Cómo prevenir los problemas de la diabetes

Volver a la página de resumen

La diabetes, las enfermedades del corazón y los ataques cerebrales

En esta sección:

Si tiene diabetes, es más probable que tenga problemas o enfermedades del corazón y una mayor probabilidad de un ataque al corazón o un ataque cerebral (derrame cerebral). Las personas con diabetes también son más propensas a tener ciertos problemas médicos, o factores de riesgo, que aumentan la posibilidad de tener una enfermedad del corazón o un ataque cerebral. Estos factores incluyen la presión arterial alta o el colesterol alto. Si tiene diabetes, puede proteger su salud y el corazón controlando su nivel de glucosa en la sangre (también llamada azúcar en la sangre), así como su presión arterial y colesterol. Si fuma, busque ayuda para dejar de fumar.

¿Qué relación hay entre la diabetes, las enfermedades del corazón y los ataques cerebrales?

Con el tiempo, el nivel alto de glucosa en la sangre que resulta de la diabetes puede dañar los vasos sanguíneos y los nervios que controlan el corazón y los vasos sanguíneos. Cuanto más tiempo tenga diabetes, mayor será la probabilidad de que tenga una enfermedad del corazón.1

Las personas con diabetes suelen tener enfermedades del corazón a una edad más temprana que las personas que no tienen diabetes. En los adultos con diabetes, las causas más comunes de muerte son las enfermedades del corazón y los ataques cerebrales. Los adultos con diabetes son casi dos veces más propensos a morir de problemas del corazón o un ataque cerebral que las personas que no tienen diabetes.2

La buena noticia es que las medidas que usted toma para controlar su diabetes también ayudan a reducir su probabilidad de tener una enfermedad del corazón o un ataque cerebral.

¿Qué otras cosas aumentan mi probabilidad de tener enfermedades del corazón o un ataque cerebral si tengo diabetes?

Si usted tiene diabetes, hay otros factores que aumentan su probabilidad de tener una enfermedad del corazón o un ataque cerebral.

Fumar

Fumar aumenta el riesgo de tener enfermedades del corazón. Si usted tiene diabetes, es importante que deje de fumar porque tanto el tabaco como la diabetes disminuyen el tamaño de los vasos sanguíneos. Además, también aumenta su probabilidad de tener otros problemas a largo plazo como la enfermedad pulmonar. Fumar también puede dañar los vasos sanguíneos de las piernas y aumentar el riesgo de infecciones en las piernas, úlceras y amputaciones.

Presión arterial alta

Si usted tiene la presión arterial alta, el corazón debe esforzarse más para bombear la sangre. La presión arterial alta puede afectar el corazón, dañar los vasos sanguíneos y aumentar el riesgo de un ataque al corazón, ataque cerebral, y problemas de los ojos o de los riñones.

Niveles anormales de colesterol

El colesterol es un tipo de grasa en la sangre que se produce por el hígado. Hay dos tipos de colesterol en la sangre: el LDL y el HDL.

El colesterol LDL, a menudo llamado el colesterol "malo", puede acumularse y tapar los vasos sanguíneos. Los niveles altos del colesterol LDL aumentan el riesgo de tener alguna enfermedad del corazón.

Los triglicéridos, otro tipo de grasa en la sangre, también pueden aumentar su riesgo de enfermedades del corazón si sus niveles son más altos de lo recomendado por su equipo de atención médica.

La obesidad y la grasa abdominal o grasa en el vientre

El sobrepeso y la obesidad pueden afectar su capacidad para controlar la diabetes y aumentar el riesgo de tener muchos problemas de salud, como las enfermedades del corazón y la presión arterial alta. Si tiene sobrepeso, un plan de alimentación saludable con menos calorías a menudo puede reducir sus niveles de glucosa y su necesidad de tomar medicina.

Aun cuando no tenga sobrepeso, el exceso de grasa abdominal, es decir de la grasa en el vientre o alrededor de la cintura, puede aumentar su probabilidad de tener enfermedades del corazón.

Un profesional de la salud mide la cintura de un hombre.
Aún si tiene un peso normal, el exceso de grasa abdominal puede aumentar su riesgo de enfermedades del corazón.

Tiene un exceso de grasa abdominal si su cintura mide:

  • más de 40 pulgadas (alrededor de 102 cm.) y es hombre
  • más de 35 pulgadas (alrededor de 89 cm.) y es mujer

Antecedentes familiares de enfermedades del corazón

Los antecedentes familiares de enfermedades del corazón también pueden aumentar la probabilidad de tener enfermedades del corazón. Si uno o más de sus familiares tuvieron un ataque al corazón antes de los 50 años, es posible que tenga una probabilidad aún mayor de enfermedades del corazón.

Usted no puede cambiar sus antecedentes familiares de enfermedades del corazón. Sin embargo, si también tiene diabetes, es aún más importante que tome medidas para protegerse de las enfermedades del corazón y disminuir su probabilidad de un ataque cerebral.

¿Cómo puedo reducir mi probabilidad de tener un ataque al corazón o un ataque cerebral si tengo diabetes?

El cuidado de su diabetes le ayuda a cuidar el corazón. Puede reducir su probabilidad de tener un ataque al corazón o un ataque cerebral siguiendo los siguientes pasos para controlar su diabetes y mantener el corazón y los vasos sanguíneos sanos.

Controle los factores clave de la diabetes

Conocer los factores clave de la diabetes le ayudará a controlar su nivel de glucosa en la sangre, presión arterial y colesterol. Si tiene diabetes, también es importante que deje de fumar para disminuir su posibilidad de tener enfermedades del corazón.

Glucosa en la sangre: La prueba A1C muestra el nivel promedio de glucosa en la sangre durante los últimos 3 meses. Esta prueba es diferente de los controles de glucosa en la sangre que usted se hace todos los días. Cuanto más alto sea su número de A1C, mayores habrán sido sus niveles de glucosa en la sangre durante los últimos 3 meses. Los niveles altos de glucosa en la sangre pueden dañar el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones, los pies y los ojos.

El nivel ideal de A1C para muchas personas con diabetes es menos del 7 por ciento. A algunas personas les va mejor con un porcentaje un poco más alto de la A1C. Pregúntele a su equipo de atención médica cuál es su nivel ideal.

La presión arterial. La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes de los vasos sanguíneos. La presión arterial alta hace que el corazón se esfuerce demasiado. Puede causar un ataque al corazón, ataque cerebral y daño en los riñones y los ojos.

Para la mayoría de las personas con diabetes, el nivel ideal de presión arterial es menos de 140/90 mm Hg. Pregúntele a su equipo de atención médica cuál es su nivel ideal.

El colesterol. Hay dos tipos de colesterol en la sangre: el LDL y el HDL. El LDL o colesterol “malo” puede acumularse y tapar los vasos sanguíneos. Los niveles altos de colesterol malo pueden causar un ataque al corazón o un ataque cerebral. El HDL o colesterol “bueno” ayuda a sacar al colesterol malo de los vasos sanguíneos.

Pregúntele a su médico u otro miembro de su equipo de atención médica cuál es el nivel ideal de colesterol para usted. Si es mayor de 40 años, es posible que deba tomar medicinas, como las estatinas, para bajar el colesterol y proteger el corazón. Algunas personas con un nivel muy alto de colesterol LDL ("malo") pueden necesitar tomar medicinas desde una edad más joven.

Deje de fumar. Dejar de fumar es especialmente importante para las personas con diabetes porque tanto fumar como la diabetes reducen el diámetro de los vasos sanguíneos. El estrechamiento de los vasos sanguíneos hace que el corazón tenga que esforzarse más.

Si usted deja de fumar puede:

  • disminuir su riesgo de un ataque al corazón, ataque cerebral, enfermedades de los nervios, enfermedades de los riñones, enfermedad diabética del ojo y amputación
  • mejorar su glucosa, colesterol y presión arterial
  • mejorar su circulación sanguínea
  • resultarle más fácil mantenerse físicamente activo

Si usted fuma, o usa otros productos de tabaco, deje de hacerlo. Pida ayuda para que no tenga que hacerlo solo. Puede empezar llamando a la línea nacional para dejar de fumar al 1-800-784-8669 (1-800-QUITNOW). En SmokeFree.gov puede encontrar sugerencias sobre cómo dejar de fumar.

Pregúntele a su equipo de atención médica sobre sus niveles ideales de glucosa, presión arterial y colesterol, y lo que puede hacer para lograr estos niveles.

Establezca o mantenga hábitos saludables en el estilo de vida

Establecer o mantener hábitos saludables en el estilo de vida puede ayudarle a controlar su diabetes y prevenir las enfermedades del corazón.

  • Siga su plan de alimentación saludable.
  • Haga que la actividad física sea parte de su rutina.
  • Mantenga o llegue a un peso saludable.
  • Duerma lo suficiente.

Aprenda más sobre estos consejos para controlar la diabetes.

Una pareja sonríe mientras caminan por un parque.
Establezca o mantenga hábitos saludables en el estilo de vida. La actividad física puede ayudarle a controlar su diabetes y a manejar el estrés.

Mire un video en inglés sobre lo que puede hacer para mantener el corazón sano.

Aprenda a controlar el estrés

El control de la diabetes no siempre es fácil. Sentirse estresado, triste o enojado es común cuando se tiene diabetes. Es posible que usted sepa qué debe hacer para mantenerse saludable, pero que tenga problemas para seguir su plan todo el tiempo. El estrés a largo plazo puede subir el nivel de glucosa en la sangre y la presión arterial, pero es posible aprender cómo reducir el estrés. Intente respirar profundo, hacer jardinería, salir a caminar, practicar yoga, meditar, tener un pasatiempo, o escuchar su música preferida. Aprenda más sobre maneras saludables de manejar el estrés.

Tome medicinas para proteger su corazón

Las medicinas pueden formar parte importante de su plan de tratamiento. Su médico u otro profesional de la salud le recetará medicinas según sus necesidades específicas. Las medicinas pueden ayudarle a:

  • alcanzar sus niveles ideales de glucosa en la sangre (A1C), presión arterial y colesterol.
  • reducir su riesgo de coágulos de sangre, un ataque al corazón o un ataque cerebral.
  • tratar la angina o dolor en el pecho que con frecuencia es un síntoma de las enfermedades del corazón. (La angina también puede ser un síntoma temprano de un ataque al corazón).

Pregúntele a su médico si debe tomar aspirina. La aspirina no es segura para todos. Su médico puede decirle si usted debería o no tomar aspirina y exactamente cuánto tomar.

Las estatinas pueden reducir el riesgo de tener un ataque al corazón o ataque cerebral en algunas personas con diabetes. Las estatinas son un tipo de medicina que a menudo se usa para ayudar a las personas a alcanzar sus niveles ideales de colesterol. Hable con su médico para saber si usted debería tomar una estatina.

Hable con su médico si tiene preguntas sobre sus medicinas. Antes de comenzar una nueva medicina, pregúntele a su médico acerca de los posibles efectos secundarios y cómo puede evitarlos. Si los efectos secundarios de la medicina le molestan, dígale a su médico. No deje de tomar sus medicinas sin antes hablar con su médico.

Una mujer toma su medicina.
Tome sus medicinas siguiendo las instrucciones de su médico.

¿Cómo se diagnostican las enfermedades del corazón en las personas con diabetes?

Los médicos diagnostican las enfermedades del corazón relacionadas con la diabetes basándose en:

  • sus síntomas
  • su historia médica y antecedentes familiares
  • su probabilidad de tener una enfermedad del corazón
  • un examen físico
  • los resultados de las pruebas y procedimientos que le hagan

Los resultados de las pruebas que se usan para controlar su diabetes (la A1C, presión arterial y colesterol) ayudan a su médico a decidir si es importante hacerle otras pruebas para controlar la salud de su corazón.

Una doctora usa un estetoscopio para examinar a una paciente.
Su médico le hará un examen físico.

¿Cuáles son las señales de aviso de un ataque al corazón o un ataque cerebral?

Llame al 9-1-1 de inmediato si tiene señales de aviso de un ataque al corazón:

  • dolor o presión en el pecho que dura más de unos minutos o que va y viene
  • dolor o malestar en uno o ambos brazos u hombros, o en la espalda, cuello o mandíbula
  • dificultad para respirar
  • sudoración o mareo
  • indigestión o náuseas (malestar estomacal)
  • fatiga o cansancio fuerte

El tratamiento funciona mejor cuando se da de inmediato. Las señales de aviso pueden ser diferentes en diferentes personas. Es posible que no tenga todos estos síntomas.

Si usted tiene angina, es importante saber cómo y cuándo buscar tratamiento médico.

Las mujeres a veces tienen náuseas y vómitos, se sienten muy cansadas (a veces durante días) y tienen dolor en la espalda, los hombros o la mandíbula, sin ningún dolor en el pecho.

Es posible que las personas con daño de los nervios causado por la diabetes no noten ningún dolor en el pecho.

Llame al 9-1-1 de inmediato si tiene señales de aviso de un ataque cerebral, incluyendo si tiene de pronto

  • debilidad o entumecimiento de la cara, brazo o pierna en un lado del cuerpo
  • confusión o dificultad para hablar o comprender lo que le dicen
  • mareos, pérdida de equilibrio o dificultad para caminar
  • dificultad para ver en uno o ambos ojos
  • dolor de cabeza intenso

Si tiene alguna de estas señales de aviso, llame al 9-1-1. Usted puede ayudar a evitar daño permanente si llega a un hospital dentro de una hora de un ataque cerebral.

Un botón rojo que dice “911 Emergencia”
Llame al 9-1-1 si tiene las señales de aviso de un ataque al corazón o un ataque cerebral. El tratamiento funciona mejor cuando se da de inmediato.

Bibliografía

Ensayos clínicos

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés) y otros componentes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de los Estados Unidos realizan y apoyan las investigaciones de muchas enfermedades y afecciones.

¿Qué son los ensayos clínicos? ¿Son adecuados para usted?

Los ensayos clínicos forman parte de la investigación clínica y son el núcleo de todos los avances médicos. Los ensayos clínicos buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para analizar otros aspectos de la atención médica, como mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Investigue si los ensayos clínicos son adecuados para usted (en inglés).

¿Cuáles ensayos clínicos están abiertos?

En www.ClinicalTrials.gov (en inglés) puede encontrar los ensayos clínicos que están actualmente abiertos y reclutando participantes.

Corazon vasos sanguineos

Bajo nivel de glucosa en la sangre (hipoglucemia)

En esta página:

¿Qué es la hipoglucemia?

La hipoglucemia, también conocida como bajo nivel de glucosa o de azúcar en la sangre, ocurre cuando el nivel de glucosa en la sangre cae por debajo de lo normal. Para muchas personas con diabetes, eso se refiere a un nivel de 70 miligramos por decilitro (mg/dL) o menos. Sus números pueden ser diferentes, así que hágase un chequeo con médico para encontrar qué nivel es muy bajo para usted.

¿Cuáles son los síntomas de la hipoglucemia?

Los síntomas de la hipoglucemia tienden a aparecer con rapidez y pueden variar de una persona a otra. Puede tener uno o más síntomas enumerados en el siguiente cuadro y pueden ser de leves a moderados. Algunas personas no sienten ningún síntoma.

La hipoglucemia severa es cuando tu nivel de glucosa en la sangre baja tanto que no puede aplicarse el tratamiento por sí mismo y necesita ayuda de otra persona. Esta hipoglucemia es peligrosa y necesita ser tratada de inmediato. Esta condición es más común en personas con diabetes tipo 1.

Síntomas de la hipoglucemia
Leve a moderada Severa
  • Temblores o nervios
  • Sudoración
  • Hambre
  • Dolor de cabeza
  • Visión borrosa
  • Somnolencia o cansancio
  • Mareo o aturdimiento
  • Confusión o desorientación
  • Palidez
  • Descoordinación
  • Irritabilidad o nerviosismo
  • Argumentación o combate
  • Conducta o personalidad cambiante
  • Problemas para concentrarse
  • Debilidad
  • Ritmo cardiaco rápido o irregular
  • Incapacidad de comer o beber
  • Ataques o convulsiones (movimientos espasmódicos)
  • Pérdida del conocimiento

Algunos síntomas de hipoglucemia durante el sueño son

  • Llorar o tener pesadillas
  • Sudar hasta que su pijama o sábanas se pongan húmedas
  • Sentirse cansado, irritable, o confundido después de levantarse

¿Qué causa la hipoglucemia en la diabetes?

La hipoglucemia puede ser un efecto secundario de la insulina y otros tipos de medicinas para la diabetes que ayudan a su cuerpo a crear más insulina. Dos tipos de pastillas para la diabetes que pueden causar hipoglucemia son: sulfonilureas y meglitinidas. Pregunte a su equipo de cuidado de la salud si su medicina para la diabetes puede causar hipoglucemia.

Aunque otras medicinas para la diabetes no causan hipoglucemia por sí solos, pueden aumentar las posibilidades de sufrirla, si ya toma insulina, sulfonilurea, o meglitinida.

Botella con pastillas de prescripción, jeringa y vía de insulina.
Si toma insulina o algún otro medicina para la diabetes, su nivel de glucosa en la sangre puede bajar demasiado.

¿Qué otros factores contribuyen a la hipoglucemia en la diabetes?

Si toma insulina o medicinas para la diabetes que aumenten la cantidad de insulina producida por su cuerpo, pero no los ajusta de acuerdo a sus comidas o actividad física, podría desarrollar hipoglucemia. Los siguientes factores tienden a causar hipoglucemia:

No comer suficientes carbohidratos

Cuando consume alimentos con carbohidratos, su sistema digestivo descompone los azucares y almidones convirtiéndolos en glucosa. La glucosa entra en la sangre y aumenta el nivel de glucosa. Si no consume suficientes carbohidratos con sus medicinas, su nivel de glucosa en la sangre puede bajar demasiado.

Saltar o retrasar una comida

Si salta o retrasa una comida, su nivel de glucosa en la sangre puede bajar demasiado. La hipoglucemia también puede ocurrir cuando esté durmiendo y no haya comido en muchas horas.

Aumentar su actividad física

Aumentar su nivel de actividad física por encima de su rutina normal, puede bajar su nivel de glucosa en la sangre hasta unas 24 horas después de la actividad.

Beber demasiado alcohol sin haber comido suficiente

El alcohol hace más difícil que su cuerpo mantenga su nivel de glucosa en la sangre estable, en especial si no ha comido en varias horas. Los efectos del alcohol también pueden impedir que experimente los síntomas de la hipoglucemia, lo cual puede resultar en una hipoglucemia severa.

Estar enfermo

Cuando está enfermo, puede no estar comiendo lo suficiente o no estar reteniendo los alimentos, lo que puede causar bajo nivel de glucosa en la sangre. Aprenda más sobre los cuidados de su diabetes mientras esté enfermo.

¿Cómo puedo prevenir la hipoglucemia si tengo diabetes?

Si está tomando insulina, sulfonilurea o meglitidina, utilice su plan de control de la diabetes y trabaje junto a su equipo de cuidado de la salud para ajustar su plan según lo necesite y poder ayudar a prevenir la hipoglucemia. Las siguientes acciones también pueden ayudarlo a prevenir la hipoglucemia:

Chequear los niveles de glucosa en la sangre

Conocer su nivel de glucosa en la sangre lo puede ayudar a decidir cuánta medicina tomar, que alimentos consumir, y que tan físicamente activo debe estar. Para conocer su nivel de glucosa en la sangre, hágase un chequeo con un medidor de glucosa en la sangre tan seguido como su médico le indique.

Hipoglucemia asintomática. Algunas veces, las personas con diabetes no sienten o reconocen los síntomas de la hipoglucemia, un problema conocido como hipoglucemia asintomática. Si ha tenido hipoglucemia sin experimentar ningún síntoma, puede necesitar revisar su nivel de glucosa en la sangre más seguido, para que sepa cuando necesita tratar su hipoglucemia o hacer algo para prevenirla. Asegúrese de revisar su nivel de glucosa en la sangre antes de conducir.

Si ha tenido hipoglucemia asintomática o ha tenido hipoglucemia a menudo, pregunte a su proveedor de salud sobre el monitor continuo de glucosa (continuous glucose monitor o CGM por sus siglas en inglés). Un CGM revisa su nivel de glucosa en la sangre con regularidad durante el día y la noche. Un CGM puede decirle si su nivel de glucosa está bajando con rapidez y suena una alarma si baja demasiado. Esta alarma puede despertarle si tiene hipoglucemia mientras duerme.

Consumir comidas y meriendas con regularidad

Su plan de alimentación es la clave para prevenir la hipoglucemia. Consumir comidas y meriendas con regularidad y con la cantidad correcta de carbohidratos puede ayudarlo a que su nivel de glucosa no baje demasiado. También, si consume bebidas alcohólicas, lo mejor es comer algo al mismo tiempo.

Tener una actividad física segura

La actividad física puede bajar su nivel de glucosa en la sangre durante dicha actividad y por horas después. Para ayudar a prevenir la hipoglucemia, puede necesitar revisar su nivel de glucosa en la sangre antes, durante y después de la actividad, y ajustar sus medicinas o consumo de carbohidratos. Por ejemplo: puede hacer una merienda antes de la actividad física o bajar sus dosis de insulina como lo indique su proveedor de salud, para evitar que su nivel de glucosa en la sangre baje.

Trabaje con su equipo de cuidado de la salud

Informe a su equipo de cuidado de la salud si ha tenido hipoglucemia. Este puede ajustar sus medicinas para la diabetes u otros aspectos de su plan de control. Aprenda a equilibrar sus medicinas, plan de alimentación y actividad física para prevenir la hipoglucemia. Pregunte si puede tener un kit de emergencia de glucagón para llevarlo en todo momento.

Mujer hablando con su médico.
Puede prevenir la hipoglucemia trabajando con su equipo de cuidado de la salud.

¿Cómo trato la hipoglucemia?

Si comienza a presentar uno o más síntomas de la hipoglucemia, revise su nivel de glucosa en la sangre. Si su nivel de glucosa está bajo su nivel normal o es menor a 70, coma o beba 15 gramos de carbohidratos de inmediato. Ejemplos incluyen

  • Cuatro pastillas de glucosa o un tubo de gel de glucosa
  • ½ taza (4 onzas) de jugo de frutas, que no sea bajo en calorías o en azúcar*
  • ½ lata (4 a 6 onzas) de soda, que no sea baja en calorías o en azúcar
  • 1 cucharada de azúcar, miel, o jarabe de maíz
  • 2 cucharadas de pasas

Espere 15 minutos y revise su nivel de glucosa en la sangre otra vez. Si todavía está bajo, coma o beba otros 15 gramos de glucosa o carbohidratos. Revise su nivel de glucosa en la sangre después de otros 15 minutos. Repita estos pasos hasta que el nivel vuelva a la normalidad.

Si falta más de 1 hora para su próxima comida, haga una merienda para mantener su nivel de glucosa en la sangre en su nivel normal. Pruebe con unas galletas o un pedazo de fruta.

Las personas con enfermedades de los riñones no deben beber jugo de naranja en sus 15 gramos de carbohidratos porque contiene mucho potasio. Los jugos de manzana, uva o arándano son buenas opciones.

Mujer tomando un vaso de jugo de manzana.
Si su nivel de glucosa en la sangre está por debajo de su nivel normal, consuma 15 gramos de glucosa o carbohidratos de inmediato.

Tratamiento de la hipoglucemia si toma acarbosa o miglitol

Si toma acarbosa o miglitol con sus medicinas para la diabetes que puedan causar hipoglucemia, necesitará tomar pastillas o gel de glucosa, en caso de que su nivel de glucosa en la sangre baje. Comer o beber otras fuentes de carbohidratos no aumentará el nivel de glucosa con la suficiente rapidez.

¿Qué pasa si tengo hipoglucemia severa y no puedo aplicarme el tratamiento?

Alguien tendrá que ponerle una inyección de glucagón si tiene hipoglucemia severa. Esta inyección aumentará con rapidez su nivel de glucosa en la sangre. Converse con su proveedor de salud cuándo y cómo utilizar el kit de emergencia de glucagón. Si tiene este kit, revise la fecha en el empaque para asegurarse que no ha expirado.

Si es propenso a tener hipoglucemia severa, enseñe a su familia, amigos y compañeros de trabajo cuándo y cómo ponerle una inyección de glucagón. También, dígales que llamen al 911 de inmediato, después de ponerle la inyección o si no tiene un kit de emergencia de glucagón con usted.

Si tiene hipoglucemia a menudo o ha tenido hipoglucemia severa, debería usar una pulsera o collar de alerta médica. Una identificación de alerta médica informa a otras personas que usted tiene diabetes y necesita cuidado de inmediato. Obtener atención rápida puede ayudarle a prevenir problemas graves ocasionados por la hipoglucemia.

Neuropatías diabéticas: el daño de los nervios

La neuropatía diabética es un daño en los nervios que puede ocurrir en personas con diabetes. Diferentes tipos de daños en los nervios causan diferentes síntomas. Los síntomas pueden variar desde dolor y entumecimiento en los pies hasta problemas con las funciones de los órganos internos, como el corazón y la vejiga.

¿Qué es la neuropatía diabética?

La neuropatía diabética es un daño en los nervios causado por la diabetes. Con el tiempo, las concentraciones altas de glucosa en la sangre, o azúcar en la sangre, y de grasas en la sangre, como los triglicéridos, causadas por la diabetes, pueden dañar los nervios. Los síntomas dependen del tipo de neuropatía diabética que la persona tenga.

Neuropatía periférica

La neuropatía periférica es un tipo de daño en los nervios que generalmente afecta los pies y las piernas, y a veces afecta las manos y los brazos. Este tipo de neuropatía es muy común. Entre un tercio y la mitad de las personas con diabetes tienen neuropatía periférica.

Neuropatía autonómica

La neuropatía autonómica es un daño en los nervios que controlan los órganos internos, lo cual ocasiona problemas con el ritmo cardíaco y la presión arterial, el sistema digestivo, la vejiga, los órganos sexuales, las glándulas sudoríparas y los ojos. El daño también puede ocasionar hipoglucemia inadvertida.

Neuropatías focales

Las neuropatías focales son afecciones en las que generalmente se dañan nervios individuales, con mayor frecuencia en la mano, la cabeza, el torso o la pierna. Los tipos más comunes de neuropatía focal son los síndromes de atrapamiento de los nervios, como el síndrome del túnel carpiano. Otros tipos de neuropatía focal son mucho menos comunes.

Neuropatía proximal

La neuropatía proximal es un tipo raro e incapacitante de daño en los nervios de la cadera, glúteo o muslo. El daño generalmente afecta un lado del cuerpo y en raras ocasiones puede extenderse al otro lado. Los síntomas mejoran gradualmente a través de un período de meses o años.

Ensayos clínicos

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés) y otras organizaciones de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés) conducen y ayudan en la investigación de muchas enfermedades y afecciones. Obtenga información acerca de los ensayos clínicos que actualmente están reclutando voluntarios.

Condiciones médicas y enfermedades relacionadas

Investigaciones relacionadas

Obtenga más información acerca de las investigaciones sobre la diabetes en el NIDDK.

Idiomas adicionales

Este contenido también está disponible en:

La enfermedad de los riñones causada por la diabetes

En esta sección:

¿Qué es la enfermedad de los riñones causada por la diabetes?

La diabetes es la causa principal de las enfermedades de los riñones. La enfermedad de los riñones significa que los riñones están dañados y no pueden filtrar la sangre como deberían. Alrededor de uno de cada cuatro adultos con diabetes tiene la enfermedad de los riñones.1

El trabajo principal de los riñones es filtrar los desechos y el exceso de agua en la sangre en forma de orina. Los riñones también ayudan a controlar la presión arterial y a producir las hormonas que el cuerpo necesita pa-ra mantenerse sano.

Ilustración del torso, mostrando la ubicación de los riñones.
Los riñones se ubican en la mitad de la espalda, justo debajo de la caja torácica.

Si los riñones están dañados, no pueden filtrar la sangre como deberían. Esto puede hacer que los desechos se acumulen en el cuerpo. El daño a los riñones también puede causar otros problemas de salud.

El daño de los riñones causado por la diabetes generalmente se va produciendo lentamente con los años. Us-ted puede tomar medidas para proteger los riñones y evitar o retrasar el daño de los riñones.

Vea un video en inglés sobre la diabetes y la enfermedad de los riñones.

¿Cuáles son otros nombres para la enfermedad de los riñones causada por la diabetes?

La enfermedad de los riñones causada por diabetes también se conoce como nefropatía diabética, enfermedad crónica de los riñones, nefropatía crónica, enfermedad renal crónica, ERC, enfermedad renal causada por la diabetes, y nefropatía del diabético, entre otros nombres.

¿Cómo causa la diabetes la enfermedad de los riñones?

Un nivel alto de azúcar en la sangre, también conocida como glucosa en la sangre, puede dañar los vasos san-guíneos de los riñones. Cuando los vasos sanguíneos se dañan, no funcionan tan bien. Además, muchas per-sonas con diabetes tienen presión arterial alta, que también puede dañar los riñones. Aprenda más sobre la presión arterial alta y la enfermedad de los riñones.

¿Qué aumenta el riesgo de tener la enfermedad de los riñones causada por la diabetes?

Tener diabetes por mucho tiempo aumenta el riesgo de tener daño a los riñones. Si tiene diabetes, es más pro-bable que desarrolle problemas de los riñones si tiene:

  • demasiada azúcar en la sangre
  • presión arterial alta (hipertensión)

Los afroamericanos, los indios americanos y los hispanos o latinos tienen una tasa más alta de diabetes, en-fermedades de los riñones y falla de los riñones comparado con los blancos y no hispanos.

También es más probable que tenga problemas de los riñones si tiene diabetes y:

  • fuma
  • no sigue su plan de alimentación para la diabetes
  • come alimentos con alto contenido de sal
  • no hace actividad física
  • tiene sobrepeso
  • tiene problemas del corazón
  • tiene antecedentes familiares de falla de los riñones
Una mujer teniendo su presión arterial revisado por un profesional de la salud.
Si usted tiene diabetes y también tiene la presión arterial alta, es más probable que llegue a tener la enfermedad de los riñones.

¿Cómo puedo saber si tengo la enfermedad de los riñones causada por la diabetes?

La mayoría de las personas con la enfermedad de los riñones causada por la diabetes no tienen síntomas. La única manera de saber si usted tiene esta enfermedad es haciendo pruebas de laboratorio.

Los proveedores de atención médica usan pruebas de sangre y de orina para saber si tiene la enfermedad de los riñones causada por la diabetes. Su proveedor de atención médica le hará una prueba de orina para ver si tiene albúmina en la orina y también un prueba de sangre para ver si los riñones están filtrando bien la sangre.

Usted debe hacerse las pruebas cada año para ver si tiene problemas en los riñones si:

  • tiene diabetes tipo 2 o
  • ha tenido diabetes tipo 1 por más de 5 años.
Un vial con una muestra de sangre y otra vial con una muestra de orina.
Los proveedores de atención médica usan las pruebas de sangre y de orina para detectar las enfermedades de los riñones.

¿Cómo puedo mantener los riñones sanos si tengo diabetes?

La mejor manera de detener o prevenir la enfermedad de los riñones causada por la diabetes es tratando de mantener sus niveles de azúcar en la sangre y presión arterial bajo control. Seguir hábitos saludables en el esti-lo de vida y tomar sus medicinas como se lo indique su proveedor de atención médica pueden ayudarle a al-canzar sus niveles ideales y mejorar su salud en general.

Alcance sus niveles ideales de glucosa en la sangre

Su proveedor de atención médica le hará la prueba de la A1C. La A1C es una prueba de sangre que muestra el nivel promedio de azúcar en la sangre durante los últimos 3 meses. Esta prueba es diferente de los controles de azúcar en la sangre que puede hacerse usted mismo. Cuanto más alto sea su número de A1C, mayores habrán sido sus niveles de azúcar en la sangre durante los últimos 3 meses.

El nivel ideal de la A1C para la mayoría de las personas con diabetes es menos del 7 por ciento. Pregúntele a su equipo de atención médica cuál es su nivel ideal. Alcanzar este nivel ideal le ayudará a proteger los riñones.

Para alcanzar sus niveles ideales de la A1C, su proveedor de atención médica puede pedirle que se mida los niveles de azúcar en la sangre. Trabaje con su equipo de atención médica para que los resultados se usen co-mo guía en las decisiones que debe tomar sobre los alimentos, la actividad física y sus medicinas. Pregúntele a su equipo de atención médica con qué frecuencia debe medirse los niveles de azúcar en la sangre.

Un hombre midiendo el nivel de azúcar en su sangre.
Protéjase los riñones manteniendo su nivel de azúcar en la sangre bajo control.

Controle su presión arterial

La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce contra las paredes de los vasos sanguíneos. La presión ar-terial alta hace que el corazón se esfuerce demasiado. Puede causar ataques al corazón, ataques cerebrales y enfermedades de los riñones.

Su equipo de atención médica también trabajará con usted para ayudarle a establecer y alcanzar su nivel ideal de presión arterial. Para la mayoría de las personas con diabetes, el nivel ideal de presión arterial es menos de 140/90 mm Hg. Pregúntele a su equipo de atención médica cuál es su nivel ideal.

Una mujer teniendo su presión arterial revisado por un profesional de la salud.
Protéjase los riñones manteniendo su presión arterial bajo control.

Las medicinas que disminuyen la presión arterial también pueden ayudar a reducir el daño a los riñones. Hay dos tipos de medicinas para la presión arterial que tienen un papel especial en la protección de los riñones. Es-tos son los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (los inhibidores de la ECA) y los bloqueadores de los receptores de angiotensina II (los BRA). Se ha encontrado que cada una de estas medicinas ayuda a que el daño de los riñones no progrese muy rápido en las personas con diabetes que tienen presión arterial alta y la enfermedad de los riñones causada por la diabetes. Los nombres de estas medicinas terminan en -pril o -sartán. Los inhibidores de la ECA y los BRA no se deben tomar en caso de mujeres embarazadas.

Establezca o mantenga hábitos saludables en el estilo de vida

Los hábitos saludables en el estilo de vida pueden ayudarle a alcanzar sus niveles ideales de azúcar en la san-gre y presión arterial. Seguir los pasos a continuación también le ayudará a mantener los riñones saludables:

  • Deje de fumar.
  • Trabaje con un nutricionista o dietista para crear un plan de comidas para la diabetes y limitar la sal y el sodio.
  • Haga que la actividad física sea parte de su rutina.
  • Mantenga o llegue a un peso saludable.
  • Duerma lo suficiente. Intente dormir de 7 a 8 horas todas las noches.

Aprenda más sobre estos consejos para controlar la diabetes.

Tome las medicinas siguiendo las indicaciones de su proveedor de atención médica

Las medicinas pueden formar parte importante de su plan de tratamiento. Su proveedor de atención médica le recetará medicinas según sus necesidades específicas. Las medicinas pueden ayudarle a alcanzar sus niveles ideales de azúcar en la sangre y presión arterial. Es posible que necesite tomar más de un tipo de medicina pa-ra controlar su presión arterial.

Una pareja hablando con un farmacéutico.
Infórmele a su proveedor de atención médica o farmacéutico todas las medicinas que toma, incluyendo las medicinas de venta libre.

¿Cómo puedo manejar el estrés de controlar la diabetes?

El control de la diabetes no siempre es fácil. Sentirse estresado, triste o enojado es común cuando se tiene dia-betes. Quizás usted sepa qué debe hacer para mantenerse saludable, pero le es difícil seguir su plan todo el tiempo. El estrés a largo plazo puede subir el nivel de azúcar en la sangre y la presión arterial, pero usted puede aprender cómo reducir el estrés. Intente respirar profundamente, hacer jardinería, salir a caminar, hacer yoga, meditar, hacer un pasatiempo o escuchar su música preferida. Aprenda más sobre maneras saludables de manejar el estrés.

¿La enfermedad de los riñones causada por la diabetes empeora con el tiempo?

El daño a los riñones que causa por la diabetes puede empeorar con el tiempo. Sin embargo, usted puede to-mar medidas para mantener los riñones sanos y que el daño a los riñones no progrese muy rápido y así evitar o retrasar la falla de los riñones. Se considera que se tiene falla de los riñones cuando los riñones han perdido la mayor parte de su capacidad para funcionar, es decir, tienen menos del 15 por ciento de la función normal de riñones. Sin embargo, la mayoría de las personas con diabetes y la enfermedad de los riñones no tienen falla de los riñones.

Si usted tiene daño de los riñones como resultado de la diabetes, aprenda cómo controlar la enfermedad de los riñones.

Bibliografía

La diabetes y los problemas de los pies

En esta sección:

Los problemas de los pies son comunes en las personas con diabetes. Quizás tenga miedo de perder un dedo del pie, un pie o una pierna, o quizás conozca a alguien que ha pasado por eso. Sin embargo, usted puede reducir la probabilidad de tener problemas con los pies con un buen cuidado diario de los pies. El control de los niveles de glucosa en la sangre (azúcar en la sangre) también puede ayudarle a mantener los pies sanos.

¿Cómo puede afectar la diabetes a los pies?

Con el tiempo, la diabetes puede causar daño de los nervios, lo que también se conoce como neuropatía diabética, que puede causar dolor y una sensación de hormigueo, y puede hacer que pierda sensación en los pies. Cuando pierde sensación en los pies, quizás no sienta una piedrita en el calcetín o una ampolla en el pie, lo que puede causar cortaduras y llagas. Las cortaduras y llagas se pueden infectar.

La diabetes también puede disminuir la cantidad de flujo sanguíneo en los pies. Si no tiene suficiente flujo sanguíneo en las piernas o los pies, es más difícil que una llaga o infección sane. A veces, una infección grave de los nervios no se cura nunca. La infección puede causar gangrena.

Si la gangrena y las úlceras del pie no mejoran con el tratamiento se le puede amputar el dedo del pie, el pie o parte de la pierna. Un cirujano puede hacerle una amputación para prevenir que una infección grave se pase al resto del cuerpo, lo que podría salvarle la vida. El buen cuidado de los pies es muy importante para prevenir las infecciones graves y la gangrena.

Aunque no ocurre con frecuencia, el daño de los nervios por la diabetes puede causar deformaciones en los pies, como el pie de Charcot. El pie de Charcot puede empezar con enrojecimiento, calentamiento e hinchazón. Luego, los huesos y dedos del pie empiezan a desplazarse o romperse, lo que hace que el pie tome una forma extraña, como el “pie zambo”.

Ilustración del pie de Charcot que presenta un ensanchamiento de la planta del pie en forma redondeada.
El pie de Charcot puede hacer que el pie tome una forma extraña, como el “pie zambo”.

¿Qué puedo hacer para mantener los pies sanos?

Trabaje con su equipo de atención médica para crear un plan de cuidados personales de la diabetes, que consista en un plan de acción sobre cómo controlar la diabetes. El plan debe incluir el cuidado de los pies. Un podiatra (médico especialista en los pies) y otros especialistas pueden formar parte de su equipo de atención médica.

Incluya estos pasos en su plan de cuidado de los pies:

Revísese los pies todos los días

Quizás tenga problemas de los pies y no sienta dolor. Revisarse los pies todos los días le ayudará a encontrar problemas en una etapa temprana antes de que los problemas empeoren. Una buena manera de recordarlo es al revisarse los pies todas las noches cuando se quite los zapatos. Revísese también el área entre los dedos del pie. Si le cuesta trabajo doblarse para verse los pies, intente usar un espejo o pídale a alguien que se los revise.

Esté atento a problemas como:

  • cortaduras, llagas o manchas rojas
  • hinchazón o ampollas con líquido
  • uñas encarnadas, cuando los bordes de las uñas crecen enterradas en la piel
  • callos y callosidades, que son lesiones circulares de piel endurecida causadas por mucho roce o mucha presión en el mismo lugar
  • verrugas plantares, que son crecimientos de color carne en la planta de los pies
  • pie de atleta
  • áreas calientes en los pies
Una persona se examina la planta del pie.

Si tiene ciertos problemas de los pies que aumentan la probabilidad de que desarrolle llagas en los pies, el médico puede recomendarle que se tome la temperatura de la piel en diferentes partes de los pies. Un “área caliente” puede ser la primera señal de que se está comenzando a desarrollar una ampolla o úlcera.

Cúbrase las ampollas, cortaduras o llagas con una venda. Límese los callos y callosidades como se explica más abajo.

Lávese los pies todos los días

Lávese los pies con agua tibia (no caliente) y jabón. Sienta la temperatura del agua para asegurarse de que no esté muy caliente. Puede usar el codo o un termómetro (entre 90° y 95° F o entre 32° y 35° C es una temperatura segura) para sentir la temperatura del agua. No deje los pies en remojo porque se le resecará la piel.

El pie y las manos de una persona que se examina los dedos del pie.

Después de lavarse y secarse los pies, póngase talco o almidón de maíz entre los dedos del pie. La piel que se encuentra entre los dedos del pie tiende a retener la humedad. El polvo mantendrá la piel seca, lo que ayudará a evitar una infección.

Límese suavemente los callos y callosidades

Las capas gruesas de piel conocidas como callos o callosidades pueden aparecer en los pies. Si los tiene, hable con su podólogo sobre la mejor manera de cuidarse estos problemas de los pies. Si tiene daño de los nervios, estas capas pueden convertirse en úlceras.

Una mujer se lima la planta del pie con una piedra pómez.

Si el médico se lo indica, use una piedra pómez para limarse los callos y callosidades después del baño o la ducha. La piedra pómez es un tipo de roca que se usa para limarse la piel. Frótesela suavemente, en una sola dirección, para evitar romper la piel.

Es importante que NO:

  • corte los callos y callosidades
  • use parches para callos, que son almohadillas medicadas
  • use líquido removedor de callos

Los productos sin receta médica o para cortar o eliminar los callos pueden dañar la piel y causar infecciones.

Para mantener la piel suave, úntese una capa delgada de loción, crema o vaselina por arriba y por debajo de los pies. No se unte loción o crema entre los dedos del pie porque la humedad podría causar una infección.

Córtese las uñas de los pies en línea recta

Córtese las uñas de los pies, cuando sea necesario, después de lavarse y secarse los pies. Córtese las uñas de los pies en línea recta con un cortaúñas para los dedos del pie. No se corte las esquinas de las uñas de los pies. Límese suavemente cada uña con una lima de cartón o una lima de uñas que no esté muy afilada. Cortarse las uñas de esta manera ayuda a prevenir las cortaduras en la piel y las uñas encarnadas.

Una persona se corta las uñas de los pies.

Pídale al podólogo que le corte las uñas de los pies si:

  • no se puede ver, sentir o alcanzar los pies
  • tiene las uñas de los pies gruesas o amarillentas
  • tiene las uñas curvas o se le encarnan

Si quiere hacerse la pedicura en un salón, debe llevar sus propios utensilios de las uñas para evitar contraer una infección. Puede preguntarle a su equipo de atención médica sobre otras medidas que puede tomar en el salón para prevenir una infección.

Siempre use zapatos y calcetines

Siempre use zapatos y calcetines. No camine descalzo o en calcetines solamente, incluso en espacios cerrados. Podría pisar algo y lastimarse los pies. Quizás no sienta dolor y no se dé cuenta que se lastimó.

Antes de ponerse los zapatos, revise el interior para asegurarse de que el forro esté liso y no tenga piedritas ni otros objetos.

Un hombre toca el interior del zapato.

Asegúrese de usar calcetines, medias o medias de nailon con los zapatos para que no le salgan ampollas ni llagas. Use calcetines limpios, ligeramente acolchados y que le queden bien. Los calcetines sin costuras son la mejor opción.

Use zapatos que le queden bien y le protejan los pies. Estas son algunas sugerencias para encontrar el calzado adecuado:

  • Los zapatos para caminar o deportivos son una buena opción para el uso diario. Ofrecen un buen soporte para los pies y les permite “respirar”.
  • No use zapatos de vinilo o de plástico, porque no estiran ni permiten que los pies “respiren”.
  • Cuando compre calzado, asegúrese de sentirse cómodo con los zapatos puestos y de que tengan suficiente espacio para los dedos del pie. Compre el calzado al final del día, cuando los pies están más hinchados, para que pueda encontrar el que le quede mejor.
  • Si tiene juanetes, o dedos en martillo, que hace que los dedos del pie se doblen por debajo de los pies, quizás necesite zapatos más anchos o profundos.1 No use calzado con punta afilada o estrecha ni tacón alto, porque estos ponen mucha presión en los dedos del pie.
  • Si tiene deformaciones del pie, como el pie de Charcot, quizás necesite zapatos especiales o plantillas, lo que se conoce como ortopedia. También podría necesitar plantillas si tiene juanetes, dedos en martillo u otros problemas de los pies.

Para ablandar o moldear zapatos nuevos, úselos solo por pocas horas al principio y, después, revísese los pies para ver si hay áreas con dolor.

El seguro de Medicare Parte B y otros programas de seguro médico pueden ayudarle a pagar por estos zapatos o plantillas especiales. Pregúntele a su plan de seguro si cubre los zapatos o plantillas especiales.

Protéjase los pies del calor y el frío

Si tiene daño de los nervios por la diabetes, podría quemarse los pies sin saberlo. Tome las siguientes medidas para protegerse los pies del calor:

  • Use zapatos en la playa o el pavimento caliente.
  • Use protector solar en la parte superior de los pies para evitar quemaduras del sol.
  • Mantenga los pies alejados de calentadores y fogatas.
  • No se ponga botellas de agua caliente ni almohadillas térmicas en los pies.
Una persona con zapatos deportivos camina en la arena.

Use calcetines para dormir si se le enfrían los pies. En el invierno, use botas contra agua con forro en el interior para que los pies se mantengan calientes y secos.

Ayude a mantener el flujo sanguíneo en los pies

Siga las siguientes sugerencias para mejorar el flujo sanguíneo en los pies:

  • Ponga los pies en alto cuando esté sentado.
  • Mueva los dedos del pie por unos minutos durante el día. Mueva los talones: levántelos, bájelos, dóblelos hacia usted y aléjelos para ayudar a que la sangre fluya en los pies y las piernas.
  • No use calcetines apretados ni medias elásticas. No intente sostener los calcetines flojos con bandas elásticas.
  • Haga más actividad física. Elija actividades que no pongan mucho esfuerzo en los pies, como caminar, bailar, practicar yoga o estiramientos, nadar o montar bicicleta.
  • Deje de fumar.
Un hombre sentado lee un libro y descansa los pies en un pequeño sillón para los pies.

Fumar puede reducir la cantidad de flujo sanguíneo en los pies. Si fuma, busque ayuda para dejar de fumar. Puede obtener ayuda llamando a la línea nacional para dejar de fumar al 1-855-335-3569 o 1-855-DEJELO-YA. Para sugerencias sobre cómo dejar de fumar, visitar smokefree español.

Pida que le revisen los pies en cada visita médica

Pídale a su equipo de atención médica que le revisen los pies en cada visita. Quítese los zapatos y los calcetines cuando esté en la sala de revisión para que recuerden revisarle los pies. Al menos una vez al año, hágase un examen completo de los pies, que incluya la revisión de la sensibilidad y el pulso de los pies.

Un médico examina los pies de una persona.

Pida que le examinen los pies en cada visita médica si:

  • ve cambios en la forma del pie
  • tiene pérdida de sensibilidad en los pies
  • tiene enfermedad arterial periférica
  • ha tenido úlceras en el pie o alguna amputación en el pasado1

Pídale a su equipo de atención médica que le muestre cómo cuidarse los pies.

¿Cuándo debería ver al médico sobre los problemas de los pies?

Llame a su médico de inmediato si tiene:

  • una cortadura, ampolla o moretón en el pie que no empiece a sanar después de unos pocos días
  • enrojecimiento, sensación de calor o dolor en la piel de los pies, señales de una posible infección
  • un callo con sangre seca por dentro, lo que con frecuencia puede ser la primera señal de una lesión debajo del callo
  • una infección del pie que se pone negra y huele mal, señales de que podría tener gangrena

Pídale a su médico que lo refiera a un podólogo o podiatra, si es necesario.

Bibliografía

Ensayos Clínicos

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés) y otras organizaciones del Instituto Nacional de Salud (NIH) conducen y ayudan en la investigación de muchas enfermedades y condiciones médicas.

Que son ensayos clínicos, y serian una buena opción para usted?

Los ensayos clínicos son parte de la investigación clínica y a la raíz de todos avances médicos. Los ensayos clínicos buscan maneras nuevas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para estudiar otros aspectos de la atención clínica, como la manera de mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Averigüe si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

Que ensayos clínicos están disponibles?

Para más información sobre los ensayos clínicos que están disponibles y están reclutando visite: www.clinicaltrials.gov.

Las enfermedades diabéticas del ojo

En esta sección:

¿Qué son las enfermedades diabéticas del ojo?

Las enfermedades diabéticas del ojo son un grupo de problemas de los ojos que puede afectar a las personas con diabetes. Estas enfermedades incluyen la retinopatía diabética, el edema macular diabético, las cataratas y el glaucoma.

Con el tiempo, la diabetes puede causar daños en los ojos que pueden ocasionar baja visión o, incluso, ceguera. Sin embargo, usted puede tomar medidas para prevenir o impedir que progrese la enfermedad diabética del ojo al cuidarse la diabetes.

Las mejores maneras de controlar la diabetes y mantener los ojos sanos son:

  • controlar la glucosa en la sangre, la presión arterial y el colesterol, conocidos como los factores clave del manejo de la diabetes
  • buscar ayuda para dejar de fumar, si fuma
  • hacerse un examen de los ojos con dilatación de las pupilas una vez al año
Un oculista examina los ojos de un hombre para detectar señales de enfermedades de los ojos durante un examen completo de los ojos.
Foto cortesía del Instituto Nacional del Ojo de los NIH.
Puede que los ojos parezcan estar sanos, pero la única manera de estar seguro es haciéndose un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas

Cuando el daño recién empieza a desarrollarse, a menudo, no hay señales de advertencia de la enfermedad diabética del ojo o pérdida de la vista. Un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas ayuda al médico a detectar y tratar los problemas de los ojos en una etapa temprana, a menudo, antes de que tenga una pérdida significativa de la vista.

¿Cómo me afecta la diabetes a los ojos?

La diabetes puede afectar la salud de los ojos cuando la glucosa en la sangre, también conocida como azúcar en la sangre, está demasiado alta.

A corto plazo, es poco probable que tenga alguna pérdida de la vista por el nivel alto de glucosa en la sangre. Cuando las personas cambian el plan de cuidado de la diabetes o las medicinas para la diabetes a veces tienen la vista borrosa por unos días o semanas. El nivel alto de glucosa puede cambiar los niveles de los líquidos o hacer que se le hinchen los tejidos de los ojos que le ayudan a enfocar, lo que causa la vista borrosa. Este tipo de vista borrosa es temporal y desaparece a medida que el nivel de glucosa vuelve a la normalidad.

Si el nivel de glucosa en la sangre permanece alto por mucho tiempo, puede dañar los pequeños vasos sanguíneos en la parte posterior de los ojos. Este daño puede empezar durante la prediabetes, cuando el nivel de glucosa es más alto de lo normal, pero no lo suficientemente alto como para que se le diagnostique la diabetes. Se puede filtrar líquido de los vasos sanguíneos dañados causando hinchazón. También se pueden comenzar a formar nuevos vasos sanguíneos débiles. Estos vasos sanguíneos pueden sangrar en la parte media del ojo, formar tejido cicatricial o hacer que la presión suba a un nivel peligroso en la parte interna del ojo.

La mayoría de las enfermedades de los ojos asociadas con la diabetes empiezan con problemas de los vasos sanguíneos. Las cuatro enfermedades de los ojos que pueden representar una amenaza para la vista son:

La retinopatía diabética

La retina es la membrana interior que se encuentra en la parte posterior de cada ojo. La retina es sensible a la luz y la convierte en señales que el cerebro decodifica para que podamos ver el mundo que nos rodea. Los vasos sanguíneos dañados pueden causar daños a la retina, lo que causa una enfermedad que se conoce como la retinopatía diabética.

Durante la etapa temprana de la retinopatía diabética, los vasos sanguíneos pueden debilitarse, abultarse o filtrar líquido hacia la retina. Esta etapa se conoce como la retinopatía diabética no proliferativa.

Si la enfermedad progresa, algunos vasos sanguíneos se cierran, lo que causa la formación, o proliferación, de nuevos vasos sanguíneos en la superficie de la retina. Esta etapa se conoce como la retinopatía diabética proliferativa. Estos vasos sanguíneos anormales pueden causar problemas graves de la vista.

Dos niños sostienen pelotas de goma y sonríen a la cámara.
Foto cortesía del Instituto Nacional del Ojo de los NIH.
Vista normal de dos niños que sonríen.
Esta foto muestra cómo la retinopatía podría afectar la vista. Se ven manchas negras que bloquean los rostros de dos niños que sostienen pelotas de goma.
Foto cortesía del Instituto Nacional del Ojo de los NIH.
La misma escena, como la vería una persona con retinopatía diabética.

El edema macular diabético

La parte de la retina que se necesita para leer, conducir y ver los rostros se conoce como la macula. La diabetes causa la hinchazón de la macula, lo que se conoce como el edema macular diabético. Con el tiempo, esta enfermedad puede destruir la vista nítida en esta parte del ojo, lo que causa pérdida parcial de la vista o ceguera. El edema macular normalmente se desarrolla en las personas que ya presentan otras señales de la retinopatía diabética.

El glaucoma

El glaucoma es un grupo de enfermedades del ojo que pueden dañar el nervio óptico (el conjunto de nervios que conecta el ojo con el cerebro). La diabetes duplica las probabilidades de tener glaucoma, lo que puede causar pérdida de la vista y ceguera si no se trata a tiempo. Los síntomas dependen del tipo de glaucoma que tenga. Obtenga más información sobre el glaucoma.

Esta foto muestra cómo el glaucoma afecta la vista. Los cuatro lados de la imagen de los dos niños están ensombrecidos. Solo el centro es lo suficientemente nítido como para verse con claridad.
Foto cortesía del Instituto Nacional del Ojo de los NIH.
Las personas con glaucoma lentamente van perdiendo la vista lateral o visión periférica.

Las cataratas

Los lentes que tenemos dentro de los ojos, llamados cristalinos, son estructuras transparentes que nos permiten tener una visión nítida. Sin embargo, estos tienden a nublarse a medida que envejecemos. Las personas con diabetes tienen mayor propensión a que se les nuble los cristalinos. Los cristalinos nublados se conocen como cataratas. Las personas con diabetes pueden presentar cataratas a edades más tempranas que las personas que no la tienen. Los investigadores piensan que los niveles altos de glucosa hacen que se acumulen depósitos en los cristalinos.

Una foto borrosa muestra a dos niños que sostienen pelotas de goma. La foto muestra cómo el cristalino nublado del ojo, conocido como cataratas, afecta la visión.
Foto cortesía del Instituto Nacional del Ojo de los NIH.
La vista nublada y los colores desteñidos son síntomas de las cataratas.

¿Son comunes las enfermedades de los ojos asociadas con la diabetes?

La retinopatía diabética

Aproximadamente una de cada tres personas con diabetes mayores de 40 años de edad ya presenta algunos síntomas de retinopatía diabética.1 La retinopatía diabética es la causa más común de pérdida de la vista en personas con diabetes. Sin embargo, las futuras perspectivas de cada persona dependen, en gran medida, del cuidado regular. La detección y el tratamiento de la retinopatía diabética en etapa temprana puede reducir el riesgo de ceguera en un 95 por ciento.

El glaucoma y las cataratas

Si tiene diabetes, tiene el doble de probabilidad de tener glaucoma o cataratas en comparación con las personas que no tienen diabetes.

¿Quién tiene más probabilidad desarrollar una enfermedad diabética del ojo?

Cualquier persona con diabetes puede llegar a tener una enfermedad diabética del ojo. Su riesgo aumenta si no se trata:

  • el nivel alto de glucosa en la sangre
  • la presión arterial alta

El nivel alto de colesterol en la sangre y el tabaquismo también pueden aumentar el riesgo de llegar a tener una enfermedad diabética del ojo.

Algunas personas se ven más afectadas que otras. Los afroamericanos, los indígenas estadounidenses y nativos de Alaska, los hispanos o latinos, los nativos de las islas del Pacífico y las personas mayores tienen un mayor riesgo de pérdida de la vista o ceguera por la diabetes.

Si tiene diabetes y queda embarazada, puede desarrollar problemas de los ojos rápidamente durante el embarazo. Si ya tiene comienzos de retinopatía diabética, esta puede progresar durante el embarazo. Los cambios que ocurren en el cuerpo para apoyar al crecimiento del bebé en desarrollo pueden afectar los vasos sanguíneos de los ojos. Su equipo de atención médica le sugerirá que se haga exámenes de los ojos con regularidad durante el embarazo para detectar y tratar cualquier problema en una etapa temprana y proteger su vista.

La diabetes que se presenta únicamente durante el embarazo, conocida como diabetes gestacional, normalmente no causa problemas de los ojos. Los investigadores aún no saben con certeza a qué se debe esto.

Sus probabilidades de desarrollar una enfermedad diabética del ojo aumentan mientras más tiempo ha tenido diabetes.

¿Cuáles son los síntomas de las enfermedades diabéticas del ojo?

Con frecuencia, cuando estas enfermedades están en etapa temprana no presentan síntomas. Especialmente con la retinopatía diabética, es posible que no sienta dolor ni tenga cambios en la vista a medida que el daño comienza a aumentar en la parte interna del ojo.

Cuando sí se presentan síntomas, estos pueden incluir:

  • visión borrosa u ondulada
  • cambios frecuentes en la visión, a veces, de un día a otro
  • áreas oscuras o pérdida de la visión
  • visión deficiente de los colores
  • manchas negras o filamentos oscuros (también conocidos como flotadores)
  • destellos de luz.

Hable con su oculista si tiene alguno de estos síntomas.

¿Cuándo debería ver a un médico de inmediato?

Llame al médico de inmediato si nota cambios bruscos en la vista, entre ellos, destellos de luz o más manchas negras (flotadores) de lo normal. También debería visitar al médico de inmediato si siente que le tienden una cortina sobre los ojos. Estos cambios en la vista pueden ser síntomas de desprendimiento de la retina, que es una emergencia médica.

¿Cómo diagnostican los médicos los problemas de los ojos asociados con la diabetes?

Hacerse un examen completo de los ojos con dilatación de las pupilas es la mejor manera de detectar los problemas de los ojos causados por la diabetes. El médico le pondrá gotas en los ojos para agrandar las pupilas. Esto permite al médico usar una lupa especial para examinar un área más amplia de la parte posterior de cada ojo. Tendrá la visión borrosa por unas horas después de que le hayan dilatado las pupilas.

Asimismo, el médico:

  • le examinará la vista
  • le medirá la presión en los ojos.

El médico también puede sugerir otras pruebas, dependiendo de sus antecedentes médicos.

La mayoría de las personas con diabetes deberían consultar con un profesional de la vista una vez al año para que se les haga un examen completo de los ojos. Su equipo de atención médica puede sugerir un plan distinto, según el tipo de diabetes y el tiempo que haya transcurrido desde que se le diagnosticaron la enfermedad por primera vez.

Las mujeres con diabetes gestacional normalmente no necesitan hacerse el examen de los ojos porque no desarrollan ninguna enfermedad diabética del ojo durante el embarazo. Si tiene preguntas, consulte con su médico.

¿Cómo tratan los médicos los problemas de la vista asociados con la diabetes?

El médico puede recomendarle que se haga exámenes de los ojos más de una vez al año, además de controlarse la diabetes. Esto quiere decir controlar los factores clave del manejo de la diabetes, que incluyen la hemoglobina A1c, la presión arterial y el colesterol, así como dejar de fumar. Pregúntele a su equipo de atención médica qué puede hacer para alcanzar sus niveles ideales.

Una mujer coloca el medidor de glucosa en la sangre al lado de una gota de sangre en la yema del dedo.
El control de la glucosa en la sangre puede ayudar a prevenir o evitar que progresen las enfermedades diabéticas del ojo.

Los médicos pueden tratar los problemas de los ojos en etapa avanzada con medicinas, tratamientos con láser, cirugía o una combinación de estas opciones.

Medicinas

El médico puede tratar los ojos con medicinas anti-factor de crecimiento endotelial vascular (FCEV), como el aflibercept, el bevacizumab o el ranibizumab. Estas medicinas bloquean el crecimiento de los vasos sanguíneos anormales en el ojo. Las medicinas anti-FCEV pueden detener la filtración de líquidos, lo que puede ayudar a tratar el edema macular diabético.

El médico inyectará la medicina anti-FCEV en los ojos durante la visita al consultorio. Recibirá varios tratamientos durante los primeros meses y, luego, con menor frecuencia hasta que finalice la primera serie de la terapia. El médico usará medicinas que le anestesiarán los ojos para que no sienta dolor. La aguja es del grosor de un cabello humano.

Los tratamientos anti-FCEV pueden detener pérdidas adicionales de la vista y, en algunas personas, pueden mejorar la vista.

Tratamiento con láser

El tratamiento con láser, también conocido como fotocoagulación, consiste en hacer pequeñas quemaduras en el ojo con un haz de luz. Este método trata los vasos sanguíneos que están filtrando líquidos y la edema o acumulación de líquidos. El médico normalmente administra este tratamiento en varias visitas al consultorio y usa medicina para anestesiarle los ojos. El tratamiento con láser puede evitar que la enfermedad progrese, lo que es importante para prevenir la pérdida de la vista o ceguera. Sin embargo, es menos probable que recupere la visión que ya haya perdido con el tratamiento con láser en comparación con las medicinas anti-VEGF.

Hay dos tipos de tratamiento con láser:

  • el tratamiento focal o en rejilla, que funciona en un área pequeña de la retina y trata el edema macular diabético.
  • el tratamiento con láser disperso, también conocido como fotocoagulación panretiniana (PRP, por su sigla en inglés), que cubre un área más amplia de la retina. Este método trata el crecimiento de vasos sanguíneos anormales, lo que se conoce como retinopatía diabética proliferativa.

Vitrectomía

La vitrectomía es una cirugía que extrae la materia gelatinosa y transparente que rellena el espacio interior del ojo, conocida como humor vítreo. El procedimiento trata problemas de sangrado grave o tejido cicatricial causados por la retinopatía diabética proliferativa. El tejido cicatricial puede hacer que la retina se desprenda del tejido posterior, como papel tapiz que se desprende de la pared. La retina que se afloja o se desprende por completo puede causar ceguera.

Durante la vitrectomía, se inyecta despacio una solución salina en el ojo para mantener la presión del ojo durante la cirugía y remplazar el humor vítreo extraído. La vitrectomía se lleva a cabo en un centro quirúrgico u hospital, con analgésicos.

Cirugía del cristalino con catarata

En un centro quirúrgico u hospital, el médico puede extraer el cristalino nublado del ojo, donde la catarata se ha formado, y reemplazarlo con un lente artificial. Generalmente, después de la cirugía de cataratas, la mayoría de las personas tiene mejor vista. Después de que el ojo haya sanado, es posible que necesite una nueva receta para los anteojos. La vista que tenga después de la cirugía de cataratas también puede depender del tratamiento de cualquier daño por la retinopatía diabética o el edema macular.

¿Qué puedo hacer para protegerme los ojos?

Para prevenir o evitar que las enfermedades diabéticas del ojo progresen, controle los factores clave del manejo de la diabetes: la A1c, la presión arterial y el colesterol; y deje de fumar, si lo hace. Lea más información sobre cómo controlar la diabetes.

Además, hágase un examen con dilatación de las pupilas una vez al año, o más seguido si su profesional de la vista lo recomienda. Estas medidas son excelentes maneras de proteger la salud de los ojos y pueden prevenir la ceguera.

Mientras más pronto empiece a controlar la diabetes y otras enfermedades, mejor. Y aunque le haya sido difícil controlar la salud en el pasado, un mejor cuidado ahora puede protegerle los ojos en el futuro. Nunca es demasiado tarde para empezar.

¿Qué sucede si ya he perdido parte de la visión por la diabetes?

Pídale al profesional de la vista que le ayude a encontrar una clínica de baja visión y rehabilitación. Los profesionales de la vista especializados pueden ayudarle a manejar la pérdida de la vista que no puede corregirse con anteojos, lentes de contacto, medicina o cirugía. Los aparatos especiales y capacitación pueden ayudarle a aprovechar al máximo lo que le quede de la vista para que pueda seguir una vida activa, disfrutar de sus pasatiempos, visitar amigos y familiares y vivir sin necesitar la ayuda de otras personas.

Bibliografía

Mantenga la boca sana

En esta sección:

¿Cómo puede la diabetes afectar la boca?

Un exceso de glucosa, también llamada azúcar, en la sangre debido a la diabetes puede ocasionarle dolor, infección y otros problemas en la boca. La boca incluye

  • los dientes
  • las encías
  • la mandíbula
  • los tejidos como la lengua, el techo de la boca, la parte de abajo de la boca y el interior de las mejillas
Dibujo del perfil de una mujer con un letrero que señala la mandibula.

La glucosa está presente en la saliva, que es el líquido que mantiene la boca húmeda. Cuando la diabetes no se controla, los niveles altos de glucosa en la saliva ayudan a que crezcan gérmenes dañinos, llamados placa. La placa también resulta de comer alimentos que contienen azúcares o almidones. Algunos tipos de placa ocasionan caries o daño dental. Otros tipos de placa causan enfermedades de las encías.

Imagen de niveles altos de glucosa que equivalen a niveles más altos de placa.

Si usted tiene diabetes, la enfermedad de las encías puede ocurrir con más frecuencia, ser más grave y tardar más tiempo en sanar. A su vez, la enfermedad de las encías puede dificultar el control de la glucosa en la sangre. Algunos estudios muestran que si se trata la enfermedad de las encías, es más fácil controlar la glucosa en la sangre.

¿Qué pasa si tengo placa?

Si la placa no se retira, con el tiempo se endurece y se acumula en el borde de la encía. La placa endurecida dificulta el cepillado y la limpieza entre los dientes. Las encías se ponen rojas, se inflaman y sangran fácilmente. Estas son señales de la primera etapa de la enfermedad de las encías, llamada gingivitis.

Cuando la gingivitis no se trata, se puede convertir en periodontitis. En la periodontitis, las encías se separan de los dientes y forman espacios o bolsas que se infectan. El cuerpo combate los gérmenes a medida que la placa se esparce y crece por debajo del borde de la encía. Pero los gérmenes y la respuesta de su cuerpo a esta infección empiezan a destruir el hueso y el tejido que sostiene los dientes en su lugar. Si la periodontitis no se trata, las encías, los huesos y el tejido que sostiene los dientes se destruyen. Los dientes pueden aflojarse y es posible que se tengan que extraer. Si tiene periodontitis, su dentista puede enviarlo a un periodoncista, que es un experto en tratar la enfermedad de las encías.

Dibujo de una vista cercana de los dientes y las encías sanas de una persona. Dibujo de una vista cercana de los dientes y las encías de una persona con periodontitis.
Encías sanas Periodontitis

¿Cuáles son los problemas más comunes de la boca causados por la diabetes?

Esta tabla muestra los problemas más comunes de la boca causados por la diabetes.

Problema ¿Qué es? Síntomas Tratamiento
Gingivitis
  • la primera etapa de la enfermedad de las encías
  • encías rojas, inflamadas y sangrantes
  • cepillado y uso de seda dental a diario
  • limpiezas frecuentes por su dentista
Periodontitis
  • una forma más grave de enfermedad de las encías
  • encías rojas, inflamadas y sangrantes
  • encías que se han retirado de los dientes
  • pus entre los dientes y las encías
  • mal aliento que no desaparece
  • dientes permanentes que se aflojan o se separan unos de otros
  • cambios en la forma en que los dientes se acoplan cuando muerde
  • cambios en la forma en que encajan sus dentaduras postizas (dientes artificiales que se pueden retirar)
  • limpieza profunda por su dentista
  • medicamentos recetados por su dentista
  • cirugía de las encías
Algodoncillo
  • el crecimiento de un hongo que naturalmente se encuentra en la boca y que el cuerpo no puede controlar
  • áreas dolorosas, blancas o a veces rojas en las encías, la lengua, las mejillas o el techo de la boca
  • áreas que se han convertido en llagas abiertas
  • tomar el medicamento recetado por su médico o dentista para eliminar el hongo
  • arreglar las dentaduras postizas que no encajan bien
  • retirar las dentaduras postizas parte del día o de la noche y mantenerlas limpias
Boca seca, llamada xerostomía
  • falta de saliva en la boca, lo que aumenta el riesgo de caries y enfermedad de las encías
  • sensación de sequedad en la boca, que puede ocurrir a menudo o todo el tiempo
  • lengua seca y áspera
  • dolor en la boca
  • labios cuarteados
  • llagas o infección en la boca
  • problemas para masticar, comer, tragar o hablar
  • tomar el medicamento recetado por su médico o dentista para mantener la boca húmeda
  • enjuagar con un enjuague bucal de flúor
  • usar chicles o mentas sin azúcar para aumentar el flujo de saliva
  • tomar sorbos frecuentes de agua
  • evitar el tabaco, la cafeína y el alcohol
  • usar durante la noche un humidificador, un aparato que eleva la humedad en el hogar
  • evitar los alimentos condimentados o salados que podrían causar dolor en la boca seca
Síndrome de la boca ardiente
  • un problema doloroso y complejo en la boca
  • se desconoce la causa pero está relacionado con el daño de los nervios, dentaduras postizas que ocasionan dolor, cambios hormonales, boca seca y dieta deficiente
  • sensación de quemazón en la boca
  • boca seca
  • sabor amargo
  • síntomas que pueden empeorar durante el día
  • depende de sus necesidades y de la causa

Otras señales de problemas en la boca incluyen

  • dolor en la boca, el rostro o la mandíbula que no desaparece
  • dientes flojos
  • dolor al masticar
  • cambio del sentido del gusto
  • manchas oscuras u orificios en los dientes
  • una llaga (úlcera) que no cicatriza

¿Cómo sé si tengo problemas en la boca causados por la diabetes?

Revísese la boca para ver si hay señales de los problemas causados por la diabetes. Si nota algún problema, consulte a su dentista inmediatamente. Algunas de las primeras señales de enfermedad son las encías inflamadas, sensibles o sangrantes. A veces, no hay señales de la enfermedad de las encías. Es posible que usted no sepa que la tiene hasta que tenga un daño grave. Su mejor defensa es ver al dentista dos veces al año para que le haga una limpieza y chequeo.

Dibujo de un hombre inspeccionándose la boca.
Revísese la boca para ver si hay señales de los problemas causados por la diabetes.

¿Cómo puedo prepararme para una visita al dentista?

Haga planes con tiempo. Antes de la visita, hable con su médico y su dentista sobre la mejor manera de controlar su nivel de glucosa en la sangre durante el trabajo dental.

Es posible que usted esté tomando medicamentos para la diabetes que hagan que el nivel de glucosa en la sangre esté demasiado bajo, lo cual se llama hipoglucemia. Si usted usa insulina u otros medicamentos para la diabetes, tómelos y coma en la forma que normalmente lo hace antes de ir al dentista. Es posible que tenga que llevar los medicamentos para la diabetes y algo de comer cuando vaya al consultorio del dentista.

Si su nivel de glucosa no está bajo control es posible que necesite posponer cualquier trabajo dental que no sea de emergencia.

Si se siente nervioso por su visita al dentista, dígales al dentista y al personal cómo se siente. Su dentista puede adaptar el tratamiento de acuerdo a sus necesidades. No deje que sus nervios le impidan hacerse chequeos regulares. Esperar demasiado para cuidarse la boca puede empeorar las cosas.

Dibujo de un paciente hablando con su dentista.
Dígales al dentista y al personal cómo se siente.

¿Qué pasa si la boca me queda adolorida después del trabajo dental?

Si la boca le queda adolorida después del trabajo dental, es posible que no pueda comer ni masticar por varias horas o días. Pregúntele al médico cómo puede modificar su rutina diaria mientras la boca está sanando:

  • qué alimentos o bebidas puede consumir
  • si debe cambiar el horario en que toma sus medicamentos para la diabetes
  • si debe cambiar la dosis de sus medicamentos para la diabetes
  • con qué frecuencia se debe chequear el nivel de glucosa en la sangre

¿Cómo afecta a la boca el tabaquismo?

Fumar empeora los problemas de la boca. Además aumenta la probabilidad de tener enfermedad de las encías, cáncer de la boca o de la garganta e infecciones por hongos en la boca. Fumar también mancha los dientes y causa mal aliento.

El tabaquismo y la diabetes son una mezcla peligrosa. Fumar eleva su riesgo de que desarrolle muchos de los problemas causados por la diabetes. Si deja de fumar,

  • disminuirá su riesgo de un ataque al corazón, accidentes cerebrovasculares, enfermedades de los nervios, enfermedades de los riñones y amputación
  • podrían mejorar su nivel de colesterol y su presión arterial
  • mejorará la circulación de la sangre

Si fuma, pídale a su médico que le ayude a dejar de fumar o llame a 1–800–784–8669 (1−800−QUITNOW).

Imagen de un símbolo de no fumar.

¿Cómo puedo mantener la boca sana?

Puede mantener la boca sana si sigue estos pasos:

  • Conserve su nivel de glucosa en la sangre lo más cerca posible a su valor ideal. Su médico le ayudará a fijar este valor ideal para la glucosa y le enseñará qué debe hacer si su nivel de glucosa en la sangre está demasiado alto o demasiado bajo.
  • Aliméntese de forma saludable y siga el plan de alimentación que usted y su médico o dietista han elaborado.
  • Cepíllese los dientes al menos dos veces al día con pasta de dientes con flúor. El flúor protege los dientes de las caries.
    • Trate de cepillarse tan pronto se despierte en la mañana, antes de acostarse por la noche y después de cada comida y refrigerio.
    • Use un cepillo suave.
    • Cepíllese suavemente el borde de la encía.
    • Use movimientos cortos y circulares.
    • Cepíllese el frente, la parte de atrás y la parte superior de cada diente. Cepíllese también la lengua.
    • Cambie el cepillo dental cada tres meses o más pronto si el cepillo parece gastado o las cerdas están muy separadas. Un cepillo dental nuevo retira más placa.
Dibujo de un cepillo de dientes, dentífrico y seda dental, juntos sobre una mesa.
  • Tome agua que contenga flúor añadido o pregúntele a su dentista qué enjuague bucal con flúor le recomienda para prevenir las caries.
  • Pregúntele a su dentista sobre enjuagues antiplaca o antigingivitis para controlar la placa o prevenir la enfermedad de las encías.
  • Use seda dental para limpiar entre los dientes al menos una vez al día. La seda dental le ayuda a evitar la acumulación de placa sobre sus dientes. Cuando se pase la seda:
    • deslícela hacia arriba y hacia abajo y luego en curva alrededor de la base de cada diente
    • use secciones limpias de seda a medida que pasa de un diente a otro
Dibujo de una mujer pasándose seda dental por los dientes.
  • Otra forma de retirar la placa entre los dientes es usando un palillo o un cepillo interdental. Estos son utensilios delgados diseñados para limpiar entre los dientes, que se pueden comprar en las farmacias o supermercados.
  • Si usa dentaduras postizas, manténgalas limpias. Llévelas a ajustar si se aflojan o las siente incómodas.
  • Llame de inmediato a su dentista si tiene alguna señal de problema en la boca.
  • Visite a su dentista dos veces al año para que le haga su limpieza y chequeo. Su dentista le puede sugerir más visitas si cree que usted las necesita.
Dibujo de un dentista examinando los dientes de un paciente.
Visite a su dentista dos veces al año para que le haga su limpieza y chequeo.
  • Siga las recomendaciones de su dentista.
    • Si el dentista le dice que tiene un problema, atiéndalo de inmediato.
    • Siga los pasos o tratamientos que el dentista le sugiera para mantener su boca sana.
  • Dígale a su dentista que usted tiene diabetes.
    • Dígale a su dentista si ha habido algún cambio en su salud o en los medicamentos que toma.
    • Comparta con él los resultados de algunas de sus pruebas de sangre para la diabetes, como la prueba A1C o la de la glucosa en ayunas.
    • Si su diabetes no está bien controlada, pregúntele si necesita antibióticos antes y después del tratamiento dental.
  • Si fuma, consiga ayuda para dejar de fumar.

Problemas de la diabetes, sexuales y de la vejiga

En esta página:

Los problemas sexuales y los problemas de la vejiga son comunes a medida que las personas envejecen, pero la diabetes puede empeorarlos. El paciente o su pareja podría presentar problemas para tener relaciones sexuales o disfrutar de ellas, o podría tener escapes de orina o dificultad para vaciar normalmente la vejiga.

Los efectos de una concentración alta de glucosa en la sangre, también conocida como azúcar en la sangre, pueden dañar los vasos sanguíneos y los nervios. Este daño puede causar problemas sexuales y de la vejiga. Mantener las concentraciones de glucosa en la sangre dentro del rango objetivo es una forma importante de prevenir el daño en los vasos sanguíneos y en los nervios.

El paciente debe trabajar con su equipo de atención médica para ayudar a prevenir o tratar los problemas sexuales y de la vejiga. Estos problemas podrían ser señal de que el paciente necesita controlar su diabetes de una manera diferente. El paciente debe tener en cuenta que una vida sexual saludable y una vejiga saludable pueden mejorar su calidad de vida, así que debe tomar medidas ahora si le inquietan esos problemas.

Pareja abrazada en una banca del parque.
Estos problemas podrían ser señal de que el paciente necesita controlar su diabetes de una manera diferente.

¿Pueden los problemas sexuales y de la vejiga ser síntomas de diabetes?

Sí. Los cambios en la función sexual o en los hábitos de la vejiga pueden ser una señal de que el paciente tiene diabetes. El daño en los nervios causado por la diabetes, conocido también como neuropatía diabética, puede lesionar partes del organismo, como los órganos genitales o las vías urinarias. Por ejemplo, los hombres con diabetes pueden desarrollar disfunción eréctil 10 a 15 años antes que los hombres que no tienen diabetes.1

El paciente debe consultar con un profesional de atención médica si tiene síntomas de diabetes, incluso problemas sexuales y de la vejiga.

¿Cuándo debe el paciente consultar con un médico acerca de sus problemas sexuales o de la vejiga?

El paciente debe consultar con un profesional de atención médica si tiene problemas con las relaciones sexuales o con la vejiga. Estos problemas podrían ser señal de que el paciente necesita controlar su diabetes de una manera diferente. Podría resultarle vergonzoso y difícil hablar de estas cosas; sin embargo, hay que tener en cuenta que los profesionales de atención médica están capacitados para hablar con las personas sobre todo tipo de problemas de salud. Todas las personas merecen tener relaciones saludables y disfrutar de las actividades que les gustan.

¿Qué hace al paciente más propenso a desarrollar problemas sexuales o de la vejiga?

Es más probable que el paciente desarrolle problemas sexuales o de la vejiga si tiene diabetes y:

  • una concentración alta de glucosa en la sangre que no está bien controlada, lo que se conoce también como concentración alta de azúcar en la sangre
  • tiene daño en los nervios, conocido también como neuropatía
  • tiene presión arterial alta que no está siendo tratada
  • tiene colesterol alto que no está siendo tratado
  • tiene sobrepeso o es obeso
  • no se mantiene físicamente activo
  • está tomando determinados medicamentos
  • toma demasiadas bebidas alcohólicas
  • fuma

Las investigaciones también sugieren que ciertos genes pueden aumentar la probabilidad de que las personas desarrollen neuropatía diabética.2

¿Cuáles problemas sexuales pueden tener los hombres con diabetes?

Los cambios en los vasos sanguíneos, los nervios, las hormonas y la salud emocional durante la diabetes pueden dificultarles a los hombres tener relaciones sexuales satisfactorias. Además, la diabetes y sus retos afines podrían hacerles más difícil tener un hijo.

Disfunción eréctil

El paciente tiene disfunción eréctil si no puede lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener relaciones sexuales satisfactorias. Más de la mitad de los hombres con diabetes desarrollarán disfunción eréctil. Los hombres con diabetes tienen una probabilidad más de 3 veces mayor de desarrollar disfunción eréctil que los hombres que no tienen diabetes.1 Un buen control de la diabetes puede ayudar a prevenir y tratar la disfunción eréctil causada por los daños en los nervios y los problemas de circulación. Un médico puede ayudar a tratar la disfunción eréctil con medicamentos o con un cambio en el plan de cuidado de la diabetes.

Profesional de atención médica hablando con una pareja sobre los resultados de los análisis de laboratorio de él.
Controlar la diabetes puede ayudar a prevenir y tratar la disfunción eréctil causada por los daños en los nervios y los problemas de circulación.

Eyaculación retrógrada

En raras ocasiones, la diabetes puede causar eyaculación retrógrada, que ocurre cuando durante la eyaculación parte o todo el semen entra a la vejiga en lugar de salir por el pene. Durante la eyaculación retrógrada, el semen entra a la vejiga, se mezcla con la orina y sale durante la micción sin problema. Una muestra de orina después de la eyaculación puede indicar si el paciente tiene eyaculación retrógrada. Algunos hombres con eyaculación retrógrada quizás no eyaculen en absoluto.

Curvatura del pene

Los hombres con diabetes son más propensos a tener enfermedad de Peyronie (en inglés), conocida también como curvatura del pene, que los hombres que no tienen diabetes.3 Los hombres con enfermedad de Peyronie tienen tejido cicatricial, o placa, en el pene, que lo hace curvo cuando está erecto. La curvatura en el pene puede hacer las relaciones sexuales dolorosas o difíciles. Algunos hombres con enfermedad de Peyronie podrían tener disfunción eréctil.

Bajo nivel de testosterona

Las concentraciones de testosterona de los hombres disminuyen naturalmente con la edad. Sin embargo, en algunos hombres estas concetraciones de testosterona por debajo de lo normal pueden ser la causa de la disfunción eréctil, o pueden explicar por qué algunos hombres a menudo se sienten cansados, deprimidos (en inglés) o tienen poco deseo sexual. Los hombres con diabetes, especialmente aquellos que son mayores y con sobrepeso, son más propensos a tener una baja concentración de testosterona o "T baja".

Si el médico piensa que el paciente puede tener un bajo nivel de testosterona, probablemente le pedirá una muestra de sangre, y un profesional de atención médica le hará un examen físico. El médico puede sugerirle que trate su bajo nivel de testosterona con un gel, una inyección o un parche recetado.

Varios estudios demuestran que, junto con un buen control de la diabetes, la terapia con testosterona puede disminuir los problemas sexuales de los hombres.4 Sin embargo, la terapia con testosterona puede tener riesgos graves (en inglés) y quizás no sea segura para todos los hombres. El paciente debe consultar con su médico sobre los efectos secundarios de la terapia con testosterona y si es adecuada para él.

Problemas de fertilidad

Algunos estudios demuestran que los hombres con diabetes pueden tener problemas con su esperma que hacen que sea más difícil concebir. Tal vez el esperma se mueva lentamente o no se mueva en absoluto, o quizás no sea capaz de fertilizar bien el óvulo.5 Trabajar en estrecha colaboración con la pareja y con un profesional de atención médica especializado en temas de fertilidad podría ayudar.

Si la pareja desea concebir un hijo, el médico puede tratar la eyaculación retrógrada causada por la diabetes con medicamentos o cambiando el plan de atención de la diabetes. La pareja también puede hablar con un urólogo experto en fertilidad que podría recolectar la esperma de la orina del paciente y luego usarla para hacer una inseminación artificial.

¿Cuáles problemas sexuales pueden tener las mujeres con diabetes?

La falta de deseo y respuesta sexual, la sequedad vaginal y las relaciones sexuales dolorosas pueden ser causadas por los daños en los nervios, la disminución del flujo sanguíneo a los genitales y los cambios hormonales. Otras afecciones pueden causar estos problemas también, incluso la menopausia. Si la paciente nota un cambio en su vida sexual, debe consultar con su equipo de atención médica. Un examen físico, que incluirá un examen pélvico, y análisis de sangre y de orina podrían ayudar al médico a determinar la causa de los problemas.

Falta de deseo y respuesta sexual

La falta de deseo y respuesta sexual puede incluir:

  • no poder excitarse o mantenerse excitada
  • no tener suficiente lubricación vaginal
  • tener poca o nada de sensación en los genitales
  • no poder tener un orgasmo o rara vez tener uno

Con la diabetes, probablemente el cuerpo y la mente pasarán por muchos cambios. Por ejemplo, las concentraciones altas y bajas de glucosa en la sangre pueden afectar cómo se excita la paciente, si es que se excita, o puede hacerla sentir más cansada de lo normal o deprimida y ansiosa (en inglés), haciendo que se interese menos en el sexo.

El equipo de atención médica puede ayudarla a realizar cambios en su plan de atención de la diabetes para que esté en control. Las mujeres que mantienen las concentraciones de glucosa en la sangre en su rango objetivo tienen menos probabilidad de sufrir daño en los nervios, el cual puede causar falta de deseo y respuesta sexual.

Relaciones sexuales dolorosas

Algunas mujeres con diabetes indican que tienen relaciones sexuales incómodas o dolorosas. La diabetes puede dañar los nervios que le avisan a la vagina que se lubrique durante la estimulación. Un lubricante vaginal recetado o de venta libre podría ayudar si la paciente tiene sequedad vaginal. Controlar bien la glucosa en la sangre durante un periodo de muchas semanas, meses y años puede ayudar a prevenir el daño en los nervios.

Candidiasis vaginal e infecciones de la vejiga

Las mujeres con diabetes tienen más probabilidad de presentar candidiasis vaginal, porque los organismos del hongo cándida pueden crecer más fácilmente cuando las concentraciones de glucosa en la sangre son más altas. La candidiasis vaginal puede ser incómoda o dolorosa e impedir disfrutar de las actividades, incluso de las relaciones sexuales.

Aunque algunas candidiasis vaginales pueden tratarse en casa, la paciente debe primero consultar con un profesional de atención médica sobre sus síntomas. Algunos síntomas de la candidiasis vaginal son similares a los de otros tipos de infecciones, incluso a los de las enfermedades de transmisión sexual.

Preocupaciones sobre el embarazo y problemas de fertilidad

Si la paciente tiene diabetes y planea quedar embarazada, es importante que mantenga las concentraciones de glucosa en la sangre cerca de su rango objetivo antes de quedar embarazada. Una concentración alta de glucosa en la sangre puede perjudicar al bebé durante las primeras semanas de embarazo, incluso antes de que la paciente sepa que está embarazada.

Si la paciente tiene diabetes y ya está embarazada, debe consultar con el médico lo antes posible para hacer un plan para controlar su diabetes. Trabajar con el equipo de atención médica y seguir su plan de control de la diabetes puede ayudarle a tener un embarazo saludable y un bebé sano.

Las afecciones como la obesidad y el síndrome de ovario poliquístico que están vinculadas a la diabetes pueden hacer que sea más difícil concebir un hijo. La paciente debe consultar con un profesional de atención médica, como un ginecólogo o un especialista en fertilidad, si tiene problemas para concebir.

Profesional de atención médica hablando con una paciente.
Si la paciente nota un cambio en su vida sexual, debe consultar con su equipo de atención médica.

¿Cuáles problemas de la vejiga pueden tener los hombres y las mujeres con diabetes?

La diabetes puede causar daño en los nervios de las vías urinarias, y por ende, problemas de la vejiga. El sobrepeso y la obesidad también pueden aumentar los problemas de la vejiga, como la incontinencia urinaria. Controlar la diabetes es una parte importante de la prevención de los problemas que pueden causar un exceso de micción.

El equipo de atención médica puede ayudar al paciente a controlar las concentraciones de glucosa en la sangre y a adelgazar (en inglés), si es necesario. Los médicos usan análisis de sangre y de orina para diagnosticar los problemas de la vejiga o las afecciones con síntomas similares. Los médicos también pueden usar pruebas urodinámicas (en inglés) para determinar qué tipo de problema de la vejiga tiene el paciente.

Micción frecuente y urgente

Algunas personas con diabetes que regularmente tienen concentraciones altas de glucosa en la sangre tal vez tengan que orinar con mucha frecuencia, lo que se conoce como frecuencia urinaria. Incluso los hombres y las mujeres con diabetes que mantienen sus concentraciones de glucosa en la sangre dentro de su rango objetivo a veces sienten una urgencia repentina de orinar, lo que se conoce como incontinencia de urgencia. Esto puede suceder en la noche también. Los medicamentos pueden ayudar a reducir los síntomas de los problemas de control de la vejiga.

Problemas de micción

Tal vez el paciente descubra que la diabetes hace que ya no sienta cuando la vejiga está llena. Muchas personas con diabetes informan que tienen problemas de micción. Con el tiempo, tener la vejiga demasiado llena puede causar daño en los músculos de la vejiga que expulsan la orina. Cuando estos músculos no funcionan correctamente, la orina puede permanecer demasiado tiempo en la vejiga, lo que se conoce como retención urinaria (en inglés). La retención urinaria puede causar infecciones de la vejiga, escapes de orina y la sensación de que siempre tiene que orinar.

Escape de orina

Las personas con diabetes son más propensas a desarrollar otros tipos de incontinencia urinaria, como la incontinencia de esfuerzo. Los daños en los nervios, la obesidad y las infecciones de la vejiga, que están vinculados con la diabetes, a menudo están relacionados con los problemas de control de la vejiga. El escape de orina puede hacer que el paciente evite las actividades que antes disfrutaba, incluso las relaciones sexuales.

Si el paciente tiene sobrepeso, adelgazar podría ayudarle a reducir los escapes de orina. Evitar el aumento de peso puede prevenir la incontinencia urinaria. Los estudios sugieren que a medida que aumenta el índice de masa corporal, aumenta la probabilidad de los escapes de orina.6 Si el paciente tiene sobrepeso o es obeso, debe consultar con el médico sobre cómo adelgazar (en inglés).

El paciente debe trabajar con su equipo de atención médica para ayudar a controlar y prevenir los escapes de orina. Los problemas de control de la vejiga a menudo son tratables y muy comunes, incluso entre las personas que no tienen diabetes. El paciente no debe conformarse con tener que correr al baño a toda hora para evitar los escapes de orina.

Infecciones de la vejiga

Las personas con diabetes son más propensas a desarrollar infecciones de las vías urinarias, conocidas también como infecciones de la vejiga o cistitis. El paciente debe consultar con un médico de inmediato si tiene micción frecuente y urgente que puede ser dolorosa. Las infecciones de la vejiga pueden convertirse en infecciones renales (en inglés) y pueden empeorar los síntomas de la vejiga, como los escapes y la retención de orina. Además, las infecciones de la vejiga pueden interferir en la vida diaria, incluso en la intimidad. Controlar las concentraciones de glucosa en la sangre puede ayudar a prevenir las infecciones de la vejiga.

Un hombre y una mujer caminan juntos en un parque.
Controlar las concentraciones de glucosa en la sangre puede ayudar a prevenir los problemas de la vejiga.

¿Cómo puede el paciente prevenir y tratar sus problemas sexuales o de la vejiga?

El control de la diabetes puede ayudar a prevenir el daño en los nervios y otros problemas de la diabetes que pueden causar problemas sexuales y de la vejiga. Junto con su equipo de atención médica, el paciente puede ayudar a prevenir y tratar los problemas sexuales o de control de la vejiga:

Tener relaciones sexuales es una actividad física, de manera que el paciente debe revisar su concentración de glucosa en la sangre antes y después de tener relaciones sexuales, especialmente si toma insulina. Tanto las concentraciones altas de glucosa en la sangre como las concentraciones bajas de glucosa en la sangre (hipoglucemia) pueden causar problemas durante las relaciones sexuales.

La consejería también puede ser útil cuando el paciente nota cambios en su función o deseo sexual. Estos tipos de cambios son muy comunes a medida que las personas envejecen o se adaptan a los problemas de salud.

Si el paciente tiene una pareja, él o ella también puede ser un miembro importante de su equipo de atención médica. Puede resultar útil compartir sus inquietudes y hacer que esa persona lo acompañe al consultorio del médico o a consejería. Es posible que los familiares y amigos también puedan apoyarlo si tiene problemas de la vejiga.

Bibliografía

Diciembre de 2016
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.