NOTE: The gray area of the page will not be displayed in syndication.
Link to Source page: /health-information/informacion-de-la-salud/enfermedades-rinones/infeccion-renal-pielonefritis/ver-todo-contenido
Current page state: This syndication page is Published

Infección renal (pielonefritis)

Definición y hechos

En esta sección:

¿Qué es una infección renal?

Una infección renal es un tipo de infección de las vías urinarias. La mayoría de las infecciones renales las causan bacterias o virus que primero infectan la parte inferior de las vías urinarias, generalmente la vejiga; luego esta infección sube a uno o a ambos riñones, que componen la parte superior de las vías urinarias.

En algunos casos, la persona puede contraer una infección renal después de una cirugía si durante el procedimiento entra una bacteria en el organismo y sube a través de la sangre hasta los riñones.

El organismo tiene formas de defenderse de las infecciones en las vías urinarias. Por ejemplo, la orina normalmente fluye en un solo sentido de los riñones a la vejiga. Los virus o bacterias que entran se eliminan al orinar. Este flujo de orina en un solo sentido generalmente previene las infecciones de las vías urinarias. Obtenga información adicional sobre las vías urinarias y cómo funcionan.

A veces, las defensas del organismo fallan y las bacterias o virus causan una infección de las vías urinarias en la vejiga. Si una persona tiene síntomas de una infección de la vejiga, debe consultar con un profesional de atención médica. Es posible que necesite tratamiento para evitar que la infección se propague a los riñones. Por lo general, las infecciones renales son muy dolorosas y pueden causar problemas de salud graves.

Interior de un torso que incluye la parte inferior de la columna vertebral, los huesos de la pelvis, los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra.
Las infecciones renales a menudo comienzan en la vejiga y luego suben a través de los uréteres para infectar uno o ambos riñones.

¿Se conoce la infección renal por otro nombre?

Sí, el término médico para la infección renal es pielonefritis.

¿Cuán comunes son las infecciones renales?

Cada año, en los Estados Unidos, las infecciones renales causan la mayoría de las 100,000 visitas al hospital por infecciones de las vías urinarias.1

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar una infección renal?

Una persona tiene más probabilidad de desarrollar una infección renal si:

  • es mujer2
  • tiene una infección de las vías urinarias en la vejiga
  • tuvo una infección de las vías urinarias en los últimos 12 meses
  • en el caso de las mujeres, está embarazada. Los científicos creen que los cambios hormonales y los cambios en la posición de las vías urinarias durante el embarazo hacen que las bacterias lleguen más fácilmente a los riñones y causen infecciones.
  • tiene un problema en las vías urinarias que obstruye o cambia el flujo normal de la orina. El flujo de orina podría esta obstruido si la persona tiene un defecto en la estructura de sus vías urinarias, como una uretra estrechada, una próstata agrandada (en inglés) o un cálculo renal.
  • tiene reflujo vesicoureteral (RVU) (en inglés), que es cuando la orina puede retroceder, o refluir, a uno o a ambos riñones. Los profesionales de atención médica diagnostican el reflujo vesicoureteral con más frecuencia en los niños.3
  • tiene diabetes o problemas con su sistema inmunitario o con la defensa natural de su organismo
  • tiene una lesión en la médula espinal o daño en el nervio alrededor de la vejiga
  • tiene retención urinaria (en inglés), es decir, problemas para vaciar la vejiga completamente.
Una mujer embarazada y su pareja masculina caminando en la playa.
Las infecciones renales son más comunes en las mujeres que en los hombres y son más comunes en las mujeres embarazadas.

¿Cuáles son las complicaciones de las infecciones renales?

En raras ocasiones, las infecciones renales pueden causar:

  • presión arterial alta
  • insuficiencia renal
  • cicatrices permanentes en los riñones, conocidas como cicatrices renales, que pueden convertirse en enfermedad renal crónica

La probabilidad de una complicación es ligeramente mayor si la persona tiene:

  • enfermedad renal por otras causas
  • un problema con la estructura de sus vías urinarias
  • episodios repetidos de infección renal

Las complicaciones de una infección renal son poco comunes si un profesional de atención médica le receta antibióticos para tratar su infección.

Bibliografía


Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas de una infección renal?

Los síntomas de las infecciones renales varían según la edad. Los síntomas podrían incluir:

  • escalofrío
  • fiebre
  • dolor en la espalda, el costado o la ingle
  • náuseas
  • vómito
  • orina turbia, oscura, con sangre o con mal olor
  • micción frecuente y dolorosa
Mujer acostada en la cama, tomándose la temperatura con un termómetro.
Los síntomas de una infección renal podrían incluir escalofrío, fiebre y micción frecuente y dolorosa.

Un niño menor de 2 años con una infección renal podría solo tener fiebre alta.

Un adulto mayor de 65 años con una infección renal podría no tener ninguno de los síntomas típicos. Una persona mayor podría solo tener problemas de pensamiento, como:

  • confusión
  • alucinaciones
  • lenguaje enredado

Se debe buscar atención médica de inmediato

Una persona debe buscar atención médica de inmediato si tiene síntomas de infección renal. A veces, una infección renal puede causar una afección peligrosa conocida como septicemia, que puede ser potencialmente mortal. Los síntomas de la septicemia incluyen fiebre, escalofrío, respiración y frecuencia cardíaca rápida, erupción cutánea y confusión.

Una infección renal que se vuelve crónica, o de larga duración, puede causar daño permanente de los riñones.

¿Qué causa una infección renal?

Las bacterias o los virus causan las infecciones renales.

Los científicos creen que la mayoría de las infecciones renales comienzan como una infección de la vejiga que sube para infectar uno o ambos riñones. La mayoría de las veces, la causa de la infección son las bacterias que normalmente viven en el intestino. Las vías urinarias tienen varias formas de prevenir que la infección suba. Por ejemplo, con mucha frecuencia, al orinar se eliminan las bacterias antes de que lleguen a la vejiga. A veces, el organismo no puede combatir las bacterias y estas causan una infección de las vías urinarias. Si la persona no recibe tratamiento médico para detener la infección, la bacteria puede infectarle los riñones.

En algunos casos, la sangre puede transportar bacterias o virus de otra parte del organismo a los riñones.


Diagnóstico

¿Cómo diagnostican los profesionales de atención médica la infección renal?

Para diagnosticar la infección renal, los profesionales de atención médica usan la historia clínica del paciente, un examen físico y pruebas.

Un profesional de atención médica le preguntará al paciente si tiene antecedentes de afecciones médicas que lo hagan más propenso a desarrollar una infección renal. Durante el examen físico, el profesional de atención médica le preguntará también acerca de los síntomas.

Si el paciente es hombre y el profesional de atención médica sospecha que tiene una infección renal, le podría hacer un examen rectal digital. Durante este procedimiento, el profesional de atención médica le pide al paciente que se incline sobre una mesa o se acueste de costado sosteniendo las rodillas cerca del pecho. Después de ponerse un guante, el profesional de atención médica le desliza un dedo lubricado en el ano para verificar si tiene la próstata inflamada o agrandada y está obstruyendo el cuello de la vejiga.

¿Qué pruebas usan los médicos para diagnosticar una infección renal?

Los médicos pueden usar análisis de laboratorio o pruebas de diagnóstico por la imagen para diagnosticar una infección renal.

Análisis de laboratorio

Análisis de orina. Para un análisis de orina, el paciente recogerá una muestra de su orina en un recipiente especial en el consultorio del médico o en un laboratorio. Un profesional de atención médica analizará la muestra bajo el microscopio en busca de bacterias y glóbulos blancos, que el organismo produce para combatir las infecciones. Las bacterias también se pueden encontrar en la orina de personas sanas, por lo que la infección renal se diagnostica con base en los síntomas y los resultados de los análisis de laboratorio.

Cultivo de orina (urocultivo). Un profesional de atención médica podría ordenar un cultivo de orina para determinar qué tipo de bacteria está causando la infección. Un profesional de atención médica puede ver cómo se multiplican las bacterias, generalmente en 1 a 3 días, y luego puede determinar el mejor tratamiento.

Recipiente pequeño que se usa para recoger una muestra de orina para su análisis en el laboratorio.
El paciente puede proporcionar una muestra de orina en un recipiente especial que será analizada para determinar si existe una infección renal.

Pruebas de diagnóstico por la imagen

Un profesional de atención médica puede usar pruebas de diagnóstico por la imagen, como una tomografía computarizada, imágenes por resonancia magnética o ecografía, para ayudar a diagnosticar una infección renal. Un técnico hace estas pruebas en un centro para pacientes ambulatorios o en un hospital. También podría hacer una ecografía en el consultorio del médico. Un radiólogo lee las imágenes y hace un informe. No se necesita anestesia para estas pruebas. Obtenga información adicional sobre las pruebas de diagnóstico por la imagen para las vías urinarias (en inglés).


Tratamiento

¿Cómo tratan los profesionales de atención médica las infecciones renales?

Si el paciente tiene una infección renal, un profesional de atención médica le recetará antibióticos. Incluso antes de que estén disponibles los resultados de las pruebas, el profesional de atención médica podría recetarle un antibiótico que combate los tipos más comunes de bacterias. Aun cuando el paciente se pueda sentir aliviado de los síntomas, debe asegurarse de terminar todo el tratamiento antibiótico que le recetaron.

Una vez que estén disponibles los resultados del laboratorio, el profesional de atención médica podría cambiarle el antibiótico a uno que trate mejor el tipo de infección que tenga el paciente. Podría tomar estos antibióticos por vía oral, a través de una vena en el brazo, es decir, por vía intravenosa, o ambos.

Si la persona está muy enferma debido a una infección renal, puede ir a un hospital para reposo en cama. Un profesional de atención médica podría administrarle líquidos por vía intravenosa.

A veces, si algo está obstruyendo las vías urinarias, como un cálculo renal o una próstata agrandada (en inglés), el médico puede tratar el problema con cirugía u otro procedimiento.

Un hombre mayor en una cama de hospital con su esposa y médico a su lado.
Si cree que tiene una infección renal, consulte con un profesional de atención médica de inmediato.

¿Cómo puede el paciente asegurarse de que su infección renal ha desaparecido por completo?

Si el paciente recientemente tuvo una infección renal, el profesional de atención médica por lo general le repetirá los cultivos de orina después de que termine el tratamiento para asegurarse de que la infección haya desaparecido por completo y no se haya vuelto a presentar. Si la prueba que se repitió muestra infección, el paciente podría tomar otra ronda de antibióticos. Si la infección se vuelve a presentar, le podrían recetar antibióticos por un período de tiempo más prolongado.

Si el profesional de atención médica le receta antibióticos, el paciente debe tomárselos todos según lo prescrito y seguir las indicaciones que le dieron. Incluso si comienza a sentirse mejor, debe terminar todos los medicamentos.

¿Cómo puede una persona prevenir una infección renal?

Muchas infecciones renales comienzan como una infección de la vejiga, por lo que prevenir las infecciones de la vejiga podría ayudar a prevenir las infecciones renales. Los científicos aún están tratando de comprender las mejores maneras de prevenir las infecciones de la vejiga; sin embargo, estos pequeños cambios en sus hábitos diarios podrían ayudar:

Tomar mucho líquido, especialmente agua

Los líquidos pueden ayudar a expulsar las bacterias del aparato urinario. El agua es la mejor bebida. La mayoría de las personas sanas deben tratar de tomar entre seis y ocho vasos de 8 onzas de líquido todos los días. Si la persona necesita tomar menos agua debido a otras afecciones de salud, como problemas de control de la vejiga, insuficiencia renal o enfermedad del corazón, debe preguntarle a su profesional de atención médica cuánto líquido debería tomar.

Limpiarse de adelante hacia atrás después de ir al baño

Las mujeres deben limpiarse de adelante hacia atrás para evitar que las bacterias ingresen a la uretra. Este paso es el más importante después de una deposición.

Orinar con frecuencia y cuando surja la necesidad

Las personas deben tratar de orinar al menos cada 3 a 4 horas. Las bacterias tienen más probabilidad de crecer en la vejiga cuando la orina permanece demasiado tiempo en la vejiga.

Orinar después de las relaciones sexuales

Tanto las mujeres como los hombres deben orinar poco después de tener relaciones sexuales para eliminar las bacterias que pueden haber entrado en la uretra durante las relaciones sexuales.


Alimentación, dieta y nutrición

¿Pueden la alimentación, la dieta y la nutrición ayudar a prevenir las infecciones renales?

Los expertos no creen que la alimentación, la dieta y la nutrición desempeñen un papel en la prevención o el tratamiento de las infecciones renales.

¿Puede el tomar líquido ayudar a prevenir o aliviar las infecciones renales?

Sí. Se debe tomar entre seis y ocho vasos de 8 onzas al día. La persona debe consultar con un profesional de atención médica si no puede tomar esa cantidad debido a otros problemas de salud, como incontinencia urinaria, frecuencia urinaria, o insuficiencia renal. La cantidad de líquido que necesita tomar la persona depende del clima y de su nivel de actividad. Si vive, trabaja o hace ejercicio en climas cálidos, es posible que necesite más líquido para reemplazar el que pierde a través del sudor.

Mujer tomando un vaso con agua.
Tomar mucho líquido puede ayudar a eliminar las bacterias de las vías urinarias.


Ensayos clínicos

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) y otros componentes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) realizan y respaldan las investigaciones de muchas enfermedades y afecciones.

¿Qué son los ensayos clínicos? ¿Son adecuados para usted?

Los ensayos clínicos forman parte de la investigación clínica y son el núcleo de todos los avances médicos. Los ensayos clínicos buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para analizar otros aspectos de la atención médica, como mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Investigue si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

¿Cuáles ensayos clínicos están abiertos?

En www.ClinicalTrials.gov (en inglés), puede encontrar los ensayos clínicos que están actualmente abiertos y reclutando participantes.


This content is provided as a service of the National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK), part of the National Institutes of Health. The NIDDK translates and disseminates research findings to increase knowledge and understanding about health and disease among patients, health professionals, and the public. Content produced by the NIDDK is carefully reviewed by NIDDK scientists and other experts.

El NIDDK quisiera agradecer a:
Ann E. Stapleton, M.D., FIDSA, FACP, University of Washington School of Medicine