Definición y hechos de la gastritis y la gastropatía

En esta sección:

¿Qué son la gastritis y la gastropatía?

La gastritis y la gastropatía son afecciones que afectan el revestimiento del estómago, conocido también como mucosa. Cuando hay gastritis, el revestimiento del estómago está inflamado. Cuando hay gastropatía, el revestimiento del estómago está dañado, pero hay poca o nada de inflamación presente.

¿Existen diferentes tipos de gastritis y gastropatías?

Los expertos han identificado muchos tipos de gastritis y gastropatías, que tienen diferentes causas.

La gastritis y la gastropatía pueden ser crónicas, desarrollarse lentamente y durar mucho tiempo, o pueden ser agudas, desarrollarse repentinamente y durar poco tiempo. Algunas formas son erosivas, es decir, que desgastan el revestimiento del estómago y causan roturas superficiales (erosiones) y úlceras, y otras no.

Los tipos comunes de gastritis y gastropatías incluyen:

Gastritis por H. pylori

La gastritis por Helicobacter pylori (H. pylori) es uno de los tipos más comunes de gastritis. Este tipo de gastritis, causada por infección por la bacteria H. pylori, es crónica y una de las causas más importantes de la enfermedad ulcerosa péptica. Si el paciente no recibe tratamiento para la infección bacteriana, la gastritis por H. pylori puede durarle toda la vida e incrementar la probabilidad de desarrollar cáncer de estómago.

bacteria Helicobacter pylori (H. pylori).
La gastritis por H. pylori es uno de los tipos más comunes de gastritis.

Gastropatía reactiva

Se presenta gastropatía reactiva cuando el revestimiento del estómago entra en contacto con sustancias irritantes durante un largo período. Entre las sustancias irritantes más comunes se encuentran algunos tipos de medicamentos para aliviar el dolor, conocidos como medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), el alcohol y la bilis. La gastropatía reactiva es crónica y puede ser erosiva. Los AINE son la causa no infecciosa más común de úlceras pépticas y pueden causar sangrado, obstrucción o perforación del estómago o del intestino delgado que son potencialmente mortales.

Gastritis autoinmunitaria

Se presenta gastritis autoinmunitaria cuando el sistema inmunitario ataca las células sanas en el revestimiento del estómago. La gastritis autoinmunitaria es crónica y normalmente no erosiva.

Gastropatía erosiva aguda

Se podría presentar una gastropatía erosiva aguda después del contacto con sustancias irritantes, como los AINE, el alcohol o la cocaína. Cuando problemas de salud importantes, como lesiones o quemaduras graves, enfermedades críticas o septicemia, reducen el flujo de sangre al revestimiento del estómago se presenta una forma de gastropatía erosiva aguda, conocida como gastritis por estrés. Esta reducción del flujo de sangre impide que los mecanismos de protección del estómago funcionen normalmente, permitiendo así que el jugo gástrico entre en contacto con el revestimiento del estómago y lo dañe.

En la gastropatía erosiva aguda, el revestimiento del estómago desarrolla rápidamente erosiones, úlceras y sangrado. El sangrado suele ser leve pero podría ser grave.

¿Cuán comunes son la gastritis y la gastropatía?

La gastritis por H. pylori es el tipo más común de gastritis, y casi todas las personas infectadas por esta bacteria desarrollan gastritis crónica. Aproximadamente la mitad de la población mundial está infectada por la bacteria H. pylori, y esta infección es más común en los países en desarrollo que en los países desarrollados.1 Alrededor del 35 por ciento de la población estadounidense tiene infección por H. pylori.2

La gastropatía reactiva, causada por el contacto con sustancias irritantes, también es relativamente común y afecta aproximadamente al 15 por ciento de las personas en los Estados Unidos.3

Otras formas de gastritis y gastropatía son menos comunes.

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar gastritis o gastropatía?

La infección por H. pylori y la gastritis son más comunes en personas mayores que en personas más jóvenes. Si bien la infección bacteriana comienza con mayor frecuencia durante la infancia, en los Estados Unidos, con el tiempo, la infección por H. pylori se ha vuelto menos común. En los Estados Unidos, la infección por H. pylori está presente en aproximadamente 10 a 15 por ciento de los niños menores de 12 años y en aproximadamente 50 a 60 por ciento de los adultos mayores de 60 años.1

En los Estados Unidos, la infección por H. pylori es más común entre los afroamericanos, hispanos/latinos, indígenas estadounidenses y las personas naturales de Alaska que entre los blancos no hispanos. En comparación con las personas nacidas en los Estados Unidos, los inmigrantes a los Estados Unidos de áreas donde la infección por H. pylori es más común, como Asia y Centro y Sur América, son más propensos a tener H. pylori.4

La gastropatía reactiva es más común en las personas que toman AINE y es más común en las personas mayores que en las personas más jóvenes. En los Estados Unidos, la gastropatía reactiva está presente en aproximadamente el 2 por ciento de los niños menores de 10 años y en más del 20 por ciento de los adultos mayores de 80 años.1

La gastritis autoinmunitaria es más común en personas que tienen otros trastornos autoinmunitarios, incluso diabetes tipo 1, enfermedad de Addison y enfermedades autoinmunitarias de la tiroides como la enfermedad de Hashimoto.

¿Cuáles son las complicaciones de la gastritis y la gastropatía?

Úlceras pépticas

Las úlceras pépticas son irritaciones en el revestimiento del estómago o del duodeno. La gastropatía erosiva aguda puede causar úlceras pépticas. La gastritis por H. pylori y la gastropatía reactiva, especialmente por los AINE, aumentan también la probabilidad de desarrollar úlceras pépticas.

Anemia

La gastritis por H. pylori y la gastritis autoinmunitaria pueden causar problemas para absorber el hierro de los alimentos y anemia por deficiencia de hierro.

La gastritis autoinmunitaria puede causar problemas para absorber la vitamina B12 de los alimentos. Si hay deficiencia de vitamina B12, el organismo no puede producir suficientes glóbulos rojos sanos y se presenta la anemia perniciosa (en inglés).

Gastritis atrófica

La gastritis crónica, con mayor frecuencia la gastritis por H. pylori y la gastritis autoinmunitaria, pueden causar gastritis atrófica. En la gastritis atrófica, la inflamación crónica causa pérdida de las glándulas en el revestimiento del estómago que producen jugo gástrico y enzimas. La gastritis atrófica se ha asociado también con el desarrollo de cáncer de estómago.

Cáncer de estómago

La gastritis crónica por H. pylori y la gastritis autoinmunitaria aumentan la probabilidad de desarrollar crecimientos en el revestimiento del estómago. Estos crecimientos podrían ser benignos o podrían ser cáncer de estómago. La gastritis por H. pylori aumenta la probabilidad de desarrollar un tipo de cáncer conocido como linfoma del tejido linfoide asociado con la mucosa gástrica (MALT, por sus siglas en inglés), un tipo de linfoma no Hodgkin en adultos. El diagnóstico precoz y tratamiento oportuno de H. pylori pueden prevenir el desarrollo de algunos tipos de cáncer de estómago.

Bibliografía

Agosto de 2019
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.