La Diabetes, las Enfermedades del Corazón y los Ataques Cerebrales

Si tiene diabetes, es más probable que tenga problemas o enfermedades del corazón y una mayor probabilidad de un ataque al corazón o un ataque cerebral (derrame cerebral). Las personas con diabetes también son más propensas a tener ciertos problemas médicos, o factores de riesgo, que aumentan la posibilidad de tener una enfermedad del corazón o un ataque cerebral. Estos factores incluyen la presión arterial alta o el colesterol alto. Si tiene diabetes, puede proteger su salud y el corazón controlando su nivel de glucosa en la sangre (también llamada azúcar en la sangre), así como su presión arterial y colesterol. Si fuma, busque ayuda para dejar de fumar.

¿Qué relación hay entre la diabetes, las enfermedades del corazón y los ataques cerebrales?

Con el tiempo, el nivel alto de glucosa en la sangre que resulta de la diabetes puede dañar los vasos sanguíneos y los nervios que controlan el corazón y los vasos sanguíneos. Cuanto más tiempo tenga diabetes, mayor será la probabilidad de que tenga una enfermedad del corazón.1

Las personas con diabetes suelen tener enfermedades del corazón a una edad más temprana que las personas que no tienen diabetes. En los adultos con diabetes, las causas más comunes de muerte son las enfermedades del corazón y los ataques cerebrales. Los adultos con diabetes son casi dos veces más propensos a morir de problemas del corazón o un ataque cerebral que las personas que no tienen diabetes.2

La buena noticia es que las medidas que usted toma para controlar su diabetes también ayudan a reducir su probabilidad de tener una enfermedad del corazón o un ataque cerebral.

¿Qué otras cosas aumentan mi probabilidad de tener enfermedades del corazón o un ataque cerebral si tengo diabetes?

Si usted tiene diabetes, hay otros factores que aumentan su probabilidad de tener una enfermedad del corazón o un ataque cerebral.

Fumar

Fumar aumenta el riesgo de tener enfermedades del corazón. Si usted tiene diabetes, es importante que deje de fumar porque tanto el tabaco como la diabetes disminuyen el tamaño de los vasos sanguíneos. Además, también aumenta su probabilidad de tener otros problemas a largo plazo como la enfermedad pulmonar. Fumar también puede dañar los vasos sanguíneos de las piernas y aumentar el riesgo de infecciones en las piernas, úlceras y amputaciones.

Presión arterial alta

Si usted tiene la presión arterial alta, el corazón debe esforzarse más para bombear la sangre. La presión arterial alta puede afectar el corazón, dañar los vasos sanguíneos y aumentar el riesgo de un ataque al corazón, ataque cerebral, y problemas de los ojos o de los riñones.

Niveles anormales de colesterol

El colesterol es un tipo de grasa en la sangre que se produce por el hígado. Hay dos tipos de colesterol en la sangre: el LDL y el HDL.

El colesterol LDL, a menudo llamado el colesterol "malo", puede acumularse y tapar los vasos sanguíneos. Los niveles altos del colesterol LDL aumentan el riesgo de tener alguna enfermedad del corazón.

Los triglicéridos, otro tipo de grasa en la sangre, también pueden aumentar su riesgo de enfermedades del corazón si sus niveles son más altos de lo recomendado por su equipo de atención médica.

La obesidad y la grasa abdominal o grasa en el vientre

El sobrepeso y la obesidad pueden afectar su capacidad para controlar la diabetes y aumentar el riesgo de tener muchos problemas de salud, como las enfermedades del corazón y la presión arterial alta. Si tiene sobrepeso, un plan de alimentación saludable con menos calorías a menudo puede reducir sus niveles de glucosa y su necesidad de tomar medicina.

Aun cuando no tenga sobrepeso, el exceso de grasa abdominal, es decir de la grasa en el vientre o alrededor de la cintura, puede aumentar su probabilidad de tener enfermedades del corazón.

Un profesional de la salud mide la cintura de un hombre.
Aún si tiene un peso normal, el exceso de grasa abdominal puede aumentar su riesgo de enfermedades del corazón.

Tiene un exceso de grasa abdominal si su cintura mide:

  • más de 40 pulgadas (alrededor de 102 cm.) y es hombre
  • más de 35 pulgadas (alrededor de 89 cm.) y es mujer

Antecedentes familiares de enfermedades del corazón

Los antecedentes familiares de enfermedades del corazón también pueden aumentar la probabilidad de tener enfermedades del corazón. Si uno o más de sus familiares tuvieron un ataque al corazón antes de los 50 años, es posible que tenga una probabilidad aún mayor de enfermedades del corazón.

Usted no puede cambiar sus antecedentes familiares de enfermedades del corazón. Sin embargo, si también tiene diabetes, es aún más importante que tome medidas para protegerse de las enfermedades del corazón y disminuir su probabilidad de un ataque cerebral.

¿Cómo puedo reducir mi probabilidad de tener un ataque al corazón o un ataque cerebral si tengo diabetes?

El cuidado de su diabetes le ayuda a cuidar el corazón. Puede reducir su probabilidad de tener un ataque al corazón o un ataque cerebral siguiendo los siguientes pasos para controlar su diabetes y mantener el corazón y los vasos sanguíneos sanos.

Controle los factores clave de la diabetes

Conocer los factores clave de la diabetes le ayudará a controlar su nivel de glucosa en la sangre, presión arterial y colesterol. Si tiene diabetes, también es importante que deje de fumar para disminuir su posibilidad de tener enfermedades del corazón.

Glucosa en la sangre: La prueba A1C muestra el nivel promedio de glucosa en la sangre durante los últimos 3 meses. Esta prueba es diferente de los controles de glucosa en la sangre que usted se hace todos los días. Cuanto más alto sea su número de A1C, mayores habrán sido sus niveles de glucosa en la sangre durante los últimos 3 meses. Los niveles altos de glucosa en la sangre pueden dañar el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones, los pies y los ojos.

El nivel ideal de A1C para muchas personas con diabetes es menos del 7 por ciento. A algunas personas les va mejor con un porcentaje un poco más alto de la A1C. Pregúntele a su equipo de atención médica cuál es su nivel ideal.

La presión arterial. La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes de los vasos sanguíneos. La presión arterial alta hace que el corazón se esfuerce demasiado. Puede causar un ataque al corazón, ataque cerebral y daño en los riñones y los ojos.

Para la mayoría de las personas con diabetes, el nivel ideal de presión arterial es menos de 140/90 mm Hg. Pregúntele a su equipo de atención médica cuál es su nivel ideal.

El colesterol. Hay dos tipos de colesterol en la sangre: el LDL y el HDL. El LDL o colesterol “malo” puede acumularse y tapar los vasos sanguíneos. Los niveles altos de colesterol malo pueden causar un ataque al corazón o un ataque cerebral. El HDL o colesterol “bueno” ayuda a sacar al colesterol malo de los vasos sanguíneos.

Pregúntele a su médico u otro miembro de su equipo de atención médica cuál es el nivel ideal de colesterol para usted. Si es mayor de 40 años, es posible que deba tomar medicinas, como las estatinas, para bajar el colesterol y proteger el corazón. Algunas personas con un nivel muy alto de colesterol LDL ("malo") pueden necesitar tomar medicinas desde una edad más joven.

Deje de fumar. Dejar de fumar es especialmente importante para las personas con diabetes porque tanto fumar como la diabetes reducen el diámetro de los vasos sanguíneos. El estrechamiento de los vasos sanguíneos hace que el corazón tenga que esforzarse más.

Si usted deja de fumar puede:

  • disminuir su riesgo de un ataque al corazón, ataque cerebral, enfermedades de los nervios, enfermedades de los riñones, enfermedad diabética del ojo y amputación
  • mejorar su glucosa, colesterol y presión arterial
  • mejorar su circulación sanguínea
  • resultarle más fácil mantenerse físicamente activo

Si usted fuma, o usa otros productos de tabaco, deje de hacerlo. Pida ayuda para que no tenga que hacerlo solo. Puede empezar llamando a la línea nacional para dejar de fumar al 1-800-784-8669 (1-800-QUITNOW). En SmokeFree.gov puede encontrar sugerencias sobre cómo dejar de fumar.

Pregúntele a su equipo de atención médica sobre sus niveles ideales de glucosa, presión arterial y colesterol, y lo que puede hacer para lograr estos niveles.

Establezca o mantenga hábitos saludables en el estilo de vida

Establecer o mantener hábitos saludables en el estilo de vida puede ayudarle a controlar su diabetes y prevenir las enfermedades del corazón.

  • Siga su plan de alimentación saludable.
  • Haga que la actividad física sea parte de su rutina.
  • Mantenga o llegue a un peso saludable.
  • Duerma lo suficiente.

Aprenda más sobre estos consejos para controlar la diabetes.

Una pareja sonríe mientras caminan por un parque.
Establezca o mantenga hábitos saludables en el estilo de vida. La actividad física puede ayudarle a controlar su diabetes y a manejar el estrés.

Mire un video en inglés sobre lo que puede hacer para mantener el corazón sano.

Aprenda a controlar el estrés

El control de la diabetes no siempre es fácil. Sentirse estresado, triste o enojado es común cuando se tiene diabetes. Es posible que usted sepa qué debe hacer para mantenerse saludable, pero que tenga problemas para seguir su plan todo el tiempo. El estrés a largo plazo puede subir el nivel de glucosa en la sangre y la presión arterial, pero es posible aprender cómo reducir el estrés. Intente respirar profundo, hacer jardinería, salir a caminar, practicar yoga, meditar, tener un pasatiempo, o escuchar su música preferida. Aprenda más sobre maneras saludables de manejar el estrés.

Tome medicinas para proteger su corazón

Las medicinas pueden formar parte importante de su plan de tratamiento. Su médico u otro profesional de la salud le recetará medicinas según sus necesidades específicas. Las medicinas pueden ayudarle a:

  • alcanzar sus niveles ideales de glucosa en la sangre (A1C), presión arterial y colesterol.
  • reducir su riesgo de coágulos de sangre, un ataque al corazón o un ataque cerebral.
  • tratar la angina o dolor en el pecho que con frecuencia es un síntoma de las enfermedades del corazón. (La angina también puede ser un síntoma temprano de un ataque al corazón).

Pregúntele a su médico si debe tomar aspirina. La aspirina no es segura para todos. Su médico puede decirle si usted debería o no tomar aspirina y exactamente cuánto tomar.

Las estatinas pueden reducir el riesgo de tener un ataque al corazón o ataque cerebral en algunas personas con diabetes. Las estatinas son un tipo de medicina que a menudo se usa para ayudar a las personas a alcanzar sus niveles ideales de colesterol. Hable con su médico para saber si usted debería tomar una estatina.

Hable con su médico si tiene preguntas sobre sus medicinas. Antes de comenzar una nueva medicina, pregúntele a su médico acerca de los posibles efectos secundarios y cómo puede evitarlos. Si los efectos secundarios de la medicina le molestan, dígale a su médico. No deje de tomar sus medicinas sin antes hablar con su médico.

Una mujer toma su medicina.
Tome sus medicinas siguiendo las instrucciones de su médico.

¿Cómo se diagnostican las enfermedades del corazón en las personas con diabetes?

Los médicos diagnostican las enfermedades del corazón relacionadas con la diabetes basándose en:

  • sus síntomas
  • su historia médica y antecedentes familiares
  • su probabilidad de tener una enfermedad del corazón
  • un examen físico
  • los resultados de las pruebas y procedimientos que le hagan

Los resultados de las pruebas que se usan para controlar su diabetes (la A1C, presión arterial y colesterol) ayudan a su médico a decidir si es importante hacerle otras pruebas para controlar la salud de su corazón.

Una doctora usa un estetoscopio para examinar a una paciente.
Su médico le hará un examen físico.

¿Cuáles son las señales de aviso de un ataque al corazón o un ataque cerebral?

Llame al 9-1-1 de inmediato si tiene señales de aviso de un ataque al corazón:

  • dolor o presión en el pecho que dura más de unos minutos o que va y viene
  • dolor o malestar en uno o ambos brazos u hombros, o en la espalda, cuello o mandíbula
  • dificultad para respirar
  • sudoración o mareo
  • indigestión o náuseas (malestar estomacal)
  • fatiga o cansancio fuerte

El tratamiento funciona mejor cuando se da de inmediato. Las señales de aviso pueden ser diferentes en diferentes personas. Es posible que no tenga todos estos síntomas.

Si usted tiene angina, es importante saber cómo y cuándo buscar tratamiento médico.

Las mujeres a veces tienen náuseas y vómitos, se sienten muy cansadas (a veces durante días) y tienen dolor en la espalda, los hombros o la mandíbula, sin ningún dolor en el pecho.

Es posible que las personas con daño de los nervios causado por la diabetes no noten ningún dolor en el pecho.

Llame al 9-1-1 de inmediato si tiene señales de aviso de un ataque cerebral, incluyendo si tiene de pronto

  • debilidad o entumecimiento de la cara, brazo o pierna en un lado del cuerpo
  • confusión o dificultad para hablar o comprender lo que le dicen
  • mareos, pérdida de equilibrio o dificultad para caminar
  • dificultad para ver en uno o ambos ojos
  • dolor de cabeza intenso

Si tiene alguna de estas señales de aviso, llame al 9-1-1. Usted puede ayudar a evitar daño permanente si llega a un hospital dentro de una hora de un ataque cerebral.

Un botón rojo que dice “911 Emergencia”
Llame al 9-1-1 si tiene las señales de aviso de un ataque al corazón o un ataque cerebral. El tratamiento funciona mejor cuando se da de inmediato.

Referencias

Febrero de 2017
Share

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK desea agradecer a:
John B. Buse, M.D., Ph.D., Chief, Division of Endocrinology; Director, NC Translational and Clinical Sciences Institute; University of North Carolina School of Medicine

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.