U.S. Department of Health and Human Services
 

 Versiones alternativas

 

También puede pedir versiones impresas a través de nuestro catálogo en línea.

 

 Enlaces adicionales

 

Contáctenos

Centro de Información de Salud

  • Teléfono: 1-800-860-8747
  • TTY: 1-866-569-1162
  • Correo electrónico: healthinfo@niddk.nih.gov
  • Horario de atención: de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 5:00 p.m. (hora del este de los EE.UU.)
 

 Cómo obtener más información

 
Nota: Algunas de las opciones para comunicarse con las siguientes organizaciones están disponibles solamente en inglés.

Tránsito gastrointestinal inferior

En esta página:

¿Qué es el tránsito gastrointestinal inferior?

El tránsito gastrointestinal inferior, conocido en inglés como “lower gastrointestinal (GI) series”, usa rayos X para ayudar a diagnosticar problemas del intestino grueso, que comprende el colon y el recto. También se la conoce como enema de bario ya que el intestino grueso se llena con un líquido de bario. El líquido de bario recubre el revestimiento superior del intestino grueso y permite que las señales de una enfermedad aparezcan con mayor claridad en los rayos X.

Dibujo del tracto digestivo en el que se señala el colon, recto y ano.
El tránsito gastrointestinal inferior usa rayos X para ayudar a diagnosticar problemas del intestino grueso, que comprende el colon y el recto.

[Volver Arriba]

¿Qué problemas puede detectar el tránsito gastrointestinal inferior?

El tránsito gastrointestinal inferior puede ayudar a detectar problemas del intestino grueso, que incluyen

  • pólipos
  • divertículos—bultos en la pared del intestino
  • crecimientos cancerosos
  • úlceras
  • fístulas—aberturas anormales en la pared intestinal que conducen a la cavidad abdominal, otros órganos o a la superficie de la piel
  • inflamación

[Volver Arriba]

¿Cuándo se usa el tránsito gastrointestinal inferior?

El tránsito gastrointestinal inferior se puede usar para ayudar a determinar la causa de

  • diarrea crónica
  • sangrado rectal
  • dolor abdominal
  • cambios en los hábitos de evacuación
  • pérdida inexplicable de peso

[Volver Arriba]

Cómo prepararse para el tránsito gastrointestinal inferior

Para prepararse para el tránsito gastrointestinal inferior, el paciente debe vaciar todo sólido del tracto gastrointestinal durante una “preparación intestinal”, que usualmente se realiza en casa. El médico proporciona instrucciones escritas para la preparación intestinal. Generalmente los pacientes siguen una dieta líquida clara de 1 a 3 días antes del procedimiento. Los líquidos permitidos incluyen

  • consomés o caldos sin grasa o “fat free”
  • jugos de fruta colados
  • agua
  • café regular
  • té regular
  • bebidas deportivas, como Gatorade
  • gelatina

Usualmente, la noche anterior al tránsito gastrointestinal inferior, se usa un laxante o un enema. Un laxante es un medicamento que afloja las heces y aumenta la evacuación intestinal. Los laxantes usualmente se toman en forma de pastilla o como un polvo que se disuelve en agua. Un enema se realiza al echar una solución líquida en el ano usando un recipiente especial a chorro. Puede que se repita el enema durante la mañana del examen.

A veces, sobre todo cuando se analiza tan sólo el recto o la parte final del colon, no es necesario de antemano un vaciado de todos los sólidos del tracto gastrointestinal. En lugar de esto, el paciente se someterá a uno o más enemas el día del procedimiento para remover tan sólo los sólidos del intestino grueso.

Antes de comenzar la preparación intestinal, los pacientes deben informar al médico sobre cualquier problema de salud que tengan y los medicamentos que estén tomando. Las mujeres que puedan estar embarazadas deben hablar con su médico sobre la posibilidad de hacerse un examen alternativo, como la colonoscopia, o tomar precauciones para minimizar la exposición a la radiación del bebé en el útero.

[Volver Arriba]

¿Cómo se realiza el tránsito gastrointestinal inferior?

El tránsito gastrointestinal inferior se realiza por un técnico en radiología o radiólogo (un médico que se especializa en imágenes de rayos X) en un hospital o centro ambulatorio.

Mientras el paciente permanece acostado sobre una mesa de rayos X, se introduce un tubo lubricado en el ano y se llena el intestino grueso con líquido de bario. Los pacientes pueden experimentar cierta incomodidad y sentir la necesidad de evacuar los intestinos. Se previene el derrame del líquido de bario mediante un globo inflado sobre el final del tubo. Para recubrir de manera uniforme la parte interior del intestino grueso con líquido de bario, se pide a los pacientes que cambien varias veces de postura.

Las imágenes de rayos X, y posiblemente los videos de rayos X, se toman mientras los pacientes permanecen inmóviles en distintas posturas, permitiendo al técnico o radiólogo observar el intestino grueso desde distintos ángulos. Si un técnico realiza el tránsito gastrointestinal inferior, un radiólogo examinará luego las imágenes para detectar problemas.

Cuando se completan las imágenes, se desinfla el globo en el tubo y la mayoría del líquido de bario se drena a través del tubo. El paciente expulsa el líquido de bario restante en una bacinilla o inodoro cercano. Se puede realizar un enema para expulsar el líquido de bario restante. El procedimiento completo dura de 30 a 60 minutos (o más si incluye la técnica de doble contraste).

[Volver Arriba]

¿Qué es la técnica de doble contraste?

La técnica de doble contraste toma su nombre de la combinación de aire y líquido de bario que trabajan conjuntamente para crear una visión más detallada del revestimiento intestinal mediante rayos X. Si se realiza, la técnica de doble contraste se lleva a cabo después de que el paciente haya expulsado la mayoría del líquido de bario. El líquido restante se aferra a la pared intestinal. Se infla el intestino grueso con aire, expandiendo el intestino grueso cubierto con bario, y se toman rayos X adicionales.

[Volver Arriba]

La recuperación después del tránsito gastrointestinal inferior

La mayoría de los pacientes sienten hinchazón durante más o menos una hora después del procedimiento. No comer antes del examen y el mismo examen podría hacerle sentir cansancio. Las evacuaciones intestinales continuas y los enemas durante la preparación intestinal pueden causar dolor anal y, durante varios días, los restos del líquido de bario en el intestino grueso causarán que las heces aparezcan de color blanco o claras. A menos que se le indique lo contrario, los pacientes pueden reanudar inmediatamente su dieta normal.

[Volver Arriba]

¿Cuáles son los riesgos asociados con el tránsito gastrointestinal inferior?

La complicación más común del tránsito gastrointestinal inferior es el estreñimiento leve debido al líquido de bario. Raras veces el enema de bario causa obstrucción intestinal, un trastorno potencialmente mortal que bloquea los intestinos. Tomar suficiente líquido luego del tránsito gastrointestinal inferior expulsa el bario hacia afuera y disminuye el riesgo de estreñimiento y obstrucción intestinal.

Existe de un 1 a un 4 por ciento de posibilidades de una lesión renal aguda debido al fosfato de sodio (un laxante usado comúnmente para las preparaciones intestinales del tránsito gastrointestinal inferior)1. Los laxantes también pueden conllevar un temporal pero potencialmente serio desbalance electrolítico (sales y minerales en el cuerpo) que puede causar letargo, confusión, calambres musculares y convulsiones. Las personas que sufran o tengan riesgo de sufrir enfermedad renal deben hablar con el médico sobre las opciones para minimizar los riesgos relacionados con la preparación intestinal.

Aunque es poco común, el bario puede causar una reacción alérgica, que se trata con antihistamínicos.

El derrame de líquido de bario hacia el abdomen mediante una rotura en el revestimiento del intestino grueso es una complicación poco común pero seria que usualmente requiere cirugía inmediata para su reparación.

El riesgo de daño a las células o tejidos debido a la radiación relacionada con el tránsito gastrointestinal inferior es bajo. Las personas que recientemente se hayan realizado otros exámenes de rayos X deben hablar con el médico sobre los posibles riesgos.

Los pacientes que sufran cualquiera de los siguientes síntomas poco frecuentes deben comunicarse inmediatamente con el médico:

  • dolor abdominal intenso
  • sangrado rectal
  • falta de evacuación intestinal pasados los 2 días del tratamiento
  • incapacidad de expulsar gas
  • fiebre

1Lien, YH. Is bowel preparation before colonoscopy a risky business for the kidney? Nature Clinical Practice Nephrology. 2008;4(11):606–614.

[Volver Arriba]

Puntos para recordar

  • El tránsito gastrointestinal inferior, conocido en inglés como “lower gastrointestinal (GI) series, usa rayos X para ayudar a diagnosticar problemas del intestino grueso, que comprende el colon y el recto.
  • El tránsito gastrointestinal inferior puede detectar pólipos, divertículos, crecimientos cancerosos y otros problemas.
  • Para prepararse para el tránsito gastrointestinal inferior, el paciente debe vaciar todos los sólidos del tracto gastrointestinal durante una “preparación intestinal”, que usualmente se realiza en casa.
  • El tránsito gastrointestinal inferior la realiza un técnico en radiología o radiólogo (un médico que se especializa en imágenes de rayos X) en un hospital o centro ambulatorio.
  • Durante este procedimiento, se llena el intestino grueso con líquido de bario y se toman imágenes de rayos X y posiblemente videos de rayos X.
  • Luego del procedimiento, los pacientes pueden sentir cansancio e hinchazón y pueden sufrir dolor anal debido a la preparación intestinal.
  • Los posibles riesgos del tránsito gastrointestinal inferior consisten en estreñimiento leve, obstrucción intestinal, lesión renal, desbalance electrolítico, la reacción alérgica al líquido de bario, el derrame de bario hacia el abdomen y el daño celular o de los tejidos debido a la exposición a la radiación.

[Volver Arriba]

Ensayos Clínicos

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés) y otras organizaciones del Instituto Nacional de Salud (NIH) conducen y ayudan en la investigación de muchas enfermedades y condiciones médicas.

Que son ensayos clínicos, y serian una buena opción para usted?
Los ensayos clínicos son parte de la investigación clínica y a la raíz de todos avances médicos. Los ensayos clínicos buscan maneras nuevas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para estudiar otros aspectos de la atención clínica, como la manera de mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Averigüe si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

Que ensayos clínicos están disponibles?
Para más información sobre los ensayos clínicos que están disponibles y están reclutando visite: www.ClinicalTrials.gov.

Esta información podría contener contento sobre medicinas y las afecciones que estas tratan cuando se toman según las indicaciones. Durante la preparación de esta publicación, se incluyó la información más actualizada disponible. Para recibir información al día, o si tiene preguntas sobre cualquier medicina, comuníquese con la U.S. Food and Drug Administration (Administración de Medicamentos y Alimentos, FDA por sus siglas en inglés). Llame gratis al 1-888-463-6332 (1-888-INFO-FDA), o visite su sitio web en www.fda.gov (en español: www.fda.gov/AboutFDA/EnEspanol). Consulte al proveedor de atención médica para obtener más información.

[Volver Arriba]


El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quiere agradecer a:
M. Brian Fennerty, M.D., Oregon Health and Science University

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.


[Volver Arriba]

Julio 2010​