Definición y hechos de los problemas de control de la vejiga (incontinencia urinaria)

En esta sección:

¿Qué son los problemas de control de la vejiga?

Los problemas de control de la vejiga afectan la manera en que una persona retiene o libera la orina. La pérdida o el escape de orina involuntario conocido como incontinencia urinaria, es uno de los problemas más comunes de control de la vejiga. La incontinencia urinaria no es una enfermedad, sino una afección que puede estar relacionada con otro problema de salud o un evento de la vida, como el embarazo en las mujeres o los problemas de la próstata en los hombres.

Los problemas de control de la vejiga pueden ser una pequeña molestia o pueden afectar en gran medida la calidad de vida de una persona. Una persona puede sentirse demasiado avergonzada o tener miedo de participar en actividades, o quizás no pueda completar su rutina normal. Por ejemplo, a una persona se le puede escapar orina al correr o toser, o puede costarle trabajo llegar al baño a tiempo.

Los problemas de control de la vejiga son comunes, y con el tratamiento adecuado, la vida del paciente puede mejorar. El paciente debe consultar con un profesional de atención médica sobre los escapes de orina. El médico puede ayudarle a tratar el problema o controlar los síntomas, incluso el olor a orina. Los cuidadores pueden obtener ayuda de un profesional de atención médica o de un grupo de apoyo. Los ginecólogos, urólogos y geriatras, médicos que se especializan en la salud y la atención de los adultos mayores, a menudo hablan con los pacientes sobre los problemas de control de la vejiga. Cuanto antes el paciente obtenga ayuda, más pronto mejorará su incontinencia urinaria.

Un hombre y una mujer haciendo ejercicio en el parqueTanto los hombres como las mujeres pueden desarrollar problemas de la vejiga que limitan las actividades. Obtener la ayuda de un profesional de atención médica podría ayudarle a moverse de nuevo.

¿Tienen los problemas de control de la vejiga otro nombre?

Incontinencia urinaria, escape de orina y pérdida de orina son otros nombres para un problema de control de la vejiga que hace que se escape la orina. Los profesionales de atención médica pueden usar el término LUTS, que son las siglas en inglés para los síntomas de las vías urinarias inferiores, cuando se refieren a otros síntomas que el paciente puede tener con la incontinencia urinaria.

¿Cuáles son los tipos de problemas de control de la vejiga?

El tipo de incontinencia urinaria que el paciente tenga depende en parte de los síntomas. Los problemas más comunes de control de la vejiga incluyen:

Incontinencia de esfuerzo

La incontinencia de esfuerzo se produce cuando algún movimiento, como toser, estornudar, reír o hacer actividad física, ejerce presión sobre la vejiga y hace que se escape la orina.

Incontinencia de urgencia

La incontinencia de urgencia ocurre cuando una persona siente o tiene una fuerte urgencia o necesidad de orinar y tiene un escape antes de llegar al baño. Los profesionales de atención médica a menudo se refieren a la incontinencia de urgencia como vejiga hiperactiva, que puede ocurrir cuando ciertos nervios y músculos de la vejiga no están trabajando coordinadamente.

A veces, una persona puede tener incontinencia de urgencia e incontinencia de esfuerzo al mismo tiempo, lo que también se conoce como incontinencia mixta.

Incontinencia refleja

El escape de orina sin advertencia o urgencia puede ser una incontinencia refleja. Puede ocurrir a menudo cuando los nervios de la vejiga de una persona están dañados y no se “comunican” con el cerebro correctamente. Durante la incontinencia refleja, la vejiga se puede contraer, o tener un espasmo, en el momento equivocado, causando un escape de orina. Entre las causas de la incontinencia refleja se encuentran el daño de los nervios por afecciones de salud como la esclerosis múltiple, o por un traumatismo como una lesión de la médula espinal. A veces esta afección se conoce también como incontinencia "inconsciente".

Incontinencia por rebosamiento

La incontinencia por rebosamiento ocurre cuando la vejiga no se vacía por completo, causando que aún quede demasiada orina en la vejiga. Con esta afección, la orina se escapa orina porque la vejiga está muy llena.

Incontinencia funcional

La incontinencia funcional ocurre cuando una discapacidad o barrera física, o un problema para hablar o pensar, impide que la persona llegue al baño a tiempo. Por ejemplo, es posible que una persona en silla de ruedas no pueda llegar al baño a tiempo, una persona con artritis podría tener problemas para desabrocharse los pantalones, o una persona con enfermedad de Alzheimer quizás no se dé cuenta de que necesita programar las visitas al baño.

Incontinencia temporal

La incontinencia temporal o transitoria dura poco tiempo debido a una situación pasajera, como el uso de un determinado medicamento o una enfermedad que provoca escapes, como una tos fuerte por resfrío.

Orinarse en la cama

Orinarse en la cama, conocido también como enuresis nocturna, no solo le ocurre a los niños. A algunos adultos se les escapa la orina durante el sueño por una variedad de razones. Ciertos medicamentos o tomar cafeína o alcohol por la noche pueden hacer difícil pasar toda la noche sin tener un escape de orina. En algunos casos, la vejiga no puede contener suficiente orina durante la noche. Los cambios en el estilo de vida a menudo pueden mejorar estos síntomas.

Algunas personas se orinan en la cama porque no producen la cantidad suficiente de cierta hormona en la noche, lo que podría ser una señal de diabetes insípida (en inglés). Otros problemas de salud, como las infecciones de las vías urinarias, los cálculos renales, el agrandamiento de la próstata (en inglés) o la apnea obstructiva del sueño pueden causar que un adulto se orine en la cama o tenga que orinar con frecuencia durante la noche.

¿Cuán comunes son los problemas de control de la vejiga?

Los problemas de control de la vejiga son comunes. A casi la mitad de todas las mujeres se les escapa la orina en algún momento de su vida.1 Las mujeres tienen más probabilidad de desarrollar incontinencia urinaria durante y después del embarazo, el parto y la menopausia. Estos eventos, y la manera como están formadas las vías urinarias femeninas hacen que la incontinencia urinaria sea más común en las mujeres que en los hombres. Sin embargo, las mujeres no deben aceptar la incontinencia urinaria como parte rutinaria de ser mujer o de envejecer.

Hasta uno de cada tres hombres mayores pueden perder orina involuntariamente.1 Es más probable que un hombre desarrolle incontinencia urinaria con la edad porque los problemas de la próstata ocurren con más frecuencia con la edad.

Mujer embarazada regando una planta
Los problemas de control de la vejiga son comunes, especialmente entre las mujeres que pasan por el embarazo o el parto. El médico puede ayudar a tratar o controlar esos problemas.

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar problemas de control de la vejiga?

Entre los factores que hacen a una persona más propensa a desarrollar incontinencia urinaria se incluyen:

  • ser mujer
  • ser mayor. A medida que una persona envejece, los músculos de las vías urinarias se debilitan, lo que dificulta la retención de la orina.
  • eventos de la vida, como el embarazo, el parto y la menopausia en las mujeres, y problemas de la próstata en los hombres
  • problemas de salud, como diabetes, obesidad o estreñimiento de larga duración
  • fumar
  • defectos congénitos. El paciente puede tener un problema con la estructura de sus vías urinarias.

El médico puede ayudarle al paciente a encontrar la causa de un problema de control de la vejiga e informarle sobre sus opciones de tratamiento.

Es más probable que el paciente tenga un tipo particular de incontinencia urinaria si un familiar también lo tiene. Por ejemplo, orinarse en la cama a menudo es una afección hereditaria, y los niños pueden superar el problema a la misma edad que lo superaron sus padres.

¿Cuáles son las complicaciones de los problemas de control de la vejiga?

Inactividad física

El escape de orina puede hacer que una persona disminuya o suspenda por completo su actividad física. Por ejemplo, correr, saltar o caminar a paso rápido puede empeorar la incontinencia urinaria si la persona tiene incontinencia de esfuerzo. O tal vez una mujer sienta que los protectores o los calzones desechables la incomodan cuando se mueve, por lo que le puede resultar menos agradable mantenerse activa.

Mantenerse activo es importante para el estado general de salud del paciente y podría prevenir más problemas de control de la vejiga. La incontinencia urinaria puede empeorar para alguien que no se mantiene físicamente activo. La inactividad física puede causar aumento de peso y las personas con sobrepeso u obesidad son más propensas a desarrollar problemas de la vejiga. Mantenerse activo puede llevar a una mejor salud de la vejiga.

El paciente debe informar a su profesional de atención médica si sus problemas de control de la vejiga le están dificultando mantenerse activo.

Estrés emocional

Los problemas de la vejiga que no son tratados pueden provocar cambios perturbadores en el estilo de vida. Una persona puede evitar las actividades que antes disfrutaba. Las personas pueden dejar de ir al cine, a las reuniones o a los servicios religiosos porque no quieren tener que ir al baño en medio de una actividad o tener un accidente. Estos cambios pueden causar depresión (en inglés) o ansiedad social (en inglés).

Problemas de intimidad

Los problemas de control de la vejiga a veces causan que las personas eviten la intimidad, porque les preocupa que se les escape orina durante las relaciones sexuales. El paciente debe consultar con un profesional de atención médica si sus problemas de control de la vejiga se interponen en su vida sexual. Los ginecólogos y urólogos regularmente hablan con las personas sobre los problemas de salud que interfieren con las relaciones sexuales. Una vida sexual saludable es parte de una vida saludable.

Síntomas y problemas relacionados con la vejiga

Si el paciente tiene incontinencia urinaria, es más probable que tenga otros síntomas o problemas de la vejiga, como:

  • frecuencia urinaria
  • nicturia, es decir, levantarse de noche para orinar
  • dificultad para orinar
  • retención urinaria (en inglés), es decir, problemas para vaciar la vejiga completamente
  • goteo de orina después de que la persona piensa que ya ha terminado de orinar

Trabajar con un profesional de atención médica para prevenir y tratar estos síntomas y problemas relacionados es importante para la salud de la vejiga y el estado general de salud.

Bibliografía

Junio de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.