Información general sobre la diabetes

Return to Overview Page

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que se presenta cuando el nivel de glucosa en la sangre, también conocido como azúcar en la sangre, es demasiado alto. La glucosa en la sangre es la principal fuente de energía y proviene de los alimentos. La insulina, una hormona que produce el páncreas, ayuda a que la glucosa de los alimentos ingrese en las células para usarse como energía. Algunas veces, el cuerpo no produce suficiente o no produce nada de insulina o no la usa adecuadamente y la glucosa se queda en la sangre y no llega a las células.

Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede causar problemas de salud. Aunque la diabetes no tiene cura, la persona con diabetes puede tomar medidas para controlar su enfermedad y mantenerse sana.

A veces las personas cuando tiene diabetes dicen que tienen “un poquito alto el azúcar” o que tienen “prediabetes”. Estos términos nos hacen pensar que la persona realmente no tiene diabetes o que su caso es menos grave. Sin embargo, todos los casos de diabetes son graves.

¿Cuáles son los diferentes tipos de diabetes?

Los principales tipos de diabetes son tipo 1, tipo 2 y la diabetes gestacional.

Diabetes tipo 1

Con la diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina porque el sistema inmunitario ataca y destruye las células del páncreas que la producen. Por lo general, se diagnostica la diabetes tipo 1 en niños y adultos jóvenes, aunque puede aparecer a cualquier edad. Las personas con diabetes tipo 1 tienen que usar insulina todos los días para sobrevivir.

Diabetes tipo 2

Con la diabetes tipo 2, el cuerpo no produce o no usa la insulina adecuadamente. La diabetes tipo 2 puede aparecer a cualquier edad, incluso durante la infancia. Sin embargo, este tipo de diabetes se presenta con mayor frecuencia en las personas de mediana edad y en los ancianos. Este es el tipo más común de diabetes.

Diabetes gestacional

La diabetes gestacional afecta a algunas mujeres durante el embarazo. La mayoría de las veces, este tipo de diabetes desaparece después de que nazca el bebé. Sin embargo, cuando una mujer ha tenido diabetes gestacional, tiene más probabilidad de sufrir de diabetes tipo 2 más adelante en la vida. A veces, la diabetes que se diagnostica durante el embarazo es en realidad diabetes tipo 2.

Otros tipos de diabetes

Otros tipos menos comunes de esta enfermedad incluyen la diabetes monogénica, que es una forma hereditaria de diabetes y la diabetes relacionada con la fibrosis quística (4.33 MB).

¿Qué tan frecuente es la diabetes?

Para el año 2014, 29.1 millones de personas en los Estados Unidos, es decir, el 9.3 por ciento de la población, tenían diabetes. Más de 1 de cada 4 de estas personas no sabían que tenían la enfermedad. La diabetes afecta a 1 de cada 4 personas mayores de 65 años de edad. Alrededor del 95 por ciento de los casos en adultos corresponden a la diabetes tipo 2.1

¿Quién tiene más probabilidad de sufrir de diabetes tipo 2?

Las personas que tienen más probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 son las que tienen más de 45 años de edad, antecedentes familiares de diabetes o sobrepeso. La inactividad física, la raza y ciertos problemas de salud, como la presión arterial alta, también afectan la probabilidad de tener diabetes tipo 2. Además, la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 es mayor si se tiene prediabetes o si se tuvo diabetes gestacional cuando estaba embarazada. Aprenda más sobre los factores de riesgo de la diabetes tipo 2.

¿Qué problemas de salud pueden tener las personas con diabetes?

Con el tiempo, los niveles altos de glucosa en la sangre causan problemas como:

  • enfermedades del corazón
  • accidentes cerebrovasculares
  • enfermedades de los riñones
  • problemas de los ojos
  • enfermedades dentales
  • lesiones en los nervios
  • problemas de los pies

Las personas pueden tomar algunas medidas para reducir la probabilidad de tener estos problemas de salud relacionados con la diabetes.

Referencias

Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes?

Los síntomas de la diabetes incluyen:

  • aumento de la sed y de las ganas de orinar
  • aumento del apetito
  • fatiga
  • visión borrosa
  • entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies
  • úlceras que no cicatrizan
  • pérdida de peso sin razón aparente

Los síntomas de la diabetes tipo 1 pueden aparecer rápidamente, en cuestión de semanas. En cambio, los síntomas de la diabetes tipo 2 suelen progresar muy despacio, a lo largo de varios años, y pueden ser tan leves que a veces ni siquiera se notan. Muchas personas con diabetes tipo 2 no tienen síntomas. Algunas solo se enteran de que tienen la enfermedad cuando surgen problemas de salud relacionados con la diabetes, como visión borrosa o problemas del corazón.

¿Qué causa la diabetes tipo 1?

La diabetes tipo 1 ocurre cuando el sistema inmunitario, que combate las infecciones, ataca y destruye las células beta del páncreas que son las que producen la insulina. Los científicos piensan que la diabetes tipo 1 es causada por genes y factores ambientales, como los virus, que pueden desencadenar la enfermedad. Algunos estudios como el TrialNet están enfocados en identificar las causas de la diabetes tipo 1 y las posibles maneras de prevenir o retrasar el progreso o comienzo de la enfermedad.

¿Qué causa la diabetes tipo 2?

La diabetes tipo 2, la forma más común de la enfermedad, es causada por varios factores, entre ellos, el estilo de vida y los genes.

Sobrepeso, obesidad e inactividad física

Una persona tiene mayor probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 si no se mantiene físicamente activa y tiene sobrepeso u obesidad. Algunas veces, el exceso de peso causa resistencia a la insulina y es frecuente en personas con diabetes tipo 2. La ubicación de la grasa corporal también tiene importancia. El exceso de grasa en el vientre está vinculado con la resistencia a la insulina, la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos. Para ver si su peso representa un riesgo para la aparición de la diabetes tipo 2, vea estas gráficas de índice de masa corporal (IMC).

Resistencia a la insulina

La diabetes tipo 2 suele comenzar con resistencia a la insulina, una afección en la que el músculo, el hígado y las células grasas no usan adecuadamente la insulina. Como resultado, el cuerpo necesita más insulina para que la glucosa pueda ingresar en las células. Al principio, el páncreas produce más insulina para cubrir el aumento de la demanda, pero con el tiempo deja de producir suficiente insulina y aumentan los niveles de glucosa en la sangre.

Genes y antecedentes familiares

Igual que sucede con la diabetes tipo 1, ciertos genes pueden hacer que una persona sea más propensa a tener diabetes tipo 2. La enfermedad tiene una tendencia hereditaria y se presenta con mayor frecuencia en estos grupos raciales o étnicos:

  • afroamericanos
  • nativos de Alaska
  • indígenas estadounidenses
  • estadounidenses de origen asiático
  • hispanos o latinos
  • nativos de Hawái
  • nativos de las Islas del Pacífico

Los genes también pueden aumentar el riesgo de diabetes tipo 2 al aumentar la tendencia de la persona al sobrepeso u obesidad.

¿Qué causa la diabetes gestacional?

Los científicos creen que la diabetes gestacional, un tipo de diabetes que se presenta durante el embarazo, es causada por cambios hormonales, factores genéticos y factores del estilo de vida.

Resistencia a la insulina

Ciertas hormonas producidas por la placenta contribuyen a la resistencia a la insulina, que se presenta en todas las mujeres hacia el final del embarazo. La mayoría de las mujeres embarazadas pueden producir suficiente insulina para superar la resistencia a la insulina, pero algunas no. La diabetes gestacional ocurre cuando el páncreas no produce suficiente insulina.

Igual que sucede con la diabetes tipo 2, el exceso de peso está vinculado a la diabetes gestacional. Las mujeres que tienen sobrepeso u obesidad tal vez ya tengan resistencia a la insulina cuando quedan embarazadas. El aumento excesivo de peso durante el embarazo también puede ser un factor.

Una mujer embarazada que está sonriendo
Los cambios hormonales, el aumento excesivo de peso y los antecedentes familiares pueden contribuir a la diabetes gestacional.

Genes y antecedentes familiares

Las mujeres con antecedentes familiares de diabetes tienen mayor probabilidad de desarrollar diabetes gestacional, lo cual sugiere que los genes desempeñan un papel. Los genes también pueden explicar por qué el trastorno se presenta con mayor frecuencia en las afroamericanas, las indígenas estadounidenses, las asiáticas y las hispanas o latinas.

¿Qué más puede causar diabetes?

Algunas mutaciones genéticas, otras enfermedades, la lesión del páncreas y ciertas medicinas también pueden causar diabetes.

Mutaciones genéticas

  • La diabetes monogénica es causada por mutaciones o cambios en un solo gen. Estos cambios suelen transmitirse entre miembros de la familia, pero a veces la mutación genética tiene lugar espontáneamente. La mayoría de estas mutaciones genéticas causan diabetes porque hacen que el páncreas pierda su capacidad de producir insulina. Los tipos más comunes de diabetes monogénica son la diabetes neonatal y la diabetes del adulto de inicio juvenil (MODY, por sus siglas en inglés). La diabetes neonatal se presenta en los primeros 6 meses de vida. Los médicos suelen diagnosticar la diabetes del adulto de inicio juvenil durante la adolescencia o la adultez temprana, pero a veces la enfermedad no se diagnostica sino hasta más adelante en la vida.
  • La fibrosis quística produce un exceso de mucosidad espesa que causa cicatrización en el páncreas. Estas cicatrices pueden impedir que el páncreas produzca suficiente insulina.
  • La hemocromatosis hace que el cuerpo almacene demasiado hierro. Si la enfermedad no se trata, el hierro puede acumularse en el páncreas y otros órganos y dañarlos.

Enfermedades hormonales

Algunas enfermedades hacen que el cuerpo produzca una cantidad excesiva de ciertas hormonas, lo cual algunas veces causa resistencia a la insulina y diabetes.

  • El síndrome de Cushing se presenta cuando el cuerpo produce demasiado cortisol, que con frecuencia se conoce con el nombre de “hormona del estrés”.
  • La acromegalia se presenta cuando el cuerpo produce demasiada hormona del crecimiento.
  • El hipertiroidismo se presenta cuando la glándula tiroides produce demasiada hormona tiroidea.

Lesiones o extracción del páncreas

La pancreatitis, el cáncer de páncreas y los traumatismos pueden dañar las células beta o hacer que pierdan parte de su capacidad de producir insulina, lo cual da lugar a la diabetes. Si se extirpa el páncreas lesionado, aparece la diabetes como resultado de la pérdida de las células beta.

Medicinas

Algunas veces, ciertas medicinas pueden dañar las células beta o alterar el funcionamiento de la insulina. Estos incluyen:

  • niacina, un tipo de vitamina B3
  • ciertos tipos de diuréticos
  • medicinas anticonvulsivos
  • medicinas psiquiátricos
  • medicinas para tratar el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)
  • pentamidina, una medicina que se usa para tratar un tipo de neumonía
  • glucocorticoides, medicinas que se usan para tratar enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide, el asma, el lupus y la colitis ulcerativa
  • medicinas anti-rechazo, que se usan para hacer que el cuerpo no rechace un órgano trasplantado

Las estatinas, que son medicinas para reducir los niveles de colesterol LDL (el “colesterol malo”), pueden aumentar ligeramente la probabilidad de diabetes. Sin embargo, las estatinas protegen contra las enfermedades del corazón y los accidentes cerebrovasculares. Por esta razón, los grandes beneficios de tomar estatinas superan la pequeña probabilidad de desarrollar diabetes.

Si usted toma cualquiera de estas medicinas y le preocupan sus efectos secundarios, hable con su médico.

Factores de riesgo para la diabetes tipo 2

La probabilidad de que desarrolle diabetes tipo 2 depende de una combinación de factores de riesgo, como los genes y el estilo de vida. Aunque no se pueden cambiar ciertos factores de riesgo como los antecedentes familiares, la edad o el origen étnico, sí se pueden cambiar los que tienen que ver con la alimentación, la actividad física y el peso. Estos cambios en el estilo de vida pueden afectar la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2.

A continuación, se da una lista de los factores de riesgo de la diabetes tipo 2 y usted puede ver cuáles aplican a su caso. Si toma medidas con respecto a los factores que puede cambiar, puede retrasar o prevenir la diabetes tipo 2.

Una persona tiene más probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 si:

  • tiene sobrepeso u obesidad
  • tiene más de 45 años de edad
  • tiene antecedentes familiares de diabetes
  • es afroamericana, nativa de Alaska, indígena estadounidense, estadounidense de origen asiático, hispana/latina, nativa de Hawái, o de las Islas del Pacífico.
  • tiene la presión arterial alta
  • tienen un nivel bajo de colesterol HDL (“el colesterol bueno”) o un nivel alto de triglicéridos
  • tienen antecedentes de diabetes gestacional o dio a luz a un bebé que pesó más de 9 libras
  • no se mantiene físicamente activa
  • tiene antecedentes de enfermedades del corazón o accidentes cardiovasculares
  • tiene depresión
  • tiene síndrome de ovario poliquístico
  • tiene acantosis nigricans, zonas de piel oscura, gruesa y aterciopelada alrededor del cuello o las axilas

También puede tomar el examen de riesgo de la diabetes para conocer su riesgo de sufrir de diabetes tipo 2.

Para ver si su peso lo pone en riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, busque su estatura en los siguientes gráficos de índice de masa corporal (IMC). Si su peso es igual o mayor que el mencionado, su probabilidad de desarrollar la enfermedad es mayor.

Si no es de origen asiático o de las Islas del Pacífico Si es de origen asiático Si es nativo de las Islas del Pacífico.
IMC de riesgo ≥ 25 IMC de riesgo ≥ 23 IMC de riesgo ≥ 26
Estatura (en pies y pulgadas/metros y centímetros) Peso (en libras/kilos) Estatura (en pies y pulgadas/metros y centímetros) Peso (en libras/kilos) Estatura (en pies y pulgadas/metros y centímetros) Peso (en libras/kilos)
4'10” (1.47 m) 119 (54 kg) 4'10” (1.47 m) 110 (50 kg) 4'10” (1.47 m) 124 (56 kg)
4'11” (1.50 m) 124 (56 kg) 4'11” (1.50 m) 114 (52 kg) 4'11” (1.50 m) 128 (58 kg)
5'0” (1.52 m) 128 (58 kg) 5'0” (1.52 m) 118 (54 kg) 5'0” (1.52 m) 133 (60 kg)
5'1” (1.55 m) 132 (60 kg) 5'1” (1.55 m) 122 (55 kg) 5'1” (1.55 m) 137 (62 kg)
5'2” (1.57 m) 136 (62 kg) 5'2” (1.57 m) 126 (57 kg) 5'2” (1.57 m) 142 (64 kg)
5'3” (1.60 m) 141 (64 kg) 5'3” (1.60 m) 130 (59 kg) 5'3” (1.60 m) 146 (66 kg)
5'4” (1.63 m) 145 (66 kg) 5'4” (1.63 m) 134 (61 kg) 5'4” (1.63 m) 151 (68 kg)
5'5” (1.65 m) 150 (68 kg) 5'5” (1.65 m) 138 (63 kg) 5'5” (1.65 m) 156 (71 kg)
5'6” (1.68 m) 155 (70 kg) 5'6” (1.68 m) 142 (65 kg) 5'6” (1.68 m) 161 (73 kg)
5'7” (1.70 m) 159 (72 kg) 5'7” (1.70 m) 146 (66 kg) 5'7” (1.70 m) 166 (75 kg)
5'8” (1.72 m) 164 (74 kg) 5'8” (1.72 m) 151 (68 kg) 5'8” (1.72 m) 171 (78 kg)
5'9” (1.75 m) 169 (77 kg) 5'9” (1.75 m) 155 (70 kg) 5'9” (1.75 m) 176 (80 kg)
5'10” (1.78 m) 174 (79 kg) 5'10” (1.78 m) 160 (73 kg) 5'10” (1.78 m) 181 (82 kg)
5'11” (1.80 m) 179 (81 kg) 5'11” (1.80 m) 165 (75 kg) 5'11” (1.80 m) 186 (84 kg)
6'0” (1.83 m) 184 (83 kg) 6'0” (1.83 m) 169 (77 kg) 6'0” (1.83 m) 191 (87 kg)
6'1” (1.85 m) 189 (86 kg) 6'1” (1.85 m) 174 (79 kg) 6'1” (1.85 m) 197 (89 kg)
6'2” (1.88 m) 194 (88 kg) 6'2” (1.88 m) 179 (81 kg) 6'2” (1.88 m) 202 (92 kg)
6'3” (1.91 m) 200 (91 kg) 6'3” (1.91 m) 184 (83 kg) 6'3” (1.91 m) 208 (94 kg)
6'4” (1.93 m) 205 (93 kg) 6'4” (1.93 m) 189 (86 kg) 6'4” (1.93 m) 213 (97 kg)

¿Qué puedo hacer para prevenir la diabetes tipo 2?

Usted puede ayudar a prevenir o retardar la diabetes tipo 2 bajando de peso si tiene sobrepeso, consumiendo menos calorías y haciendo más actividad física. Hable con su médico acerca de cualquiera de las afecciones arriba mencionadas que podrían requerir tratamiento médico. El manejo de estos problemas de salud puede ayudar a reducir su probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2. Además, pregúntele a su médico acerca de las medicinas que usted toma que pueden aumentar su riesgo.

Cómo prevenir la diabetes tipo 2

Tal vez usted se ha enterado de que tiene una alta probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2, el tipo más común de esta enfermedad. Tal vez usted tenga sobrepeso o un padre, hermano o hermana con diabetes tipo 2. Tal vez usted tuvo diabetes gestacional, que es la que aparece durante el embarazo. Estos son solo unos pocos ejemplos de los factores que pueden elevar la probabilidad de sufrir de diabetes tipo 2.

La diabetes puede causar graves problemas de salud, como enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares y problemas de los ojos y los pies. La prediabetes también puede causar problemas de salud. Lo bueno es que es posible retardar o incluso prevenir la aparición de la diabetes tipo 2. Cuanto más tiempo una persona tiene diabetes, mayor será su probabilidad de sufrir problemas de salud; por eso, retardar la aparición de la diabetes incluso unos pocos años es provechoso para la salud. Usted puede ayudar a prevenir o retardar la aparición de la diabetes tipo 2 si pierde una cantidad moderada de peso siguiendo un plan de alimentación con consumo reducido de calorías y haciendo actividad física la mayoría de los días de la semana. Pregúntele a su médico si debe tomar metformina, una medicina para la diabetes que ayuda a prevenir o retardar la diabetes tipo 2.2

¿Cómo puedo reducir mi probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2?

Las investigaciones, como las que realiza el Programa de Prevención de la Diabetes, demuestran que se puede hacer mucho para reducir la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2. A continuación describimos algunos cambios que usted puede hacer para disminuir su riesgo:

  • Baje de peso y no vuelva a aumentarlo. Usted puede prevenir o retrasar la aparición de la diabetes si pierde de 5 a 7 por ciento de su peso inicial.2 Por ejemplo, si usted pesa 200 libras (90 kg), su objetivo sería perder aproximadamente 10 a 14 libras (4.5 a 6 kg).
  • Muévase más. Haga por lo menos 30 minutos de actividad física 5 días a la semana. Si usted ha estado inactivo, pregúntele a su médico cuáles actividades son las mejores para usted. Empiece lentamente y avance hasta lograr su objetivo.
  • Aliméntese sanamente la mayor parte del tiempo. Coma porciones más pequeñas para reducir la cantidad de calorías que consume cada día y así ayudarse a bajar de peso. Escoger alimentos con menos grasa es otra manera de reducir las calorías. Tome agua en lugar de bebidas azucaradas.

Pregúntele a su profesional de la salud qué otros cambios puede hacer usted para prevenir o retrasar la diabetes tipo 2.

La mayoría de las veces, su mejor opción para prevenir la diabetes tipo 2 es hacer cambios en su estilo de vida que le funcionen a largo plazo. Comience con un plan de acción para prevenir la diabetes tipo 2.

Un joven que se está pesando
Bajar de peso con una alimentación saludable y actividad física regular puede ayudar a prevenir la diabetes tipo 2.

¿Qué debo hacer si mi médico me dijo que tengo prediabetes?

La prediabetes se diagnostica cuando los niveles de glucosa en la sangre, o azúcar en la sangre, son más altos de lo normal, pero no lo suficiente como para hacer un diagnóstico de diabetes. La prediabetes es grave porque aumenta la probabilidad de que aparezca la diabetes tipo 2. Varios de los factores que aumentan la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 ponen a la persona en riesgo de sufrir de prediabetes.

Otros nombres para la prediabetes son deterioro de la glucosa en ayunas o deterioro de la tolerancia a la glucosa. Algunas personas llaman a la prediabetes “diabetes limítrofe”.

Según datos y estadísticas recientes sobre la diabetes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, alrededor de 1 de cada 3 personas en los Estados Unidos tiene prediabetes. Usted no puede saber si tiene prediabetes a menos que le hagan una prueba.

Si usted tiene prediabetes puede disminuir su probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 bajando de peso si es necesario, haciendo más actividad física y siguiendo un plan de alimentación bajo en calorías.

Comience su Plan de acción para prevenir la diabetes tipo 2. Si desea más apoyo, puede buscar un programa de cambio de estilo de vida en su localidad a través del Programa Nacional de Prevención de la diabetes.

Dos mujeres de mediana edad que sonríen mientras hacen ejercicio en bicicletas estacionarias.
Mantenerse físicamente activo es una manera de ayudar a evitar que la prediabetes se convierta en diabetes tipo 2.

Si tuve diabetes gestacional cuando estaba embarazada, ¿cómo puedo reducir mi probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2?

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que se presenta durante el embarazo y casi siempre se va después de que nace el bebé. Aunque la diabetes gestacional desaparezca, usted todavía tiene una mayor probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 en los próximos 5 a 10 años. Su bebé también tiene más probabilidad de volverse obeso y de sufrir de diabetes tipo 2 más adelante en la vida. Tomar decisiones saludables ayuda a toda la familia y puede evitar que su hijo se vuelva obeso o diabético.

Una mamá y su hija pequeña andando en bicicleta.
Hacer actividad física en compañía es una gran manera de disminuir su probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 y la de sus seres queridos.

A continuación, se describen los pasos que usted debe tomar, tanto para usted como para su hijo, si usted tuvo diabetes gestacional:

  • Hágase un examen para la diabetes de 6 a 12 semanas después del nacimiento de su bebé. Si su nivel de glucosa en la sangre sigue alto, puede tener diabetes tipo 2; si es normal, debe hacerse la prueba cada 3 años para ver si ha desarrollado diabetes tipo 2.
  • Manténgase más activa y aliméntese sanamente para regresar a un peso saludable.
  • Amamante a su bebé. La lactancia materna le da a su bebé el equilibrio correcto de nutrientes y le ayuda a usted a quemar calorías.
  • Pregúntele a su médico si debe tomar metformina, una medicina que ayuda a prevenir la diabetes tipo 2.2

Referencias

Pruebas y diagnóstico de la diabetes

Su médico, u otro profesional de la salud, puede diagnosticar la diabetes, la prediabetes, y la diabetes gestacional por medio de análisis de sangre. Los análisis de sangre muestran si el nivel de glucosa en la sangre, también llamada azúcar en la sangre, está demasiado alto.

No intente diagnosticarse usted mismo si piensa que puede tener diabetes. Los equipos que se pueden comprar sin receta médica, como los glucómetros, no pueden diagnosticar la diabetes.

¿A quién se le deben hacer las pruebas para detectar la diabetes?

Una enfermera tomando una muestra de sangre a un señor mayor.
Los análisis de sangre les ayudan a los profesionales de la salud a hacer el diagnóstico de la diabetes y la prediabetes.

Cualquier persona que tenga síntomas de diabetes debe ser examinada para detectar la enfermedad. Algunas personas no tendrán síntomas, pero pueden tener factores de riesgo para diabetes y deben ser examinadas. Las pruebas les permiten a los profesionales de la salud detectar la diabetes más temprano y trabajar con sus pacientes para manejar la enfermedad y prevenir sus complicaciones.

Las pruebas también les permiten a los profesionales de la salud detectar la prediabetes. Los cambios del estilo de vida encaminados a perder una cantidad moderada de peso, si se tiene sobrepeso, pueden ayudar a retardar o prevenir la diabetes tipo 2.

Diabetes tipo 1

Casi siempre se hacen las pruebas para detectar la diabetes tipo 1 a personas que tienen síntomas de la enfermedad. Los médicos suelen diagnosticar la diabetes tipo 1 en niños y adultos jóvenes. Debido a que la diabetes tipo 1 puede ser hereditaria, un estudio denominado TrialNet ofrece pruebas a miembros de la familia de personas que sufren la enfermedad, incluso si no tienen síntomas.

Diabetes tipo 2

Los expertos recomiendan hacer las pruebas de rutina para detectar la diabetes tipo 2 si:

  • tiene más de 45 años de edad o
  • tiene entre 19 y 44 años, sobrepeso u obesidad y uno o más de los factores de riesgo de diabetes
  • es una mujer que ha tenido diabetes gestacional3

Medicare cubre el costo de las pruebas para el diagnóstico de la diabetes para las personas que tienen ciertos factores de riesgo para esta enfermedad. Si usted tiene Medicare, averigüe si cumple los requisitos para la cobertura. Si tiene otro seguro, pregúntele a su compañía de seguros si le cubre las pruebas de detección de la diabetes.

Aunque la diabetes tipo 2 se presenta con mayor frecuencia en los adultos, también se puede presentar en los niños. Los expertos recomiendan hacer las pruebas de detección a los niños entre los 10 y 18 años de edad que tienen sobrepeso u obesidad y al menos dos de estos otros factores de riesgo de diabetes:3

Diabetes gestacional

A todas las mujeres embarazadas que no tienen diagnóstico previo de diabetes se les debe hacer un examen de detección de la diabetes gestacional. Si usted está embarazada, deberá hacerse una prueba de tolerancia a la glucosa entre las 24 y las 28 semanas de embarazo.3

¿Qué pruebas se usan para diagnosticar la diabetes y la prediabetes?

La mayoría de los profesionales de la salud suelen usar la glucosa plasmática en ayunas o la prueba A1C para el diagnóstico de la diabetes. En algunos casos, pueden ordenar una glucosa plasmática aleatoria.

Glucosa plasmática en ayunas

La glucosa plasmática en ayunas es una prueba que mide el nivel de glucosa en la sangre en un momento concreto. Para conseguir los resultados más fiables, lo mejor es hacer el examen por la mañana, después de un ayuno de por lo menos 8 horas. Ayunar significa no comer o beber nada más que unos pocos sorbos agua.

Prueba A1C

La A1C es un análisis de sangre que indica los niveles promedio de glucosa en la sangre (azúcar en la sangre) durante los últimos 3 meses. Otros nombres para la prueba A1C son prueba de la hemoglobina A1c, HbA1C y hemoglobina glucosilada. Usted puede comer y beber antes de este examen. Cuando el médico usa la A1C para diagnosticar la diabetes, tiene en cuenta factores como la edad y la presencia de anemia o algún otro problema de la sangre.3 La prueba A1C no da resultados precisos en las personas con anemia.

Su médico u otro miembro de su equipo de atención médica le informará el resultado de la prueba A1C en forma de porcentaje, por ejemplo, un A1C del 7 por ciento. Cuanto más alto sea el porcentaje, más alto será el promedio de los niveles de glucosa en la sangre en los últimos tres meses.

Las personas con diabetes también usan la información de la prueba A1C para ayudar a controlar su enfermedad.

Prueba de glucosa plasmática aleatoria (o glucemia aleatoria)

En ocasiones, los profesionales de la salud utilizan esta prueba para diagnosticar la diabetes cuando hay síntomas y no quieren esperar a que la persona tenga ocho horas de ayuno. No es necesario el ayuno nocturno para esta prueba, porque se puede hacer en cualquier momento.

¿Qué pruebas se utilizan para diagnosticar la diabetes gestacional?

Las mujeres embarazadas pueden hacerse la prueba de sobrecarga oral de glucosa, la prueba de tolerancia oral a la glucosa, o ambas. Estas pruebas muestran cómo el organismo maneja la glucosa.

Prueba de sobrecarga oral de glucosa

Si usted está embarazada y un profesional de la salud quiere saber si tiene diabetes gestacional, puede ordenarle primero una prueba de sobrecarga oral de glucosa. Otros nombres para este examen son la prueba de detección de la diabetes gestacional o el test de O’Sullivan. En esta prueba, el médico le tomará la muestra de sangre una hora después de haber tomado un líquido dulce que contiene glucosa. No es necesario estar en ayunas para este examen. Si su nivel de glucosa en la sangre es demasiado alto (135 a 140 o más), es posible que le pidan que regrese en ayunas para una prueba de tolerancia oral a la glucosa.

Prueba de tolerancia oral a la glucosa

La prueba de tolerancia oral a la glucosa mide la glucosa en la sangre después de haber guardado ayuno durante por lo menos 8 horas. Primero, un profesional de la salud le tomará una muestra de sangre en ayunas y luego le dará a beber un líquido que contiene glucosa. Para hacer el diagnóstico de la diabetes gestacional hay que volver a obtener una muestra de sangre cada hora durante 2 a 3 horas.

Si los niveles de glucosa en la sangre están elevados en dos o más muestras de la prueba de tolerancia oral a la glucosa, es decir, en ayunas, a la hora, a las 2 horas o a las 3 horas, usted tiene diabetes gestacional. El equipo de atención médica le explicará los resultados de la prueba.

Los profesionales de la salud también pueden utilizar esta prueba para diagnosticar la diabetes tipo 2 y la prediabetes en personas que no están embarazadas. La prueba de tolerancia oral a la glucosa ayuda a los profesionales de la salud a detectar la diabetes tipo 2 y la prediabetes mejor que la prueba de glucosa plasmática en ayunas, pero es una prueba más costosa y no es tan fácil de realizar. Para hacer el diagnóstico de diabetes tipo 2 y prediabetes, un profesional de la salud tendrá que obtener una muestra de sangre una hora después de beber el líquido que contiene glucosa y nuevamente después de 2 horas.

¿Qué valores de esta prueba indican si tengo diabetes o prediabetes?

Todos las pruebas para detectar la diabetes y la prediabetes utilizan una medida distinta. Por lo general, el mismo método de prueba tiene que repetirse otro día para hacer el diagnóstico de diabetes. El médico también puede utilizar un segundo método de prueba para confirmar el diagnóstico.

La siguiente tabla le ayudará a comprender qué significan los valores de su prueba, si usted no está embarazada.

Diagnóstico A1C (porcentaje) Glucosa plasmática en ayunas (GPA) Prueba de tolerancia oral a la glucosa (PTOG)ab Prueba de glucosa plasmática aleatoria (GPa)
Normal Por debajo de 5.7 Por debajo de 99 Por debajo de 139
Prediabetes 5.6 a 6.4 100 a 125 140 a 199
Diabetes Por encima de 6. 5 Por encima de 126 Por encima de 200 Por encima de 200

¿Cuáles pruebas ayudan a mi médico a saber qué tipo de diabetes tengo?

Aunque las pruebas aquí descritas pueden confirmar que usted tiene diabetes, no pueden identificar de qué tipo. A veces los profesionales de la salud no están seguros si la diabetes es del tipo 1 o del tipo 2. La diabetes monogénica, un tipo raro de diabetes que puede afectar a los bebés, también se puede confundir con la diabetes tipo 1. El tratamiento depende del tipo de diabetes y, por lo tanto, es importante saber el tipo.

Para averiguar si su diabetes es de tipo 1, el profesional de la salud puede buscar ciertos autoanticuerpos. Los autoanticuerpos son anticuerpos que atacan por error las células y los tejidos sanos. La presencia de uno o más de los varios tipos de autoanticuerpos específicos de la diabetes es frecuente en la diabetes tipo 1, pero no en el tipo 2 ni en la diabetes monogénica. Un profesional de la salud tendrá que tomarle muestras de sangre para esta prueba.

Si usted tuvo diabetes mientras estaba embarazada, debe hacerse la prueba de 6 a 12 semanas después del nacimiento de su bebé para ver si tiene diabetes tipo 2.

Referencias

Control de la diabetes

Usted puede controlar su diabetes y vivir una vida larga y saludable si se cuida todos los días.

La diabetes puede afectar casi cualquier parte del cuerpo. Por eso, usted tendrá que manejar sus niveles de glucosa en la sangre, también llamada azúcar en la sangre. El control de su nivel de glucosa en la sangre, así como de la presión arterial y el colesterol, puede ayudar a prevenir los problemas de salud que pueden presentarse con la diabetes.

¿Cómo puedo controlar mi diabetes?

Con la ayuda de su equipo de atención médica, usted puede crear un plan de autocuidado de la diabetes para controlar su enfermedad. Su plan de autocuidado puede incluir los pasos que se indican a continuación.

Los factores clave del manejo de su diabetes

Aprender sobre los factores clave de su diabetes le ayudará a controlar sus niveles de glucosa en la sangre, presión arterial y colesterol. Dejar de fumar, si fuma, también le ayudará a manejar su diabetes. Tratar de lograr los resultados ideales de los factores clave de la diabetes, puede ayudar a reducir su probabilidad de tener un ataque al corazón, un accidente cerebrovascular u otros problemas de la diabetes.

Prueba A1C

La prueba A1C muestra el nivel promedio de su glucosa en la sangre durante los últimos 3 meses. El nivel ideal de A1C para muchas personas con diabetes es menos de 7 por ciento. Pregúntele a su equipo de atención médica cuál debe ser su meta.

Presión arterial

La meta de la presión arterial para la mayoría de las personas con diabetes debe ser menos de 140/90 mm Hg. Pregunte cuál debe ser su medida ideal.

Colesterol

Usted tiene dos tipos de colesterol en la sangre: LDL y HDL. El LDL o colesterol “malo” puede acumularse y obstruir los vasos sanguíneos. Demasiado colesterol malo puede causar un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular. El colesterol HDL o colesterol “bueno” ayuda a eliminar el colesterol “malo” de los vasos sanguíneos.

Pregunte al equipo de atención médica cuáles deben ser sus valores de colesterol. Si usted tiene más de 40 años de edad, tal vez deba tomar estatinas para la salud del corazón.

Dejar de fumar

Abstenerse de fumar es especialmente importante para las personas con diabetes porque tanto este hábito como la diabetes reducen el diámetro de los vasos sanguíneos. El estrechamiento de los vasos sanguíneos hace que el corazón tenga que trabajar más duro. Los cigarrillos electrónicos tampoco son buenos.

Si usted deja de fumar puede:

  • disminuir su riesgo de ataque al corazón, accidente cerebrovascular, enfermedades de los nervios, enfermedades de los riñones, enfermedad diabética del ojo y amputación
  • mejorar su colesterol y su presión arterial
  • mejorar su circulación sanguínea
  • resultarle más fácil mantenerse físicamente activo

Si usted fuma, o usa otros productos de tabaco, deje de hacerlo. Pida ayuda para que no tenga que hacerlo solo. Puede empezar llamando a la línea nacional para dejar de fumar al 1-800-784-8669 (1-800-QUITNOW). En SmokeFree.gov puede encontrar sugerencias en inglés sobre cómo dejar de fumar.

Mantener su nivel de A1C, su presión arterial y sus niveles de colesterol cerca de sus resultados ideales y dejar de fumar puede ayudarle a prevenir los efectos nocivos de la diabetes a largo plazo. Estos problemas de salud incluyen enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares, enfermedades de los riñones, lesión de los nervios y enfermedades de los ojos. Puede hacerle seguimiento a los resultados de sus factores clave con un registro del cuidado de la diabetes (741.65 KB). Llévelo con usted a sus citas médicas. Hable de sus metas y sus avances y pregunte si es necesario hacer cambios en su plan de cuidados de la diabetes.

Siga su plan de alimentación para la diabetes

Haga un plan de alimentación para la diabetes con la ayuda de su equipo de atención médica. Seguir este plan le ayudará a controlar su nivel de glucosa en la sangre, su presión arterial y su colesterol.

Coma frutas y verduras, legumbres, cereales integrales, pollo o pavo sin piel, pescado, carne magra y leche y quesos descremados o bajos en grasa. Tome agua en vez de bebidas endulzadas con azúcar. Consuma alimentos bajos en calorías, grasas saturadas, grasas trans, azúcar y sal. Aprenda más acerca de la nutrición, los alimentos y la actividad física si se tiene diabetes.

Convierta la actividad física en un hábito

Fíjese la meta de hacer más actividad física. Intente hacer unos 30 minutos o más de ejercicio casi todos los días de la semana.

La caminata a paso ligero y la natación son buenas maneras de hacer ejercicio. Si usted no hace ejercicio, pregunte a su equipo de atención médica sobre qué tipos y cuánta actividad física son adecuados para usted. Aprenda más sobre cómo mantenerse físicamente activo si tiene diabetes.

Una mujer de edad mediana que está dentro de una piscina
Nadar o caminar en el agua es una buena manera de hacer ejercicio.

Seguir su plan de alimentación y hacer más actividad física puede ayudarle a conseguir o mantener un peso saludable. Si tiene sobrepeso o es obeso, trabaje con su equipo de atención médica para crear un plan para perder peso que sea adecuado para usted.

Tome sus medicinas

Tome sus medicinas para la diabetes y otros problemas de salud, incluso si se siente bien o si ha alcanzado sus resultados ideales de glucosa en la sangre, presión arterial y colesterol. Estas medicinas le ayudarán a manejar los factores claves de la diabetes. Pregúntele a su médico si debe tomar aspirina para prevenir un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular. Cuéntele a su médico u otro miembro de su equipo de atención médica si no tiene cómo pagar sus medicinas o si tiene algún efecto secundario cuando los toma. Aprenda más sobre la insulina y otros medicinas para la diabetes.

Controle sus niveles de glucosa en la sangre

Para muchas personas con diabetes, el chequeo diario del nivel de la glucosa en la sangre es una forma importante de controlar la enfermedad. Este chequeo es todavía más importante si usted usa insulina. Los resultados del monitoreo de la glucosa en la sangre pueden ayudarle a tomar decisiones sobre la alimentación, la actividad física y las medicinas.

De las manos de una mujer y un medidor de glucosa en la sangre. Ella está pinchando la punta de su dedo con una lanceta
Medir y registrar el nivel de glucosa en la sangre es una parte importante del manejo de la diabetes.

La forma más usual de controlar su nivel de glucosa en la sangre en su casa es con un glucómetro. Usted obtiene una gota de sangre pinchándose al lado de la yema del dedo con una lanceta. Luego, aplica la sangre a una tira de ensayo. El medidor le mostrará cuánta glucosa tiene en la sangre en ese momento.

Pregunte a su equipo de atención médica con qué frecuencia debe controlar sus niveles de glucosa en la sangre. Asegúrese de llevar un registro diario de las mediciones que se haga de su nivel de glucosa. Puede imprimir copias de esta tabla de autocontrol de los niveles de glucosa (2 MB). Lleve este registro a sus citas médicas.

¿Qué es el monitoreo continuo de la glucosa?

El monitoreo continuo de la glucosa es otra forma de controlar su nivel de glucosa en la sangre. La mayoría de los sistemas de monitoreo utilizan un sensor pequeñísimo que se inserta debajo de la piel y cada pocos minutos mide los niveles de glucosa en el fluido que circula entre las células. Puede mostrar los cambios en el nivel de glucosa durante el día y la noche. Si este sistema de monitoreo muestra que su nivel de glucosa está demasiado alto o demasiado bajo, debe medirlo con un glucómetro antes de hacer cambios en su plan de alimentación, su actividad física o sus medicinas. El sistema de monitoreo continuo de la glucosa es especialmente útil para las personas que utilizan insulina y tienen niveles bajos de glucosa en la sangre.

¿Cuáles son los valores recomendados de glucosa en la sangre?

Muchas personas con diabetes intentan mantener su glucosa en estos niveles normales:

  • antes de una comida: de 80 a 130 mg/dL
  • unas 2 horas después de iniciar una comida: por debajo de 180 mg/dL

Pregúntele a un miembro de su equipo de atención médica cuáles son los niveles más adecuados para usted. Asegúrese de avisarle si con frecuencia sus niveles de glucosa en la sangren están por encima o por debajo de los resultados ideales para usted.

¿Qué sucede si mi nivel de glucosa en la sangre está demasiado bajo?

A veces los niveles de glucosa en la sangre caen por debajo de lo normal. Esto se conoce como hipoglucemia. Para la mayoría de las personas con diabetes, los niveles se consideran bajos cuando están por debajo de 70 mg/dL.

La hipoglucemia puede ser mortal y se la debe tratar de inmediato. Aprenda más sobre cómo reconocer y tratar la hipoglucemia.

¿Qué sucede si mi nivel de glucosa en la sangre está demasiado alto?

Los médicos se refieren a los niveles altos de glucosa en la sangre como hiperglucemia.

Los síntomas de que estos niveles pueden estar demasiado altos incluyen:

  • sensación de sed
  • sensación de cansancio o debilidad
  • dolores de cabeza
  • necesidad de orinar con frecuencia
  • visión borrosa

Si a menudo tiene niveles altos de glucosa en la sangre o síntomas de hiperglucemia, hable con su equipo de atención médica. Es posible que tenga que hacer cambios en su plan de alimentación, su plan de actividad física o sus medicinas para la diabetes.

Trabaje con su equipo de atención médica

La mayoría de las personas con diabetes acuden a un profesional de atención primaria para sus cuidados. Estos son internistas, médicos de familia y pediatras. En ocasiones, la atención primaria está a cargo de auxiliares médicos (“physician assistants) y personal de enfermería con entrenamiento adicional (nurse practitioners). También tendrá que visitar a otros profesionales de la salud de vez en cuando. Un equipo de atención médica puede ayudarle a mejorar su autocuidado de la diabetes. Recuerde, usted es el miembro más importante de su equipo de atención médica.

Además de un profesional de atención primaria, el equipo de atención médica puede incluir:

  • un endocrinólogo para el cuidado más especializado de la diabetes
  • un nutricionista (o dietista) certificado
  • una enfermera
  • un educador en diabetes certificado
  • un farmaceuta
  • un odontólogo
  • un oftalmólogo
  • un podiatra, o profesional especializado en el cuidado de los pies
  • un trabajador social, que puede ayudarle a encontrar ayuda financiera para el tratamiento y recursos comunitarios
  • un terapeuta u otro profesional de la salud mental

Cuando vaya a consulta con los miembros de su equipo de atención médica, hágales preguntas. Vaya haciendo una lista con las preguntas que se le ocurran antes de su cita para que no se le olvide lo que quiere saber.

Una mujer mayor que habla con su doctora. Están mirando a un pedazo de papel.
Cuando vaya a la consulta con su médico, comparta su plan de autocuidado de la diabetes y su registro de niveles de glucosa en la sangre.

Usted debe visitar a su equipo de atención médica por lo menos dos veces al año, o con más frecuencia si está teniendo problemas o si le está costando trabajo lograr sus resultados ideales para el nivel de glucosa en la sangre, la presión arterial o el colesterol. En cada cita, asegúrese de que le midan la presión arterial, le examinen los pies, le controlen el peso y le revisen su plan de autocuidado. Hable con su equipo de atención médica acerca de sus medicinas y si es necesario ajustarlos. Los cuidados médicos habituales le ayudarán a detectar y tratar oportunamente cualquier problema de salud, o incluso a prevenirlo.

Hable con su médico acerca de las vacunas que conviene aplicarse para evitar enfermedades. Estas pueden incluir la vacuna de la influenza (gripe) y la vacuna de la neumonía. La prevención de las enfermedades es una parte importante del cuidado de la diabetes. Los niveles de glucosa en la sangre tienden a subir cuando la persona está enferma o tiene una infección. Aprenda más sobre los cuidados de la diabetes cuando está enfermo y en otras ocasiones especiales, como los viajes.

Enfrente su diabetes de forma saludable

El sentirse estresado, triste o de mal humor es común entre las personas con diabetes. El estrés puede elevar los niveles de glucosa en la sangre, pero usted puede aprender a disminuirlos. Puede intentarlo con respiración profunda, trabajando en el jardín, saliendo a caminar, haciendo yoga o meditación, dedicándose a su pasatiempo favorito u oyendo su música preferida. Considere la posibilidad de participar en un programa de educación sobre la diabetes o grupo de apoyo donde le enseñan técnicas para reducir el estrés. Aprenda más sobre las formas saludables de enfrentar el estrés.

La depresión es frecuente en personas que sufren una enfermedad crónica o de larga duración. La depresión puede interferir en sus esfuerzos por manejar su diabetes. Pida ayuda si se siente deprimido. Un profesional de la salud mental, un grupo de apoyo, un miembro del clero, un amigo o un miembro de su familia que le ponga atención a sus sentimientos podría ayudarle a sentirse mejor.

Intente dormir de 7 a 8 horas por la noche. Dormir bien puede ayudarle a mejorar su estado de ánimo y su nivel de energía. Puede tomar ciertas medidas para mejorar sus hábitos del sueño. Si con frecuencia siente somnolencia durante el día, puede tener apnea obstructiva del sueño, un problema médico en el que la respiración se detiene momentáneamente muchas veces durante la noche. La apnea del sueño es común en las personas con diabetes. Hable con su equipo de atención médica si piensa que tiene problemas del sueño.

Recuerde, manejar la diabetes no es fácil, pero vale la pena.

Insulina, medicamentos y otros tratamientos para la diabetes

La insulina y otras medicinas para la diabetes suelen formar parte del tratamiento de la enfermedad. Junto con la alimentación saludable y la actividad física, las medicinas pueden ayudarle a controlar la enfermedad. Hay otras opciones de tratamiento disponibles.

¿Qué medicinas podría tomar para la diabetes?

La medicina que usted tome variará de acuerdo a su tipo de diabetes y si la medicina controla bien los niveles de glucosa en la sangre. Otros factores, como problemas de salud adicionales, los costos de las medicinas y sus actividades diarias, pueden influir en las medicinas que usted tome para la diabetes.

Diabetes tipo 1

Si usted tiene diabetes tipo 1, tiene que inyectarse insulina porque su cuerpo ya no produce esta hormona. Tendrá que usar insulina varias veces al día, incluso con las comidas. También podría utilizar una bomba de insulina, que le administra pequeñas dosis constantemente durante todo el día.

Diabetes tipo 2

Algunas personas con diabetes tipo 2 pueden controlar su enfermedad eligiendo opciones saludables de alimentación y haciendo más actividad física. Muchas personas con diabetes tipo 2 también necesitan medicinas para la diabetes. Estos pueden incluir tabletas o medicinas que se inyectan debajo de la piel, como la insulina. Con el tiempo, es posible que necesite más de una medicina para controlar la glucosa en la sangre. Incluso si no usa insulina, puede necesitarla en ocasiones especiales, como durante el embarazo o si está hospitalizado.

Diabetes gestacional

Si tiene diabetes gestacional, primero tiene que tratar de controlar su glucosa en la sangre alimentándose sanamente y haciendo ejercicio con regularidad. Si no puede alcanzar su nivel ideal de glucosa en la sangre, su equipo de atención médica le dará información acerca de las medicinas para la diabetes, como la insulina o medicinas orales como la metformina, que se pueden tomar sin problema durante el embarazo. Su equipo de atención médica puede recetarle las medicinas para la diabetes de inmediato si su glucosa en la sangre está muy alta.

Cualquiera que sea su tipo de diabetes, a veces, tener que tomar las medicinas todos los días puede sentirse como una carga. Como parte de su plan de manejo de la diabetes, también es posible que deba tomar medicinas para otros problemas de salud, como la presión arterial alta o el colesterol alto.

¿Cuáles son los diferentes tipos de insulina?

Hay varios tipos de insulina disponibles. Cada uno comienza a funcionar a una velocidad diferente, lo que se conoce como “comienzo de la acción”, y ejercen su efecto durante tiempos diferentes, lo que se conoce como “duración del efecto”. La mayoría de las insulinas alcanza un pico, que es cuando tienen el efecto más fuerte, y luego este efecto se desvanece en el curso de algunas horas.

Tipos de insulina y cómo funcionan
Tipo de insulina Cuánto se demora en comenzar a funcionar (comienzo de la acción) Cuándo alcanza el pico Cuánto tiempo actúa (duración del efecto)
Acción rápida Unos 15 minutos después de la inyección 1 hora 2 a 4 horas
Acción corta, también llamada regular Dentro de los 30 minutos siguientes a la inyección 2 a 3 horas 3 a 6 horas
Acción intermedia 2 a 4 horas después de la inyección 4 a 12 horas 12 a 18 horas
Acción prolongada Varias horas después de la inyección No hace pico 24 horas; algunas duran más

La anterior tabla da los promedios. Siga los consejos de su médico sobre cuándo y cómo usar la insulina. Su médico también podría recomendarle una insulina premezclada, que es una mezcla de dos tipos de insulina. Dado que algunos tipos de insulina cuestan más que otros, hable con su médico acerca de sus opciones si le preocupa el costo. Aprenda más sobre la ayuda financiera para el cuidado de la diabetes.

¿Cuáles son las diferentes formas de usar insulina?

La forma de usar la insulina puede depender de su estilo de vida, su plan de seguro médico y sus preferencias. Usted puede decidir que las agujas no son lo suyo e inclinarse por un método diferente. Hable con su médico acerca de sus opciones y lo que es mejor para usted. La mayoría de las personas con diabetes usan una aguja y una jeringa, autoinyectores tipo bolígrafo o una bomba de insulina. Los inhaladores, los puertos de inyección y los inyectores de insulina tipo jet son menos comunes.

Aguja y jeringa

Usted puede aplicarse las inyecciones de insulina con una aguja y una jeringa. Usted usa la jeringa para extraer su dosis de insulina del vial o frasco. La insulina trabaja más rápido cuando se inyecta en el abdomen, pero se deben rotar los puntos de aplicación. Otros puntos incluyen los muslos, los glúteos o la parte superior del brazo. Algunas personas con diabetes que usan insulina necesitan de dos a cuatro inyecciones al día para lograr sus niveles deseados de glucosa en la sangre mientras que otras pueden necesitar solo una inyección.

Un frasco de insulina y una jeringa.
Las inyecciones de insulina implican extraer con una jeringa la medicina de un vial y luego inyectarlo debajo de la piel.

Autoinyector de insulina tipo bolígrafo

Este dispositivo para inyectar insulina se parece a un bolígrafo, pero tiene una aguja en la punta. Algunos de estos autoinyectores de insulina ya vienen llenos y son desechables. Otras tienen espacio para un cartucho de insulina que se inserta y se reemplaza después del uso. Estos autoinyectores de insulina cuestan más que las agujas y jeringas, pero a muchas personas les parecen más fáciles de usar.

Un autoinyector de insulina tipo bolígrafo.
Los autoinyectores de insulina tipo bolígrafo son una forma cómoda de administrarse la insulina.

Bomba

Una bomba de insulina es una máquina pequeña que administra dosis pequeñas y constantes de insulina durante todo el día. La bomba se usa fuera del cuerpo en un cinturón o en un bolsillo o bolsa. Está conectada a un pequeño tubo de plástico y a una aguja muy pequeña que se inserta debajo de la piel y permanece varios días en su lugar. La bomba administra la insulina al cuerpo a través del tubo las 24 horas del día. El usuario también puede aplicarse dosis adicionales de insulina con la bomba a la hora de las comidas. Hay otro tipo de bomba que no tiene tubos y se conecta directamente a la piel, como un parche autoadhesivo.

Una mujer que sostiene una bomba de insulina con el tubo conectado a un parche en su abdomen donde se inserta la aguja.
Las bombas de insulina suministran insulina las 24 horas del día.

Inhalador

Otra forma de administrar la insulina es inhalándola en polvo por la boca usando un dispositivo inhalador. La insulina llega a los pulmones y pasa rápidamente a la sangre. La insulina inhalada es solo para adultos con diabetes tipo 1 o tipo 2.

Puerto de inyección

Un puerto de inyección tiene un tubo corto que se inserta en el tejido debajo de la piel. Sobre la superficie de la piel, un parche adhesivo o vendaje mantiene el puerto en su lugar. La insulina se inyecta a través del puerto con una aguja y jeringa o con un autoinyector de insulina tipo bolígrafo. El puerto permanece en su lugar durante algunos días y luego se reemplaza por otro. Con un puerto de inyección ya no es necesario pinchar la piel para cada inyección, sino solo cuando se aplica un nuevo puerto.

Inyector de insulina tipo jet

Este dispositivo envía un rocío fino de insulina dentro de la piel a alta presión en lugar de utilizar una aguja para administrarla.

¿Qué medicinas orales hay para tratar la diabetes tipo 2?

Es posible que, además de una alimentación saludable y actividad física, tenga que tomar medicinas para manejar su diabetes tipo 2. Hay varias medicinas para la diabetes que se toman por vía oral y se conocen como medicinas por vía oral o medicinas orales.

La mayoría de las personas con diabetes tipo 2 comienza su tratamiento con metformina en tabletas, aunque también viene en presentación líquida. La metformina reduce la cantidad de glucosa que se produce en el hígado y le ayuda al cuerpo a utilizar mejor la insulina. Esta medicina puede ayudarle a perder un poco de peso.

Otras medicinas orales actúan de diferentes formas para bajar los niveles de glucosa en la sangre. Es posible que deba añadir otra medicina para la diabetes después de un tiempo o utilizar una combinación de tratamientos. La combinación de dos o tres tipos de medicinas para la diabetes puede disminuir los niveles de glucosa en la sangre más que si usa uno solo.

Aprenda sobre los diferentes tipos de medicinas para la diabetes autorizados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

¿Qué otras medicinas inyectables hay para tratar la diabetes tipo 2?

Además de la insulina, hay otras tipos de medicinas inyectables disponibles que ayudan a evitar que su nivel de glucosa en la sangre suba demasiado después de comer. Tal vez le quiten un poco el apetito y le ayuden a perder algo de peso. Estas medicinas inyectables adicionales no son sustitutos de la insulina. Aprenda más sobre las medicinas inyectables diferentes a la insulina.

¿Qué debo saber acerca de los efectos secundarios de las medicinas para la diabetes?

Los efectos secundarios son problemas que resultan del uso de una medicina. Si usted no equilibra sus medicinas con su alimentación y su nivel de actividad física, algunas medicinas para la diabetes pueden causar hipoglucemia, es decir, bajo nivel de glucosa en la sangre.

Pregúntele a su médico si la medicina que usted usa para la diabetes puede causarle hipoglucemia u otros efectos secundarios, como malestar estomacal o aumento de peso. Tome sus medicinas para la diabetes como se lo indica su médico para ayudar a evitar los efectos secundarios y los problemas de la diabetes.

¿Tengo otras opciones para el tratamiento de la diabetes?

Cuando las medicinas y los cambios del estilo de vida no son suficientes para controlar la diabetes, otra opción podría ser un tratamiento menos común. Entre los tratamientos adicionales están la cirugía bariátrica para algunas personas con diabetes tipo 1 o tipo 2 y un “páncreas artificial” y el trasplante de los islotes de páncreas para algunas personas con diabetes tipo 1.

Cirugía bariátrica

La cirugía bariátrica, también conocida como cirugía para adelgazar o cirugía metabólica, puede ayudar a algunas personas que tienen obesidad y diabetes tipo 2 a perder gran cantidad de peso y recuperar los niveles normales de glucosa en la sangre. Algunas personas con diabetes pueden suprimir sus medicinas para la diabetes después de la cirugía bariátrica. La mejoría de los niveles de glucosa en la sangre y su duración varían dependiendo del paciente, el tipo de cirugía para adelgazar y la cantidad de peso que pierde. Otros factores incluyen el tiempo que la persona ha estado diabética y si utiliza insulina o no.4

Algunas investigaciones recientes sugieren que la cirugía para adelgazar también puede ayudar a mejorar el control de los niveles de glucosa en la sangre en personas con diabetes tipo 1 que además están obesas.5

Los investigadores están estudiando los resultados a largo plazo de la cirugía bariátrica en personas con diabetes tipo 1 y tipo 2.

Páncreas artificial

El NIDDK ha desempeñado un papel importante en el desarrollo de la tecnología del “páncreas artificial”. Un páncreas artificial reemplaza las pruebas manuales delos niveles de glucosa en la sangre y el uso de insulina en inyecciones o en bomba de infusión. Un solo sistema controla los niveles de glucosa en la sangre las 24 horas del día y suministra automáticamente la insulina o una combinación de insulina y una segunda hormona, el glucagón. El sistema también se puede controlar de forma remota, por ejemplo, por los padres o el personal médico.

En 2016, la FDA aprobó un tipo de páncreas artificial llamado sistema híbrido de circuito cerrado. Este sistema cerrado calcula el nivel de glucosa cada 5 minutos durante el día y la noche, y administra automáticamente la cantidad correcta de insulina.

Sigue siendo necesario ajustar manualmente la cantidad de insulina que la bomba suministra a la hora de las comidas, pero el páncreas artificial libera a la persona de algunas de las tareas diarias necesarias para mantener estable el nivel de glucosa en la sangre, o le ayuda a pasar la noche sin tener que despertarse a medirse la glucosa en la sangre o a tomarse una medicina.

Se prevé que el sistema híbrido de circuito cerrado estará disponible en los Estados Unidos en el 2017. Pregúntele a su médico si este sistema podría ser adecuado para usted.

El NIDDK ha financiado varios estudios importantes sobre los diferentes tipos de páncreas artificiales para ayudar a las personas con diabetes tipo 1 a manejar mejor su enfermedad. Estos dispositivos también podrían ayudar a las personas con diabetes tipo 2 y diabetes gestacional.

Trasplante de los islotes de páncreas

El trasplante de los islotes de páncreas es un tratamiento experimental para la diabetes tipo 1 mal controlada. Los islotes son pequeños grupos de células del páncreas que producen la hormona insulina. En la diabetes tipo 1 el sistema inmunitario ataca estas células. Al hacer un trasplante de islotes pancreáticos se reemplazan los islotes destruidos por otros nuevos que producen y liberan insulina. Para este procedimiento se toman islotes del páncreas de un donante de órganos y se transfieren a una persona con diabetes tipo 1. Dado que los investigadores todavía están estudiando el trasplante de los islotes pancreáticos, el procedimiento solo está disponible para personas que participan en estudios de investigación. Obtenga aquí más información acerca de los estudios sobre el trasplante de islotes.

Referencias

Nutrición, alimentación y actividad física si se tiene diabetes

La nutrición y la actividad física son partes importantes de un estilo de vida saludable para las personas con diabetes. Además de otros beneficios, seguir un plan de alimentación saludable y mantenerse físicamente activo puede ayudarle a mantener su nivel de glucosa en la sangre dentro de los límites deseados. Para manejar su nivel de glucosa en la sangre tiene que equilibrar lo que come y bebe con la actividad física y las medicinas para la diabetes, si los usa. Qué, cuánto y cuándo comer es importante para mantener su nivel de glucemia dentro de los límites recomendados por su equipo de atención médica.

Aumentar su actividad física y hacer cambios en lo que usted come y bebe puede parecerle difícil al principio. Tal vez le resulte más fácil si comienza con pequeños cambios y obtiene la ayuda de su familia, sus amigos y su equipo de atención médica.

Alimentarse bien y hacer actividad física casi todos los días de la semana puede ayudarle a:

  • mantener sus niveles de glucosa en la sangre, presión arterial y colesterol dentro de los valores deseados
  • bajar de peso o mantener un peso saludable
  • prevenir o retrasar los problemas de la diabetes
  • sentirse bien y tener más energía

¿Qué puedo comer si tengo diabetes?

Quizás piense que tener diabetes significa que no va a poder consumir los alimentos que le gustan. La buena noticia es que usted puede comer sus alimentos preferidos, pero es posible que tenga que hacerlo en porciones más pequeñas o con menos frecuencia. Su equipo de atención médica le ayudará a crear un plan de alimentación para personas con diabetes que satisfaga sus necesidades y sus gustos.

La clave en la diabetes es consumir una variedad de alimentos saludables de todos los grupos, en las cantidades establecidas en su plan de alimentación.

Los grupos de alimentos son:

  • verduras
    • no feculentas (sin almidón): incluyen brócoli, zanahorias, vegetales de hojas verdes, pimientos y tomates
    • feculentas (ricas en almidón): incluye papas, maíz y arvejas (chícharos)
  • frutas – incluye naranjas, melones, fresas, manzanas, bananos y uvas
  • granos – por lo menos la mitad de los granos del día deben ser integrales
    • incluye trigo, arroz, avena, maíz, cebada y quinua
    • ejemplos: pan, pasta, cereales y tortillas
  • proteínas
    • carne magra (con poca grasa)
    • pollo o pavo sin el pellejo
    • pescado
    • huevos
    • nueces y maní
    • fríjoles secos y otras leguminosas como garbanzos y guisantes partidos
    • sustitutos de la carne, como el tofu
  • lácteos descremados o bajos en grasa

Aprenda más sobre los grupos de alimentos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) ChooseMyPlate.gov (con información en español).

Consuma alimentos que tengan grasas saludables para el corazón, provenientes principalmente de estas fuentes:

  • aceites que se mantienen líquidos a temperatura ambiente, como el de canola y el de oliva
  • nueces y semillas
  • pescados saludables para el corazón, como salmón, atún y caballa
  • aguacate

Para cocinar use aceite en lugar de mantequilla, crema de leche, manteca de cerdo o margarina sólida.

De aguate (o palta), salmón, nueces, semillas y aceite de oliva.
Elija grasas saludables, como nueces, semillas y aceite de oliva.

¿Qué alimentos y bebidas debo limitar si tengo diabetes?

Los alimentos y bebidas que hay que limitar incluyen:

  • alimentos fritos y otros ricos en grasas saturadas y grasas trans
  • alimentos con alto contenido de sal, también llamado sodio
  • dulces, como productos horneados, dulces y helados
  • bebidas con azúcares agregados, como jugos, gaseosas y bebidas regulares para deporte o energéticas

Tome agua en vez de bebidas azucaradas. Considere la posibilidad de usar un sustituto del azúcar en su café o té.

Si toma alcohol, hágalo con moderación. Esto quiere decir, no más de un trago al día si es mujer o dos tragos al día si es hombre. Si usa insulina o medicinas para la diabetes que aumentan la cantidad de insulina que el cuerpo produce, el alcohol puede hacer que su nivel de glucosa en la sangre baje demasiado. Esto es especialmente cierto si usted no ha comido hace algún tiempo. Es mejor comer algo cuando toma alcohol.

¿Cuándo debo comer si tengo diabetes?

Algunas personas con diabetes tienen que comer casi a la misma hora todos los días. Otras pueden ser más flexibles con el horario de sus comidas. Dependiendo de sus medicinas para la diabetes o el tipo de insulina que use, es posible que tenga que consumir la misma cantidad de carbohidratos todos los días a la misma hora. Si usted usa insulina “a la hora de comer”, sus horarios de comidas pueden ser más flexibles.

Si usa insulina o ciertas medicinas para la diabetes y omite o retrasa una comida, su nivel de glucosa en la sangre puede bajar demasiado. Pregúntele a su equipo de atención médica cuándo debe comer y si debe hacerlo antes y después de hacer una actividad física.

¿Cuánto puedo comer si tengo diabetes?

Consumir la cantidad adecuada de alimentos también le ayudará a manejar su glucemia y su peso. Su equipo de atención médica puede ayudarle a definir cuánta comida y cuántas calorías debe consumir cada día. Puede ver cuántas calorías hay en lo que usted come y bebe en Food-A-Pedia (en inglés) del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos.

Planificación de la pérdida de peso

Si usted tiene sobrepeso u obesidad, trabaje con su equipo de atención médica para establecer un plan para perder peso.

Estas herramientas pueden ser útiles:

  • El Planificador para Adelgazar (en inglés) puede ayudarle a adaptar sus planes para alcanzar y mantener su peso deseado.
  • El SuperRegistro (en inglés) le permite hacerle seguimiento a su alimentación, su actividad física y su peso.

Para adelgazar es necesario usted tiene que consumir menos calorías y reemplazar los alimentos menos saludables por alimentos bajos en calorías, grasas y azúcar.

Si usted tiene diabetes, sobrepeso u obesidad y está pensando en tener un bebé, debe tratar de perder el exceso de peso antes de quedar embarazada. Aprenda más sobre el embarazo y la diabetes.

Métodos para planificar las comidas

Dos métodos que se usan con frecuencia para ayudar a planificar cuánto comer si se tiene diabetes son el método del plato y el conteo de carbohidratos (también llamados hidratos de carbono). Consulte con su equipo de atención médica sobre el método que más le convenga.

Método del plato

El método del plato le ayuda a controlar el tamaño de sus porciones. No tiene que contar calorías. El método le muestra la cantidad de cada grupo de alimentos que debe comer y funciona mejor para el almuerzo y la cena.

Utilice un plato de 9 pulgadas (15 cm) de diámetro. Llene la mitad del plato con las verduras sin almidón, en un cuarto del plato coloque una carne u otra proteína y en el último cuarto del plato ponga los granos u otro tipo de fuente de almidón. Las fuentes de almidón incluyen verduras feculentas como el maíz y los guisantes. También puede comer una taza pequeña de fruta o un pedazo de fruta y tomar un vaso pequeño de leche si está incluido en su plan de alimentación.

Plato en la que mitad del plato contiene pepino y espinacas, un cuarto del plato contiene arroz integral, y el último cuarto contiene pollo al horno.
El método del plato muestra la cantidad de cada grupo de alimentos que debe comer.

Puede encontrar muchas combinaciones distintas de alimentos y más detalles sobre el método del plato en el recurso Crear tu plato de la Asociación Americana de la Diabetes.

Su plan de alimentación diaria también puede incluir pequeños refrigerios entre las comidas.

Tamaños de las porciones

Puede utilizar objetos cotidianos o su mano para calcular el tamaño de una porción.

  • 1 porción de carne o pollo equivale a la palma de su mano o a una baraja de cartas
  • 1 porción de 3 onzas (100 g) de pescado equivale al tamaño de una chequera
  • 1 porción de queso equivale a seis dados
  • ½ taza de pasta o de arroz cocinado equivale a un puñado o al tamaño de una pelota de tenis
  • 1 porción de panqueque o waffle equivale al tamaño de un DVD
  • 2 cucharadas de mantequilla de maní equivalen al tamaño de una pelota de ping-pong.

Conteo de carbohidratos

El conteo de carbohidratos implica llevar un registro de la cantidad de carbohidratos que usted consume cada día. Dado que los carbohidratos se transforman en glucosa en el cuerpo, estos afectan su nivel de glucosa en la sangre más que otros alimentos. El conteo de carbohidratos puede ayudarle a controlar su glucosa en la sangre. Si usted usa insulina, contar los carbohidratos puede ayudarle a determinar la dosis adecuada.

La cantidad correcta de carbohidratos varía de acuerdo a cómo maneja la diabetes, e incluye cuánta actividad física hace y que medicinas toma, si es del caso. Su equipo de atención médica puede ayudarle a crear un plan de alimentación personal basado en el conteo de carbohidratos.

La cantidad de carbohidratos en los alimentos se mide en gramos. Para contar los gramos de carbohidratos en los alimentos, necesitará:

  • saber cuáles alimentos contienen carbohidratos
  • leer la etiqueta de contenido nutricional, o aprender a calcular la cantidad de gramos de carbohidratos en los alimentos que consume
  • sumar los gramos de carbohidratos en cada alimento para obtener el total de carbohidratos para cada comida y para el día

La mayoría de los carbohidratos proviene de los almidones, las frutas, la leche y los dulces. Trate de limitar los carbohidratos que tienen azúcares agregados o granos refinados, como el pan blanco y el arroz blanco. En lugar de ellos consuma los carbohidratos de las frutas, verduras, granos enteros, leguminosas y leche descremada o baja en grasa.

Una bolsa de comestibles que contiene frutas, verduras, leche y pan.
Elija carbohidratos saludables, como frutas, verduras, granos enteros, leguminosas y leche baja en grasa, como parte de su plan de alimentación.

Además de utilizar el método del plato y el conteo de carbohidratos, puede consultar con un nutricionista o dietista registrado quien le indicará las opciones de terapia de nutrición médica.

¿Qué es la terapia de nutrición médica?

La terapia de nutrición médica es un servicio que prestan los nutricionistas o dietistas registrados para crear planes de alimentación personalizados con base en sus necesidades y gustos. Se ha demostrado que la terapia de nutrición médica mejora el manejo de la diabetes. Medicare paga la terapia de nutrición médica para las personas con diabetes. Si usted tiene un seguro diferente al de Medicare, pregunte si le cubre la terapia de nutrición médica para la diabetes.

¿Me ayudan con la diabetes los suplementos y las vitaminas?

No hay pruebas claras de que el consumo de suplementos dietéticos como vitaminas, minerales, hierbas o especias pueda ayudar al manejo de la diabetes.6 Es posible que necesite suplementos si no puede obtener la cantidad suficiente de vitaminas y minerales de los alimentos. Hable con su médico antes de tomar cualquier suplemento, ya que algunos pueden causar efectos secundarios o alterar el efecto de las medicinas.7

¿Por qué debo hacer actividad física si tengo diabetes?

La actividad física es importante para el control de los niveles de glucosa en la sangre y para mantenerse saludable. La actividad física tiene muchos beneficios para la salud.

La actividad física:

  • reduce los niveles de glucosa en la sangre
  • baja la presión arterial
  • mejora la circulación de la sangre
  • quema calorías adicionales para que pueda mantener su peso controlado si es necesario
  • mejora su estado de ánimo
  • puede prevenir caídas y mejorar la memoria en los adultos mayores
  • puede ayudarle a dormir mejor

Si usted tiene sobrepeso, combinar la actividad física con un plan de alimentación con reducción de calorías puede tener aún más ventajas. En el estudio Look AHEAD: Action for Health in Diabetes6 (en inglés), los adultos obesos con diabetes tipo 2 que comieron menos y se movieron más obtuvieron mayores beneficios para la salud a largo plazo que los que no hicieron estos cambios. Estas ventajas incluyen mejores niveles de colesterol, menos apnea del sueño, y mayor libertad de movimiento.

Incluso pequeñas cantidades de actividad física puede ayudar. Los expertos sugieren que se ponga una meta de por lo menos 30 minutos de actividad física moderada o vigorosa 5 días de la semana.8 La actividad moderada es un poco difícil y la actividad vigorosa es intensa y difícil. Si usted quiere perder peso o no recuperar el peso perdido es posible que tenga que hacer 60 minutos o más de actividad física 5 días a la semana.8

Tenga paciencia. Pueden pasar algunas semanas de hacer actividad física antes de que note los cambios en su salud.

¿Cómo puedo mantenerme físicamente activo sin problemas si tengo diabetes?

Asegúrese de tomar agua antes, durante y después de hacer ejercicio para mantenerse hidratado. A continuación, le damos otras sugerencias de actividades físicas seguras para personas con diabetes.

De un hombre en ropa de ejercicio al aire libre que bebe de una botella de agua.
Tome agua cuando haga ejercicio para mantenerse hidratado.

Planee su actividad física

Hable con su equipo de atención médica antes de comenzar una nueva rutina de ejercicio, sobre todo si usted tiene otros problemas de salud. Su equipo de atención médica le dirá el intervalo los valores deseables para su nivel de glucosa en la sangre y le sugerirá cómo ejercitarse de manera segura.

Su equipo de atención médica también puede ayudarle a decidir el mejor momento del día para hacer ejercicio con base en su horario, su plan de alimentación y sus medicinas para la diabetes. Si usa insulina tendrá que equilibrar la actividad que realice con sus dosis de insulina y con las comidas, para evitar que se le baje demasiado el nivel de glucosa en la sangre.

Prevenga la hipoglucemia

Dado que la actividad física reduce el nivel de glucosa en la sangre, usted debe protegerse contra la hipoglucemia. La hipoglucemia es más probable en las personas que usan insulina u otras medicinas para la diabetes, como las sulfonilureas. La hipoglucemia también puede presentarse después de un entrenamiento largo e intenso o si se omite una comida antes de hacer ejercicio. La hipoglucemia puede presentarse mientras se hace la actividad física o hasta 24 horas después.

La planeación es clave para prevenir la hipoglucemia. Por ejemplo, si usted usa insulina, su médico le puede sugerir que baje la dosis o coma un pequeño refrigerio con carbohidratos antes, durante o después de la actividad física, especialmente si es intensa.9

Puede ser necesario medir el nivel de glucosa en la sangre antes, durante e inmediatamente después de la actividad física.

Cuídese los pies

Las personas con diabetes pueden tener problemas en los pies debido a la mala circulación de la sangre y a las lesiones de los nervios, que pueden ser el resultado de los altos niveles de glucosa en la sangre. Para ayudar a prevenir estos problemas, debe usar zapatos cómodos y con soporte y mantener sanos los pies y la piel antes, durante y después de la actividad física.

¿Qué actividades físicas debo hacer si tengo diabetes?

Casi todos los tipos de actividad física pueden ayudarle en el manejo de su diabetes. Algunos pueden resultar peligrosos para ciertas personas, como para las que tienen visión deficiente o lesiones en los nervios de los pies. Pregúntele a su equipo de atención médica cuáles actividades físicas no suponen peligro para usted. Muchas personas prefieren caminar con sus amigos o parientes como forma de hacer ejercicio.

Hacer diferentes tipos de actividad física cada semana le brindará los mayores beneficios para la salud. Mezclarlas también ayuda a combatir el aburrimiento y disminuir su probabilidad de lesionarse. Pruebe algunas de las opciones de actividad física que le damos a continuación.

Agregue actividad adicional a su rutina diaria

Si usted ha tenido un periodo de inactividad o está iniciando una actividad nueva, comience lentamente, haciendo solo 5 a 10 minutos al día. Poco a poco vaya aumentando el tiempo cada semana. Puede aumentar su actividad diaria pasando menos tiempo delante del televisor u otra pantalla. Pruebe estas formas sencillas de añadir actividad física a su vida cada día:

  • camine por la casa mientras habla por teléfono o durante las propagandas en la televisión
  • haga tareas domésticas como trabajar en el jardín, rastrillar las hojas, limpiar la casa o lavar el automóvil
  • deje su automóvil lo más lejos posible en el estacionamiento del centro comercial y camine hasta la tienda
  • use las escaleras en lugar del ascensor
  • haga que sus salidas familiares incluyan actividad física, como un paseo familiar en bicicleta o una caminata por el parque.

Si permanece sentado mucho tiempo trabajando en su escritorio o viendo televisión, haga alguna actividad ligera durante 3 o más minutos cada media hora.10 Las actividades ligeras incluyen:

  • levantar o extender las piernas
  • estirar los brazos por encima de la cabeza
  • girar en la silla del escritorio
  • hacer giros del torso
  • hacer inclinaciones laterales
  • caminar en el lugar (sin moverse del mismo sitio)

Haga ejercicio aeróbico

El ejercicio aeróbico es una actividad que hace que el corazón lata más rápido y que le sea más difícil respirar. La meta es hacer ejercicio aeróbico durante 30 minutos al día, la mayoría de los días de la semana. No tiene que hacer toda la actividad al mismo tiempo. Puede dividir estos minutos en unos cuantos periodos a lo largo del día.

Para sacar el máximo provecho de su actividad, el ejercicio debe ser de moderado a vigoroso. Intente:

  • caminar a paso firme o hacer senderismo
  • subir escaleras
  • nadar o tomar clase de aeróbicos en el agua
  • bailar
  • montar en bicicleta (puede ser estacionaria)
  • tomar clases de aeróbicos
  • jugar baloncesto, tenis u otros deportes

Hable con su equipo de atención médica sobre cómo hacer ejercicios de calentamiento antes y enfriamiento después de hacer alguna actividad física.

Haga entrenamiento de fuerza para aumentar la masa muscular

Una mujer que sonríe y levanta unas pesas de mano.
Usted puede hacer entrenamiento de fuerza con pesas de mano, bandas elásticas o máquinas de pesas.

El entrenamiento de fuerza es una actividad física leve o moderada que fortalece los músculos y ayuda a mantener los huesos sanos. El entrenamiento de fuerza es importante tanto para los hombres como para las mujeres. Cuando usted tiene más músculo y menos grasa corporal, quema más calorías y esto puede ayudarle a perder peso y no volver a subirlo.

Puede hacer entrenamiento de fuerza con pesas de mano, bandas elásticas o máquinas de pesas. Intente hacerlo dos a tres veces a la semana. Comience con poco peso y vaya aumentando poco a poco el tamaño de las pesas a medida que sus músculos se vuelven más fuertes.

Haga ejercicios de estiramiento

Los ejercicios de estiramiento son una actividad física leve o moderada. Los estiramientos aumentan la flexibilidad, disminuyen el estrés y ayudan a prevenir el dolor muscular.

Puede elegir entre muchos tipos de ejercicios de estiramiento. El yoga es un tipo de estiramiento que se centra en la respiración y ayuda con la relajación. Incluso si usted tiene problemas para moverse o de equilibrio, ciertos tipos de yoga pueden ser útiles. Por ejemplo, el yoga de silla tiene estiramientos que se pueden hacer sentado en una silla o apoyándose de una silla mientras está de pie. Su equipo de atención médica puede decirle si el yoga es adecuado para usted.

Referencias

Cómo prevenir los problemas de la diabetes

¿En qué consisten los problemas de la diabetes?

Los problemas de la diabetes surgen cuando hay demasiada glucosa en la sangre por mucho tiempo. Los niveles altos de glucosa en la sangre, también llamado azúcar en la sangre, pueden dañar muchos órganos del cuerpo como el corazón, los vasos sanguíneos, los ojos y los riñones. La enfermedad del corazón y de los vasos sanguíneos puede causar ataques al corazón o derrames cerebrales. Usted puede hacer mucho para prevenir o retrasar los problemas de la diabetes.

¿Tendré problemas causados por la diabetes?

Tal vez. Es posible que usted tenga uno o más problemas causados por la diabetes, pero también es posible que no tenga problema alguno. Si una persona padece diabetes en la juventud, es posible que pasen muchos años antes de que se presenten los problemas de la diabetes. Cuando se diagnostica diabetes en la edad adulta, es posible que la persona ya tenga los problemas de la diabetes.

Ilustración de una mujer vestida de ropa casual y paseando a su perro con una correa.
Manténgase activo para prevenir los problemas de la diabetes.

¿Cuáles son mis niveles recomendados de glucosa en la sangre?

Mantener su nivel de glucosa en la sangre dentro de los límites deseados puede prevenir o retrasar los problemas de la diabetes. El cuadro a continuación muestra los niveles recomendados de glucosa en la sangre para la mayoría de las personas con diabetes.

Niveles recomendados de glucosa en la sangre para muchas personas con diabetes
Antes de las comidas de 80 a 130
De 1 a 2 horas después de haber empezado una comida menor de 180

Hable con su profesional médico para que le indique cuáles son los niveles de glucosa en la sangre que usted debe tener y anótelos aquí.

Mis niveles recomendados de glucosa en la sangre
Antes de las comidas de ____ a ____
De 1 a 2 horas después de haber empezado una comida menor de ____

Hable con su profesional médico sobre cuándo necesita medirse los niveles usando un medidor de glucosa en la sangre. Se hará las pruebas usted mismo. Su profesional médico le puede mostrar cómo usar el medidor.

Cuando se mida los niveles de glucosa en la sangre, anótelos en la hoja de registro que se incluye en las páginas 20 y 21 de este librito. Puede hacer copias de esta hoja o pedir a su profesional médico que le dé un cuaderno para anotar sus niveles de glucosa en la sangre. Las anotaciones que haga en la hoja de registro les ayudarán tanto a usted como a su profesional médico a elaborar un plan para controlar la glucosa en la sangre. Lleve su cuaderno a todas las consultas con su médico para que pueda hablar sobre cómo lograr sus niveles deseados de glucosa en la sangre.

¿Cómo puedo determinar mi nivel promedio de glucosa en la sangre?

Pida a su profesional médico que le haga una prueba A1C. Esta prueba de sangre revela el nivel promedio de glucosa en su sangre durante los últimos 2 a 3 meses. Hágase esta prueba por lo menos dos veces al año. Si el resultado de la prueba A1C no está dentro de los límites recomendados, es posible que su profesional médico se la haga con más frecuencia para determinar si el resultado mejora con los cambios en su tratamiento. El resultado de la prueba A1C junto con los resultados del medidor de glucosa en la sangre pueden mostrar si está controlando bien su nivel de glucosa en la sangre.

El resultado de la A1C recomendado para la mayoría de las personas con diabetes es menor de 7 por ciento. Hable con su profesional médico para saber si este resultado es correcto en su caso. Luego, anote su resultado recomendado para la prueba A1C en el cuadro a continuación.

Mi resultado deseado para la prueba de A1C es____________ por ciento.

Si usted logra su resultado recomendado para la prueba A1C, su nivel de glucosa en la sangre está dentro de los límites deseados y su plan de tratamiento de la diabetes está dando resultado. Cuanto más bajo sea el resultado de la prueba, menor será la probabilidad de que tenga problemas de salud.

Si el resultado de la prueba es demasiado alto, es posible que necesite hacer cambios en su plan de tratamiento. El equipo de profesionales médicos puede ayudarle a determinar qué debe cambiar. Es posible que tenga que cambiar su plan de comidas, los medicamentos que toma para la diabetes o su programa de actividad física.

¿Qué significa el resultado de la prueba A1C?
Mi resultado de A1C Mi nivel promedio de glucosa en la sangre
6% 135
7% 170
8% 205
9% 240
10% 275
11% 310
12% 345

¿Cuál debe ser mi presión arterial?

Tener una presión arterial normal le ayudará a prevenir el daño a los ojos, los riñones, el corazón y los vasos sanguíneos. La presión arterial se expresa con dos números separados por una diagonal. Por ejemplo, 120/70 se dice "120 sobre 70". El primer número debe estar por debajo de 140 y el segundo número debe estar por debajo de 90, a menos que su médico establezca un objetivo diferente para usted. Mantenga su presión arterial lo más cerca posible a esos números. Si ya padece de una enfermedad renal, pregunte a su médico cuál debe ser su presión arterial.

Ilustración de un medico tomando la presión arterial de un paciente.
Haga que su presión arterial en cada visita.

Un plan de comidas, los medicamentos y la actividad física le pueden ayudar a lograr su presión arterial recomendada.

¿Cuál debe ser mi nivel de colesterol?

Los niveles normales de colesterol y de grasa en la sangre le ayudarán a prevenir la enfermedad del corazón y los derrames cerebrales, que son los problemas más graves en la gente que padece diabetes. Mantener controlado su nivel de colesterol también le puede ayudar a tener un mejor flujo sanguíneo. Pida que un profesional médico le haga una prueba para revisar su nivel de grasa en la sangre por lo menos una vez al año. Un plan de comidas, la actividad física y los medicamentos le pueden ayudar a llegar a sus niveles deseados de grasa en la sangre.

¿Qué relación hay entre fumar y los problemas de la diabetes?

El fumar y la diabetes son una combinación peligrosa. Fumar aumenta su riesgo de padecer problemas relacionados con la diabetes. Si deja de fumar, usted reducirá el riesgo de sufrir un ataque al corazón, derrame cerebral, enfermedad renal y enfermedad de los nervios. Sus niveles de colesterol y la presión arterial pueden mejorar. También mejorará el flujo sanguíneo.

Ilustración de un cigarrillo encendido, adentro de la señal que dice “prohibido fumar”, para enfatizar que el fumar no se permite.

Si usted fuma, hable con su profesional médico para que le ayude a dejar de fumar.

¿Qué más puedo hacer para prevenir los problemas de la diabetes?

Usted puede tomar muchas medidas para prevenir la diabetes. Por ejemplo, para prevenir problemas de los pies debe revisarlos todos los días. Pregunte a su equipo de profesionales médicos si debe tomar una dosis baja de aspirina diariamente para reducir el riesgo de padecer una enfermedad del corazón. Para evitar problemas de los ojos, debe consultar al oculista una vez al año para que le haga un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas.

Ilustración de una mujer vestida en una salida de baño y sentada en una silla revisándose la planta del pie izquierdo.
Revise sus pies todos los días para mantenerlos sanos.

Asegúrese de que su médico le analice el nivel de proteína en la orina todos los años. Por lo menos una vez al año, su médico debe revisarle el nivel de creatinina en la sangre y, además, hacerle un examen completo de los pies. Consulte la página 12 para saber lo que puede hacer diariamente para mantenerse sano a pesar de tener diabetes. Consulte las páginas 13 a 17 para ver una lista de otras cosas que su profesional médico debe revisar para asegurar un buen control de la diabetes.

¿Qué hay que hacer para controlar la diabetes?

El control de la diabetes es un esfuerzo en equipo. Usted estará trabajando junto con un grupo de profesionales médicos, incluyendo el médico, la enfermera especialista en educación sobre la diabetes, el dietista especialista en educación sobre la diabetes y el farmaceuta, entre otros. Usted es el miembro más importante del equipo.

Tome el control de su diabetes aprendiendo lo que debe hacer para asegurar un buen control de la enfermedad.

  • Lo que debe hacer diariamente para controlar la diabetes (consulte la página 12).
  • Lo que debe hacer su profesional médico cada vez que lo examine (consulte las páginas 13 y 14).
  • Lo que usted o su profesional médico debe hacer por lo menos una o dos veces al año (consulte las páginas 15 a 17).

Lleve un registro diario de los resultados de las pruebas de glucosa en la sangre. Haga copias de la hoja de registro diario para la diabetes que se encuentra en las páginas 20 y 21 de este librito. Esta información le ayudará a saber si está logrando sus niveles deseados de glucosa en la sangre.

Si la mayor parte del tiempo mantiene un buen control de los niveles de glucosa en la sangre, colesterol y presión arterial, puede prevenir o retrasar los problemas causados por la diabetes.

Lo que debe hacer diariamente para controlar la diabetes

Ilustración de un tazón de fruta con plátanos, uvas y una manzana.

Siga el plan de comidas saludables que elaboraron usted y su médico o dietista.

Ilustración de de la silueta de una mujer que está caminando.

Realice actividad física durante 30 minutos casi todos los días. Pregunte a su médico qué actividades son las mejores para usted.

Ilustración de una botella de insulina y un envase de pastillas de costado con algunas de las pastillas saliéndose a la mesa.

Tome sus medicamentos según las indicaciones.

Ilustración de una mano agarrando un medidor de glucosa que dice.

Mídase los niveles de glucosa en la sangre todos los días. Cada vez que lo haga, anote el resultado en la hoja de registro.

Ilustración de dos manos agarrando un pie descalzo.

Revísese los pies diariamente para ver si hay cortaduras, ampollas, llagas, hinchazón, enrojecimiento o si tiene las uñas doloridas.

Ilustración de un cepillo de dientes y una caja de hilo dental.

Cepíllese los dientes y use hilo dental todos los días.

Ilustración de dos brazos y un monitor para la presión.

Controle su presión arterial y colesterol.

Ilustración de un cigarrillo encendido, adentro de la señal que dice “prohibido fumar”, para enfatizar que el fumar no se permite.

No fume.

Lo que debe hacer su profesional médico cada vez que lo examine
Sus registros de glucosa en la sangre Muestre los resultados a su profesional médico.
Dígale si con frecuencia tiene un nivel bajo de glucosa en la sangre o un nivel alto de glucosa en la sangre.
Su peso Hable con su profesional médico sobre cuánto debe pesar.
Hable sobre cómo lograr su peso deseado de una manera que le dé resultado.
Su presión arterial El objetivo para la mayoría de las personas con diabetes se encuentra por debajo de 140/90.
Pregunte a su profesional médico cómo lograr su presión arterial deseada.
Sus medicamentos Hable con su profesional médico sobre cualquier problema que usted haya tenido con los medicamentos para la diabetes.
Sus pies Pida a su profesional médico que le revise los pies para ver si hay lesiones.
Su programa de actividad física Hable con su profesional médico sobre lo que hace para mantenerse activo.
Su plan de comidas Hable sobre qué, cuánto y cuándo come.
Su estado de ánimo Pregunte a su profesional médico cómo manejar el estrés.
Si se siente triste o no puede lidiar con sus problemas, pregunte cómo puede obtener ayuda.
Fumar Si usted fuma, hable con su profesional médico sobre cómo puede dejar de fumar.

Lo que usted o su profesional médico debe hacer por lo menos una o dos veces al año
Prueba A1C Hágase esta prueba de sangre por lo menos dos veces al año (consulte las páginas 4 y 5). Esta prueba le dirá cuál fue su nivel promedio de glucosa en la sangre durante los últimos 2 a 3 meses.
Pruebas de laboratorio de lípidos (grasa) en la sangre Hágase una prueba de sangre para determinar sus niveles de:
  • colesterol total
  • LDL
  • HDL
  • Triglicéridos
Los resultados de estas pruebas le ayudarán a planear el cómo prevenir ataques al corazón y derrames cerebrales.
Pruebas de función renal Hágase una prueba de orina una vez al año para que le analicen el nível de proteína. Hágase una vez al año una prueba de sangre para medir la creatinina. Los resultados le indicarán qué tan bien están funcionando sus riñones.
Examen de los ojos con dilatación de las pupilas Consulte a un oculista una vez al año para hacerse un examen completo de los ojos.
Examen dental Acuda al dentista dos veces al año para que le haga una limpieza dental y un chequeo.
Examen de los pies Pida que su profesional médico le revise los pies para comprobar que los nervios y la circulación de la sangre estén bien.
Vacuna contra la gripe Debe vacunarse una vez al año contra la gripe (la influenza o flu).
Vacuna contra la neumonía Póngasela. Si tiene más de 64 años de edad y hace más de 5 años que se la pusieron, pida que se la pongan otra vez.

Cómo utilizar la hoja de registro diario para la diabetes

Haga copias de la hoja de registro que se encuentra en las páginas 20 y 21 para anotar los resultados de las pruebas de glucosa en la sangre, los medicamentos y las cosas que afectan los niveles de glucosa en la sangre. Haga una copia de la hoja de registro para cada semana. Este registro le ayudará a determinar si el plan para la diabetes está dando resultado. Revise este registro junto con su profesional médico.

Pruebas de glucosa en la sangre

Consulte con su profesional médico para determinar cuándo debe medirse el nivel de glucosa en la sangre. Posiblemente deba hacerlo antes de las comidas, después de las comidas o a la hora de dormir. Anote aquí cuándo debe hacerse la prueba:

___________________________________________
___________________________________________
___________________________________________
___________________________________________
___________________________________________
___________________________________________
___________________________________________

Ilustración de un cuadro dividido diagonalmente por la mitad.
Si es necesario, puede trazar una raya en los cuadros de "Desayuno", "Almuerzo" y "Cena" para anotar los resultados de las pruebas de glucosa en la sangre antes y después de comer, según este ejemplo:

Consulte la página 2 para obtener información sobre los niveles recomendados de glucosa en la sangre.

Medicamentos

Abajo de donde dice "Medicamentos", escriba el nombre de sus medicamentos para la diabetes y la cantidad que toma de cada uno.

Notas

Anote aquí las cosas que afecten los niveles de glucosa en la sangre. Algunos ejemplos son

  • comer más o menos de lo normal
  • olvidar tomar el medicamento para la diabetes
  • hacer ejercicio (anote qué tipo y por cuánto tiempo)
  • estar enfermo o molesto por algo (sentir estrés)
  • estar de vacaciones o ir a un acontecimiento social o especial
Hoja de registro diario para la diabetes.

Version HTML

*Conserve esta hoja limpia. Haga copias de esta hoja y úselas para llevar el registro.

Los miembros de mi equipo de profesionales médicos

  Nombre y dirección Teléfono

Médico

 

   

Dietista especialista en educación sobre la diabetes

   

Enfermera especialista en educación sobre la diabetes

   

Oculista

 

   

Dentista

 

   

Médico encargado del cuidado de los pies

 

   

Farmaceuta

 

   

Consejero

 

   
Noviembre de 2016
Share

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.