Síntomas y causas

¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia suprarrenal?

Los síntomas más comunes de la insuficiencia suprarrenal son:

  • fatiga crónica o de larga duración
  • debilidad muscular
  • inapetencia
  • adelgazamiento
  • dolor abdominal
Mujer con los codos sobre una mesa y la cabeza apoyada en una mano.
La fatiga de larga duración es un síntoma común de la insuficiencia suprarrenal.

Otros síntomas de la insuficiencia suprarrenal pueden incluir:

  • náuseas
  • vómito
  • diarrea
  • presión arterial baja que disminuye aun más cuando la persona se levanta, causándole mareo o desmayo
  • irritabilidad y depresión
  • dolor en las articulaciones
  • antojo de alimentos salados
  • hipoglucemia o baja concentración de glucosa en la sangre
  • periodos menstruales irregulares o falta del periodo menstrual
  • pérdida de interés en el sexo

Las personas con enfermedad de Addison también podrían presentar un oscurecimiento de la piel. Este oscurecimiento es más visible en las cicatrices; los pliegues de la piel; los puntos de presión como los codos, las rodillas, los nudillos y los dedos de los pies; los labios y las membranas mucosas como el revestimiento de la mejilla.

Debido a que los síntomas de la insuficiencia suprarrenal aparecen lentamente con el tiempo, pueden pasar desapercibidos o confundirse con otras enfermedades. A veces los síntomas aparecen por primera vez durante la crisis suprarrenal. Si la persona siempre se siente cansada, débil o está adelgazando, debe consultar con su profesional de atención médica si podría tener insuficiencia suprarrenal. El tratamiento temprano puede ayudar a evitar una crisis suprarrenal.

¿Qué causa la insuficiencia suprarrenal?

Diferentes tipos de insuficiencia suprarrenal tienen diferentes causas. Por lo general, la causa más común de la insuficiencia suprarrenal es suspender repentinamente los corticosteroides después de tomarlos durante mucho tiempo.

Enfermedad de Addison

El daño a las glándulas suprarrenales en la enfermedad de Addison generalmente lo causa una enfermedad autoinmunitaria, es decir, cuando el sistema inmunitario de la persona ataca sus propias células y órganos. En los países desarrollados, la enfermedad autoinmunitaria causa 8 o 9 de cada 10 casos de enfermedad de Addison.4

Ciertas infecciones también pueden causar la enfermedad de Addison. La tuberculosis (TB) puede dañar las glándulas suprarrenales y era la causa más común de la enfermedad de Addison. A medida que el tratamiento mejoró con los años, la TB se convirtió en una causa mucho menos común. Las personas con el VIH/SIDA y cuya inmunodeficiencia no puede combatir las infecciones que podrían causar la enfermedad de Addison, también corren riesgo.

Las causas menos comunes de la enfermedad de Addison son:

  • células cancerosas en las glándulas suprarrenales
  • extirpación quirúrgica de las glándulas suprarrenales para tratar otras afecciones
  • hemorragia en las glándulas suprarrenales
  • trastornos genéticos que afectan la forma como se desarrollan o funcionan las glándulas suprarrenales
  • ciertos medicamentos, como los antimicóticos o el etomidato, un tipo de anestesia general

Insuficiencia suprarrenal secundaria

Cualquier cosa que afecte la capacidad de la hipófisis para producir ACTH puede causar insuficiencia suprarrenal secundaria. La hipófisis produce muchas hormonas diferentes, por lo que la ACTH puede no ser la única hormona que falta.

Las causas de la insuficiencia suprarrenal secundaria incluyen:

  • enfermedad autoinmunitaria
  • tumores o infección en la hipófisis
  • hemorragia en la hipófisis
  • enfermedades genéticas que afectan la forma como se desarrolla o funciona la hipófisis
  • extirpación quirúrgica de la hipófisis para tratar otras afecciones
  • lesión cerebral traumática

Insuficiencia suprarrenal terciaria

La causa más común de la insuficiencia suprarrenal terciaria es suspender repentinamente los corticosteroides después de tomarlos durante mucho tiempo. Las dosis recetadas de corticosteroides pueden causar concentraciones más altas de cortisol en la sangre de las que el organismo produce normalmente. Las altas concentraciones en la sangre durante mucho tiempo causan que el hipotálamo produzca menos CRH. Menos CRH significa menos ACTH, lo que a su vez causa que las glándulas suprarrenales dejen de producir cortisol.

Una vez que la persona deje de tomar los corticosteroides, las glándulas suprarrenales pueden tardar en volver a funcionar. Con el fin de darles tiempo para que comiencen a producir cortisol nuevamente, el médico reducirá gradualmente la dosis durante un período de semanas o incluso meses. Aun así, es posible que las glándulas suprarrenales no comiencen a funcionar normalmente por muchos meses. El médico debe observar cuidadosamente al paciente para detectar si presenta síntomas de insuficiencia suprarrenal.

La insuficiencia suprarrenal terciaria también puede ocurrir después de que se ha curado el Síndrome de Cushing (en inglés). El síndrome de Cushing es un trastorno hormonal causado por altas concentraciones de cortisol en la sangre durante mucho tiempo. Algunas veces, la causa del síndrome de Cushing son tumores, generalmente no cancerosos, en la hipófisis o las glándulas suprarrenales que producen demasiada ACTH o cortisol. Una vez que se extirpan los tumores quirúrgicamente, desaparece repentinamente la fuente de exceso de ACTH o cortisol. Las glándulas suprarrenales pueden tardar en comenzar a funcionar nuevamente.

Bibliografía

Septiembre de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.