Tratamiento para la apendicitis

En esta sección:

¿Cómo tratan los médicos la apendicitis?

Los médicos suelen tratar la apendicitis extrayendo el apéndice. Esta cirugía se conoce como apendicectomía. Los cirujanos hacen la operación con anestesia general en un hospital. El médico recomendará la cirugía si el paciente tiene dolor abdominal continuo o prolongado y fiebre, o si muestra señales de un apéndice reventado e infección. La cirugía inmediata disminuye la probabilidad de que el apéndice se reviente y cause otras complicaciones de salud.

Un cirujano tiene dos opciones para extirpar el apéndice.

  • Cirugía laparoscópica, en la que el médico hace una pequeña incisión, o corte, en el abdomen e inserta un laparoscopio (un tubo delgado con una pequeña cámara de video y una luz conectada) para ver el interior del abdomen. Los cirujanos pueden hacer una o más incisiones pequeñas adicionales e insertar herramientas para extraer o reparar órganos y tejidos.
  • Laparotomía abierta, en la que el cirujano usa una sola incisión más grande en la parte inferior derecha del abdomen.

La cirugía laparoscópica es cada vez más común. Generalmente causa menos complicaciones, como infecciones hospitalarias, y tiene un tiempo de recuperación más corto. El cirujano, después de examinar la afección e historia clínica del paciente, le recomendará el método más eficaz.

¿Qué pasa si el cirujano encuentra un apéndice normal?

En algunos casos, el cirujano podría encontrar un apéndice normal durante la cirugía. Si esto sucede, algunos cirujanos extirpan el apéndice para que el paciente no presente apendicitis en el futuro. A veces, los cirujanos encuentran un problema diferente y pueden corregirlo durante la cirugía.

¿Pueden los médicos tratar la apendicitis sin cirugía?

A cualquier persona que pudiera tener apendicitis se le administran antibióticos antes de la cirugía. Puede que algunas personas mejoren con los antibióticos y no necesiten cirugía.

Algunos casos leves de apendicitis podrían tratarse solo con antibióticos. Los investigadores están estudiando quiénes podrían evitar la cirugía de manera segura con base en sus síntomas, los resultados de las pruebas, la salud y la edad; sin embargo, la cirugía sigue siendo el tratamiento de referencia.

¿Cómo tratan los médicos las complicaciones de un apéndice reventado?

El tratamiento de las complicaciones de un apéndice reventado dependerá de qué tipo de complicación se presente: peritonitis o un absceso.

Peritonitis

Si el paciente no recibe tratamiento rápidamente, la peritonitis puede poner en peligro su vida. En la mayoría de los casos, un cirujano hará inmediatamente una laparotomía: primero, para limpiar el interior del abdomen para prevenir infecciones y luego para extirpar el apéndice.

Absceso

Los médicos suelen drenar el pus de un absceso para que sane.

¿Qué complicaciones podrían presentarse después de una apendicectomía?

La cirugía para extirpar el apéndice generalmente es segura. Sin embargo, es posible que se presenten complicaciones. Las complicaciones después de una cirugía laparoscópica o una laparotomía abierta podrían incluir:

  • infección en el sitio donde se hizo la cirugía
  • un absceso que se forma dentro del abdomen
  • una fístula, o pasaje anormal, que se forma entre el intestino o el estómago y la piel
  • una obstrucción del intestino delgado
  • íleo, un trastorno en el cual el intestino no funciona correctamente
  • adherencias abdominales, o bandas de tejido similar a una cicatriz que se forman dentro del abdomen

¿Qué debería esperar el paciente después de la cirugía para tratar la apendicitis?

Después de la cirugía, es probable que el paciente se recupere por completo de la apendicitis y no necesite hacer cambios en su dieta, ejercicio o estilo de vida. Los cirujanos generalmente recomiendan que se limite la actividad física durante los primeros 3 a 5 días después de la cirugía laparoscópica y durante los primeros 10 a 14 días después de una laparotomía. El paciente debe consultar con el cirujano sobre su plan de recuperación.

Última revisión Julio de 2021
Compartir esta página
Facebook X Correo electrónico WhatsApp LinkedIn Reddit Pinterest

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.