Problemas de control de la vejiga (incontinencia urinaria)

Volver a la página de resumen

Definición y hechos

En esta sección:

¿Qué son los problemas de control de la vejiga?

Los problemas de control de la vejiga afectan la manera en que una persona retiene o libera la orina. La pérdida o el escape de orina involuntario conocido como incontinencia urinaria, es uno de los problemas más comunes de control de la vejiga. La incontinencia urinaria no es una enfermedad, sino una afección que puede estar relacionada con otro problema de salud o un evento de la vida, como el embarazo en las mujeres o los problemas de la próstata en los hombres.

Los problemas de control de la vejiga pueden ser una pequeña molestia o pueden afectar en gran medida la calidad de vida de una persona. Una persona puede sentirse demasiado avergonzada o tener miedo de participar en actividades, o quizás no pueda completar su rutina normal. Por ejemplo, a una persona se le puede escapar orina al correr o toser, o puede costarle trabajo llegar al baño a tiempo.

Los problemas de control de la vejiga son comunes, y con el tratamiento adecuado, la vida del paciente puede mejorar. El paciente debe consultar con un profesional de atención médica sobre los escapes de orina. El médico puede ayudarle a tratar el problema o controlar los síntomas, incluso el olor a orina. Los cuidadores pueden obtener ayuda de un profesional de atención médica o de un grupo de apoyo. Los ginecólogos, urólogos y geriatras, médicos que se especializan en la salud y la atención de los adultos mayores, a menudo hablan con los pacientes sobre los problemas de control de la vejiga. Cuanto antes el paciente obtenga ayuda, más pronto mejorará su incontinencia urinaria.

Un hombre y una mujer haciendo ejercicio en el parqueTanto los hombres como las mujeres pueden desarrollar problemas de la vejiga que limitan las actividades. Obtener la ayuda de un profesional de atención médica podría ayudarle a moverse de nuevo.

¿Tienen los problemas de control de la vejiga otro nombre?

Incontinencia urinaria, escape de orina y pérdida de orina son otros nombres para un problema de control de la vejiga que hace que se escape la orina. Los profesionales de atención médica pueden usar el término LUTS, que son las siglas en inglés para los síntomas de las vías urinarias inferiores, cuando se refieren a otros síntomas que el paciente puede tener con la incontinencia urinaria.

¿Cuáles son los tipos de problemas de control de la vejiga?

El tipo de incontinencia urinaria que el paciente tenga depende en parte de los síntomas. Los problemas más comunes de control de la vejiga incluyen:

Incontinencia de esfuerzo

La incontinencia de esfuerzo se produce cuando algún movimiento, como toser, estornudar, reír o hacer actividad física, ejerce presión sobre la vejiga y hace que se escape la orina.

Incontinencia de urgencia

La incontinencia de urgencia ocurre cuando una persona siente o tiene una fuerte urgencia o necesidad de orinar y tiene un escape antes de llegar al baño. Los profesionales de atención médica a menudo se refieren a la incontinencia de urgencia como vejiga hiperactiva, que puede ocurrir cuando ciertos nervios y músculos de la vejiga no están trabajando coordinadamente.

A veces, una persona puede tener incontinencia de urgencia e incontinencia de esfuerzo al mismo tiempo, lo que también se conoce como incontinencia mixta.

Incontinencia refleja

El escape de orina sin advertencia o urgencia puede ser una incontinencia refleja. Puede ocurrir a menudo cuando los nervios de la vejiga de una persona están dañados y no se “comunican” con el cerebro correctamente. Durante la incontinencia refleja, la vejiga se puede contraer, o tener un espasmo, en el momento equivocado, causando un escape de orina. Entre las causas de la incontinencia refleja se encuentran el daño de los nervios por afecciones de salud como la esclerosis múltiple, o por un traumatismo como una lesión de la médula espinal. A veces esta afección se conoce también como incontinencia "inconsciente".

Incontinencia por rebosamiento

La incontinencia por rebosamiento ocurre cuando la vejiga no se vacía por completo, causando que aún quede demasiada orina en la vejiga. Con esta afección, la orina se escapa orina porque la vejiga está muy llena.

Incontinencia funcional

La incontinencia funcional ocurre cuando una discapacidad o barrera física, o un problema para hablar o pensar, impide que la persona llegue al baño a tiempo. Por ejemplo, es posible que una persona en silla de ruedas no pueda llegar al baño a tiempo, una persona con artritis podría tener problemas para desabrocharse los pantalones, o una persona con enfermedad de Alzheimer quizás no se dé cuenta de que necesita programar las visitas al baño.

Incontinencia temporal

La incontinencia temporal o transitoria dura poco tiempo debido a una situación pasajera, como el uso de un determinado medicamento o una enfermedad que provoca escapes, como una tos fuerte por resfrío.

Orinarse en la cama

Orinarse en la cama, conocido también como enuresis nocturna, no solo le ocurre a los niños. A algunos adultos se les escapa la orina durante el sueño por una variedad de razones. Ciertos medicamentos o tomar cafeína o alcohol por la noche pueden hacer difícil pasar toda la noche sin tener un escape de orina. En algunos casos, la vejiga no puede contener suficiente orina durante la noche. Los cambios en el estilo de vida a menudo pueden mejorar estos síntomas.

Algunas personas se orinan en la cama porque no producen la cantidad suficiente de cierta hormona en la noche, lo que podría ser una señal de diabetes insípida (en inglés). Otros problemas de salud, como las infecciones de las vías urinarias, los cálculos renales, el agrandamiento de la próstata (en inglés) o la apnea obstructiva del sueño pueden causar que un adulto se orine en la cama o tenga que orinar con frecuencia durante la noche.

¿Cuán comunes son los problemas de control de la vejiga?

Los problemas de control de la vejiga son comunes. A casi la mitad de todas las mujeres se les escapa la orina en algún momento de su vida.1 Las mujeres tienen más probabilidad de desarrollar incontinencia urinaria durante y después del embarazo, el parto y la menopausia. Estos eventos, y la manera como están formadas las vías urinarias femeninas hacen que la incontinencia urinaria sea más común en las mujeres que en los hombres. Sin embargo, las mujeres no deben aceptar la incontinencia urinaria como parte rutinaria de ser mujer o de envejecer.

Hasta uno de cada tres hombres mayores pueden perder orina involuntariamente.1 Es más probable que un hombre desarrolle incontinencia urinaria con la edad porque los problemas de la próstata ocurren con más frecuencia con la edad.

Mujer embarazada regando una planta
Los problemas de control de la vejiga son comunes, especialmente entre las mujeres que pasan por el embarazo o el parto. El médico puede ayudar a tratar o controlar esos problemas.

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar problemas de control de la vejiga?

Entre los factores que hacen a una persona más propensa a desarrollar incontinencia urinaria se incluyen:

  • ser mujer
  • ser mayor. A medida que una persona envejece, los músculos de las vías urinarias se debilitan, lo que dificulta la retención de la orina.
  • eventos de la vida, como el embarazo, el parto y la menopausia en las mujeres, y problemas de la próstata en los hombres
  • problemas de salud, como diabetes, obesidad o estreñimiento de larga duración
  • fumar
  • defectos congénitos. El paciente puede tener un problema con la estructura de sus vías urinarias.

El médico puede ayudarle al paciente a encontrar la causa de un problema de control de la vejiga e informarle sobre sus opciones de tratamiento.

Es más probable que el paciente tenga un tipo particular de incontinencia urinaria si un familiar también lo tiene. Por ejemplo, orinarse en la cama a menudo es una afección hereditaria, y los niños pueden superar el problema a la misma edad que lo superaron sus padres.

¿Cuáles son las complicaciones de los problemas de control de la vejiga?

Inactividad física

El escape de orina puede hacer que una persona disminuya o suspenda por completo su actividad física. Por ejemplo, correr, saltar o caminar a paso rápido puede empeorar la incontinencia urinaria si la persona tiene incontinencia de esfuerzo. O tal vez una mujer sienta que los protectores o los calzones desechables la incomodan cuando se mueve, por lo que le puede resultar menos agradable mantenerse activa.

Mantenerse activo es importante para el estado general de salud del paciente y podría prevenir más problemas de control de la vejiga. La incontinencia urinaria puede empeorar para alguien que no se mantiene físicamente activo. La inactividad física puede causar aumento de peso y las personas con sobrepeso u obesidad son más propensas a desarrollar problemas de la vejiga. Mantenerse activo puede llevar a una mejor salud de la vejiga.

El paciente debe informar a su profesional de atención médica si sus problemas de control de la vejiga le están dificultando mantenerse activo.

Estrés emocional

Los problemas de la vejiga que no son tratados pueden provocar cambios perturbadores en el estilo de vida. Una persona puede evitar las actividades que antes disfrutaba. Las personas pueden dejar de ir al cine, a las reuniones o a los servicios religiosos porque no quieren tener que ir al baño en medio de una actividad o tener un accidente. Estos cambios pueden causar depresión (en inglés) o ansiedad social (en inglés).

Problemas de intimidad

Los problemas de control de la vejiga a veces causan que las personas eviten la intimidad, porque les preocupa que se les escape orina durante las relaciones sexuales. El paciente debe consultar con un profesional de atención médica si sus problemas de control de la vejiga se interponen en su vida sexual. Los ginecólogos y urólogos regularmente hablan con las personas sobre los problemas de salud que interfieren con las relaciones sexuales. Una vida sexual saludable es parte de una vida saludable.

Síntomas y problemas relacionados con la vejiga

Si el paciente tiene incontinencia urinaria, es más probable que tenga otros síntomas o problemas de la vejiga, como:

  • frecuencia urinaria
  • nicturia, es decir, levantarse de noche para orinar
  • dificultad para orinar
  • retención urinaria (en inglés), es decir, problemas para vaciar la vejiga completamente
  • goteo de orina después de que la persona piensa que ya ha terminado de orinar

Trabajar con un profesional de atención médica para prevenir y tratar estos síntomas y problemas relacionados es importante para la salud de la vejiga y el estado general de salud.

Bibliografía

Síntomas y causas

En esta sección:

¿Cuáles son los síntomas de los problemas de control de la vejiga?

Las señales y los síntomas de la incontinencia urinaria pueden incluir:

  • escape de orina durante las actividades cotidianas, como levantar objetos, agacharse, toser o hacer ejercicio
  • sentir un impulso repentino y fuerte de orinar de inmediato
  • escape de orina sin previo aviso ni sentido de urgencia
  • no poder llegar al baño a tiempo
  • orinarse en la cama durante la noche
Grupo de adultos aplaudiendo en una reunión.
Es posible que un persona tenga problemas de control de la vejiga si tiene que limitar sus actividades por temor a no llegar al baño a tiempo.

¿Cuándo debe el paciente acudir a consulta con un profesional de atención médica?

El paciente debe consultar con un profesional de atención médica si tiene síntomas de un problema de la vejiga, como problema para orinar, pérdida del control de la vejiga, despertarse para ir al baño, dolor pélvico o escape de orina.

Los problemas de la vejiga pueden afectar la calidad de vida de las personas y causar otros problemas de salud. El médico puede ayudar al paciente a tratar la incontinencia urinaria recomendándole un cambio de estilo de vida o un cambio en la cantidad de medicamento que toma normalmente.

El paciente debe consultar con un profesional de atención médica si:

Estos síntomas pueden indicar un problema de salud grave, como inflamación de la vejiga, conocida también como cistitis, o incluso cáncer de la vejiga.

¿Qué causa los problemas de control de la vejiga en las mujeres?

Ciertos eventos de la vida y problemas de salud que debilitan los músculos del piso pélvico pueden causar incontinencia de esfuerzo en las mujeres:

Los músculos del piso pélvico debilitados pueden dificultar que la vejiga retenga la orina durante la incontinencia de esfuerzo. La incontinencia de esfuerzo ocurre cuando alguno de los movimientos, como toser, estornudar, reír o hacer actividad física, ejerce presión sobre la vejiga y hace que se escape la orina. Un piso pélvico debilitado también puede causar incontinencia fecal, o problemas de control intestinal.

Esquema del organismo femenino que muestra las vías urinarias, que incluyen los riñones, el uréter, la vejiga y la uretra; junto con una ilustración en primer plano de las vías urinarias masculinas, que incluyen la vejiga, los uréteres, la próstata, los músculos del piso pélvico y la uretra.
Los músculos del piso pélvico debilitados pueden hacer que la vejiga se desplace hacia abajo y empuje un poco hacia afuera de la parte inferior de la pelvis, causando incontinencia urinaria.

¿Qué causa los problemas de control de la vejiga en los hombres?

A veces, los hombres desarrollan incontinencia urinaria junto con problemas de la próstata.

Problemas de la próstata

Los hombres tienen una glándula prostática que rodea la abertura de la vejiga. A medida que los hombres envejecen, se les agranda la próstata. Cuando la próstata se agranda demasiado pero no es cancerosa, se dice que el hombre tiene una afección conocida como agrandamiento de la próstata (en inglés), o hiperplasia prostática benigna. Los hombres con próstata agrandada pueden tener:

  • problemas para comenzar la micción
  • un flujo de orina lento
  • problemas para vaciar completamente la vejiga

Los hombres con antecedentes de cáncer de la prostata pueden tener incontinencia urinaria a corto o largo plazo. El cáncer puede dañar u obstruir las vías urinarias, o la cirugía, la radiación u otros tratamientos para el cáncer de próstata pueden causar daño a los nervios, espasmos de la vejiga o incontinencia de esfuerzo. Los problemas de control de la vejiga después del cáncer de próstata pueden mejorar con el tiempo.

Esquema del organismo masculino que muestra las vías urinarias, que incluyen los riñones, el uréter, la vejiga y la uretra; junto con una ilustración en primer plano de las vías urinarias masculinas, que incluyen la vejiga, el uréter, la próstata, los músculos del piso pélvico y la uretra.
Cuando la próstata se agranda demasiado, puede comprimir el uréter, lo que dificulta el inicio de la micción. Además, el flujo de la orina puede ser lento o la vejiga no se puede vaciar completamente.

¿Qué más causa los problemas de control de la vejiga en las mujeres y los hombres?

Otros problemas de salud, incluso aquellos con el sistema nervioso, y los factores del estilo de vida pueden causar o contribuir a la incontinencia urinaria en los hombres y en las mujeres.

Cambios y problemas de salud

Ciertos cambios y problemas de salud pueden causar incontinencia urinaria:

Algunos problemas de salud pueden ser a corto plazo, como la tos o el estreñimiento, y pueden causar incontinencia temporal. Cuando el paciente tiene una discapacidad, o un problema para hablar o pensar le impide llegar al baño a tiempo, se dice que tiene incontinencia funcional.

Los problemas del sistema nervioso (en inglés) son causas comunes de la incontinencia urinaria. Se puede presentar incontinencia urinaria cuando el cerebro no se comunica con la parte correcta de las vías urinarias, generalmente la vejiga, los esfínteres o ambos, para que hagan su trabajo.

Los nervios y músculos de la vejiga pueden dañarse o verse afectados por:

Entre los factores que desencadenan la incontinencia urinaria se pueden incluir: tomar o tocar agua, escuchar el agua saliendo de las tuberías o estar en un ambiente frío, como por ejemplo al tratar de sacar algo del congelador en el supermercado.

Factores del estilo de vida

Entre los factores del estilo de vida que hacen a una persona más propensa a desarrollar incontinencia urinaria se incluyen:

  • hábitos alimenticios, como comer alimentos que causan estreñimiento
  • hábitos de bebidas, como beber alcohol o bebidas con cafeína o con gas
  • ciertos medicamentos
  • inactividad física
  • fumar

La incontinencia temporal generalmente es un efecto secundario de un medicamento o de una afección de salud a corto plazo. La incontinencia temporal también puede ser el resultado de hábitos alimenticios, incluso el consumo de alcohol o cafeína.

Diagnóstico

¿Cómo determinan los médicos la causa de los problemas de control de la vejiga?

Para ayudar a encontrar la causa de los problemas de control de la vejiga, los médicos usan la historia clínica del paciente y un examen físico. El médico también podría ordenar análisis de laboratorio y otras pruebas de diagnóstico.

Incluso si el paciente se siente avergonzado, es importante que consulte sobre su incontinencia urinaria con un profesional de atención médica. Los profesionales de atención médica que pueden tratarlo incluyen:

  • un médico de medicina familiar
  • una enfermera regular o una enfermera especializada
  • un internista o proveedor de atención primaria
  • un fisioterapeuta
  • un ginecólogo-obstetra
  • un ginecólogo especializado en medicina pélvica y cirugía reconstructiva
  • un urólogo
Incluso si el paciente se siente avergonzado, es importante consultar con un profesional de atención médica si tiene problemas de control de la vejiga.

Historia clínica

Un profesional de atención médica registrará la historia clínica del paciente y le podrá preguntar sobre:

  • sus síntomas, conocidos también como síntomas de las vías urinarias inferiores
  • sus hábitos de comer y beber
  • sus hábitos intestinales
  • los medicamentos recetados y de venta libre que toma
  • los problemas médicos actuales y pasados y las cirugías a las que se ha sometido
  • si es mujer, el historial de embarazo y parto
  • si es hombre, los problemas de la próstata

El médico puede diagnosticar el tipo de incontinencia urinaria que tiene el paciente con base en su historia clínica y el examen físico, o puede usar esta información para decidir si necesita más pruebas.

Diario de la vejiga

En preparación para la consulta con el médico, es posible que el paciente desee llevar un diario de la vejiga (PDF, 117.5 KB)   con dos o tres días de anticipación. Cada día, el paciente debe asegurarse de incluir:

  • qué, cuándo y cuánto líquido tomó
  • cuándo orina y la cantidad que orina
  • con qué frecuencia se le escapa la orina
  • si siente una fuerte necesidad de orinar antes de que se le escape la orina
  • lo que estaba haciendo cuando ocurrieron los escapes
Un hombre escribiendo sus hábitos de la vejiga en una libreta
El paciente debe llevar un diario de la vejiga unos días antes de la consulta con el médico.

Examen físico

El médico le hará al paciente un examen físico, que incluye un examen rectal. Si es mujer, el médico también le hará un examen pélvico. Los médicos usan estos exámenes para detectar problemas médicos que podrían causar una pérdida de orina involuntaria.

Es posible que le pidan al paciente que tosa mientras tiene la vejiga llena para ver si se le escapa la orina. Esto se conoce como una prueba de esfuerzo y los médicos la usan para ayudar a diagnosticar la incontinencia de esfuerzo.

¿Qué pruebas ayudan a determinar la causa de los problemas de control de la vejiga?

Análisis de laboratorio

El médico puede ordenar análisis de laboratorio, además de revisar la historia clínica y completar un examen físico.

Análisis de orina. El paciente recogerá una muestra de orina en el consultorio del médico o en el laboratorio, y un profesional de atención médica analizará la muestra. Un profesional de atención médica puede cultivar la orina colocando parte de la muestra en un tubo o plato con una sustancia que estimula el crecimiento de cualquier bacteria presente. Esta prueba puede mostrar si el paciente tiene una infección de la vejiga, un problema renal o diabetes.

Análisis de sangre. Un profesional de atención médica puede tomar una muestra de sangre del paciente y enviarla a un laboratorio para que la analicen. Un análisis de sangre puede mostrar problemas con la función renal o un desequilibrio químico en el organismo.

Pruebas del funcionamiento de la vejiga

Las pruebas del funcionamiento de la vejiga, también conocidas como pruebas urodinámicas (en inglés), muestran cuán bien funcionan la vejiga, la uretra y los esfínteres del paciente. La mayoría de las pruebas urodinámicas se enfocan en cuán bien puede la vejiga del paciente contener y liberar la orina.

Pruebas de diagnóstico por la imagen

Los médicos usan las imágenes de las vías urinarias (en inglés) para diagnosticar otras afecciones que podrían causar los síntomas de las vías urinarias inferiores.

Tratamiento

¿Cómo puede el paciente tratar su problema de control de la vejiga?

El tratamiento depende del tipo de incontinencia urinaria que tenga el paciente. El médico podría recomendarle que intente primero los tratamientos de autocuidado.

Haciendo cambios en el estilo de vida

Es posible que el paciente pueda reducir los escapes de orina haciendo cambios en el estilo de vida.

Tomando la cantidad correcta de líquido en el momento correcto. El paciente debe consultar con el médico si debe tomar menos líquido durante el día. Sin embargo, no debe limitar los líquidos hasta el punto de deshidratación. El médico puede decirle cuánto líquido debe tomar y cuándo, con base en la salud, las actividades y el clima local.

Para limitar las visitas nocturnas al baño, el paciente quizás deba dejar de tomar líquidos unas horas antes de acostarse, pero solo si el médico lo sugiere. Limitar los alimentos y las bebidas con cafeína, como el chocolate, el té, el café y las bebidas con gas, puede ayudar a reducir los escapes de orina. También debe limitar las bebidas alcohólicas, que pueden aumentar la cantidad de orina que produce el organismo.

La cantidad de orina que una persona debe producir varía para cada persona, dependiendo de la cantidad de líquido que toma, de cuánto suda, de la cantidad de líquido que utiliza para respirar y de los medicamentos que toma.

Manteniéndose físicamente activo. Aunque es posible que el paciente no sienta ganas de mantenerse físicamente activo cuando tiene incontinencia urinaria, la actividad física regular es importante (en inglés) para el control de peso y un buen estado general de salud. Incluso algo como caminar puede mejorar la salud. Si le preocupa no tener un baño cerca durante la actividad física, busque un lugar con baños cerca, como un centro comercial, un parque comunitario o un gimnasio local.

Manteniendo un peso saludable. La probabilidad de desarrollar incontinencia urinaria y otras enfermedades, como diabetes, es más alta si el paciente tiene sobrepeso o es obeso. Adelgazar puede ayudarle a tener menos escapes y evitar el aumento de peso puede prevenir la incontinencia urinaria. Los estudios sugieren que a medida que aumenta el índice de masa corporal, aumenta la probabilidad de escapes.2 Si el paciente tiene sobrepeso o es obeso, debe consultar con el médico sobre cómo adelgazar (en inglés).

Evitando el estreñimiento. El estreñimiento puede empeorar la salud de las vías urinarias y causar una incontinencia urinaria. El paciente debe consultar con el médico si debe tomar más líquidos y comer suficiente fibra para ayudar a prevenir el estreñimiento. Los médicos usan medicamentos llamados antimuscarínicos, como oxibutinina y tolterodina, antidepresivos tricíclicos y agonistas beta-3 para tratar la incontinencia urinaria, pero estos pueden causar estreñimiento.

Dejando de fumar. Si el paciente fuma, debe buscar ayuda para dejar de fumar. Dejar de fumar a cualquier edad es bueno para la salud de la vejiga y para el estado general de salud. Fumar aumenta la probabilidad de desarrollar incontinencia de esfuerzo, porque fumar causa tos crónica o de larga duración. El paciente podria mejorar su incontinencia urinaria si logra dejar de toser.3

Fumar también causa la mayoría de los casos de cáncer de la vejiga. Algunas personas indican que fumar les irrita la vejiga.

Un hombre y una mujer haciendo ejercicios de estiramiento en el parque
Es posible que el paciente pueda reducir los escapes de orina si se mantiene físicamente activo y mantiene un peso saludable.

Entrenando la vejiga

El entrenamiento de la vejiga implica que el paciente orine en determinado horario para ayudar a reducir los escapes. Con base en el diario de la vejiga (PDF, 117.5 KB) , el médico puede sugerir usar el baño en un horario regular, lo que se conoce como micción programada. La prolongación gradual del tiempo entre las visitas al baño puede ayudar a estirar la vejiga para que así pueda retener más orina. El paciente debe llevar un diario de los hábitos de micción por día (diario de la vejiga) para que lo pueda revisar con el médico.

Ejercitando los músculos del piso pélvico

Unos músculos del piso pélvico fortalecidos retienen mejor la orina que unos músculos debilitados. El paciente puede fortalecer sus músculos del piso pélvico haciendo los ejercicios de Kegel. Estos ejercicios implican apretar y relajar los músculos que controlan el flujo de orina. Una revisión de estudios demostró que las mujeres que recibieron entrenamiento para fortalecer los músculos del piso pélvico tenían mucha más probabilidad de mejorar sus escapes de orina que aquellas que no recibieron entrenamiento.4 No se debe hacer ejercicios del piso pélvico durante la micción.

Los hombres también pueden beneficiarse de los ejercicios de los músculos del piso pélvico. Fortalecer estos músculos puede ayudarles a que los escapes de orina ocurran con menos frecuencia, especialmente el goteo después de orinar.

Un profesional de atención médica, como un fisioterapeuta capacitado en terapia del piso pélvico, puede ayudarle al paciente a aprovechar al máximo los ejercicios de Kegel con el fortalecimiento del núcleo muscular. El núcleo incluye los músculos del torso, especialmente la parte inferior de la espalda, los músculos del piso pélvico y el abdomen. Todos estos músculos mantienen la pelvis alineada con la columna vertebral, lo que ayuda a mantener una buena postura y equilibrio. El fisioterapeuta puede mostrarle al paciente cómo practicar algunos ejercicios mientras hace sus actividades diarias, como viajar en automóvil o trabajar sentado en el escritorio.

No se requiere equipo especial para hacer los ejercicios de Kegel. Sin embargo, se puede aprender a hacer los ejercicios de Kegel correctamente usando la biorregulación. La biorregulación usa sensores especiales para medir las contracciones musculares que controlan la micción.

Controlando las ganas de orinar

Es posible que el paciente pueda suprimir, o controlar, la fuerte necesidad de orinar, lo que se conoce como supresión de la necesidad urgente de orinar. Con este tipo de entrenamiento de la vejiga, el paciente no se tiene que preocupar tanto por encontrar un baño a toda prisa. Algunas personas se distraen para dejar de pensar en la necesidad de orinar; otras encuentran que respirar profundo y de manera relajada o contener la respiración les ayuda. Hacer los ejercicios del piso pélvico para fortalecerlo también puede ayudar a controlar la necesidad urgente de orinar. Apretar los músculos del piso pélvico rápido y fuerte puede ayudar a suprimir la urgencia de orinar cuando se presenta, lo que puede ayudar al paciente a llegar al baño antes de que se le escape la orina.

¿Cómo puede el médico tratar el problema de control de la vejiga del paciente?

Si el paciente no puede controlar su incontinencia urinaria con autocuidado y nuevos hábitos, el médico puede recetarle medicamentos, un dispositivo médico, un agente aumentador de volumen o, como último recurso, una cirugía para ayudar a tratar la incontinencia urinaria.

Medicamentos

Para la incontinencia de urgencia, el médico puede recetarle al paciente uno de los siguientes medicamentos en pastilla, líquido o parche para relajar la vejiga:

  • antimuscarínicos, como la oxibutinina y la tolterodina
  • agonistas beta-3
  • estimuladores del receptor adrenérgico beta-3
  • antidepresivos tricíclicos

El médico puede usar toxina botulínica tipo A, o bótox, para tratar la incontinencia urinaria cuando otros medicamentos o tratamientos de autocuidado no funcionan. La inyección de bótox en la vejiga hace que esta se relaje, lo que deja más espacio para la orina y reduce la probabilidad de desarrollar una incontinencia urinaria.

Para los hombres. Si un hombre tiene incontinencia urinaria y además tiene la próstata agrandada, el médico puede recetarle otro tipo de medicamento, además de los agentes antimuscarínicos. Estos medicamentos incluyen:

  • alfabloqueadores
  • inhibidores de la 5-alfa reductasa

Dispositivos médicos

Los hombres y las mujeres con incontinencia por rebosamiento podrían necesitar usar un catéter para vaciar la vejiga. Un profesional de atención médica puede indicarle cómo usar un catéter. Es posible que el paciente tenga que usar un catéter de vez en cuando, varias veces al día o todo el tiempo. Los catéteres que se usan todo el tiempo drenan la orina de la vejiga a una bolsa sujeta al muslo del paciente con una correa. Si el paciente usa un catéter todo el tiempo, debe estar atento a las señales de una infección de la vejiga.

Para las mujeres. Un pesario es un anillo de plástico blando que la paciente o el médico inserta en la vagina para la incontinencia de esfuerzo. El pesario presiona contra la pared de la vagina y la uretra circundante. La presión ayuda a sostener la uretra y la paciente tiene menos escapes de orina.

Otro producto más nuevo para tratar la incontinencia de esfuerzo es un dispositivo desechable similar a un tampón que la paciente puede insertarse en la vagina hasta por un periodo de 12 horas cada vez. El producto se expande hacia arriba contra la uretra y ayuda a disminuir los escapes de orina.

Agentes aumentadores de volumen

Durante una breve visita al consultorio, el médico puede inyectar una pasta o gel aumentador de volumen cerca del esfínter urinario para tratar la incontinencia de esfuerzo. El material inyectado "aumenta" o ayuda a engrosar la zona alrededor de la uretra y ayuda a cerrar la abertura de la vejiga para que el paciente tenga menos escapes de orina.

Estimulación nerviosa eléctrica

Si el paciente ha intentado otras formas de mantenerse seco, incluso medicamentos y cambios en el estilo de vida, y nada le ha funcionado, el médico podría sugerirle una estimulación nerviosa eléctrica para la incontinencia de urgencia y otros síntomas. La estimulación nerviosa eléctrica implica cambiar los reflejos de la vejiga usando impulsos eléctricos.

Profesional de atención médica hablando con la paciente en el consultorio
Si los cambios en el estilo de vida no mejoran la incontinencia urinaria, el paciente debe consultar con el médico sobre otras opciones.

Cirugía

Si el paciente tiene incontinencia por rebosamiento causada por una obstrucción o una uretra estrechada, el médico puede tratarla con cirugía para eliminar la obstrucción.

Para las mujeres. Un cuello de vejiga debilitado o una uretra mal sostenida puede causar incontinencia de esfuerzo que podría tratarse con algún tipo de cirugía. En la cirugía para colocar la cinta vaginal libre de tensión, el cirujano inserta a través de la vagina una cinta (generalmente de malla) en el tejido entre la vagina y la uretra. La malla es un material tipo mosquitero que los médicos pueden implantar en el organismo para sostener la vejiga o la uretra o reparar una hernia. El médico hace la operación en un hospital o centro quirúrgico. La paciente recibirá anestesia general, intradural o local. La mayoría de las mujeres pueden salir del hospital el mismo día, aunque es posible que algunas necesiten pasar la noche allí. La recuperación completa toma de 2 a 3 semanas.

Aun cuando las cirugías para colocar la cinta vaginal libre de tensión de malla quirúrgica (en inglés), o "cinta por debajo de la uretra", pueden ser exitosas y seguras, en algunas mujeres pueden presentarse complicaciones graves. El médico puede explicarle a la paciente los riesgos y beneficios de la cirugía para la incontinencia de esfuerzo y qué tipo de resultados puede esperar, y puede ayudarle a decidir si la cirugía es adecuada para ella.

Para los hombres. Algunas veces, la incontinencia de esfuerzo en los hombres se trata con cirugía. La cirugía incluye un esfínter urinario artificial (AUS) y los procedimientos para el cabestrillo masculino (en inglés). El médico hace las operaciones en un hospital o centro quirúrgico. El paciente recibirá anestesia general o intradural. La mayoría de los hombres pueden salir del hospital el mismo día, aunque es posible que algunos necesiten pasar la noche allí. El médico puede explicarle al paciente los riesgos y beneficios de la cirugía para la incontinencia urinaria y qué tipo de resultados puede esperar.

Las cirugías mínimamente invasivas están disponibles para los hombres con próstata agrandada (en inglés).

Médico hablando con el paciente
El paciente debe tratar de implementar el autocuidado y nuevos hábitos para tratar su problema de vejiga. Si eso no funciona, el médico puede recetarle medicamentos, un dispositivo médico o un agente aumentador de volumen.

¿Cómo puede el paciente hacerle frente a los problemas de control de la vejiga?

Usando productos de protección

Incluso después del tratamiento, es posible que al paciente se le siga escapando la orina de vez en cuando. Ciertos productos pueden ayudarle a lidiar con el escape de orina.

  • Protectores. El paciente puede usar protectores desechables en la ropa interior para absorber el escape de orina.
  • Ropa interior absorbente que se puede lavar. El paciente puede usar ropa interior forrada con tela extra para absorber la orina.
  • Ropa interior específica para la incontinencia de los adultos. El paciente puede usar ropa interior para la incontinencia que actúa como un pañal para mantener la ropa seca.
  • Ropa interior impermeable. La ropa interior impermeable puede proteger la ropa para que no se moje.
  • Protectores grandes desechables. El paciente puede usar protectores grandes desechables para proteger las sillas y la cama.
  • Catéteres externos. Un catéter externo puede recoger la orina del organismo de un hombre y vaciarla a una bolsa sujeta al muslo del paciente con una correa.
  • Limpiadores y cremas especiales para la piel. Los limpiadores y cremas especiales para la piel pueden prevenir que se irrite la piel alrededor de la uretra. Las cremas pueden ayudar a bloquear la orina de la piel.
  • Pastillas desodorizantes de la orina. El paciente debe consultar con el médico si tomar las pastillas desodorizantes de la orina por vía oral puede hacer que la orina huela menos fuerte.

Recibiendo apoyo emocional

Los problemas de control de la vejiga son comunes; sin embargo, muchas personas se sienten demasiado avergonzadas para hablar de ellos. Como mínimo, el paciente debe consultar con el médico acerca de sus problemas de vejiga. El médico puede ayudarle a conectarse con un grupo de apoyo para personas con problemas similares.

El paciente debe considerar hablar con sus familiares y amigos sobre la incontinencia urinaria. Ellos también pueden ayudarle a encontrar maneras más fáciles de usar el baño con regularidad. Al compartir su problema, quizás descubra que otras personas en su vida también lo tienen.

Bibliografía

Prevención

¿Cómo puede el paciente prevenir los problemas de control de la vejiga?

No siempre se pueden prevenir los problemas de control de la vejiga como la incontinencia urinaria, pero los buenos hábitos pueden mantener la vejiga lo más saludable posible.

Siguiendo un plan de alimentación saludable

La alimentación saludable puede prevenir factores que aumentan la probabilidad de desarrollar una incontinencia urinaria, como la obesidad y la diabetes. No hay evidencia científica directa que relacione la nutrición con mejorar o empeorar la incontinencia urinaria.

Muchas personas encuentran que el alcohol; la comida picante; el chocolate; los edulcorantes artificiales; las bebidas con cafeína, con gas y cítricas; y los alimentos con alto contenido de ácido, como los cítricos y los tomates, pueden contribuir a la irritación e inflamación de la vejiga, que algunas veces pueden causar incontinencia urinaria. Es posible que el paciente desee evitar estos alimentos y bebidas durante un tiempo para ver si sus síntomas mejoran. Un dietista le puede ayudar a planear las comidas (en inglés) si está tratando de evitar ciertos alimentos que empeoran su incontinencia urinaria.

Tomando suficiente líquido

El paciente debe tomar suficiente líquido para que tenga la necesidad de orinar cada 2 a 3 horas. El paciente debe saber qué es lo normal para él y evitar una deshidratación. Si está tomando suficiente líquido, la orina debe ser de color amarillo pálido. El paciente debe consultar con el médico sobre la cantidad de líquido que debe tomar con base en su tamaño, nivel de actividad y el lugar donde vive. El agua es la mejor bebida. Sin embargo, si el paciente tiene insuficiencia renal o cardiaca, no debe tomar demasiada agua.

Una serie de muestras de orina. Orina de color claro es normal. Orina de color Amarillo más oscuro sugiere deshidratación. Orina de color marrón oscuro o naranja sugiere deshidratación grave o enfermedad hepática. Orina de color rosa sugiere sangre en la orina o haber comido remolacha. Orina de color extraño puede ser por comer alimentos con grandes cantidades de colorantes.
El paciente debe tomar suficiente líquido para que tenga la necesidad de orinar cada 2 a 3 horas. Si está tomando suficiente líquido, la orina debe ser de color amarillo pálido.

Manteniendo un peso saludable

Si el paciente tiene sobrepeso, adelgazar puede mejorar su incontinencia urinaria, y mantener un peso saludable (en inglés) puede prevenir este problema. Si tiene sobrepeso, debe consultar con un profesional de atención médica sobre cómo adelgazar comiendo de manera saludable y manteniéndose físicamente activo. La probabilidad de desarrollar incontinencia urinaria y otras afecciones, como la diabetes, aumenta si el paciente es obeso. Reducir la obesidad y la diabetes puede disminuir la incontinencia urinaria, especialmente en las mujeres.5

Dos mujeres comiendo saludable en la cocina
Comer de manera saludable para lograr un peso adecuado puede prevenir la incontinencia urinaria.

Cambiando los hábitos de micción

El paciente debe ir al baño cuando sienta la necesidad de hacerlo. Con frecuencia, las personas retienen la orina porque no es un buen momento para ir al baño. Sin embargo, al retener la orina regularmente se pueden desgastar los músculos de la vejiga y es más probable que se desarrolle una infección de la vejiga. Las infecciones de la vejiga pueden causar incontinencia urinaria.

Las mujeres deben tratar de relajar los músculos alrededor de la vejiga cuando orinan para que se les facilite la micción. Es mejor sentarse en el asiento del inodoro o hacerlo en cuclillas. Inclinarse sobre el asiento del inodoro para evitar tocarlo no permite que los músculos se relajen completamente y puede hacer que quede orina en la vejiga. Se debe tomar todo el tiempo que sea necesario para orinar y vaciar toda la vejiga.

Dejando de fumar

Si el paciente fuma, debe dejar de hacerlo. Dejar de fumar a cualquier edad es bueno para la salud de la vejiga y para el estado general de salud. Fumar aumenta la probabilidad de desarrollar incontinencia de esfuerzo porque causa tos. Fumar también causa la mayoría de los casos de cáncer de la vejiga. Algunas personas indican que fumar les empeora la irritación de la vejiga.

Evitando el estreñimiento

El estreñimiento puede empeorar la salud de las vías urinarias y causar una incontinencia urinaria. Para prevenir el estreñimiento, el paciente debe comer alimentos ricos en fibra, como cereales integrales, verduras y frutas; tomar suficiente agua; y mantenerse físicamente activo. Los medicamentos que los médicos usan para tratar la incontinencia urinaria, como los antimuscarínicos oxibutinina y tolterodina, tienen efectos secundarios que incluyen estreñimiento.

Ejercitando los músculos del piso pélvico

Los músculos del piso pélvico ayudan a mantener la orina en la vejiga. Los ejercicios del suelo o piso pélvico, conocidos también como ejercicios de Kegel, pueden fortalecer esos músculos y ayudar a prevenir que se escape orina al reír, toser, estornudar o levantar objetos. Tanto los hombres como las mujeres pueden beneficiarse de los ejercicios de los músculos del piso pélvico.

Bibliografía

Ensayos clínicos

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) y otros componentes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) realizan y respaldan las investigaciones de muchas enfermedades y afecciones.

¿Qué son los ensayos clínicos? ¿Son adecuados para usted?

Los ensayos clínicos forman parte de la investigación clínica y son el núcleo de todos los avances médicos. Los ensayos clínicos buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para analizar otros aspectos de la atención médica, como mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Investigue si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

¿Cuáles ensayos clínicos están abiertos?

En www.ClinicalTrials.gov (en inglés) puede encontrar los ensayos clínicos que están abiertos actualmente y reclutando participantes.

Junio de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quiere agradecer a:

Catherine Bradley, M.D., MSCE, University of Iowa Hospitals & Clinics; Joseph A. Costa, D.O., University of Florida Health, Jacksonville

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.