Definición y hechos

¿Qué es la insuficiencia suprarrenal?

La insuficiencia suprarrenal es un trastorno que se presenta cuando las glándulas suprarrenales no producen la cantidad suficiente de ciertas hormonas. Las glándulas suprarrenales se encuentran justo encima de los riñones. La insuficiencia suprarrenal puede ser primaria, secundaria o terciaria. La insuficiencia suprarrenal primaria se conoce a menudo como enfermedad de Addison.

La insuficiencia suprarrenal puede afectar la capacidad del organismo para responder al estrés y mantener otras funciones fundamentales de la vida. Con tratamiento, la mayoría de las personas con insuficiencia suprarrenal pueden llevar una vida normal y activa.

Ilustración de los riñones y glándulas suprarrenales.
Las glándulas suprarrenales, dos glándulas pequeñas encima de los riñones, producen hormonas que son fundamentales para la vida.

Enfermedad de Addison

La enfermedad de Addison se presenta cuando las glándulas suprarrenales están dañadas y no pueden producir la cantidad suficiente de la hormona cortisol y a veces de la hormona aldosterona.

Insuficiencia suprarrenal secundaria

La insuficiencia suprarrenal secundaria comienza en la hipófisis, una glándula del tamaño de una arveja situada en la base del cerebro. La hipófisis produce adrenocorticotropina (ACTH), una hormona que le indica a las glándulas suprarrenales que produzcan cortisol. Si la hipófisis no produce suficiente ACTH, las glándulas suprarrenales no producen suficiente cortisol. Con el tiempo, las glándulas suprarrenales pueden encogerse y dejar de funcionar.

Insuficiencia suprarrenal terciaria

La insuficiencia suprarrenal terciaria comienza en el hipotálamo, una pequeña zona del cerebro cerca de la hipófisis. El hipotálamo produce la hormona liberadora de corticotropina (CRH), que le indica a la hipófisis que produzca ACTH. Cuando el hipotálamo no produce suficiente CRH, la hipófisis no produce suficiente ACTH. A su vez, las glándulas suprarrenales no producen suficiente cortisol.

View full-sized imageLa CRH le indica a la hipófisis que produzca ACTH, que a su vez le indica a las glándulas suprarrenales que produzcan cortisol.
La CRH le indica a la hipófisis que produzca ACTH, que a su vez le indica a las glándulas suprarrenales que produzcan cortisol.

¿Qué hacen las hormonas suprarrenales?

Las glándulas suprarrenales producen dos tipos principales de hormonas: cortisol y aldosterona.

Cortisol

El cortisol se conoce a veces como la "hormona del estrés" porque ayuda al organismo a responder al estrés. El cortisol también ayuda a:

  • controlar la presión arterial
  • controlar la glucosa en la sangre, también llamada azúcar en la sangre
  • reducir la inflamación
  • controlar el metabolismo

El cortisol pertenece a una clase de hormonas llamadas glucocorticoides.

Aldosterona

La aldosterona ayuda a mantener el equilibrio del sodio y potasio en la sangre. El sodio y el potasio trabajan juntos para controlar el equilibrio de sal y agua en el organismo y para ayudar a mantener la presión arterial estable. Ambos ayudan a mantener el funcionamiento normal de los nervios y los músculos. El potasio también ayuda a mantener el ritmo cardíaco regular.

La aldosterona pertenece a una clase de hormonas llamadas mineralocorticoides.

¿Qué tan común es la insuficiencia suprarrenal?

La enfermedad de Addison es poco común. En los países desarrollados, afecta alrededor de 100 a 140 personas por millón.1

La insuficiencia suprarrenal secundaria es más común y afecta de 150 a 280 personas por millón.2,3 La insuficiencia suprarrenal secundaria y terciaria a menudo se agrupan, por lo que no hay cifras disponibles referentes solo a la insuficiencia suprarrenal terciaria.

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar insuficiencia suprarrenal?

Las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar la enfermedad de Addison.3 Esta afección ocurre con mayor frecuencia en personas entre los 30 y 50 años,2 aunque se puede presentar a cualquier edad, incluso en los niños.

La insuficiencia suprarrenal secundaria se presenta en personas con ciertas afecciones que afectan la hipófisis.

Las personas que toman medicamentos glucocorticoides, como la prednisona, durante mucho tiempo y luego los suspenden, tienen más probabilidad de desarrollar insuficiencia suprarrenal terciaria. Estos medicamentos se usan para tratar afecciones médicas como asma (en inglés), artritis reumatoide, lupus, cáncer e inflamación, entre otras.

¿Cuáles son las complicaciones de la insuficiencia suprarrenal?

La complicación más grave de la insuficiencia suprarrenal se conoce como crisis suprarrenal. Si no se trata de inmediato, la crisis suprarrenal puede causar la muerte. El organismo necesita mucho más cortisol de lo habitual en momentos de estrés físico como durante una enfermedad, lesión grave o cirugía. La carencia grave de cortisol en estos momentos puede causar presión arterial baja, bajas concentraciones de glucosa y de sodio en la sangre, y alta concentración de potasio en la sangre, lo que pone en peligro la vida.

Algunas veces, la falta de aldosterona en la enfermedad de Addison puede causar hiponatremia. Esta afección ocurre cuando la persona no tiene suficiente sodio en la sangre. La hiponatremia puede causar confusión, fatiga, y contracciones musculares y convulsiones. La falta de aldosterona también puede causar hiperpotasiemia o exceso de potasio. Es posible que la hiperpotasiemia leve no cause problemas, pero la hiperpotasiemia grave puede causar cambios en el ritmo cardíaco que ponen en peligro la vida.

Bibliografía

Septiembre de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.