Diagnóstico de la infección renal (pielonefritis)

¿Cómo diagnostican los profesionales de atención médica la infección renal?

Para diagnosticar la infección renal, los profesionales de atención médica usan la historia clínica del paciente, un examen físico y pruebas.

Un profesional de atención médica le preguntará al paciente si tiene antecedentes de afecciones médicas que lo hagan más propenso a desarrollar una infección renal. Durante el examen físico, el profesional de atención médica le preguntará también acerca de los síntomas.

Si el paciente es hombre y el profesional de atención médica sospecha que tiene una infección renal, le podría hacer un examen rectal digital. Durante este procedimiento, el profesional de atención médica le pide al paciente que se incline sobre una mesa o se acueste de costado sosteniendo las rodillas cerca del pecho. Después de ponerse un guante, el profesional de atención médica le desliza un dedo lubricado en el ano para verificar si tiene la próstata inflamada o agrandada y está obstruyendo el cuello de la vejiga.

¿Qué pruebas usan los médicos para diagnosticar una infección renal?

Los médicos pueden usar análisis de laboratorio o pruebas de diagnóstico por la imagen para diagnosticar una infección renal.

Análisis de laboratorio

Análisis de orina. Para un análisis de orina, el paciente recogerá una muestra de su orina en un recipiente especial en el consultorio del médico o en un laboratorio. Un profesional de atención médica analizará la muestra bajo el microscopio en busca de bacterias y glóbulos blancos, que el organismo produce para combatir las infecciones. Las bacterias también se pueden encontrar en la orina de personas sanas, por lo que la infección renal se diagnostica con base en los síntomas y los resultados de los análisis de laboratorio.

Cultivo de orina (urocultivo). Un profesional de atención médica podría ordenar un cultivo de orina para determinar qué tipo de bacteria está causando la infección. Un profesional de atención médica puede ver cómo se multiplican las bacterias, generalmente en 1 a 3 días, y luego puede determinar el mejor tratamiento.

Recipiente pequeño que se usa para recoger una muestra de orina para su análisis en el laboratorio.
El paciente puede proporcionar una muestra de orina en un recipiente especial que será analizada para determinar si existe una infección renal.

Pruebas de diagnóstico por la imagen

Un profesional de atención médica puede usar pruebas de diagnóstico por la imagen, como una tomografía computarizada, imágenes por resonancia magnética o ecografía, para ayudar a diagnosticar una infección renal. Un técnico hace estas pruebas en un centro para pacientes ambulatorios o en un hospital. También podría hacer una ecografía en el consultorio del médico. Un radiólogo lee las imágenes y hace un informe. No se necesita anestesia para estas pruebas. Obtenga información adicional sobre las pruebas de diagnóstico por la imagen para las vías urinarias (en inglés).

Abril de 2017
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.