir a un urólogo. Hable con su proveedor de atención médica o urólogo sobre planes especiales de tratamiento. Por ejemplo, usted podría tener que tomar antibióticos por un tiempo más prolongado para ayudar a prevenir las infecciones repetidas. Algunos pacientes reciben un suministro de antibióticos para que lo comiencen a tomar apenas haya una señal de infección. Asegúrese de comprender y seguir las instrucciones que le dé su proveedor de atención médica o urólogo.

[Volver Arriba]

¿Cómo puedo prevenir que me dé otra UTI?

Además de tomar antibióticos, hacer cambios en sus hábitos diarios y en su estilo de vida podría ayudarlo a prevenir las UTI recurrentes.

[Volver Arriba]

Alimentación, dieta y nutrición

Beber abundantes líquidos puede ayudar a expulsar las bacterias de su sistema. El agua es lo mejor. La mayoría de las personas deben tratar de tomar entre seis y ocho vasos de 8 onzas al día, pero si tiene insuficiencia renal no puede tomar esa cantidad de líquido. Hable con su proveedor de atención médica sobre cuánto líquido es saludable para usted.

Hábitos de micción

Orine con frecuencia y apenas sienta ganas. Las bacterias pueden crecer cuando la orina permanece en la vejiga demasiado tiempo. Orine justo después de tener relaciones sexuales para expulsar las bacterias que puedan haber entrado por la uretra durante el acto sexual. Beber un vaso de agua también le ayudará a expulsar las bacterias del cuerpo.

Después de ir al baño, límpiese siempre de adelante hacia atrás. Este paso es de suma importancia luego de una evacuación intestinal, para evitar que entren bacterias a la uretra.

Ropa

Use ropa interior de algodón y prendas holgadas para que el aire pueda mantener seca la zona alrededor de la uretra. Evite la ropa interior de nylon y los pantalones vaqueros (blue jeans, en inglés) muy apretados que atrapan la humedad y ayudan a las bacterias a crecer.

Métodos anticonceptivos

En las mujeres, el uso de un diafragma o espermicida como método anticonceptivo puede causar las infecciones de las vías urinarias al aumentar el crecimiento de bacterias. Si usted tiene problemas con las infecciones de las vías urinarias, trate de cambiarse a un nuevo método anticonceptivo. Los condones sin lubricante, o los condones con espermicida aumentan la irritación, lo cual puede favorecer el crecimiento de las bacterias. Considere la posibilidad de cambiarse a condones lubricados que no tengan espermicida o use un lubricante sin espermicida.

[Volver Arriba]

Puntos para recordar

  • Una infección de las vías urinarias (urinary tract infection, UTI por sus siglas en inglés) es una infección de cualquier parte de la misma. Las infecciones son causadas por bacterias—organismos diminutos que son solo visibles bajo un microscopio.
  • Las vías urinarias forman el sistema de drenaje que tiene el cuerpo para eliminar los materiales de desecho y el exceso de agua.
  • La mayoría de las UTI son causadas por las bacterias que viven en el tracto digestivo, en la vagina o alrededor de la uretra.
  • Consulte a su proveedor de atención médica si tienen alguno de estos signos o síntomas:
    • una sensación de ardor al orinar
    • necesidad frecuente e intensa de orinar, aunque haya poca orina que eliminar
    • dolor en la espalda o en el costado, debajo de las costillas
    • orina turbia, oscura, sanguinolenta, o con olor fuerte
    • fiebre o escalofríos
  • Los proveedores de atención médica diagnostican las UTI haciendo preguntas sobre sus síntomas y luego analizando una muestra de su orina.
  • Si usted tiene infecciones repetidas o se encuentra en el hospital, pueden hacerle un cultivo de orina. El cultivo se hace colocando una parte de la muestra de orina en un tubo o plato con una sustancia que favorece el crecimiento de cualquier bacteria presente.
  • Si usted tiene infecciones repetidas, su proveedor de atención médica podría también hacerle una o más pruebas para ver si las vías urinarias se encuentran normales.
    • ecografía del riñón y la vejiga
    • cistouretrografía miccional
    • tomografía computarizada o TC
    • imágenes de resonancia magnética o RM
    • gammagrafía nuclear
    • urodinámica
    • cistoscopia
  • El tratamiento para las UTI consiste en antibióticos para destruir las bacterias que causan la infección. El antibiótico que le receten dependerá del tipo de bacteria que esté causando la UTI.
  • Alrededor de una de cada cinco mujeres jóvenes que tiene una UTI volverá a tener otra. Algunas mujeres tienen tres o más cada año.
  • Los hombres tienen menos riesgo que las mujeres de desarrollar una primera UTI. Pero una vez que esto sucede, tienen más probabilidad de tener otra, ya que las bacterias se pueden esconder en lo profundo del tejido prostático.
  • Toda persona que tenga diabetes o problemas que dificulten la micción puede tener infecciones repetidas.
  • Hacer cambios en sus hábitos diarios y en su estilo de vida podría ayudarlo a prevenir las UTI recurrentes.

[Volver Arriba]

Ensayos Clínicos

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés) y otras organizaciones del Instituto Nacional de Salud (NIH) conducen y ayudan en la investigación de muchas enfermedades y condiciones médicas.

Que son ensayos clínicos, y serian una buena opción para usted?
Los ensayos clínicos son parte de la investigación clínica y a la raíz de todos avances médicos. Los ensayos clínicos buscan maneras nuevas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para estudiar otros aspectos de la atención clínica, como la manera de mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Averigüe si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

Que ensayos clínicos están disponibles?
Para más información sobre los ensayos clínicos que están disponibles y están reclutando visite: www.ClinicalTrials.gov.

Esta publicación podría contener información sobre medicinas y las afecciones que estas tratan cuando se toman según las indicaciones. Durante la preparación de esta publicación, se incluyó la información más actualizada disponible. Para recibir información al día, o si tiene preguntas sobre cualquier medicina, comuníquese con la U.S. Food and Drug Administration (Administración de Medicamentos y Alimentos, FDA por sus siglas en inglés).  Llame gratis al 1-888-463-6332 (1-888-INFO-FDA), o visite su sitio web en www.fda.gov (en español):  www.fda.gov/AboutFDA/EnEspanol). Consulte al proveedor de atención médica para obtener más información.

[Volver Arriba]


El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quiere agradecer a:
Anthony J. Schaeffer, M.D. Chair, Department of Urology; Betsy Foxman, Ph.D. Associate Professor Department of Epidemiology School of Public Health University of Michigan Northwestern University Medical School; Elaine Tracy, R.N. Baylor College of Medicine

Bread for the City en Washington, D.C., por facilitar con las pruebas de campo de la versión original de esta publicación.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.


[Volver Arriba]

Octubre 2013