Diagnóstico de la cirrosis

¿Cómo diagnostican los médicos la cirrosis?

Los médicos diagnostican la cirrosis basándose en la historia clínica, un examen físico y los resultados de las pruebas médicas.

Historia clínica

El médico le hará preguntas a una persona acerca de los síntomas. También le preguntará si tiene una historia de afecciones de salud que aumentan la probabilidad de desarrollar cirrosis.

El médico preguntará acerca del consumo de alcohol y del uso de medicamentos de venta libre y recetados.

Historia clínica del paciente.El médico preguntará acerca de la historia de afecciones de salud.

Examen físico

El médico examinará el cuerpo de una persona, usará un estetoscopio para escuchar los sonidos en el abdomen y palpará o presionará áreas específicas del abdomen. El médico verificará si el hígado es más grande de lo que debería ser. También examinará si hay sensibilidad o dolor en el abdomen.

¿Qué pruebas utilizan los médicos para diagnosticar la cirrosis?

Análisis de sangre

El médico puede recomendar los siguientes análisis de sangre:

  • pruebas del hígado que pueden mostrar concentraciones anormales de enzimas hepáticas, lo cual puede ser un signo de que el hígado está dañado. El médico puede sospechar que existe una cirrosis si una persona tiene:
    • un aumento en las concentraciones de las enzimas hepáticas alanina transaminasa, aspartato transaminasa y fosfatasa alcalina
    • un aumento en las concentraciones de bilirrubina
    • una disminución en las concentraciones de proteínas en la sangre
  • conteo sanguíneo completo, que puede mostrar indicaciones de infección y anemia posiblemente causadas por una hemorragia interna
  • pruebas para detectar infecciones virales con el fin de determinar si una persona tiene hepatitis B o hepatitis C
  • pruebas de sangre para detectar enfermedades hepáticas autoinmunitarias, que incluyen las pruebas de anticuerpos antinucleares, anticuerpos antimúsculo liso y anticuerpos antimitocondriales

Basándose en los resultados de las pruebas de sangre, el médico puede diagnosticar ciertas causas de la cirrosis.

El médico puede usar pruebas de sangre para determinar la gravedad de la cirrosis.

Viales de sangre para pruebas de sangreEl médico puede usar pruebas de sangre para determinar la gravedad de la cirrosis.

Imágenes diagnósticas

Las imágenes diagnósticas pueden mostrar el tamaño, la forma, la textura y la rigidez del hígado. La medición de la rigidez del hígado puede mostrar cicatrices. El médico puede usar medidas de rigidez para determinar si la cicatrización está mejorando o empeorando. Las imágenes diagnósticas también pueden mostrar cuánta grasa hay en el hígado. El médico puede usar una o más de las siguientes imágenes diagnósticas:

  • imágenes de resonancia magnética (MRI)
  • ultrasonido (ecografía)
  • rayos x, como escaneos por tomografía computarizada (TC)
  • elastografía transitoria, una imagen por ultrasonido especial que mide la rigidez del hígado y puede medir la grasa del hígado

Biopsia del hígado

El médico puede realizar una biopsia del hígado para determinar cuánta cicatrización tiene. Una biopsia del hígado puede diagnosticar la cirrosis cuando los resultados de otras pruebas son inciertos. La biopsia puede mostrar la causa de la cirrosis. A veces el médico puede descubrir que algo que no es la cirrosis ha causado que el hígado se dañe o se agrande. El médico también puede diagnosticar el cáncer de hígado basándose en los resultados de la biopsia del hígado.

Marzo de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.