Cistitis intersticial (síndrome de vejiga dolorosa)

Volver a la página de resumen

Definición y hechos

¿Qué es la cistitis intersticial?

La cistitis intersticial, conocida también como síndrome de vejiga dolorosa, es una afección crónica o de larga duración que causa síntomas urinarios dolorosos. Los síntomas pueden variar de una persona a otra. Por ejemplo, algunas personas pueden sentir una leve molestia, presión o sensibilidad en la zona pélvica, mientras que otras pueden sentir un dolor intenso en la vejiga o luchar con la urgencia urinaria (la necesidad repentina de orinar) o la frecuencia urinaria (la necesidad de orinar con más frecuencia).

Los profesionales de atención médica diagnostican la cistitis intersticial descartando otras afecciones con síntomas similares.

Los investigadores desconocen la causa exacta de esta afección. Algunos piensan que podría ser el resultado de afecciones que causan inflamación en diversos órganos y partes del organismo.

Los síntomas graves de la cistitis intersticial pueden afectar la calidad de vida del paciente. El paciente puede sentir que no puede hacer ejercicio o salir de la casa porque tiene que ir al baño con demasiada frecuencia, o tal vez su relación de pareja está sufriendo porque las relaciones sexuales resultan dolorosas.

Trabajar con profesionales de atención médica, como un urólogo o un uroginecólogo, junto con un especialista en dolor, podría ayudar a mejorar los síntomas de la cistitis intersticial.

Ilustración de las vías urinarias y la pelvis con cortes transversales de la vejiga, la uretra y los músculos del piso pélvico de las mujeres y de la vejiga, la próstata, la uretra y los músculos del piso pélvico de los hombres.
La cistitis intersticial puede causar dolor en la vejiga y en la zona pélvica.

¿Cuán común es la cistitis intersticial?

La cistitis intersticial es común. En los Estados Unidos, la afección puede afectar entre 3 y 8 millones de mujeres, y entre 1 y 4 millones de hombres.1

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar cistitis intersticial?

La cistitis intersticial se puede presentar a cualquier edad, incluso durante la infancia, pero es más común entre las mujeres y los hombres adultos. Aproximadamente dos mujeres por cada hombre se ven afectadas.1 Sin embargo, más hombres pueden verse afectados por la cistitis intersticial de lo que los investigadores pensaron inicialmente.

Algunas investigaciones sugieren que las mujeres son más propensas a desarrollar la afección si tienen antecedentes de abuso sexual o traumatismo físico.2

¿Qué otros problemas de salud tienen las personas con cistitis intersticial?

Muchas mujeres con cistitis intersticial tienen más probabilidad de desarrollar otras afecciones, como el síndrome del intestino irritable, fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica (en inglés).3 Las alergias y algunas enfermedades autoinmunitarias también están asociadas con la cistitis intersticial.4

La vulvodinia, un dolor crónico en la vulva que a menudo produce una sensación de ardor o escozor, o aspereza, se asocia comúnmente con la cistitis intersticial.2 La vulvodinia tiene síntomas que coinciden con los de la cistitis intersticial.

¿Cuáles son las complicaciones de la cistitis intersticial?

Los síntomas de la cistitis intersticial, como la urgencia, la frecuencia y el dolor, pueden obligar al paciente a disminuir su actividad física y social y afectar negativamente su calidad de vida.

Las mujeres con dolor pélvico o vulvodinia a menudo sienten dolor durante las relaciones sexuales, lo que puede estropear sus relaciones y su propia imagen. Los hombres también pueden experimentar dolor pélvico que les causa incomodidad o dolor durante las relaciones sexuales. A veces, la actividad sexual puede aumentar los ataques de dolor de la vejiga, conocidos también como brotes de síntomas.

Las complicaciones sexuales pueden hacer que las personas eviten más intimidad, lo que posiblemente cause depresión y sensación de culpabilidad. Al igual que muchas personas que lidian con el dolor crónico, las personas con cistitis intersticial son más propensas a batallar con la pérdida de sueño (en inglés) debido a la frecuente necesidad de orinar, y con la ansiedad y la depresión (en inglés).5

Por lo general, las pruebas clínicas, como los exámenes pélvicos y las pruebas de Papanicolaou son dolorosas para las mujeres con síntomas de cistitis intersticial, especialmente para aquellas que pueden tener espasmos de los músculos del piso pélvico; sin embargo, estas pruebas no se deben evitar. Las mujeres deben consultar con los profesionales de atención médica sobre cómo hacer para que los exámenes pélvicos y las pruebas de Papanicolaou sean más confortables, y con qué frecuencia deben hacerse.

Bibliografía

Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas de la cistitis intersticial?

Las personas con cistitis intersticial sienten con frecuencia molestias, presión, sensibilidad o dolor en la vejiga, la parte inferior del abdomen y la zona pélvica. Los síntomas varían de persona a persona, pueden ser leves o fuertes y hasta cambiar en cada persona a medida que pasa el tiempo.

Entre los síntomas se pueden incluir una combinación de:

Urgencia

La urgencia es la sensación que siente la persona de que necesita orinar en ese mismo instante. Un impulso fuerte es normal si no ha orinado por algunas horas o si ha estado tomando muchos líquidos. La persona con cistitis intersticial puede sentir dolor o ardor, junto con una necesidad urgente de orinar antes de que la vejiga haya tenido tiempo de llenarse.

Frecuencia

La frecuencia es orinar más a menudo de lo que la persona cree que debería necesitar, dada la cantidad de líquido que está tomando. La mayoría de las personas orinan entre cuatro y siete veces al día. Tomar grandes cantidades de líquido puede causar una micción más frecuente. Tomar medicamentos para la presión arterial llamados diuréticos, o píldoras de agua, puede también causar una micción más frecuente. Algunas personas con cistitis intersticial sienten una necesidad fuerte y dolorosa de orinar muchas veces al día.

Dolor

A medida que la vejiga comienza a llenarse, es posible que la persona sienta dolor, además de incomodidad, que empeora hasta que orina. El dolor generalmente mejora por un tiempo una vez que se vacía la vejiga. Las personas con cistitis intersticial rara vez sienten dolor constante en la vejiga. El dolor puede desaparecer durante semanas o meses y luego volver. A veces, las personas con cistitis intersticial se refieren a un ataque de dolor de vejiga como un brote de síntomas.

Algunas personas pueden sentir dolor sin urgencia o frecuencia. Este dolor puede provenir de un espasmo en los músculos del piso pélvico, el grupo de músculos que se adhiere a los huesos pélvicos y sostiene la vejiga, el intestino y el útero o la próstata. Durante las relaciones sexuales, este dolor causado por el espasmo en los músculos del piso pélvico puede empeorar.

¿Qué causa la cistitis intersticial?

Los investigadores están trabajando para comprender las causas de la cistitis intersticial y encontrar tratamientos eficaces. Aunque se desconoce la causa exacta de la cistitis intersticial, se podría determinar que ciertos eventos o factores comienzan o desencadenan los brotes de síntomas; estos brotes pueden hacer que la cistitis intersticial se sienta peor. Algunas personas han informado que sus brotes de síntomas ocurren cuando6

  • están estresadas, o sienten ciertas emociones, como enojo o tristeza
  • tienen relaciones sexuales
  • tienen el ciclo menstrual
  • tienen una infección de las vías urinarias
  • orinan o retienen la orina durante demasiado tiempo
  • se saltan las comidas o están deshidratadas
  • sienten los cambios de las estaciones o el clima
  • tienen alergias
  • experimentan movimientos abruptos o bruscos
  • toman ciertos medicamentos o se olvidan de tomar sus medicamentos
  • usan ropa interior y pantalones ajustados
  • usan detergentes para la ropa con ciertos compuestos químicos o se bañan en piscinas tratadas con ciertos compuestos químicos
  • usan ciertas marcas de papel higiénico
  • hacen ciertas actividades físicas, como empujar o levantar objetos pesados
  • permanecen de pie por mucho tiempo
  • les hacen la prueba de Papanicolaou
  • toman antidepresivos, medicamentos para la sinusitis o analgésicos

El paciente debe consultar con su profesional de atención médica sobre el manejo de los brotes de síntomas. Si sabe cuáles son los factores que hacen que broten sus síntomas, es posible que quiera evitarlos. Sin embargo, si los factores que afectan su salud, como tener relaciones sexuales, una prueba de Papanicolaou o ciertos medicamentos, hacen que se produzcan brotes de síntomas, debe consultar con su profesional de atención médica de inmediato.

También es posible que desee aprender más sobre cuáles alimentos y bebidas podrían desencadenar brotes de síntomas.

Bibliografía

Diagnóstico

¿Cómo diagnostican los profesionales de atención médica la cistitis intersticial?

Para diagnosticar la cistitis intersticial, los profesionales de atención médica usan la historia clínica del paciente, un examen físico y análisis de laboratorio.

El profesional de atención médica le preguntará al paciente si tiene antecedentes de problemas de salud relacionados con la cistitis intersticial. También le preguntará sobre los síntomas y otros factores para ayudar a encontrar la causa de los problemas de la vejiga.

En el caso de las pacientes con síntomas de cistitis intersticial, el profesional de atención médica podría también hacerle un examen pélvico. Durante el examen pélvico, el profesional de atención médica examinará los músculos del piso pélvico de la paciente para determinar si alguno de sus síntomas de dolor está relacionado con el espasmo en los músculos del piso pélvico.

En el caso de los hombres, el profesional de atención médica podría hacerle un examen rectal digital para determinar si presenta problemas de la próstata y para revisar los músculos del piso pélvico.

Los médicos diagnostican la cistitis intersticial con base en:

¿Qué pruebas utilizan los médicos para diagnosticar la cistitis intersticial?

Un profesional de atención médica podría usar las siguientes pruebas para examinar el interior de la uretra y la vejiga, e incluso tomar una muestra de tejido del interior de la vejiga. El profesional de atención médica usará pruebas para descartar ciertas enfermedades y afecciones, como las infecciones de las vías urinarias y el cáncer de vejiga. Si los resultados de las pruebas del paciente son normales y se descartan todas las demás enfermedades y afecciones, el médico podría diagnosticarle cistitis intersticial.

Análisis de orina y cultivo de orina (urocultivo)

Es posible que en el consultorio del médico le den al paciente un recipiente para que lleve al baño. Un profesional de atención médica le dará indicaciones de cómo recoger la orina en el recipiente. La presencia de glóbulos blancos, glóbulos rojos y bacterias en la orina podría indicar una infección de las vías urinarias, que puede tratarse con un antibiótico.

Cistoscopia

Los médicos pueden usar la cistoscopia (en inglés) para examinar el interior de la uretra y la vejiga. Los médicos usan un cistoscopio, un instrumento similar a un tubo, para determinar si hay úlceras, cáncer, inflamación, enrojecimiento y signos de infección en la vejiga. La punta de este instrumento largo y delgado se desliza suavemente por la uretra hasta la vejiga.

Ilustración de una cistoscopia. El corte transversal muestra el cistoscopio insertado en la uretra. El líquido fluye desde una bolsa a través del cistoscopio para llenar la vejiga. En el corte transversal se ve el útero, la vagina, el ano y el recto.
El médico puede realizar una cistoscopia para diagnosticar la cistitis intersticial.

Tratamiento

¿Cómo tratan los médicos la cistitis intersticial?

Los investigadores no han encontrado un tratamiento para la cistitis intersticial que funcione para todas las personas. Los médicos usan los tratamientos actuales para aliviar los síntomas en cada persona de forma individual.

El profesional de atención médica trabajará con cada uno de los pacientes para encontrar un plan de tratamiento que satisfaga sus necesidades. El plan puede incluir:

  • cambios en el estilo de vida
  • entrenamiento de la vejiga
  • fisioterapia
  • medicamentos
  • procedimientos para la vejiga

Algunos tratamientos pueden funcionar mejor que otros. También es posible que el paciente deba usar una combinación de estos tratamientos para aliviar sus síntomas.

El profesional de atención médica podría pedirle al paciente que llene un formulario, llamado escala de síntomas, con preguntas sobre cómo se siente. La escala de síntomas podría permitirle al profesional de atención de médica entender mejor cómo responde el paciente al tratamiento.

Es posible que el paciente deba probar una serie de tratamientos diferentes antes de encontrar uno que le funcione. Los síntomas pueden desaparecer con tratamiento, con un cambio de alimentación o sin razón aparente. Incluso cuando los síntomas desaparecen, pueden volver después de días, semanas, meses o hasta años. Los investigadores desconocen la razón. Con el tiempo, el paciente y el médico deberían poder encontrar un tratamiento que le brinde un poco de alivio y le ayude a lidiar con la cistitis intersticial.

Cambios en el estilo de vida

Cambiar los hábitos alimenticios. Algunas personas con cistitis intersticial encuentran que ciertos alimentos o bebidas desencadenan sus síntomas. Otras no encuentran una relación entre los síntomas y lo que comen. Sin embargo, el paciente debe asegurarse de tomar suficiente agua para mantenerse hidratado y consultar con un profesional de atención médica sobre la cantidad de líquido que debe tomar para prevenir la deshidratación con base en su salud, su grado de actividad física y el lugar donde vive. Información adicional sobre la alimentación, la dieta y la nutrición y cómo se relacionan con la cistitis intersticial.

Dejar de fumar. Algunas personas sienten que fumar empeora sus síntomas de cistitis intersticial. Los investigadores no saben a ciencia cierta cómo el tabaco afecta la cistitis intersticial. Sin embargo, fumar es una causa importante del cáncer de vejiga. Si el paciente fuma, una de las mejores cosas que puede hacer por su vejiga y su estado de salud general es dejar de fumar.

Si el paciente fuma o usa otros productos de tabaco, debe dejar de hacerlo. Puede pedir ayuda para no tener que hacerlo solo. Puede empezar por llamar a la línea nacional para dejar de fumar al 1-800-QUITNOW o 1-800-784-8669. En Smokefree.gov puede obtener consejos sobre cómo dejar de fumar.

Reducción del estrés. Los investigadores no consideran que el estrés (en inglés) cause cistitis intersticial; sin embargo, el estrés puede desencadenar brotes de síntomas dolorosos en algunas personas con este trastorno. Si la persona se siente estresada, debe probar técnicas de relajación (en inglés) y otras actividades que podrían tranquilizarla, como:

  • observar la naturaleza a su alrededor
  • escuchar música suave
  • percibir los olores a su alrededor
  • saborear cada bocado de un alimento especial
  • respirar suavemente

Mantenerse activo físicamente. Si el paciente tiene cistitis intersticial, podría pensar que lo último que quiere hacer es mantenerse físicamente activo. Sin embargo, muchas personas sienten que las actividades fáciles como caminar o hacer ejercicios suaves de estiramiento ayudan a aliviar los síntomas.

Buscar apoyo. Contar con el apoyo emocional de la familia, los amigos y otras personas con cistitis intersticial, es una parte muy importante para ayudar a sobrellevar la situación. A los pacientes que aprenden sobre el trastorno y se involucran en su propio cuidado les va mejor que a los que no lo hacen.

Entrenamiento de la vejiga

El entrenamiento de la vejiga puede ayudar a que la vejiga retenga más orina. Por lo general, las personas con dolor de vejiga adquieren el hábito de ir al baño tan pronto como sienten la necesidad de orinar para evitar el dolor o la urgencia. Luego vuelven a sentir la necesidad de orinar antes de que la vejiga esté realmente llena. El cuerpo puede acostumbrarse a orinar con frecuencia. El entrenamiento de la vejiga ayuda a que la vejiga retenga más orina antes de que el cuerpo le indique que orine.

El paciente debe llevar un diario de la vejiga para tener registro de cómo le va (PDF, 117.53 KB) . Debe empezar por anotar cuándo orina. Por ejemplo, es posible que tenga que ir al baño cada 40 minutos. Debe tratar de esperar unos minutos más y estirar gradualmente el tiempo entre una micción y otra. Esto puede resultar más fácil si la persona está bien hidratada. Obtenga información adicional sobre la importancia de tomar suficientes líquidos en la dieta.

Si al paciente le duele la vejiga, debe orinar. Puede encontrar que la primera necesidad de ir al baño desaparece si la ignora. Debe buscar maneras de relajarse (en inglés) o distraerse cuando lo ataca la primera urgencia.

Después de una semana o dos, tal vez el paciente pueda prolongar el tiempo hasta 50 o 60 minutos, y es posible que note que la urgencia de orinar no vuelve tan pronto.

Fisioterapia

Si el paciente tiene síntomas de cistitis intersticial o espasmos en los músculos del piso pélvico, el médico puede sugerirle que trabaje con un fisioterapeuta que se especialice en problemas del piso pélvico. El fisioterapeuta trabajará para estirar los músculos tensos del piso pélvico y ayudarle a mantenerlos relajados.

Medicamentos

Para ayudar a controlar el dolor leve de vejiga, el médico puede sugerirle al paciente que tome analgésicos (medicamentos para el dolor) de venta libre, como:

El paciente debe consultar con el médico si cree que necesita un analgésico más fuerte. Si siente dolor fuerte, es posible que necesite que el médico le recete analgésicos narcóticos o medicamentos para aliviar el dolor, como acetaminofeno con codeína o narcóticos de acción más prolongada.

Sin embargo, en algunas personas, ciertos antidepresivos, medicamentos para la sinusitis y analgésicos pueden desencadenar brotes de síntomas. La persona debe consultar con su profesional de atención médica si estos medicamentos empeoran su cistitis intersticial.

El uso prolongado de analgésicos puede ser peligroso. Se debe consultar con el médico sobre cómo controlar de manera segura el dolor crónico o prolongado, posiblemente con la ayuda de un especialista del dolor, es decir, un médico que diagnostica, trata y controla el dolor. También es posible que la persona desee consultar sobre las alternativas para los analgésicos o los analgésicos complementarios (en inglés).

Si los cambios en el estilo de vida, el entrenamiento de la vejiga, la fisioterapia y los analgésicos no hacen lo suficiente para aliviar los síntomas de la cistitis intersticial, el médico puede recetar otros medicamentos, como:

Todos los medicamentos, incluso los de venta libre, tienen efectos secundarios. Se debe siempre consultar con el médico antes de usar cualquier medicamento o suplemento por más de unos pocos días.

Una mujer con medicamentos en la mano y un vaso con agua
Si los cambios en el estilo de vida, la actividad física y los medicamentos para el dolor de venta libre no hacen lo suficiente para aliviar los síntomas de la cistitis intersticial, el médico puede recetar otros medicamentos.

Instilación vesical

Algunas personas con cistitis intersticial encuentran alivio después de un tratamiento en el que el médico coloca una pequeña cantidad de medicamento líquido en la vejiga, lo que se conoce como instilación vesical o lavado o baño de la vejiga. El médico desliza un tubo (catéter) dentro de la vejiga del paciente y agrega lentamente un líquido que alivia la irritación de la pared de la vejiga. El líquido puede ser un compuesto llamado dimetilsulfóxido (DMSO) o una solución que contiene heparina, esteroides y un anestésico tópico, como lidocaína de acción corta, o marcaina de acción prolongada.

Se le pedirá al paciente que mantenga el líquido en la vejiga durante unos 15 minutos y luego lo libere. El paciente puede recibir este tratamiento una vez por semana o cada dos semanas durante 1 o 2 meses. Es posible que el paciente no sienta mejoría sino hasta el tercer o cuarto tratamiento.

Estiramiento de la vejiga

El médico puede usar un procedimiento conocido como estiramiento de la vejiga, o hidrodistensión, para tratar el dolor de la vejiga, aunque solo sea por un corto tiempo. El estiramiento de la vejiga ocurre cuando el médico llena la vejiga de agua para estirarla. Se hace con anestesia local o general para ayudar a tolerar el procedimiento.

Algunas personas sienten alivio temporal de los síntomas después de este tratamiento. Los investigadores no están exactamente seguros de por qué el estiramiento de la vejiga ayuda a algunas personas. El estiramiento puede bloquear temporalmente las señales de dolor enviadas por los nervios en la vejiga.

A veces, los síntomas de dolor pueden empeorar temporalmente de 4 a 48 horas después del estiramiento de la vejiga. Sin embargo, los niveles de dolor deberían volver a su nivel anterior o mejorar en un plazo de 2 a 4 semanas.

Cirugía

La mayoría de las personas con cistitis intersticial no requieren cirugía. Si se han probado todas las otras opciones y el dolor sigue siendo insoportable, el paciente y el médico podrían considerar la cirugía ya sea para:

  • agrandar la vejiga, un procedimiento que se conoce como aumento de la vejiga,
  • extirpar la vejiga, que se conoce como cistectomía, o
  • desviar el flujo normal de la orina, que se conoce como derivación urinaria (en inglés).

El paciente debe hablar con el médico y con su familia sobre los posibles beneficios y efectos secundarios de la cirugía de vejiga. La cirugía no cura el dolor de la cistitis intersticial en todos los casos.

Alimentación, dieta y nutrición

¿Puede lo que come o bebe el paciente aliviar o prevenir la cistitis intersticial?

Ninguna investigación ha vinculado sistemáticamente ciertos alimentos o bebidas con la cistitis intersticial. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren firmemente una relación entre la dieta y los síntomas. Consumir una alimentación saludable y permanecer hidratado son importantes para el estado general de salud, incluso la salud de la vejiga.

Un hombre empacando manzanas en una bolsa en el supermercado.
Ninguna investigación ha vinculado ciertos alimentos o bebidas con la cistitis intersticial, aunque la alimentación saludable es importante para el estado general de salud, incluso la salud de la vejiga.

Sin embargo, algunas personas con cistitis intersticial encuentran que ciertos alimentos o bebidas desencadenan sus síntomas. El café, las bebidas gaseosas, el alcohol, los tomates, los alimentos picantes y condimentados, el chocolate, las bebidas con cafeína, los jugos y las bebidas cítricas, el MSG (glutamato de monosodio) y los alimentos con alto contenido de ácido pueden desencadenar o empeorar los síntomas de la cistitis intersticial. Algunas personas también notan que sus síntomas empeoran después de comer o beber productos con edulcorantes artificiales, o edulcorantes que no se encuentran naturalmente en los alimentos y las bebidas.

Aprender qué alimentos desencadenan o empeoran los síntomas podría requerir un poco de esfuerzo. El paciente debe mantener un diario de alimentos y anotar las veces que siente dolor en la vejiga. Por ejemplo, el diario podría mostrar que los brotes de síntomas siempre se presentan después de comer tomates o naranjas. Si el paciente descubre que ciertos alimentos empeoran sus síntomas, su profesional de atención médica y su dietista pueden ayudarle a evitarlos con un plan de alimentación. Encuentre un experto (en inglés) para que le aconseje sobre cómo utilizar la información sobre nutrición e ingredientes que aparece en las etiquetas de los alimentos. El paciente puede usar esta información para ayudarle a evitar comer o beber cosas que le causen dolor en la vejiga.

Si el paciente suspende ciertos alimentos y bebidas, y luego los incorpora uno a uno nuevamente a lo que normalmente come y toma, puede ayudarle a determinar cuáles alimentos o bebidas, si los hay, afectan sus síntomas. El paciente debe consultar con un profesional de atención médica sobre la cantidad de líquido que debe tomar para prevenir la deshidratación con base en su salud, su grado de actividad física y el lugar donde vive. El agua es el mejor líquido para la salud de la vejiga.

Algunos médicos recomiendan tomar un antiácido con las comidas. Este medicamento reduce la cantidad de ácido que entra a la orina.

Ensayos clínicos

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) y otros componentes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) realizan y respaldan las investigaciones de muchas enfermedades y afecciones.

¿Qué son los ensayos clínicos? ¿Son adecuados para usted?

Los ensayos clínicos forman parte de la investigación clínica y son el núcleo de todos los avances médicos. Los ensayos clínicos buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para analizar otros aspectos de la atención médica, como mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Investigue si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

¿Cuáles ensayos clínicos están abiertos?

En www.ClinicalTrials.gov (en inglés) puede encontrar los ensayos clínicos que están abiertos actualmente y reclutando participantes.

¿Cuál es el enfoque multidisciplinario para el Estudio de la red de investigaciones del dolor pélvico crónico (MAPP, por sus siglas en inglés)?

Para comprender mejor las causas de dos trastornos crónicos del dolor urinario: la cistitis intersticial y la prostatitis crónica (en inglés)/síndrome de dolor pélvico crónico, el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK) de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) estableció el enfoque multidisciplinario para el Estudio de la red de investigaciones del dolor pélvico crónico (MAPP).

Esta red de investigaciones va más allá de las investigaciones típicas de la vejiga y la próstata e incluye expertos en una amplia gama de disciplinas. Con un enfoque del cuerpo entero, los científicos de la Red MAPP están estudiando la fuente subyacente de los síntomas, los diferentes perfiles y patrones de los síntomas de los pacientes y las posibles relaciones entre la cistitis intersticial, la prostatitis crónica/síndrome de dolor pélvico crónico y otras afecciones crónicas que se observan a veces en los pacientes con estos trastornos, como el síndrome del intestino irritable, la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica.

Obtenga información adicional sobre las investigaciones que está realizando la red de investigaciones MAPP (en inglés).

Para información adicional, visite la página de inicio de la red de investigaciones MAPP (en inglés).

Julio de 2017
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.