Tratamiento para la infección de la vejiga en los niños

¿Cómo tratan los profesionales de atención médica la infección de la vejiga en los niños?

Las infecciones de la vejiga en los niños se tratan con antibióticos, un tipo de medicamento que combate las bacterias.

Medicamentos

El antibiótico que le receten al niño dependerá de la edad, las alergias que pueda tener a ciertos antibióticos y el tipo de bacteria que esté causando la infección de las vías urinarias. Los niños mayores de 2 meses generalmente toman un antibiótico por vía oral, como un líquido o como una pastilla masticable.

Si el niño tiene menos de 2 meses o está vomitando, tal vez lo tengan que llevar al hospital para que le den antibióticos por vía intravenosa. Los medicamentos intravenosos se administran a través de una vena.

El niño debe comenzar a sentirse mejor en un periodo de uno o dos días, pero es importante que tome cada dosis del antibiótico a su debido tiempo y que termine todo el medicamento. La infección podría reaparecer si el niño deja de tomar el antibiótico demasiado pronto.

La duración del tratamiento del niño depende de:

  • la gravedad de la infección
  • si desaparecen los síntomas y la infección
  • si tiene infecciones de la vejiga frecuentes
  • si tiene reflujo vesicoureteral (en inglés) u otro problema en las vías urinarias

Tratamientos en casa

Para acelerar el proceso de curación, los niños deben tomar mucho líquido y orinar con frecuencia. Tomar agua es lo mejor. Consulte con el profesional de atención médica sobre la cantidad de líquido que debe tomar el niño.

Una almohadilla térmica en la espalda o en el abdomen del niño puede ayudar a aliviar el dolor de una infección renal o una infección de la vejiga.

¿Cómo puedo ayudar al niño a prevenir una infección de la vejiga?

Tomar suficiente líquido, seguir buenos hábitos durante la micción o deposición y con el cambio de pañales, usar ropa holgada y recibir tratamiento para los problemas de salud relacionados puede ayudar a prevenir una infección de las vías urinarias en un niño o adolescente.

Asegúrese de que el niño tome suficiente líquido

Tomar más líquido puede ayudar a eliminar las bacterias de las vías urinarias. Consulte con un profesional de atención médica sobre la cantidad de líquido que debe tomar el niño, y qué bebidas son las mejores para prevenir que se repita una infección de las vías urinarias.

Foto de un niño recibiendo un vaso de agua de un adulto
Tomar mucho líquido puede ayudar a aliviar o prevenir las infecciones de la vejiga en los niños. El agua es la mejor bebida.

Seguir buenos hábitos durante la micción o deposición y con el cambio de pañales

Algunos niños simplemente no orinan con la suficiente frecuencia. Los niños deben orinar con frecuencia y tan pronto sientan la necesidad de hacerlo. Las bacterias pueden crecer y causar una infección cuando la orina permanece mucho tiempo en la vejiga. Los cuidadores deben cambiarles los pañales a los bebés y a los niños pequeños a menudo y limpiarles muy bien la zona de los genitales. Los productos de limpieza suaves que no irritan la piel son los mejores.

El niño debe limpiarse siempre de adelante hacia atrás después de una micción o deposición. Este paso es más importante después de una deposición para prevenir que las bacterias entren a la uretra y a la vejiga.

Evitar el estreñimiento

Las heces duras pueden presionar contra las vías urinarias y bloquear el flujo de orina, lo que hace que las bacterias crezcan. Ayudar al niño a tener deposiciones regulares puede prevenir el estreñimiento (en inglés).

Usar ropa holgada

Considere la posibilidad de que los niños usen ropa interior de algodón y ropa holgada para que el aire pueda mantener seca la zona alrededor de la uretra.

Tratar los problemas de salud relacionados

Cuando la vejiga de un niño no funciona exactamente como debería, se dice que el niño tiene micción disfuncional; los tratamientos pueden ayudar a que la vejiga funcione mejor y prevenir que se repitan las infecciones. Quizás los músculos que controlan la micción no estén sincronizados, o quizás el niño tenga una vejiga hiperactiva o hipoactiva.

Los profesionales de atención médica pueden tratar estos tipos de problemas de la vejiga con medicamentos, cambios de comportamiento o ambos. Con el tiempo, estos problemas de la vejiga en los niños a menudo desaparecen naturalmente.

Si el niño tiene reflujo vesicoureteral (en inglés), una obstrucción en las vías urinarias, o un problema anatómico, debe llevarlo a consulta con un urólogo pediátrico u otro especialista. El tratamiento de estas afecciones puede ayudar a prevenir infecciones de la vejiga frecuentes.

La diabetes y otras afecciones de salud pueden aumentar el riesgo de una infección de la vejiga. Consulte con el profesional de atención médica del niño sobre cómo reducir el riesgo de desarrollar una infección de la vejiga.

Abril de 2017
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.