Enfermedad de Hashimoto

En esta página:

La enfermedad de Hashimoto es un trastorno autoinmunitario que puede causar hipotiroidismo (en inglés), o la disminución funcional de la tiroides. Con esta enfermedad, el sistema inmunitario ataca la tiroides. La tiroides se daña y no puede producir suficientes hormonas tiroideas.

La tiroides es una glándula pequeña con forma de mariposa en la parte frontal del cuello. Las hormonas tiroideas controlan la forma como el organismo usa la energía, por lo que afectan casi todos los órganos, incluso la forma como late el corazón. Si no hay suficientes hormonas tiroideas, se disminuyen muchas de las funciones del organismo.

Ilustración de la glándula tiroidea y su ubicación en el cuello
La tiroides es una glándula pequeña en el cuello que produce hormonas tiroideas.

¿Se conoce la enfermedad de Hashimoto por otro nombre?

La enfermedad de Hashimoto también se conoce como tiroiditis de Hashimoto, tiroiditis linfocítica crónica o tiroiditis autoinmunitaria.

¿Qué tan común es la enfermedad de Hashimoto?

La enfermedad de Hashimoto es la causa más común de hipotiroidismo en los Estados Unidos y afecta a aproximadamente 5 de cada 100 personas.1

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar la enfermedad de Hashimoto?

La enfermedad de Hashimoto es por lo menos 8 veces más común entre las mujeres que entre los hombres.2 Aunque la enfermedad se puede presentar en los adolescentes o en las mujeres jóvenes, aparece con mayor frecuencia entre los 40 y los 60 años de edad.2 La probabilidad de desarrollar la enfermedad de Hashimoto aumenta si otros miembros de la familia la tienen.

Es más probable que la persona desarrolle la enfermedad de Hashimoto si tiene otros trastornos autoinmunitarios. Las afecciones vinculadas con la enfermedad de Hashimoto incluyen:

  • la enfermedad de Addison, un trastorno hormonal
  • la hepatitis autoinmunitaria (en inglés), una enfermedad en la que el sistema inmunitario ataca el hígado
  • la enfermedad celíaca, un trastorno digestivo
  • el lupus, un trastorno crónico o a largo plazo que puede afectar muchas partes del organismo
  • la anemia perniciosa, una afección causada por una deficiencia de vitamina B12
  • la artritis reumatoide, un trastorno que afecta las articulaciones y, a veces, otros sistemas del organismo
  • el síndrome de Sjögren, una enfermedad que causa sequedad en los ojos y la boca
  • la diabetes tipo 1, una enfermedad que ocurre cuando la concentración de glucosa en la sangre, también llamada azúcar en la sangre, es demasiado alta
  • el vitíligo, un trastorno por el cual algunas partes de la piel no están pigmentadas

¿Qué otros problemas de salud podría tener el paciente debido a la enfermedad de Hashimoto?

Muchas personas con la enfermedad de Hashimoto desarrollan hipotiroidismo. Las concentraciones bajas de hormonas tiroideas pueden contribuir al colesterol alto, lo que puede causar una enfermedad del corazón (en inglés). En raras ocasiones, el hipotiroidismo grave y sin tratamiento puede causar un coma mixedematoso, una forma extrema de hipotiroidismo en la que disminuyen las funciones del organismo hasta el punto que se vuelve potencialmente mortal. El coma mixedematoso requiere tratamiento médico de urgencia.

¿Es la enfermedad de Hashimoto durante el embarazo un problema?

Sin tratamiento, el hipotiroidismo puede causar problemas tanto para la madre como para el bebé. Sin embargo, los medicamentos para la tiroides pueden ayudar a prevenir problemas y se pueden tomar durante el embarazo. Infórmese más sobre las causas, complicaciones, diagnóstico y tratamiento del hipotiroidismo durante el embarazo (en inglés). Muchas mujeres que toman medicamento de hormona tiroidea necesitan una dosis mayor durante el embarazo, por lo que la paciente debe comunicarse con el médico de inmediato si descubre que está embarazada.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Hashimoto?

Al principio, muchas personas con la enfermedad de Hashimoto no tienen síntomas. A medida que la enfermedad avanza lentamente, la tiroides por lo general se agranda y puede hacer que la parte frontal del cuello se vea inflamada. La tiroides agrandada, llamada bocio o coto, puede crear una sensación de llenura en la garganta, aunque por lo general no es dolorosa. Después de muchos años, o incluso décadas, el daño de la tiroides hace que esta se encoja y que desaparezca el bocio.

Cuello de una mujer con bocio.
Una tiroides agrandada, llamada bocio o coto, puede crear una sensación de llenura en la garganta, aunque por lo general no es dolorosa.

El hipotiroidismo de la enfermedad de Hashimoto a menudo es subclínico, leve y sin síntomas, especialmente al inicio de la enfermedad. A medida que el hipotiroidismo avanza, la persona puede tener uno o más de los siguientes síntomas:

  • cansancio
  • aumento de peso
  • problemas para tolerar el frío
  • dolor en las articulaciones y los músculos
  • estreñimiento
  • cabello seco y debilitado
  • periodos menstruales abundantes o irregulares y problemas para quedar embarazada
  • depresión (en inglés)
  • problemas de memoria
  • un ritmo cardíaco lento

¿Qué causa la enfermedad de Hashimoto?

Los investigadores no están seguros por qué algunas personas desarrollan trastornos autoinmunitarios como la enfermedad de Hashimoto. Estos trastornos probablemente sean el resultado de una combinación de genes y un desencadenante externo, como un virus.

En la enfermedad de Hashimoto, el sistema inmunitario produce anticuerpos que atacan la glándula tiroides. Se acumula en la tiroides una gran cantidad de glóbulos blancos llamados linfocitos, que forman parte del sistema inmunitario. Los linfocitos producen los anticuerpos que inician el proceso autoinmunitario.

¿Cómo diagnostican los médicos la enfermedad de Hashimoto?

El médico comenzará con la historia clínica y un examen físico, y ordenará uno o más análisis de sangre para determinar si el paciente tiene hipotiroidismo. El paciente puede tener un bocio, que es común en la enfermedad de Hashimoto. El médico ordenará más análisis de sangre para buscar anticuerpos antitiroideos conocidos como anticuerpos de tiroperoxidasa (TPO), que los tienen casi todas las personas con enfermedad de Hashimoto.

Probablemente no necesitará otras pruebas para confirmar que el paciente tiene la enfermedad de Hashimoto. Sin embargo, si el médico sospecha la enfermedad de Hashimoto pero el paciente no tiene anticuerpos en la sangre, es posible que le hagan una ecografía de la tiroides. Las imágenes que toma la ecografía pueden mostrar el tamaño de la tiroides y otras características de la enfermedad de Hashimoto. La ecografía también puede descartar otras causas del agrandamiento de la tiroides, como nódulos tiroideos, es decir, pequeños bultos en la glándula tiroidea.

Infórmese más acerca de las pruebas de la tiroides (en inglés)

¿Cómo tratan los médicos la enfermedad de Hashimoto?

El tratamiento generalmente depende de si la tiroides está lo suficientemente dañada como para causar hipotiroidismo. Si el paciente no tiene hipotiroidismo, el médico puede elegir simplemente vigilarlo para ver si la enfermedad empeora.

El hipotiroidismo se trata reemplazando la hormona que la propia tiroides ya no puede producir. El paciente tomará el medicamento levotiroxina, una hormona tiroidea idéntica a la hormona que produce la tiroides normalmente. Es posible que el médico le recomiende tomar el medicamento por la mañana antes de desayunar.

Una mujer tomándose una pastilla con un vaso con agua.
El paciente tomará levotiroxina para reemplazar la hormona que la tiroides ya no produce.

El médico le hará al paciente un análisis de sangre de 6 a 8 semanas después de comenzar a tomar la hormona tiroidea y ajustará la dosis si es necesario. Cada vez que le cambie la dosis, le hará otro análisis de sangre. Una vez que haya logrado una dosis que está funcionando bien para el paciente, el médico probablemente le repetirá el análisis de sangre a los 6 meses y luego una vez al año.

Lo más probable es que el hipotiroidismo se pueda controlar completamente con un medicamento de hormona tiroidea, siempre y cuando el paciente tome la dosis prescrita según las instrucciones. Nunca se debe cambiar o suspender el medicamento sin consultar primero con el médico.

¿Qué debe evitar comer el paciente si tiene la enfermedad de Hashimoto?

La tiroides usa el yodo, un mineral que se encuentra en algunos alimentos, para producir hormonas tiroideas. Sin embargo, las personas con la enfermedad de Hashimoto u otros tipos de trastornos de la tiroides autoinmunitarios pueden ser sensibles a los efectos secundarios nocivos del yodo. Consumir alimentos que contienen grandes cantidades de yodo, como algas marinas, de agua dulce u otros tipos de algas, puede causar hipotiroidismo o empeorarlo. Tomar suplementos de yodo puede tener el mismo efecto.

El paciente debe consultar con el médico sobre qué alimentos debe limitar o evitar, y decirle si toma suplementos de yodo. Además, debe compartir información sobre cualquier jarabe para la tos que toma, ya que puede contener yodo.

Las mujeres necesitan un poco más de yodo cuando están embarazadas porque el bebé obtiene el yodo de la dieta de la madre. Sin embargo, el exceso de yodo también puede causar problemas, como el bocio en el bebé. Si la paciente está embarazada, debe consultar con el médico sobre la cantidad de yodo que necesita.

Bibliografía

Septiembre de 2017
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quisiera agradecer a:
COL Henry B. Burch, MD, Chair, Endocrinology Division and Professor of Medicine, Uniformed Services University of the Health Sciences; Leonard Wartofsky, M.D., M.A.C.P., Washington Hospital Center and Georgetown University Hospital

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.