Tratamiento para la cistitis intersticial

¿Cómo tratan los médicos la cistitis intersticial?

Los investigadores no han encontrado un tratamiento para la cistitis intersticial que funcione para todas las personas. Los médicos usan los tratamientos actuales para aliviar los síntomas en cada persona de forma individual.

El profesional de atención médica trabajará con cada uno de los pacientes para encontrar un plan de tratamiento que satisfaga sus necesidades. El plan puede incluir:

  • cambios en el estilo de vida
  • entrenamiento de la vejiga
  • fisioterapia
  • medicamentos
  • procedimientos para la vejiga

Algunos tratamientos pueden funcionar mejor que otros. También es posible que el paciente deba usar una combinación de estos tratamientos para aliviar sus síntomas.

El profesional de atención médica podría pedirle al paciente que llene un formulario, llamado escala de síntomas, con preguntas sobre cómo se siente. La escala de síntomas podría permitirle al profesional de atención de médica entender mejor cómo responde el paciente al tratamiento.

Es posible que el paciente deba probar una serie de tratamientos diferentes antes de encontrar uno que le funcione. Los síntomas pueden desaparecer con tratamiento, con un cambio de alimentación o sin razón aparente. Incluso cuando los síntomas desaparecen, pueden volver después de días, semanas, meses o hasta años. Los investigadores desconocen la razón. Con el tiempo, el paciente y el médico deberían poder encontrar un tratamiento que le brinde un poco de alivio y le ayude a lidiar con la cistitis intersticial.

Cambios en el estilo de vida

Cambiar los hábitos alimenticios. Algunas personas con cistitis intersticial encuentran que ciertos alimentos o bebidas desencadenan sus síntomas. Otras no encuentran una relación entre los síntomas y lo que comen. Sin embargo, el paciente debe asegurarse de tomar suficiente agua para mantenerse hidratado y consultar con un profesional de atención médica sobre la cantidad de líquido que debe tomar para prevenir la deshidratación con base en su salud, su grado de actividad física y el lugar donde vive. Información adicional sobre la alimentación, la dieta y la nutrición y cómo se relacionan con la cistitis intersticial.

Dejar de fumar. Algunas personas sienten que fumar empeora sus síntomas de cistitis intersticial. Los investigadores no saben a ciencia cierta cómo el tabaco afecta la cistitis intersticial. Sin embargo, fumar es una causa importante del cáncer de vejiga. Si el paciente fuma, una de las mejores cosas que puede hacer por su vejiga y su estado de salud general es dejar de fumar.

Si el paciente fuma o usa otros productos de tabaco, debe dejar de hacerlo. Puede pedir ayuda para no tener que hacerlo solo. Puede empezar por llamar a la línea nacional para dejar de fumar al 1-800-QUITNOW o 1-800-784-8669. En Smokefree.gov puede obtener consejos sobre cómo dejar de fumar.

Reducción del estrés. Los investigadores no consideran que el estrés (en inglés) cause cistitis intersticial; sin embargo, el estrés puede desencadenar brotes de síntomas dolorosos en algunas personas con este trastorno. Si la persona se siente estresada, debe probar técnicas de relajación (en inglés) y otras actividades que podrían tranquilizarla, como:

  • observar la naturaleza a su alrededor
  • escuchar música suave
  • percibir los olores a su alrededor
  • saborear cada bocado de un alimento especial
  • respirar suavemente

Mantenerse activo físicamente. Si el paciente tiene cistitis intersticial, podría pensar que lo último que quiere hacer es mantenerse físicamente activo. Sin embargo, muchas personas sienten que las actividades fáciles como caminar o hacer ejercicios suaves de estiramiento ayudan a aliviar los síntomas.

Buscar apoyo. Contar con el apoyo emocional de la familia, los amigos y otras personas con cistitis intersticial, es una parte muy importante para ayudar a sobrellevar la situación. A los pacientes que aprenden sobre el trastorno y se involucran en su propio cuidado les va mejor que a los que no lo hacen.

Entrenamiento de la vejiga

El entrenamiento de la vejiga puede ayudar a que la vejiga retenga más orina. Por lo general, las personas con dolor de vejiga adquieren el hábito de ir al baño tan pronto como sienten la necesidad de orinar para evitar el dolor o la urgencia. Luego vuelven a sentir la necesidad de orinar antes de que la vejiga esté realmente llena. El cuerpo puede acostumbrarse a orinar con frecuencia. El entrenamiento de la vejiga ayuda a que la vejiga retenga más orina antes de que el cuerpo le indique que orine.

El paciente debe llevar un diario de la vejiga para tener registro de cómo le va (PDF, 117.53 KB) . Debe empezar por anotar cuándo orina. Por ejemplo, es posible que tenga que ir al baño cada 40 minutos. Debe tratar de esperar unos minutos más y estirar gradualmente el tiempo entre una micción y otra. Esto puede resultar más fácil si la persona está bien hidratada. Obtenga información adicional sobre la importancia de tomar suficientes líquidos en la dieta.

Si al paciente le duele la vejiga, debe orinar. Puede encontrar que la primera necesidad de ir al baño desaparece si la ignora. Debe buscar maneras de relajarse (en inglés) o distraerse cuando lo ataca la primera urgencia.

Después de una semana o dos, tal vez el paciente pueda prolongar el tiempo hasta 50 o 60 minutos, y es posible que note que la urgencia de orinar no vuelve tan pronto.

Fisioterapia

Si el paciente tiene síntomas de cistitis intersticial o espasmos en los músculos del piso pélvico, el médico puede sugerirle que trabaje con un fisioterapeuta que se especialice en problemas del piso pélvico. El fisioterapeuta trabajará para estirar los músculos tensos del piso pélvico y ayudarle a mantenerlos relajados.

Medicamentos

Para ayudar a controlar el dolor leve de vejiga, el médico puede sugerirle al paciente que tome analgésicos (medicamentos para el dolor) de venta libre, como:

El paciente debe consultar con el médico si cree que necesita un analgésico más fuerte. Si siente dolor fuerte, es posible que necesite que el médico le recete analgésicos narcóticos o medicamentos para aliviar el dolor, como acetaminofeno con codeína o narcóticos de acción más prolongada.

Sin embargo, en algunas personas, ciertos antidepresivos, medicamentos para la sinusitis y analgésicos pueden desencadenar brotes de síntomas. La persona debe consultar con su profesional de atención médica si estos medicamentos empeoran su cistitis intersticial.

El uso prolongado de analgésicos puede ser peligroso. Se debe consultar con el médico sobre cómo controlar de manera segura el dolor crónico o prolongado, posiblemente con la ayuda de un especialista del dolor, es decir, un médico que diagnostica, trata y controla el dolor. También es posible que la persona desee consultar sobre las alternativas para los analgésicos o los analgésicos complementarios (en inglés).

Si los cambios en el estilo de vida, el entrenamiento de la vejiga, la fisioterapia y los analgésicos no hacen lo suficiente para aliviar los síntomas de la cistitis intersticial, el médico puede recetar otros medicamentos, como:

Todos los medicamentos, incluso los de venta libre, tienen efectos secundarios. Se debe siempre consultar con el médico antes de usar cualquier medicamento o suplemento por más de unos pocos días.

Una mujer con medicamentos en la mano y un vaso con agua
Si los cambios en el estilo de vida, la actividad física y los medicamentos para el dolor de venta libre no hacen lo suficiente para aliviar los síntomas de la cistitis intersticial, el médico puede recetar otros medicamentos.

Instilación vesical

Algunas personas con cistitis intersticial encuentran alivio después de un tratamiento en el que el médico coloca una pequeña cantidad de medicamento líquido en la vejiga, lo que se conoce como instilación vesical o lavado o baño de la vejiga. El médico desliza un tubo (catéter) dentro de la vejiga del paciente y agrega lentamente un líquido que alivia la irritación de la pared de la vejiga. El líquido puede ser un compuesto llamado dimetilsulfóxido (DMSO) o una solución que contiene heparina, esteroides y un anestésico tópico, como lidocaína de acción corta, o marcaina de acción prolongada.

Se le pedirá al paciente que mantenga el líquido en la vejiga durante unos 15 minutos y luego lo libere. El paciente puede recibir este tratamiento una vez por semana o cada dos semanas durante 1 o 2 meses. Es posible que el paciente no sienta mejoría sino hasta el tercer o cuarto tratamiento.

Estiramiento de la vejiga

El médico puede usar un procedimiento conocido como estiramiento de la vejiga, o hidrodistensión, para tratar el dolor de la vejiga, aunque solo sea por un corto tiempo. El estiramiento de la vejiga ocurre cuando el médico llena la vejiga de agua para estirarla. Se hace con anestesia local o general para ayudar a tolerar el procedimiento.

Algunas personas sienten alivio temporal de los síntomas después de este tratamiento. Los investigadores no están exactamente seguros de por qué el estiramiento de la vejiga ayuda a algunas personas. El estiramiento puede bloquear temporalmente las señales de dolor enviadas por los nervios en la vejiga.

A veces, los síntomas de dolor pueden empeorar temporalmente de 4 a 48 horas después del estiramiento de la vejiga. Sin embargo, los niveles de dolor deberían volver a su nivel anterior o mejorar en un plazo de 2 a 4 semanas.

Cirugía

La mayoría de las personas con cistitis intersticial no requieren cirugía. Si se han probado todas las otras opciones y el dolor sigue siendo insoportable, el paciente y el médico podrían considerar la cirugía ya sea para:

  • agrandar la vejiga, un procedimiento que se conoce como aumento de la vejiga,
  • extirpar la vejiga, que se conoce como cistectomía, o
  • desviar el flujo normal de la orina, que se conoce como derivación urinaria (en inglés).

El paciente debe hablar con el médico y con su familia sobre los posibles beneficios y efectos secundarios de la cirugía de vejiga. La cirugía no cura el dolor de la cistitis intersticial en todos los casos.

Julio de 2017
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.