Hepatitis A

¿Qué es la hepatitis A?

La hepatitis A es una infección viral que causa inflamación y daño al hígado. La inflamación es una hinchazón que ocurre cuando los tejidos del cuerpo se lesionan o infectan. La inflamación puede dañar los órganos.

Los virus invaden las células normales del cuerpo. Muchos virus causan infecciones que pueden trasmitirse de una persona a otra. El virus de la hepatitis A generalmente se transmite a través del contacto con alimentos o agua que ha sido contaminada por las heces de una persona infectada.

La hepatitis A es una infección aguda o de corta duración, lo que significa que las personas generalmente mejoran sin tratamiento después de unas pocas semanas. La hepatitis A no lleva a complicaciones a largo plazo, como la cirrosis, porque la infección dura poco tiempo.

Puede tomar medidas para protegerse de la hepatitis A, entre ella, vacunarse contra la hepatitis A. Si tiene hepatitis A, puede tomar medidas para evitar la transmisión de esta enfermedad a otras personas.

¿Es frecuente la hepatitis A?

En los Estados Unidos, la hepatitis A se ha vuelto relativamente poco frecuente. Desde que en 1995 comenzó a haber acceso a la vacuna contra la hepatitis A, la tasa de infección por hepatitis A ha disminuido en un 95 por ciento en los Estados Unidos. Los investigadores calculan que hubo alrededor de 2,500 casos de hepatitis A en 2014 en este país.1

La hepatitis A es más frecuente en los países en desarrollo donde las condiciones de higiene son deficientes y el acceso al agua potable es limitado. La hepatitis A ocurre con más frecuencia en partes de África, Asia, América Central y del Sur, y Europa del Este que en los Estados Unidos.

¿Quién tiene más probabilidad de contraer hepatitis A?

Las personas con más probabilidad de contraer hepatitis A son aquellas que

  • viajan a países en desarrollo
  • tienen relaciones sexuales con una persona infectada
  • son hombres que tienen sexo con otros hombres
  • consumen drogas ilegales, incluyendo las que no se inyectan
  • viven o cuidan de alguien que tiene hepatitis A
Unos turistas en un barco de remos en un río.
Las personas que viajan a países en desarrollo tienen más probabilidad de que les dé hepatitis A.

¿Cuáles son las complicaciones de la hepatitis A?

La gente generalmente se recupera de la hepatitis A sin complicaciones. En casos raros, la hepatitis A puede provocar insuficiencia hepática. La insuficiencia hepática debido a la hepatitis A es más frecuente en adultos mayores de 50 años y en personas que tienen alguna otra enfermedad hepática.2

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis A?

Algunas personas tienen síntomas de 2 a 6 semanas después de haber estado en contacto con el virus.2 Las personas con hepatitis A generalmente mejoran sin tratamiento después de unas pocas semanas. En algunos casos, los síntomas pueden durar hasta 6 meses. Estos síntomas pueden incluir

  • orina amarilla oscura
  • sentirse cansado
  • fiebre
  • heces de color gris o arcilla
  • dolor en las articulaciones
  • pérdida de apetito
  • náusea
  • dolor en el abdomen
  • vómitos
  • ojos y piel amarillentos, lo que se llama ictericia

Algunas personas infectadas con hepatitis A no tienen síntomas, incluyendo muchos niños menores de 6 años.1 Los niños mayores y los adultos tienen más probabilidad de tener síntomas.

¿Qué causa la hepatitis A?

El virus de la hepatitis A causa este tipo de hepatitis y se trasmite a través del contacto con las heces de una persona infectada. El contacto puede ocurrir por

  • comer alimentos hechos por una persona infectada que no se lavó las manos después de usar el baño
  • beber agua que no ha sido tratada o comer alimentos lavados en agua no tratada
  • colocar en su boca un dedo o un objeto que entró en contacto con las heces de una persona infectada
  • tener contacto cercano con una persona infectada, como a través del sexo o el cuidado de alguien que está enfermo

No se puede contraer la hepatitis A

  • si una persona infectada tose o estornuda encima suyo
  • por estar sentado al lado de una persona infectada
  • por abrazar a una persona infectada

Un bebé no puede contagiarse con la hepatitis A a través de la leche materna.3

¿Cómo se diagnostica la hepatitis A?

Los doctores diagnostican la hepatitis A según los síntomas y los resultados de los análisis de sangre. Un profesional de la salud le tomará una muestra de sangre y la enviará a un laboratorio. Un análisis de sangre detectará anticuerpos contra el virus de la hepatitis A y demostrará si usted tiene esta enfermedad.

¿Cómo se trata la hepatitis A?

El tratamiento incluye descansar, beber muchos líquidos y comer alimentos saludables para ayudar a aliviar los síntomas. Su doctor también puede sugerir medicinas para ayudar a aliviar los síntomas.

Hable con su doctor antes de tomar cualquier medicina con o sin receta, vitaminas u otros suplementos dietéticos o medicina complementaria o alternativa, ya que cualquiera de estos podría dañarle el hígado. Debe evitar las bebidas alcohólicas hasta que el doctor le indique que se ha recuperado completamente de la hepatitis A.

Consulte a su doctor regularmente para asegurarse de que ya se ha recuperado por completo. Si tiene síntomas por más de 6 meses, consulte con su doctor nuevamente.

¿Cómo puedo protegerme de la infección por hepatitis A?

Puede protegerse contra esta enfermedad vacunándose contra la hepatitis A. Si no se ha vacunado, puede tomar medidas para reducir su posibilidad de contagiarse.

Si ha tenido hepatitis A en el pasado, no puede volver a tener hepatitis A. Sin embargo, todavía puede contraer otros tipos de hepatitis viral.

Frasco o ampolla de la vacuna contra la hepatitis A.
Usted puede protegerse contra esta enfermedad vacunándose contra la hepatitis A.

La vacuna contra la hepatitis A

Todos los niños deben recibir la vacuna contra la hepatitis A (en inglés) entre los 12 y 23 meses de edad. Las personas con más probabilidad de contraer la hepatitis A y las personas con enfermedad crónica del hígado también deben recibir la vacuna.

Los doctores ponen la vacuna contra la hepatitis A en dos inyecciones. La segunda dosis se pone de 6 a 12 meses después de la primera. Debe ponerse las dos dosis para estar completamente protegido contra el virus.

Si va a viajar a un país en desarrollo donde los casos de hepatitis A son frecuentes y no ha recibido la vacuna contra la hepatitis A, intente ponerse ambas vacunas antes de irse. Si no tiene tiempo para recibir ambas dosis, póngase la primera lo antes posible. La mayoría de las personas desarrollan cierta protección dentro de las 2 semanas después de la primera dosis.

Reduzca su probabilidad de infección

Puede reducir su probabilidad de contraer hepatitis A lavándose las manos cuidadosamente con agua tibia y jabón durante 15 a 30 segundos

  • después de usar el baño
  • después de cambiar pañales
  • antes y después de manejar o preparar comida

Cuando viaje a un país en desarrollo, beba agua embotellada. Use agua embotellada para cepillarse los dientes, hacer cubitos de hielo y lavar las frutas y las verduras.

Agua embotellada
Cuando viaje a un país en desarrollo, beba agua embotellada.

Evite infectarse después de haber tenido contacto con el virus

Si cree que ha estado en contacto con el virus de la hepatitis A, consulte con su doctor de inmediato. Una dosis de la vacuna contra la hepatitis A o una medicina llamada inmunoglobulina podría protegerlo contra la infección. Su doctor puede recomendarle una dosis de la vacuna o de la medicina si

  • usted vive, ha tenido relaciones sexuales o ha tenido contacto cercano con alguien que tiene hepatitis A
  • ha compartido drogas ilegales con alguien que tiene hepatitis A
  • ha comido alimentos o ha bebido agua que posiblemente tengan el virus de la hepatitis A

Para evitar infectarse, usted debe recibir la dosis de la vacuna o de la inmunoglobulina al poco tiempo de haber estado en contacto con el virus.

¿Cómo puedo evitar contagiar a otros con la hepatitis A?

Si tiene hepatitis A, puede reducir la probabilidad de trasmitir la infección lavándose las manos con agua tibia y jabón después de ir al baño y antes de comer o de preparar comidas. Mientras esté enfermo, evite el contacto cercano con otras personas y no prepare alimentos ni sirva alimentos a otros. Además, informe a su doctor, dentista y otros profesionales de la salud que usted tiene hepatitis A.

Antes de donar sangre, hable con el personal del centro de donación. Si usted tuvo hepatitis A cuando tenía menos de 11 años, es posible que pueda donar sangre. Si tuvo hepatitis A cuando era mayor de 11 años, no debe donar sangre.

Usted es más contagioso las 2 semanas anteriores a que tenga síntomas. Es decir, este es el período en el que tiene más posibilidad de trasmitir el virus a otras personas. Puede ser contagioso por hasta 3 semanas después de que desarrolle síntomas. Los niños a menudo continúan siendo contagiosos por más tiempo que los adultos.4

¿Qué debo comer y beber si tengo hepatitis A?

Si tiene hepatitis A, debe seguir una dieta equilibrada y saludable. Hable con su doctor sobre la alimentación saludable. También debe evitar el alcohol porque puede causarle más daño al hígado.

Referencias

Mayo de 2017
Share

This content is provided as a service of the National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK), part of the National Institutes of Health. The NIDDK translates and disseminates research findings through its clearinghouses and education programs to increase knowledge and understanding about health and disease among patients, health professionals, and the public. Content produced by the NIDDK is carefully reviewed by NIDDK scientists and other experts.