Infección de la vejiga en adultos

Return to Overview Page

Definición y hechos

¿Qué es una infección de la vejiga?

Una infección de la vejiga es una enfermedad causada por bacterias. Las infecciones de la vejiga son el tipo más común de las infecciones urinarias, también llamadas infecciones de las vías urinarias.1 Una infección urinaria puede presentarse en cualquier parte de las vías urinarias, incluyendo la uretra, vejiga, uréteres o riñones.

El cuerpo tiene maneras de defenderse contra las infecciones urinarias. Por ejemplo, la orina normalmente fluye de los riñones, a través de los uréteres a la vejiga. Al orinar, se eliminan las bacterias que entran en las vías urinarias. Este flujo unidireccional de la orina ayuda a evitar que las bacterias infecten las vías urinarias. Aprenda más sobre las vías urinarias y cómo funcionan.

A veces las defensas del cuerpo fallan y las bacterias pueden causar una infección de la vejiga. Si tiene síntomas de infección de la vejiga, consulte a un profesional de la salud.

La mayoría de las veces, si se recibe tratamiento inmediato para una infección de la uretra o de la vejiga, se puede prevenir una infección de los riñones. La infección de la uretra o de la vejiga puede subirse hacia uno o ambos riñones haciendo que se presente una infección de los riñones. Las infecciones de los riñones a menudo son muy dolorosas y pueden causar problemas graves de salud, por lo que es mejor comenzar el tratamiento lo antes posible si se tiene una infección urinaria.

En la mayoría de los casos, cuando se diagnostica y se trata adecuadamente una infección de la vejiga u otro tipo de infección urinaria, no se llegan a tener complicaciones.

Dibujo de las vías urinarias que muestra los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. El primer plano de la vejiga masculina muestra la glándula de la próstata que rodea la uretra.
La mayoría de las infecciones urinarias ocurren en la vejiga. En unos pocos casos, la infección puede pasarse a uno o ambos riñones.

¿Hay otro nombre para una infección de la vejiga?

La infección de la vejiga es comúnmente conocida como cistitis. A veces la gente usa el término más general, infección de las vías urinarias, para referirse a las infecciones de la vejiga, aunque las infecciones urinarias pueden ocurrir en otras partes del sistema urinario. Las infecciones urinarias que se presentan solo en la uretra se llaman uretritis. La infección de los riñones se llama pielonefritis.

¿Son comunes las infecciones de la vejiga?

Las infecciones de la vejiga son comunes, especialmente en las mujeres. Las investigaciones sugieren que al menos del 40 al 60 por ciento de las mujeres tienen una infección urinaria alguna vez en su vida, y la mayoría de estas infecciones son infecciones de la vejiga. Es probable que una de cada cuatro mujeres tenga más de una infección en su vida.1

¿Quién tiene más probabilidad de tener una infección de la vejiga?

Las personas de cualquier edad o sexo pueden tener infecciones de la vejiga, pero las mujeres corren mayor riesgo que los hombres. Algunas personas son más propensas a tener estas infecciones que otras, especialmente aquellas que tienen ciertos problemas médicos o factores en su estilo de vida.

Es más probable que tenga una infección de la vejiga si:

  • es sexualmente activo
  • es mujer y ha pasado por la menopausia
  • es mujer y usa ciertos tipos de anticonceptivos, como los diafragmas o los espermicidas
  • tiene dificultad para vaciar la vejiga por completo, como algunas personas con una lesión de la médula espinal o daño a los nervios alrededor de la vejiga
  • tiene un problema en las vías urinarias que bloquea u obstruye el flujo normal de la orina, como una piedra en los riñones o agrandamiento de la próstata
  • tienen una anomalía de las vías urinarias, como el reflujo vesicoureteral
  • tiene diabetes o problemas con el sistema inmunitario (de defensa natural) del cuerpo
  • utilizó un catéter urinario hace poco
  • tuvo una infección urinaria en el pasado

Las mujeres son más propensas a tener infecciones de la vejiga que los hombres, debido principalmente a las diferencias en la anatomía:

  • Las mujeres tienen la uretra más corta que los hombres, lo que significa que las bacterias tienen que viajar una distancia menor para infectar la vejiga de una mujer.
  • En las mujeres, la apertura de la uretra está más cerca del recto, donde viven las bacterias que causan las infecciones de la vejiga.
Una mujer joven habla con una profesional de la salud que lleva un estetoscopio alrededor del cuello.
Las personas de cualquier edad o sexo pueden tener infecciones de la vejiga, pero las mujeres corren mayor riesgo que los hombres.

¿Cuáles son las complicaciones de las infecciones de la vejiga?

Si no se tratan las infecciones en las vías urinarias bajas, como las infecciones de la vejiga, es posible desarrollar infecciones de los riñones. Si tiene una infección de los riñones, un profesional de la salud lo tratará para aliviar sus síntomas y ayudar a prevenir complicaciones.

Los profesionales de la salud hacen pruebas de rutina a las mujeres embarazadas para ver si tienen bacterias en la orina, ya que es más probable que una infección de la vejiga durante el embarazo se convierta en una infección de los riñones.

Las complicaciones de las infecciones de la vejiga son poco frecuentes cuando usted colabora con su proveedor de atención médica para encontrar el mejor tratamiento y lo sigue hasta terminarlo. Si le tratan la infección con antibióticos, es importante que siga las indicaciones cuidadosamente y termine toda la medicina, incluso si comienza a sentirse mejor. Si deja de tomar los antibióticos demasiado pronto, puede tener otra infección que sea más difícil de tratar.

Referencias

Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas de una infección de la vejiga?

Los síntomas de una infección a la vejiga incluyen:

  • sensación de ardor al orinar
  • necesidad frecuente o intensa de orinar, incluso cuando tiene poca orina

Obtenga atención inmediata

Si tiene síntomas de una infección de la vejiga, consulte de inmediato a un profesional de la salud, especialmente si tiene dolor intenso en la espalda cerca de las costillas o en la parte baja del abdomen, así como vómitos y náuseas, fiebre u otros síntomas que puedan indicar una infección de los riñones.

Las infecciones de los riñones con frecuencia son muy dolorosas y pueden causar problemas graves de salud, por lo que es mejor obtener tratamiento lo antes posible.

¿Qué causa una infección de la vejiga?

La mayoría de las veces una infección de la vejiga es causada por bacterias que normalmente se encuentran en el intestino. La vejiga tiene varios sistemas para prevenir la infección. Por ejemplo, por lo general, al orinar se expulsan las bacterias antes de que lleguen a la vejiga. A veces el cuerpo no puede luchar contra las bacterias y las bacterias causan una infección. Lea las razones por las que puede correr riesgo de tener una infección urinaria.

Diagnóstico

¿Cómo se diagnostica una infección de la vejiga?

Los profesionales de la salud se basan en su historia médica, un examen físico y pruebas para diagnosticar una infección de la vejiga.

Un profesional de la salud le preguntará si tiene antecedentes de problemas de la salud que lo hacen más propenso a cualquier tipo de infección urinaria. Durante el examen físico, el profesional de la salud le preguntará acerca de sus síntomas.

Una mujer está sentada en un consultorio médico hablando con una profesional de la salud.
Los profesionales de la salud se basan en su historia médica, un examen físico y pruebas para diagnosticar una infección de la vejiga.

¿Qué pruebas usan los profesionales de la salud para diagnosticar una infección de la vejiga?

Los profesionales de la salud suelen hacer un análisis de una muestra de su orina para diagnosticar una infección de la vejiga. En raras ocasiones, también pueden pedir otra prueba para revisar las vías urinarias.

Pruebas de laboratorio

Análisis de orina. Se le pedirá que obtenga una muestra de orina en un recipiente especial en el consultorio médico o un laboratorio. Un profesional de la salud analizará la muestra para bacterias y glóbulos blancos, que el cuerpo produce para combatir infecciones. Las bacterias también se pueden encontrar en la orina de personas sanas, por lo que una infección de la vejiga se diagnostica basada tanto en los síntomas como en las pruebas de laboratorio.

Cultivo de orina. En algunos casos, se pueden necesitar un cultivo de su orina para ver qué tipo de bacteria está causando la infección. No siempre es necesario hacer un cultivo de orina, pero en ciertos casos puede ser importante, como cuando se tienen infecciones repetidas o ciertos problemas médicos. Los resultados del cultivo de orina toman un par de días y ayudan a determinar el mejor tratamiento para usted.

Imágenes y otras pruebas

Si usted tiene infecciones repetidas de la vejiga o tiene una infección complicada, el médico puede pedir pruebas de imágenes para poder verle las vías urinarias. Una infección urinaria complicada es una infección relacionada con ciertos problemas adicionales, como una piedra en los riñones o un problema estructural en las vías urinarias. Lea más sobre las pruebas de imágenes para las vías urinarias.

Los médicos pueden hacerle una cistoscopia para mirar dentro de la uretra y la vejiga. Durante la cistoscopia, los médicos usan un instrumento similar a un tubo llamado cistoscopio para ver si tiene hinchazón, enrojecimiento u otras señales de infección, además de problemas estructurales que pueden estar causando la infección.

Los médicos también pueden hacerle pruebas urodinámicas, que son cualquier procedimiento que demuestre cómo la vejiga, esfínteres y uretra están almacenando y liberando la orina.

Tratamiento

¿Cómo se trata una infección de la vejiga?

Si usted tiene una infección de la vejiga causada por bacterias, es probable que un profesional de la salud le recete antibióticos. Si el diagnóstico no es seguro, basándose en sus síntomas o en los resultados de las pruebas de laboratorio, es posible que no necesite antibióticos. En ese caso, el profesional de la salud buscará la causa y el mejor tratamiento para sus síntomas.

Medicinas

El antibiótico que le receten se basa en el tipo de bacteria que está causando la infección y en cualquier alergia que usted pueda tener a los antibióticos.

La duración del tratamiento depende de:

  • la gravedad de la infección
  • si los síntomas y la infección desaparecen
  • si tiene infecciones repetidas
  • si tiene problemas en las vías urinarias

Los hombres pueden necesitar tomar antibióticos por períodos más largos porque las bacterias pueden pasar a la próstata, que rodea la uretra. Las bacterias pueden esconderse adentro del tejido prostático.

Siga las indicaciones de su médico cuidadosamente y totalmente al tomar antibióticos. Aunque usted sienta alivio de sus síntomas, asegúrese de tomar el antibiótico completo.

Si es necesario, un profesional de la salud puede recetarle otras medicinas para aliviar cualquier dolor o molestia causada por la infección de la vejiga.

Tratamientos en casa

Beba muchos líquidos y orine con frecuencia para sanarse más rápido. Lo mejor es beber agua. Hable con un profesional de la salud si no puede beber muchos líquidos debido a otros problemas de salud, como incontinencia urinaria, frecuencia urinaria, falla de los riñones, o insuficiencia cardíaca.

Use una almohadilla eléctrica para aplicar calor en su espalda o abdomen. Esto puede ayudarle a controlar el dolor de una infección de los riñones o de la vejiga.

Investigaciones

Los investigadores están estudiando formas de tratar o prevenir las infecciones de la vejiga sin la necesidad de tomar antibióticos. Las bacterias que causan estas infecciones pueden volverse más fuertes y difíciles de combatir cuando una persona toma antibióticos repetidamente. Los enfoques alternativos incluyen probióticos, estrógenos vaginales y la "espera vigilante" (es decir, esperar y ver el progreso). Hable con su profesional de la salud sobre cualquier tratamiento para una infección de la vejiga antes de empezar, incluso si son remedios caseros y suplementos. Algunos suplementos pueden tener efectos secundarios o reaccionar mal con otras medicinas que toma.

Un hombre está tomando un vaso de agua grande mientras trabaja en la computadora.
Beba muchos líquidos y orine con frecuencia para sanarse más rápido. Lo mejor es beber agua.

¿Cómo puedo prevenir una infección de la vejiga?

Cambie algunos de sus hábitos diarios y formas de su estilo de vida. Esto puede ayudarle a prevenir infecciones repetidas de la vejiga.

Beba suficiente líquido

La mayoría de las personas debe tratar de beber de seis a ocho vasos de 8 onzas (o aproximadamente 237 mililitros) de líquidos al día. Hable con un profesional de la salud si no puede beber esta cantidad debido a otros problemas de salud, como incontinencia urinaria, frecuencia urinaria o insuficiencia cardíaca o falla de los riñones.

Sea consciente de sus hábitos para ir al baño

Orine con frecuencia y cuando sienta la necesidad de ir al baño. Cuando la orina permanece en la vejiga demasiado tiempo, las bacterias pueden multiplicarse causando una infección. Orine después de tener relaciones sexuales para eliminar las bacterias que podrían haber entrado en su uretra durante el sexo.

Después de orinar o evacuar el intestino, siempre límpiese de adelante hacia atrás. Este paso es muy importante después de defecar para evitar que las bacterias entren en la uretra.

Use ropa suelta

El uso de ropa interior de algodón y ropa suelta permite que el aire pueda mantener seca el área alrededor de la uretra.

Considere cambiar de método anticonceptivo si tiene infecciones repetidas de la vejiga

Si tiene problemas con infecciones frecuentes de la vejiga, hable con un profesional de la salud sobre el método anticonceptivo que usa. Considere la posibilidad de cambiar a una nueva forma de anticonceptivo si utiliza diafragmas, preservativos sin lubricación o espermicida, ya que estos pueden aumentar su probabilidad de tener una infección de la vejiga. Considere el uso de condones lubricados sin espermicida o lubricantes sin espermicida.

Alimentación, dieta y nutrición

¿Lo que como y lo que bebo puede ayudar a prevenir las infecciones de la vejiga?

Los expertos no creen que la alimentación, dieta y nutrición tienen un papel importante en la prevención o el tratamiento de las infecciones de la vejiga. Aunque algunas investigaciones muestran que el jugo, el extracto o las pastillas de arándano rojo (“cranberry”) pueden ayudar a prevenir estas infecciones, no hay suficiente evidencia que compruebe esto. Las investigaciones muestran que los productos de arándano no son eficaces en el tratamiento de una infección de la vejiga si ya tiene una.2

¿Beber líquidos puede ayudar a prevenir o aliviar las infecciones de la vejiga?

Sí. Beba de seis a ocho vasos de 8 onzas de líquidos al día. Hable con un profesional de la salud si no puede beber esta cantidad debido a otros problemas de salud, como incontinencia urinaria, frecuencia urinaria o falla de los riñones. La cantidad de líquido que necesita beber depende del clima y su nivel de actividad. Si usted vive, trabaja o hace ejercicio en climas cálidos, puede necesitar más líquido para reemplazar el líquido que pierde a través del sudor.

Referencias

Marzo de 2017
Share

This content is provided as a service of the National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK), part of the National Institutes of Health. The NIDDK translates and disseminates research findings through its clearinghouses and education programs to increase knowledge and understanding about health and disease among patients, health professionals, and the public. Content produced by the NIDDK is carefully reviewed by NIDDK scientists and other experts.

El NIDDK desea agradecer a:
Ann E. Stapleton, MD, FIDSA, FACP, University of Washington School of Medicine