NOTE: The gray area of the page will not be displayed in syndication.
Link to Source page: /health-information/informacion-de-la-salud/diabetes/informacion-general/control/pancreas-artificial
Current page state: This syndication page is Published

Páncreas artificial

En esta página:

¿Qué es un páncreas artificial?

Un páncreas artificial es un sistema compuesto por tres partes que trabajan juntas para imitar la manera en que un páncreas sano controla la glucosa en la sangre, conocida también como azúcar en la sangre, en el cuerpo. Un páncreas artificial se usa principalmente para ayudar a las personas con diabetes tipo 1.

En la diabetes tipo 1, el páncreas no produce insulina. Las personas con diabetes tipo 1 controlan su concentración de glucosa en la sangre revisándola y tomando insulina, ya sea mediante inyección o a través de un bomba de infusión de insulina, varias veces al día. Un páncreas artificial controla automáticamente la concentración de glucosa en la sangre del paciente, calcula la cantidad de insulina que necesita en diferentes momentos del día y la administra.

La mayoría de los sistemas de páncreas artificial requieren que el paciente cuente e ingrese la cantidad de carbohidratos que consume a la hora de comer. Estos se denominan sistemas de páncreas artificial “híbridos”, porque parte de la insulina se administra automáticamente y parte se administra en función de la información que el paciente ingresa. Estos sistemas ayudan a controlar la concentración de glucosa en la sangre durante el día y la noche, lo que le facilita a las personas con diabetes tipo 1 mantener su concentración de glucosa en la sangre dentro del rango. Mantener las concentraciones de glucosa en la sangre dentro del rango evitará que se desarrollen otros problemas de salud y podría mejorar la vida diaria de las personas con diabetes tipo 1.

¿Cómo funcionan los sistemas de páncreas artificial?

Tres dispositivos componen un sistema de páncreas artificial.

  • Un monitor continuo de glucosa o CGM (enlace en inglés) lleva un registro de la concentración de glucosa en la sangre cada pocos minutos mediante un pequeño sensor que se inserta debajo de la piel. El sensor envía la información de forma inalámbrica a un programa almacenado en un teléfono inteligente o en una bomba de infusión de insulina.
  • El programa calcula cuánta insulina se necesita y envía una señal a la bomba de infusión de insulina cuando debe administrarse.
  • La bomba de infusión de insulina administrará pequeñas dosis de insulina a lo largo del día cuando las concentraciones de glucosa en sangre no estén dentro de su rango objetivo. Hay diferentes tipos de bombas de insulina.
    • Un tipo de bomba se usa por fuera del cuerpo en un cinturón, bolsillo o bolsa. La insulina fluye desde la bomba a través de un tubo plástico que se conecta a un tubo más pequeño, llamado catéter, que tiene una aguja que se inserta debajo de la piel y se deja ahí por varios días.
    • Otro tipo de bomba se adhiere directamente a la piel con una almohadilla adhesiva y administra insulina a través de un catéter que se inserta debajo de la piel. Este tipo de bomba se reemplaza cada pocos días.
Una mujer sentada en una mesa con un teléfono inteligente y un monitor continuo de glucosa, que está conectado a una aguja insertada en la parte de atrás superior del brazo. Una mujer lleva un monitor continuo de glucosa en la cintura de sus jeans. El sensor y la aguja están fijados a su abdomen.Un sistema de páncreas artificial usa un monitor continuo de glucosa, una bomba de insulina y un programa almacenado en la bomba o en un teléfono inteligente (arriba). La bomba de insulina puede llevarse en un cinturón, guardarse en un bolsillo o adherirse directamente a la piel (abajo).

¿Tiene el páncreas artificial otros nombres?

Entre los otros nombres que tiene el páncreas artificial se incluyen:

  • sistema automatizado de administración de insulina
  • sistema de circuito cerrado
  • páncreas biónico

¿Cuáles son los diferentes tipos de sistemas de páncreas artificial?

Hay varios tipos de sistemas de páncreas artificial, entre ellos:

  • sistemas de umbral de suspensión y de suspensión predictiva
  • sistemas solo de insulina
  • sistemas hormonales duales

Sistemas de umbral de suspensión y de suspensión predictiva

Los sistemas de umbral de suspensión y de suspensión predictiva pueden detener o “suspender” temporalmente la administración de insulina si se baja la concentración de glucosa en la sangre.1

El sistema de umbral de suspensión deja de administrar insulina cuando la concentración de glucosa en la sangre cae a un nivel preestablecido. El sistema de suspensión predictiva calcula la concentración de glucosa en la sangre y dejará de administrar insulina antes de que la concentración de glucosa en la sangre baje demasiado. Ninguno de estos dos sistemas aumenta automáticamente las dosis de insulina.

Suspender la administración de insulina en el momento adecuado puede ayudar a una persona con diabetes tipo 1 a evitar la baja concentración de azúcar en la sangre o hipoglucemia, una afección que se presenta cuando la concentración de glucosa en la sangre de una persona es más baja que su rango objetivo. Estos sistemas podrían ayudar a las personas con diabetes tipo 1 que desarrollan hipoglucemia durante la noche, en particular los niños.

Sistemas solo de insulina

Los sistemas solo de insulina mantienen la concentración de glucosa en la sangre dentro del rango objetivo aumentando o disminuyendo automáticamente la cantidad de insulina que administra con base en los valores del CGM del paciente. Los sistemas solo de insulina pueden aumentar las dosis de insulina si la concentración de glucosa en la sangre del paciente es más alta que su rango objetivo.

Un tipo de sistema solo de insulina es el sistema híbrido. El sistema híbrido solo de insulina ajusta automáticamente las dosis de insulina en respuesta a los valores del CGM del paciente. Sin embargo, el paciente debe contar las concentraciones de carbohidratos y calcular las dosis de insulina para todas las comidas y meriendas.

Sistemas hormonales duales

Actualmente, los investigadores están desarrollando y probando sistemas que usan dos hormonas: insulina para reducir las concentraciones de glucosa y glucagón para aumentar las concentraciones de glucosa en la sangre. El uso de dos hormonas para controlar la glucosa en la sangre es similar a la forma en que funciona el páncreas en personas que no tienen diabetes. Estos sistemas podrían controlar muy bien las concentraciones de glucosa sin causar hipoglucemia. Además, los investigadores están probando cuán bien otras combinaciones, como la insulina de acción rápida y la pramlintide, pueden controlar las concentraciones de glucosa en la sangre.2

¿Quién puede usar un páncreas artificial?

El paciente necesita una receta de su médico para obtener un páncreas artificial. Juntos, el paciente y su médico considerarán qué sistema puede controlar mejor sus concentraciones de glucosa en la sangre y adaptarse a su estilo de vida. Otros factores a considerar son:

  • la edad: algunos modelos están aprobados para niños de hasta 2 años, mientras que otros están aprobados para personas mayores de 6 años
  • si el paciente puede colocar los dispositivos en la posición correcta sin ayuda, verificar que funcionan correctamente y ajustarlos o ingresar datos de los carbohidratos según sea necesario
  • si el paciente prefiere una bomba de insulina con tubo o una que se adhiera directamente a la piel
  • si el paciente tiene acceso a una red Wi-Fi para que la información pueda fluir entre las partes del sistema

Los padres o tutores de niños con diabetes tipo 1 deben consultar con el médico del niño sobre los sistemas de páncreas artificial adecuados.

Los investigadores continúan desarrollando nuevos y diferentes tipos de sistemas de páncreas artificial que satisfagan las necesidades de las personas con diabetes tipo 1 y otros tipos de diabetes.

El costo de un páncreas artificial depende del proveedor de seguro médico del paciente. Es posible que los planes de seguros privados o gubernamentales no cubran todos los sistemas de páncreas artificial disponibles para las personas con diabetes tipo 1. En Ayuda financiera para el cuidado de la diabetes se puede encontrar información adicional sobre cómo pagar los dispositivos y medicamentos para la diabetes tipo 1.

¿Cuáles son los beneficios de un páncreas artificial?

Un páncreas artificial podría ayudar a las personas con diabetes tipo 1 a alcanzar sus concentraciones de glucosa en la sangre objetivo y a mejorar su calidad de vida.

Con un sistema de páncreas artificial, se monitorean continuamente las concentraciones de glucosa del paciente. El programa computarizado mejora el control de la glucosa en la sangre ajustando automáticamente la cantidad de insulina que administra para mantener las concentraciones de glucosa en la sangre dentro del rango. El sistema le ayuda al paciente a evitar la hipoglucemia y la hiperglucemia.

Los médicos pueden monitorear las dosis de insulina de forma remota y recomendar ajustes de las dosis para las personas que necesitan una mayor supervisión. Además, los padres o tutores pueden controlar las concentraciones de glucosa en la sangre desde sus propios teléfonos inteligentes durante el día y la noche.

¿Cuáles son los límites de un páncreas artificial?

Los sistemas de páncreas artificial no son completamente autosuficientes. El paciente debe hacer un mantenimiento regular a los dispositivos para asegurar que funcionan correctamente e ingresar el tamaño de las porciones de las comidas en el sistema cada vez que come. Además, el paciente deberá:

  • revisar el CGM y el catéter de la bomba de infusión para asegurarse de que estén en su lugar y cambiarlos cuando sea necesario
  • verificar la precisión del CGM y reemplazar el sensor del CGM de vez en cuando
  • contar la cantidad de carbohidratos a la hora de comer y registrarla en el sistema
  • ajustar la configuración del programa computarizado para asegurarse de obtener la cantidad correcta de insulina a fin de mantener la concentración de glucosa en la sangre dentro de su rango objetivo
  • si se presentan problemas, reiniciar o reconectar el CGM, la bomba de infusión y el programa computarizado
  • controlar las concentraciones altas o bajas de glucosa en la sangre si el sistema no puede mantener la concentración de glucosa en la sangre dentro del rango

Los parches adhesivos que se usan con estos sistemas podrían causar enrojecimiento o irritación de la piel. Algunos medicamentos que el paciente toma podrían además interferir con el monitor de glucosa.

¿Cómo apoya el NIDDK la investigación del páncreas artificial?

Por más de 20 años, el NIDDK ha financiado la tecnología para mejorar la vida de las personas con diabetes tipo 1. En colaboración con otras agencias del gobierno federal y organizaciones asociadas, el NIDDK trabaja para avanzar en el control de la glucosa en la sangre, automatizar la administración de insulina y disminuir las complicaciones de vivir con diabetes tipo 1.

El NIDDK apoya los ensayos clínicos para probar sistemas de páncreas artificial para niños,3 adolescentes,2,4 y adultos4 con diabetes tipo 1. Los nuevos ensayos evaluarán los sistemas de páncreas artificial en grupos más grandes de personas durante periodos más prolongados.

Unos ensayos clínicos recientes financiados por el NIDDK han demostrado que los sistemas de páncreas artificial controlan las concentraciones de glucosa en la sangre mejor que otros métodos, especialmente durante la noche, lo que representa un reto para muchas personas con diabetes tipo 1, y para niños de tan solo 6 años. Los investigadores continúan mejorando el diseño y los componentes de los sistemas de páncreas artificial y expandiendo su uso en diferentes grupos de edad y en situaciones de la vida real, como por ejemplo durante el ejercicio.

Ensayos clínicos para el páncreas artificial

El NIDDK realiza y respalda ensayos clínicos de muchas enfermedades y afecciones, incluso la diabetes. Los ensayos clínicos buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades y mejorar la calidad de vida.

¿Qué son los ensayos clínicos para el páncreas artificial?

Los ensayos clínicos y otros tipos de estudios clínicos (en inglés) forman parte de la investigación médica e involucran a personas como usted. Cuando una persona se ofrece como voluntaria para participar en un estudio clínico, está ayudando a los médicos e investigadores a conocer más sobre las enfermedades y a mejorar la atención médica para las personas en el futuro.

Los investigadores están estudiando muchos aspectos de los sistemas de páncreas artificial, como:

  • programas computarizados que mejoran el control de la glucosa en la sangre y la administración de insulina durante las actividades diarias y las comidas
  • diferentes tipos de sistemas de páncreas artificial (de solo insulina o de hormona dual)
  • diferentes tipos de insulina que se pueden usar en estos sistemas
  • sistemas de páncreas artificial que se pueden usar en diferentes grupos de edad, como adultos mayores y niños muy pequeños

Mire un video del Dr. Griffin P. Rodgers, director del NIDDK, que explica la importancia de participar en los ensayos clínicos.

¿Qué estudios clínicos para el páncreas artificial están buscando participantes?

En www.ClinicalTrials.gov puede ver una lista filtrada de estudios clínicos sobre el páncreas artificial que están abiertos y reclutando participantes. Puede ampliar o reducir la lista para incluir estudios clínicos de la industria, universidades e individuos; sin embargo, los Institutos Nacionales de la Salud no revisan estos estudios ni pueden garantizar que sean seguros. Antes de participar en un estudio clínico, debe consultar siempre con su proveedor de cuidados de la salud.

Bibliografía

This content is provided as a service of the National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK), part of the National Institutes of Health. The NIDDK translates and disseminates research findings to increase knowledge and understanding about health and disease among patients, health professionals, and the public. Content produced by the NIDDK is carefully reviewed by NIDDK scientists and other experts.

El NIDDK quisiera agradecer a:
Steven J. Russell, M.D., Ph.D., Harvard Medical School, and Courtney Balliro, R.N., CDE, Massachusetts General Hospital