Las vías urinarias y cómo funcionan

En esta página:

¿Qué son las vías urinarias y cómo funcionan?

Las vías urinarias son el sistema de drenaje del organismo para eliminar la orina, que está compuesta de toxinas y exceso de líquido. Para que se produzca la micción normal, todas las partes del organismo en las vías urinarias deben trabajar juntas en el orden correcto.

Los riñones. Los riñones son dos órganos con forma de frijol, cada uno del tamaño del puño de la mano, que se encuentran justo debajo de la caja torácica, uno a cada lado de la columna vertebral. Todos los días, los riñones filtran entre 120 y 150 cuartos de galón de sangre para producir entre 1 y 2 cuartos de galón de orina. Los riñones trabajan todo el día; una persona no puede controlar lo que hacen los riñones.

Los uréteres. Los uréteres son los tubos delgados musculosos, uno a cada lado de la vejiga, que transportan la orina desde cada uno de los riñones hasta la vejiga.

La vejiga. La vejiga, que se encuentra en la pelvis entre los huesos pélvicos, es un órgano hueco, musculoso y con forma de globo que se expande a medida que se llena de orina. Aunque una persona no puede controlar la función renal, sí puede controlar cuándo vaciar la vejiga. El vaciamiento de la vejiga se conoce como micción. La vejiga almacena la orina hasta que la persona encuentre el momento y el lugar adecuados para orinar. Una vejiga normal actúa como un reservorio y puede retener entre 1.5 y 2 tazas de orina. La frecuencia con que una persona necesita orinar depende de la rapidez con que los riñones produzcan la orina que llena la vejiga. Los músculos de la pared de la vejiga permanecen relajados mientras la vejiga se llena de orina. A medida que la vejiga se llena a su capacidad máxima, las señales enviadas al cerebro le indican a la persona que busque un baño pronto. Durante la micción, la vejiga se vacía a través de la uretra, que se encuentra en la parte inferior de la vejiga.

Las vías urinarias, que incluyen los riñones, la vejiga, los uréteres y la uretra. Las vías urinarias

Tres grupos de músculos trabajan juntos como una presa para retener la orina en la vejiga entre las micciones.

El primer grupo son los músculos de la uretra. La parte donde la uretra se une con la vejiga se llama el cuello de la vejiga. El cuello de la vejiga, compuesto por el segundo grupo de músculos conocido como esfínter interno, ayuda a que la orina permanezca en la vejiga. El tercer grupo de músculos son los músculos del piso pélvico, también conocidos como esfínter externo, que rodean y sostienen la uretra.

Para orinar, el cerebro envía una señal a la pared muscular de la vejiga para que se contraiga y expulse la orina de la vejiga. Al mismo tiempo, el cerebro le indica a los esfínteres que se relajen. A medida que los esfínteres se relajan, la orina sale de la vejiga a través de la uretra.

¿Por qué son importantes las vías urinarias?

Las vías urinarias son importantes porque filtran las toxinas y el exceso de líquido del torrente sanguíneo y los elimina del organismo. El funcionamiento normal de los riñones:

  • previene la acumulación de toxinas y exceso de líquido en el organismo
  • mantiene estables las concentraciones de electrolitos, como potasio y fosfato
  • produce hormonas que ayudan a regular la presión arterial
  • produce glóbulos rojos
  • mantiene los huesos fuertes

Los uréteres, la vejiga y la uretra expulsan la orina de los riñones y la almacenan hasta que el organismo la libera.

¿Qué afecta la cantidad de orina que produce una persona?

La cantidad de orina que produce una persona depende de muchos factores, como la cantidad de líquidos y alimentos que consume y la cantidad de líquido que pierde a través del sudor y la respiración. Ciertos medicamentos, enfermedades y tipos de alimentos también pueden afectar la cantidad de orina que produce una persona. Los niños producen menos orina que los adultos y la cantidad producida depende de su edad.

Ensayos clínicos

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) y otros componentes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) realizan y respaldan las investigaciones de muchas enfermedades y afecciones.

¿Qué son los ensayos clínicos? ¿Son adecuados para usted?

Los ensayos clínicos forman parte de la investigación clínica y son el núcleo de todos los avances médicos. Los ensayos clínicos buscan nuevas formas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para analizar otros aspectos de la atención médica, como mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Investigue si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

¿Cuáles ensayos clínicos están abiertos?

En www.ClinicalTrials.gov (en inglés) puede encontrar los ensayos clínicos que están actualmente abiertos y reclutando participantes.

Enero de 2014
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quisiera agradecer a:
John H. Lynch, M.D., Georgetown University School of Medicine; Alan J. Wein, M.D., Perelman School of Medicine, University of Pennsylvania

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.