Síntomas y causas de los problemas de control de la vejiga (incontinencia urinaria)

En esta sección:

¿Cuáles son los síntomas de los problemas de control de la vejiga?

Las señales y los síntomas de la incontinencia urinaria pueden incluir:

  • escape de orina durante las actividades cotidianas, como levantar objetos, agacharse, toser o hacer ejercicio
  • sentir un impulso repentino y fuerte de orinar de inmediato
  • escape de orina sin previo aviso ni sentido de urgencia
  • no poder llegar al baño a tiempo
  • orinarse en la cama durante la noche
Grupo de adultos aplaudiendo en una reunión.
Es posible que un persona tenga problemas de control de la vejiga si tiene que limitar sus actividades por temor a no llegar al baño a tiempo.

¿Cuándo debe el paciente acudir a consulta con un profesional de atención médica?

El paciente debe consultar con un profesional de atención médica si tiene síntomas de un problema de la vejiga, como problema para orinar, pérdida del control de la vejiga, despertarse para ir al baño, dolor pélvico o escape de orina.

Los problemas de la vejiga pueden afectar la calidad de vida de las personas y causar otros problemas de salud. El médico puede ayudar al paciente a tratar la incontinencia urinaria recomendándole un cambio de estilo de vida o un cambio en la cantidad de medicamento que toma normalmente.

El paciente debe consultar con un profesional de atención médica si:

Estos síntomas pueden indicar un problema de salud grave, como inflamación de la vejiga, conocida también como cistitis, o incluso cáncer de la vejiga.

¿Qué causa los problemas de control de la vejiga en las mujeres?

Ciertos eventos de la vida y problemas de salud que debilitan los músculos del piso pélvico pueden causar incontinencia de esfuerzo en las mujeres:

Los músculos del piso pélvico debilitados pueden dificultar que la vejiga retenga la orina durante la incontinencia de esfuerzo. La incontinencia de esfuerzo ocurre cuando alguno de los movimientos, como toser, estornudar, reír o hacer actividad física, ejerce presión sobre la vejiga y hace que se escape la orina. Un piso pélvico debilitado también puede causar incontinencia fecal, o problemas de control intestinal.

Esquema del organismo femenino que muestra las vías urinarias, que incluyen los riñones, el uréter, la vejiga y la uretra; junto con una ilustración en primer plano de las vías urinarias masculinas, que incluyen la vejiga, los uréteres, la próstata, los músculos del piso pélvico y la uretra.
Los músculos del piso pélvico debilitados pueden hacer que la vejiga se desplace hacia abajo y empuje un poco hacia afuera de la parte inferior de la pelvis, causando incontinencia urinaria.

¿Qué causa los problemas de control de la vejiga en los hombres?

A veces, los hombres desarrollan incontinencia urinaria junto con problemas de la próstata.

Problemas de la próstata

Los hombres tienen una glándula prostática que rodea la abertura de la vejiga. A medida que los hombres envejecen, se les agranda la próstata. Cuando la próstata se agranda demasiado pero no es cancerosa, se dice que el hombre tiene una afección conocida como agrandamiento de la próstata (en inglés), o hiperplasia prostática benigna. Los hombres con próstata agrandada pueden tener:

  • problemas para comenzar la micción
  • un flujo de orina lento
  • problemas para vaciar completamente la vejiga

Los hombres con antecedentes de cáncer de la prostata pueden tener incontinencia urinaria a corto o largo plazo. El cáncer puede dañar u obstruir las vías urinarias, o la cirugía, la radiación u otros tratamientos para el cáncer de próstata pueden causar daño a los nervios, espasmos de la vejiga o incontinencia de esfuerzo. Los problemas de control de la vejiga después del cáncer de próstata pueden mejorar con el tiempo.

Esquema del organismo masculino que muestra las vías urinarias, que incluyen los riñones, el uréter, la vejiga y la uretra; junto con una ilustración en primer plano de las vías urinarias masculinas, que incluyen la vejiga, el uréter, la próstata, los músculos del piso pélvico y la uretra.
Cuando la próstata se agranda demasiado, puede comprimir el uréter, lo que dificulta el inicio de la micción. Además, el flujo de la orina puede ser lento o la vejiga no se puede vaciar completamente.

¿Qué más causa los problemas de control de la vejiga en las mujeres y los hombres?

Otros problemas de salud, incluso aquellos con el sistema nervioso, y los factores del estilo de vida pueden causar o contribuir a la incontinencia urinaria en los hombres y en las mujeres.

Cambios y problemas de salud

Ciertos cambios y problemas de salud pueden causar incontinencia urinaria:

Algunos problemas de salud pueden ser a corto plazo, como la tos o el estreñimiento, y pueden causar incontinencia temporal. Cuando el paciente tiene una discapacidad, o un problema para hablar o pensar le impide llegar al baño a tiempo, se dice que tiene incontinencia funcional.

Los problemas del sistema nervioso (en inglés) son causas comunes de la incontinencia urinaria. Se puede presentar incontinencia urinaria cuando el cerebro no se comunica con la parte correcta de las vías urinarias, generalmente la vejiga, los esfínteres o ambos, para que hagan su trabajo.

Los nervios y músculos de la vejiga pueden dañarse o verse afectados por:

Entre los factores que desencadenan la incontinencia urinaria se pueden incluir: tomar o tocar agua, escuchar el agua saliendo de las tuberías o estar en un ambiente frío, como por ejemplo al tratar de sacar algo del congelador en el supermercado.

Factores del estilo de vida

Entre los factores del estilo de vida que hacen a una persona más propensa a desarrollar incontinencia urinaria se incluyen:

  • hábitos alimenticios, como comer alimentos que causan estreñimiento
  • hábitos de bebidas, como beber alcohol o bebidas con cafeína o con gas
  • ciertos medicamentos
  • inactividad física
  • fumar

La incontinencia temporal generalmente es un efecto secundario de un medicamento o de una afección de salud a corto plazo. La incontinencia temporal también puede ser el resultado de hábitos alimenticios, incluso el consumo de alcohol o cafeína.

Junio de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.