U.S. Department of Health and Human Services
 

 Versiones alternativas

 

Contáctenos

Centro de Información de Salud

  • Teléfono: 1-800-860-8747
  • TTY: 1-866-569-1162
  • Correo electrónico: healthinfo@niddk.nih.gov
  • Horario de atención: de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 5:00 p.m. (hora del este de los EE.UU.)
 

 Cómo obtener más información

 

Nota: Algunas de las opciones para comunicarse con las siguientes organizaciones están disponibles solamente en inglés.

​​

Organizaciones de enfermedades renales y urológicas

Muchas organizaciones ofrecen ayuda a los pacientes y a los profesionales médicos. Vea la lista completa Organizaciones de enfermedades renales y urológicas (PDF, 345 KB).​​

Lo que usted debe saber sobre la infección de las vías urinarias de los hijos

En esta página:

¿Qué es una infección urinaria?

Una infección de las vías urinarias (UTI por sus siglas en inglés) es una infección causada por microbios—organismos diminutos que solo se pueden ver con un microscopio. La causa más común de las UTI son las bacterias. Por lo general, las bacterias que entran en las vías urinarias se eliminan rápidamente del cuerpo antes de que causen síntomas. Pero a veces superan las defensas naturales del cuerpo y causan infección.

[Volver Arriba]

¿Qué son las vías urinarias?

Las vías urinarias forman el sistema de drenaje que tiene el cuerpo para eliminar los materiales de desecho y el exceso de agua. Las vías urinarias incluyen dos riñones, dos uréteres, una vejiga y una uretra. Los riñones son dos órganos con forma de frijol; cada uno tiene, más o menos, el tamaño de un puño. Están ubicados debajo de las costillas, uno a cada lado de la columna. Cada minuto, los riñones procesan alrededor de 3 onzas (84 ml) de sangre, eliminando el exceso de agua y los materiales de desecho. Los desechos y el exceso de agua producen de 1 a 2 cuartos de galón de orina cada día. Los niños cada día producen menos orina; la cantidad de orina depende de su edad. La orina fluye desde los riñones a través de dos tubos estrechos llamados uréteres. Luego la orina se almacena en un órgano en forma de globo que se llama vejiga, y se vacía a través de la uretra, un tubo al final de la vejiga. La abertura de la uretra se localiza en la punta del pene en los niños y justo delante de la vagina en las niñas.

Ilustración de las vías urinarias en la silueta de un cuerpo masculino. Los letreros señalan los riñones, la vejiga, los uréteres y la uretra.
Vista frontal de las vías urinarias
Diagrama lateral de las vías urinarias de la mujer. Los letreros señalan el riñón, el uréter, la vejiga, la uretra y la vagina.
Vista lateral de las vías urinarias femeninas

Diagrama lateral de las vías urinarias del hombre. Los letreros señalan el riñón, el uréter, la vejiga y la uretra.
Vista lateral de las vías urinarias masculinas

[Volver Arriba]

¿Cuáles son las causas de las UTI?

La mayoría de las UTI son causadas por las bacterias que viven en el intestino, la parte del tubo digestivo donde las heces se transforman de líquidas a sólidas. La bacteria Escherichia coli (E. coli) causa la mayoría de las UTI. Las vías urinarias tienen varias maneras de prevenir las infecciones. Los lugares donde los uréteres se unen a la vejiga funcionan como una válvula de una sola vía para evitar que la orina se acumule, o refluya, hacia los riñones, y la micción expulsa los microbios fuera del cuerpo. Las defensas naturales del cuerpo también previenen las infecciones. Pero a pesar de estas medidas preventivas, ocurren infecciones.

Otros factores que pueden hacer que un niño desarrolle una UTI incluyen lo siguiente:

  • Aguantar las ganas de orinar. Orinar con frecuencia ayuda a expulsar bacterias del cuerpo. Retener la orina permite el crecimiento de bacterias.
  • Producir muy poca orina. Un niño que no bebe suficientes líquidos podría no producir suficiente orina para expulsar las bacterias.
  • Estreñimiento. El estreñimiento es una afección en la que un niño tiene menos de dos evacuaciones intestinales por semana. Las heces pueden ser duras, secas, pequeñas y difíciles de expulsar. Las heces duras en el intestino pueden presionar las vías urinarias y bloquear el flujo de orina, permitiendo el crecimiento de bacterias.

Algunos niños son más propensos a las UTI que otros, así como ciertos niños son más propensos a tener tos, gripe o infecciones del oído.

[Volver Arriba]

¿Quiénes contraen las UTI?

Cualquier niño puede tener una UTI aunque son más frecuentes en las niñas que en los niños.

Los niños con una afección llamada reflujo vesicoureteral (VUR por sus siglas en inglés) tienen un mayor riesgo de sufrir las UTI. El VUR causa el reflujo de orina que se produce en el lugar donde uno o ambos uréteres se unen a la vejiga. Cuando la orina permanece en las vías urinarias, las bacterias tienen oportunidad de crecer y propagarse. Los bebés y los niños pequeños que desarrollan una UTI por lo general tienen VUR.

Los niños menores de 6 meses que no están circuncidados tienen un mayor riesgo de una UTI que los niños circuncidados de la misma edad. La circuncisión consiste en quitar el prepucio en los niños, la piel que recubre la punta del pene.

[Volver Arriba]

¿Las UTI son graves?

La mayoría de las UTI no son graves, pero algunas infecciones pueden causar problemas serios. Las infecciones crónicas del riñón—infecciones que se repiten o duran por un largo tiempo—pueden causar daño irreversible. Este daño puede incluir cicatrices en los riñones, función renal disminuida, presión arterial alta y otros problemas. Ciertas infecciones agudas del riñón—infecciones que se desarrollan de repente—pueden poner en riesgo la vida, sobre todo si las bacterias entran por el flujo sanguíneo.

[Volver Arriba]

¿Cuáles son los síntomas de una UTI?

Es posible que un niño con una UTI no tenga síntomas. Cuando los síntomas están presentes, pueden ser desde leves hasta intensos. Los síntomas de una UTI pueden incluir

  • fiebre
  • dolor o ardor al orinar con solo unas pocas gotas de orina a la vez
  • irritabilidad
  • falta de apetito
  • náuseas

Ilustración de un niño que llora.
Los síntomas de las UTI pueden incluir irritabilidad.

  • diarrea
  • vómito
  • orina oscura, turbia, sanguinolenta u orina que tiene olor fuerte
  • micción frecuente
  • dolor en la espalda o en el costado, debajo de las costillas
  • en los niños mayores, incontinencia urinaria en la ropa o en la cama

[Volver Arriba]

¿Cuándo debo llamar a un proveedor de atención médica?

Llame al proveedor de atención médica de inmediato si su hijo presenta cualquiera de estos síntomas:

  • una fiebre de 100.4° F (38° C) o más en un bebé o 101° F (38.3° C) o más en un niño mayor
  • una sensación de ardor al orinar
  • ganas repetidas e intensas de orinar, aun cuando haya poca orina para expulsar
  • dolor en la espalda o en el costado, debajo de las costillas
  • orina oscura, turbia, sanguinolenta u orina que tiene olor fuerte

Bebé afroamericano con la mamá al teléfono.
Llame al proveedor de atención médica si su niño tiene síntomas de una UTI.

[Volver Arriba]

¿Cómo se diagnostican las UTI?

El diagnóstico de una UTI se confirma con una prueba de la orina de su niño. La forma en que se obtiene la orina depende de la edad de su hijo:

  • Si su hijo aún usa pañales, el proveedor de atención médica podría colocar una bolsa colectora plástica sobre los genitales del niño luego de haber limpiado la zona alrededor de la uretra con agua tibia y jabón o con una toallita estéril. La bolsa se pega a la piel del bebé con una cinta adhesiva. Tan pronto el bebé orina se debe retirar la bolsa y procesar la muestra de orina de inmediato.
  • En los bebés, quizás sea necesario recolectar la orina introduciendo un delgado tubo llamado catéter dentro de la vejiga. Al usar un catéter, el proveedor de atención médica comienza por limpiar la zona alrededor de la abertura de la uretra con una solución que elimina microbios.

: Ilustración de una bolsa colectora de orina para bebés. La bolsa tiene una cinta adhesiva circular que se ajusta alrededor de la zona genital del niño.
Bolsa colectora plástica

  • El catéter se introduce con cuidado dentro de la uretra hasta que llega a la vejiga. Luego se drena la vejiga en un recipiente limpio. El uso del catéter evita que las bacterias en la piel entren en contacto con la muestra de orina.
  • Otro método para recolectar una muestra de orina en bebés consiste en introducir una aguja directamente dentro de la vejiga a través de la piel de la parte inferior del estómago. El uso de una aguja también evita que las bacterias en la piel entren en contacto con la muestra de orina.
  • Los niños mayores reciben un recipiente para orinar dentro de él.

Un proveedor de atención médica observa la muestra de orina bajo el microscopio para detectar bacterias o pus. La muestra también se envía a un laboratorio. El laboratorio realiza urocultivo al colocar la muestra en un tubo o placa con una sustancia que favorece el crecimiento de cualquier bacteria presente. Se pueden clasificar y analizar las bacterias que crecen para ver qué medicamentos darán mejores resultados para tratar la infección, un método conocido como urocultivo. Por lo general el urocultivo tarda de 1 a 3 días.

[Volver Arriba]

¿Cuál es el tratamiento para las UTI?

Para el tratamiento de las UTI se usan antibióticos, que son medicamentos que combaten a las bacterias. Mientras llegan los resultados del urocultivo del laboratorio, el proveedor de atención médica podría comenzar el tratamiento con un antibiótico para el tipo de bacterias que tengan más probabilidad de estar causando la infección. Una vez que se sepan los resultados del urocultivo, es posible que el proveedor de atención médica lo cambie a otro antibiótico para el tipo de bacteria específico.

El niño deberá tomar antibióticos por lo menos de 3 a 5 días y tal vez por varias semanas. Asegúrese de que su hijo tome todas las píldoras o todas las dosis líquidas. Su hijo debería sentirse mejor después de un par de días, pero la infección puede regresar si deja de tomar el antibiótico demasiado pronto.

Usted debe dejar que su niño beba cuanto quiera. Pero no lo fuerce a beber grandes cantidades de líquido. Llame a su proveedor de atención médica si su hijo no quiere o no puede beber. Además, hable con su proveedor de atención médica si su niño necesita medicamentos para aliviar el dolor de una UTI. El proveedor de atención médica puede recomendar un medicamento sin receta médica para aliviar el dolor. También puede ser eficaz usar una almohadilla térmica en la espalda o sobre el abdomen.

Ilustración de un niño bebiendo jugo.
Usted debe dejar que su niño beba cuanto quiera.

[Volver Arriba]

¿Tendrán que hacerle más pruebas a mi hijo luego de que se cure de la UTI?

Hable con el proveedor de atención médica de su hijo cuando desaparezca la UTI. Es posible que el proveedor de atención médica quiera hacerle pruebas adicionales para ver si hay VUR o una obstrucción en las vías urinarias. Las infecciones repetidas de las vías urinarias podrían causar daño a los riñones. El tipo de pruebas que se realicen dependen del niño o del tipo de infección. El VUR y las obstrucciones en las vías urinarias por lo general desaparecen a medida que el niño crece. En algunos casos, puede ser necesaria una cirugía para arreglar los defectos en las vías urinarias. Puede obtener más información sobre las pruebas para el VUR o las obstrucciones de las vías urinarias en la siguiente hoja informativa en inglés titulada Urinary Tract Infections in Children​, del National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse (NKUDIC), que en español se llama Centro Coordinador Nacional de Información sobre las Enfermedades Renales y Urológicas.

Ilustración de una niña pequeña acostada sobre un lado en una mesa de radiografías. Una cortina corta brinda privacidad.
Las imágenes de las vías urinarias pueden mostrar que el niño tiene VUR o una obstrucción en las vías urinarias.

[Volver Arriba]

¿Cómo se pueden prevenir las UTI?

Aquí le presentamos algunos pasos que puede seguir para evitar que su hijo desarrolle una UTI en el futuro:

  • Enséñele a su hijo a no aguantar las ganas de orinar y a ir al baño cuando tenga ganas de orinar.
  • Enséñele a su hijo la manera correcta de limpiarse luego de haber ido al baño para que las bacterias no entren por las vías urinarias.
  • Evite las prendas ajustadas para su hijo. Las prendas ajustadas pueden atrapar la humedad, lo que permite que crezcan las bacterias.
  • Cómprele a su hijo únicamente ropa interior de algodón. El algodón deja entrar el aire para secar el área.
  • Si su hijo está estreñido, hable con el proveedor de atención médica sobre la mejor manera de tratarlo.

[Volver Arriba]

Alimentación, dieta y nutrición

Para ayudar a prevenir una UTI, asegúrese de que su hijo beba suficientes líquidos todos los días. Hable con su proveedor de atención médica para aprender cuánto líquido debe beber su hijo.

[Volver Arriba]

Puntos para recordar

  • Una infección urinaria (UTI por sus siglas en inglés) es una infección causada por microbios—organismos diminutos que solo se pueden ver con un microscopio.
  • La mayoría de las UTI son causadas por las bacterias que viven en el intestino, la parte del tubo digestivo donde las heces se transforman de líquidas a sólidas.
  • Cualquier niño puede tener una UTI aunque son más frecuentes en las niñas que en los niños.
  • La mayoría de las UTI no son graves, pero algunas infecciones pueden causar problemas serios.
  • Es posible que un niño con una UTI no tenga síntomas. Cuando los síntomas están presentes, pueden ser desde leves hasta intensos.
  • El diagnóstico de una UTI se confirma con una prueba de la orina de su niño.
  • Para el tratamiento de las UTI se usan antibióticos, que son medicamentos que combaten a las bacterias.
  • Hable con el proveedor de atención médica de su hijo cuando desaparezca la UTI. Es posible que el proveedor de atención médica quiera hacerle pruebas adicionales para ver si hay reflujo vesicoureteral (VUR) o una obstrucción en las vías urinarias.
  • Usted puede tomar medidas para evitar que su hijo desarrolle una UTI.

[Volver Arriba]

Ensayos Clínicos

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés) y otras organizaciones del Instituto Nacional de Salud (NIH) conducen y ayudan en la investigación de muchas enfermedades y condiciones médicas.

Que son ensayos clínicos, y serian una buena opción para usted?
Los ensayos clínicos son parte de la investigación clínica y a la raíz de todos avances médicos. Los ensayos clínicos buscan maneras nuevas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para estudiar otros aspectos de la atención clínica, como la manera de mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Averigüe si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

Que ensayos clínicos están disponibles?
Para más información sobre los ensayos clínicos que están disponibles y están reclutando visite: www.ClinicalTrials.gov.

Esta publicación podría contener información sobre medicinas y las afecciones que estas tratan cuando se toman según las indicaciones. Durante la preparación de esta publicación, se incluyó la información más actualizada disponible. Para recibir información al día, o si tiene preguntas sobre cualquier medicina, comuníquese con la U.S. Food and Drug Administration (Administración de Medicamentos y Alimentos, FDA por sus siglas en inglés).  Llame gratis al 1-888-463-6332 (1-888-INFO-FDA), o visite su sitio web en www.fda.gov (en español):  www.fda.gov/AboutFDA/EnEspanol). Consulte al proveedor de atención médica para obtener más información.

[Volver Arriba]


El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quiere agradecer a:
Maria Ferris, M.D.; Barbara Fivush, M.D.; Joseph Flynn, M.D.; Ann Guillot, M.D.; Tej Mattoo, M.D.; Cynthia Pan, M.D.; Jeff Saland, M.D.; y Steve Wassner, M.D.; Daniel Schiavone, M.D., de Blue Ridge Pediatric Associates

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.


[Volver Arriba]

Octubre 2013​

​​