Enfermedad del hígado graso no alcohólico y NASH en los niños

Volver a la página de resumen

Definición y hechos

¿Qué es la enfermedad del hígado graso no alcohólico?

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD por sus siglas en inglés) es una afección en la cual se acumula exceso de grasa en el hígado. Esta acumulación de grasa no se debe al consumo excesivo de alcohol. Cuando el consumo excesivo de alcohol hace que se acumule grasa en el hígado, esta afección se conoce como enfermedad hepática alcohólica.

Dos tipos de NAFLD son el hígado graso simple y la esteatohepatitis no alcohólica (NASH por sus siglas en inglés). El hígado graso simple y la NASH son dos condiciones médicas separadas. Los niños generalmente desarrollan un tipo de NAFLD u otro, aunque a veces los niños con una forma de NAFLD se diagnostican más tarde con la otra forma. El hígado graso simple es una enfermedad leve y la NASH es una enfermedad más grave.

Hígado graso simple

El hígado graso simple es la forma de la NAFLD en la que el niño tiene una acumulación de grasa en el hígado, pero poca o ninguna inflamación o lesión en las células hepáticas. En general, el hígado graso simple no progresa para llegar a causar lesiones o complicaciones permanentes al hígado.

NASH

NASH es la forma de la NAFLD en la que el niño tiene hepatitis (inflamación del hígado) y daños en las células hepáticas, además de grasa en el hígado. La inflamación y los daños a las células hepáticas pueden causar fibrosis o cicatrización del hígado. Si los daños y la cicatrización son lo suficientemente graves, la NASH puede provocar cirrosis o cáncer de hígado.

Los expertos no saben con seguridad por qué algunos niños con grasa en el hígado tienen NASH mientras que otros solo tienen hígado graso simple.

¿Qué tan comunes son la NAFLD y la NASH en los niños?

La NAFLD es la causa más común de enfermedad hepática crónica en niños en los Estados Unidos. Los investigadores calculan que cerca de 10 por ciento de los niños estadounidenses de 2 a 19 años de edad tienen la NAFLD.1  La NAFLD se ha vuelto más común en niños en las últimas décadas, en parte porque la obesidad infantil se ha vuelto más común.

En un estudio de la NAFLD en niños, aproximadamente el 23 por ciento de aquellos con exceso de grasa en el hígado tenían NASH.1

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar la NAFLD o la NASH?

Los niños que tienen ciertas afecciones médicas, inclusive obesidad y afecciones relacionadas con la obesidad, tienen más probabilidad de desarrollar la NAFLD o NASH.

La NAFLD y la NASH son más comunes en los niños mayores que en los niños más pequeños. La NAFLD es más común en los niños que en las niñas. Sin embargo, en los niños que tienen la NAFLD, las niñas y los niños tienen la misma probabilidad de tener NASH.

Aunque la NAFLD y la NASH ocurren en niños de todas las razas y grupos étnicos, estas afecciones son más comunes entre los niños hispanos y asiático americanos, seguidos de los caucásicos. La NAFLD y la NASH son menos comunes entre los niños afroamericanos.1

 Fotografía de un niño que tiene sobrepesoLa NAFLD y la NASH son más comunes en los niños mayores que en los niños más pequeños y más comunes en los niños que en las niñas.

¿Cuáles son las complicaciones de la NAFLD y la NASH?

Los niños con la NAFLD y NASH tienen una mayor probabilidad de desarrollar complicaciones hepáticas y otros problemas de salud.

Complicaciones hepáticas

La mayoría de los niños con la NAFLD tienen hígado graso simple.1 Los niños con hígado graso simple generalmente no desarrollan complicaciones hepáticas, aunque tienen un mayor riesgo de desarrollar otros problemas de salud como la diabetes. Sin embargo, algunos niños con la NAFLD tienen NASH. La NASH puede causar complicaciones hepáticas, como cirrosis y cáncer de hígado. Si la cirrosis conduce a una insuficiencia hepática, puede ser necesario realizar un trasplante de hígado (en inglés).

En comparación con las personas que desarrollan la NAFLD durante la edad adulta, las personas que desarrollan la NAFLD durante la niñez tienen más probabilidad de tener NASH y complicaciones relacionadas o enfermedad hepática en la edad adulta. Los niños con NASH pueden desarrollar cirrosis durante la niñez.2 Sin embargo, las complicaciones de la cirrosis, como la insuficiencia hepática y el cáncer de hígado, suelen surgir en la edad adulta.

Otros problemas de salud

Los niños que tienen la NAFLD, ya sea hígado graso simple o NASH, corren un mayor riesgo de tener ciertos problemas de salud como:

  • diabetes tipo 2
  • síndrome metabólico
  • afecciones médicas que pueden formar parte del síndrome metabólico, como presión arterial alta y niveles anormales de grasas (colesterol y triglicéridos) en la sangre

Las personas afectadas con el síndrome metabólico tienen una mayor probabilidad de sufrir una enfermedad cardíaca, un derrame cerebral y endurecimiento de las arterias cuando son adultos.

Bibliografía

Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas de la NAFLD y la NASH en los niños?

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD por sus siglas en inglés) y la esteatohepatitis no alcohólica (NASH por sus siglas en inglés) son usualmente enfermedades silenciosas con pocos o ningún síntoma. Los niños pueden no tener síntomas incluso si desarrollan cirrosis debido a la NASH. Sin embargo, cuando los síntomas aparecen, es posible que el niño ya tenga un daño hepático permanente. Si los niños tienen síntomas de NASH, pueden sentirse cansados, cansarse fácilmente o tener molestias en el área del hígado, en la parte superior derecha del abdomen.

¿Qué causa la NAFLD y la NASH en los niños?

Los expertos aún están estudiando las causas de la NAFLD y la NASH. Las investigaciones sugieren que ciertos genes pueden hacer que algunos niños tengan más probabilidad de desarrollar la NAFLD.

Los niños con las siguientes afecciones de salud también son más propensos a desarrollar la NAFLD o la NASH:

  • sobrepeso u obesidad
  • resistencia a la insulina o diabetes tipo 2
  • presión arterial alta
  • concentraciones anormales de grasas en la sangre, lo cual puede incluir
    • concentraciones altas de triglicéridos
    • concentraciones anormales de colesterol: colesterol total alto, colesterol LDL alto o colesterol HDL bajo
  • síndrome metabólico, o uno o más rasgos del síndrome metabólico. El síndrome metabólico es un grupo de rasgos y afecciones médicas vinculados con el sobrepeso y la obesidad. Las personas con síndrome metabólico son más propensas a desarrollar diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas. Los expertos piensan que la NAFLD puede estar estrechamente vinculada al síndrome metabólico. Los médicos generalmente definen el síndrome metabólico en los niños como una combinación de tres o más de las siguientes características:
    • tamaño grande de cintura
    • concentraciones altas de triglicéridos en la sangre
    • concentraciones bajas de colesterol HDL en la sangre
    • presión arterial alta
    • concentraciones de glucosa en la sangre más altas de lo normal
    Es posible que los médicos no puedan diagnosticar el síndrome metabólico en niños menores de 10 años. Aun así, los niños de esa edad pueden tener rasgos del síndrome metabólico.

Los expertos no saben con seguridad por qué algunos niños con la NAFLD tienen hígado graso simple, mientras que otros tienen NASH. Las investigaciones sugieren que la NASH es más común en los niños que tienen la NAFLD y también diabetes tipo 2.3

Ciertos genes también pueden aumentar la probabilidad de que un niño desarrolle la NASH. Estos genes pueden explicar por qué la NASH es más común entre los niños hispanos y asiático americanos que entre los niños negros o afroamericanos. Los expertos aún están estudiando cómo actúan los genes para causar la NAFLD y la NASH.

Causas menos comunes de la NAFLD y la NASH en los niños

Algunas causas menos comunes de la NAFLD y la NASH en los niños incluyen:

Bibliografía

Diagnóstico

¿Cómo diagnostican los médicos la NAFLD y la NASH en los niños?

Los médicos usan la historia clínica y familiar, un examen físico y pruebas médicas para diagnosticar la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD por sus siglas en inglés) y la esteatohepatitis no alcohólica (NASH por sus siglas en inglés) en los niños.

Historia clínica y familiar

El médico preguntará acerca de los antecedentes de afecciones médicas del niño que aumentan la posibilidad de desarrollar la NAFLD y la NASH, como:

  • sobrepeso u obesidad
  • resistencia a la insulina o diabetes
  • presión arterial alta
  • concentraciones altas de triglicéridos o concentraciones anormales de colesterol en la sangre
  • síndrome metabólico

El médico preguntará acerca de la presencia de estas afecciones, la NAFLD o la NASH en la familia del niño. Los niños que tienen una historia familiar de estas afecciones son más propensos a desarrollar la NAFLD y la NASH.

El médico también preguntará acerca de factores relacionados con la dieta y el estilo de vida que pueden hacer que el niño tenga más probabilidad de desarrollar la NAFLD y NASH, como la falta de actividad física, una dieta alta en azúcar y almidones, o el consumo de bebidas azucaradas.

Examen físico

Durante el examen físico, el médico generalmente revisa el peso y la estatura para calcular el índice de masa corporal del niño. El médico también revisará si hay signos físicos de la NAFLD o la NASH, como:

  • un hígado agrandado
  • signos de resistencia a la insulina, como parches de piel oscura en el cuello o las axilas del niño
  • signos de cirrosis, como ictericia, una coloración amarillenta en la piel o en la parte blanca de los ojos

¿Qué pruebas utilizan los médicos para diagnosticar la NAFLD y la NASH en los niños?

Los médicos usan análisis de sangre, imágenes diagnósticas y a veces biopsias del hígado para diagnosticar la NAFLD y NASH en los niños y para detectar otros problemas del hígado.

Análisis de sangre

Un profesional de la salud puede tomar una muestra de sangre del niño y enviarla al laboratorio. El médico puede sospechar que el niño tiene la NAFLD o la NASH si el análisis de sangre muestra concentraciones elevadas de las enzimas hepáticas alanina aminotransferasa (ALT por sus siglas en inglés) y aspartato aminotransferasa (AST por sus siglas en inglés). El médico puede realizar análisis de sangre adicionales para averiguar si el niño tiene otras afecciones de salud que pueden aumentar las concentraciones de enzimas hepáticas.

Imágenes diagnósticas

Si un análisis de sangre muestra que el niño tiene concentraciones elevadas de enzimas hepáticas, el médico puede ordenar imágenes diagnósticas del hígado. Aunque estas imágenes no pueden confirmar un diagnóstico de la NAFLD o NASH, pueden mostrar signos de otros problemas del hígado o pueden sugerir que hay grasa en el hígado.

Una imagen diagnóstica utilizada comúnmente es la ecografía. La ecografía rebota ondas de sonido seguras e indoloras en los órganos para crear una imagen de su estructura. Las ecografías no usan radiación ni duelen.

Otras imágenes diagnósticas incluyen la elastografía, un tipo especial de ecografía, y la resonancia magnética (MRI) que utiliza ondas de radio e imanes para producir imágenes detalladas de los órganos y tejidos blandos sin utilizar rayos x. Los investigadores aún están estudiando el uso de estas imágenes para ayudar a diagnosticar la NAFLD en los niños.

Biopsia del hígado

La biopsia del hígado es la única prueba que puede comprobar un diagnóstico de la NAFLD o NASH y mostrar claramente la gravedad de la enfermedad. Sin embargo, puede ser que los médicos no recomienden esta prueba para todos los niños que se sospecha que tienen la NAFLD. En algunos casos, los médicos recomiendan una biopsia del hígado para descartar otras enfermedades del hígado. Los médicos también pueden recomendar una biopsia para los niños que tienen mayor probabilidad de tener NASH o cicatrización del hígado.

Durante una biopsia del hígado, el médico extrae una muestra de tejido del hígado y un patólogo la examina bajo un microscopio para determinar si hay signos de lesión o enfermedad.

El médico realiza la biopsia del hígado en un hospital o en un centro ambulatorio. Un profesional de la salud le dirá al niño y a los padres o cuidadores cómo debe prepararse el niño para el procedimiento. Es posible que el niño tenga que dejar de tomar ciertos medicamentos para prepararse para la biopsia. Se le puede pedir al niño que no coma ni beba nada durante 8 horas antes del procedimiento. Durante el procedimiento, el niño puede recibir anestesia local, sedantes y medicamentos para el dolor.

Durante la biopsia, el niño estará acostado en una mesa con la mano derecha reposando sobre la cabeza. El médico adormecerá con un anestésico local el área donde insertará la aguja para la biopsia y luego utilizará la aguja para extraer una pequeña muestra de tejido del hígado.

Tratamiento

¿Cómo tratan los médicos la NAFLD y la NASH en los niños?

Los médicos recomiendan que los niños con sobrepeso u obesidad bajen de peso para tratar la NAFLD y la NASH. Bajar de peso es la forma más eficaz de reducir la grasa en el hígado, la inflamación y la fibrosis o la cicatrización. Los médicos pueden sugerir que los niños pequeños intenten mantener el peso que tienen mientras van aumentado de estatura. Lo más importante es evitar seguir aumentando de peso.

Para controlar el peso y ayudar a mejorar la NAFLD, se puede ayudar al niño a:

  • mejorar los hábitos alimenticios saludables
  • evitar tomar bebidas azucaradas
  • evitar las “comidas rápidas” con alto contenido de azúcar, almidones y grasa
  • ser más activo físicamente

Una persona también puede ayudar al niño dándole buen ejemplo si consume alimentos saludables y hace ejercicio.

No se han aprobado medicamentos para tratar la NAFLD y la NASH en los niños. Los investigadores están estudiando medicamentos que pueden mejorar estos problemas de salud.

Un estudio realizado por Red de Investigación Clínica sobre la Esteatohepatitis no Alcohólica (NASH Clinical Research Network) (en inglés) del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales descubrió que el tratamiento con vitamina E puede mejorar la NASH en algunos niños.4 Los investigadores aún están estudiando si la vitamina E es segura y eficaz como un posible tratamiento para la NASH en los niños. A los niños no se les debe dar vitamina E sin antes consultar con el médico.

Por razones de seguridad, se debe consultar con el médico del niño antes de darle suplementos dietéticos (en inglés), como mezclas de vitaminas, minerales, suplementos nutricionales y medicamentos a base de hierbas, o cualquier otro medicamento o práctica médica complementaria o alternativa. De hecho, algunos medicamentos a base de hierbas pueden lesionar el hígado del niño.

Fotografía de una niña con sobrepeso u obesidad que se desliza por el tobogán de un parque infantil.Los médicos recomiendan que los niños con sobrepeso u obesidad bajen de peso gradualmente para tratar la NAFLD y la NASH.

¿Cómo tratan los médicos las complicaciones de la NASH?

Si la NASH conduce a la cirrosis, los médicos pueden tratar los problemas de salud causados por la cirrosis con medicamentos, cirugías y otros procedimientos médicos. Si la cirrosis conduce a una insuficiencia hepática, el niño podría necesitar un trasplante de hígado (en inglés).

¿Cómo pueden los padres y cuidadores ayudar a prevenir la NAFLD y la NASH en los niños?

Asegurar que un niño consuma una dieta saludable, limite el tamaño de las porciones y mantenga un peso saludable puede ayudar a prevenir la NAFLD y la NASH.

Bibliografía

Alimentación, dieta y nutrición

¿Cómo puede la dieta de un niño ayudar a prevenir o tratar la NAFLD o la NASH?

Consumir una dieta saludable, limitar el tamaño de las porciones y mantener un peso saludable puede ayudar a prevenir la NAFLD y la NASH en los niños.

Para los niños que tienen la NAFLD o la NASH y tienen sobrepeso u obesidad, los médicos pueden recomendar bajar de peso gradualmente. Consumir una dieta saludable, evitar las bebidas azucaradas y hacer más actividad física puede ayudar a controlar el peso y mejorar la NAFLD o NASH.

Si el niño tiene la NAFLD o NASH, los padres o cuidadores deben hablar con el médico acerca de la dieta del niño. Asegurar que los niños reciban una nutrición adecuada es importante para el crecimiento y el desarrollo. El médico puede enviar al niño a un dietista para ayudar a planificar una dieta bien balanceada.

Fotografía de un padre y una madre con dos niños comiendo una cena saludable.Consumir una dieta saludable, limitar el tamaño de las porciones y mantener un peso saludable puede ayudar a prevenir la NAFLD y la NASH en los niños.

Ensayos clínicos

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés) y otros componentes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de los Estados Unidos realizan y apoyan las investigaciones de muchas enfermedades y afecciones.

¿Qué son los ensayos clínicos y qué papel desempeñan los niños en las investigaciones?

Los ensayos clínicos son estudios de investigación que se realizan con personas de todas las edades. Los ensayos clínicos buscan maneras nuevas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para examinar otros aspectos de la atención médica, como maneras de mejorar la calidad de vida. Las investigaciones con niños ayudan a los científicos a:

  • identificar el cuidado médico que es mejor para un niño
  • encontrar las mejores dosis de medicamentos
  • encontrar tratamientos para afecciones médicas que afectan solo a los niños
  • tratar afecciones médicas que se comportan de manera diferente en los niños
  • entender cómo los tratamientos afectan el cuerpo de un niño que está en etapa de crecimiento

Obtenga más información sobre los ensayos clínicos y los niños.

¿Qué ensayos clínicos están disponibles?

Para más información sobre los ensayos clínicos que actualmente están disponibles y están reclutando visite www.ClinicalTrials.gov (en inglés).

Última revisión Noviembre de 2017
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK desea agradecer a: Jeffrey B. Schwimmer, M.D., University of California, San Diego, School of Medicine

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.