Pruebas y diagnóstico de la enfermedad de los riñones

¿Cómo puedo saber si tengo la enfermedad de los riñones?

Por lo general, la enfermedad de los riñones en su etapa inicial no presenta síntomas. La única forma de saber qué tan bien están funcionando sus riñones es sometiéndose a pruebas. Hágase una revisión de enfermedad de los riñones si sufre de:

  • diabetes
  • presión arterial alta
  • enfermedad cardíaca
  • antecedentes familiares de la falla de los riñones

Si tiene diabetes, hágase un chequeo cada año. Si sufre de presión arterial alta, enfermedad cardíaca o tiene antecedentes familiares de la falla de los riñones, hable con su médico sobre qué tan frecuente debe hacerse evaluar. Cuanto antes sepa que tiene la enfermedad de los riñones, más pronto puede obtener el tratamiento para ayudar a proteger sus riñones.

Foto de una enfermera extrayendo sangre de un anciano en el consultorio de un médico.
Hágase un chequeo para determinar si tiene la enfermedad de los riñones. El tratamiento temprano puede ayudar a proteger sus riñones.

¿Qué exámenes usan los médicos para diagnosticar y monitorear la enfermedad de los riñones?

Para determinar si usted tiene la enfermedad de los riñones, los médicos ordenan:

  • un examen de sangre que evalúa qué tan bien sus riñones están filtrando su sangre, llamada GFR (prueba de sangre). GFR es la sigla en inglés de tasa de filtración glomerular.
  • un examen de orina para detectar albúmina. La albúmina es una proteína que puede pasar a la orina cuando los riñones están dañados.

Si tiene la enfermedad de los riñones, su médico ordenará las mismas dos pruebas para ayudar a monitorear su enfermedad de los riñones y se asegurará de que su plan de tratamiento está funcionando.

Examen de sangre de GFR

Su médico ordenará una prueba de sangre para evaluar la función de sus riñones. Los resultados de la prueba significan lo siguiente:

  • una GFR de 60 o más está dentro del rango normal en la mayoría de las personas mayores. Pregunte a su médico cuándo debe volver a realizarse la prueba GFR.
  • una GFR de menos de 60 puede indicar que tiene la enfermedad de los riñones. Hable con su médico sobre cómo mantener sano a sus riñones en este nivel.
  • una GFR de 15 o menos se denomina la falla de los riñones. La mayoría de las personas que obtengan un resultado por debajo de este nivel necesitan someterse a diálisis o un trasplante de riñón. Hable con su médico sobre sus opciones de tratamiento.
Diagrama de un disco de TFG que muestra cómo una TFG de 60 o mayor es normal; una TFG por debajo de 60 puede significar enfermedad de los riñones y una TFG de 15 o menos puede significar la falla de los riñones.
Los resultados de la GFR muestran si sus riñones están filtrando a un nivel normal.

No puede elevar su GFR, pero puede tratar de evitar que siga disminuyendo. Conozca más sobre qué puede hacer para mantener sus riñones saludables.

Creatinina. La creatinina es un producto de desecho del metabolismo muscular de su cuerpo. Sus riñones eliminan la creatinina de su sangre. Los proveedores usan la cantidad de creatinina en su sangre para estimar su GFR. A medida que progresa la enfermedad de los riñones, se eleva el nivel de creatinina.

Examen de orina para detectar la albúmina

Si tiene riesgo de presentar la enfermedad de los riñones, su médico puede evaluar su orina en busca de albúmina.

La albúmina es una proteína que se encuentra en la sangre. Un riñón sano no deja pasar albúmina de la sangre a la orina. Un riñón dañado deja pasar un poco de albúmina a la orina. Entre menos albúmina tenga en la orina, mejor. La presencia de albúmina en la orina se denomina albuminuria.

Diagrama que muestra un riñón sano con albúmina solo en la sangre y un riñón dañado que tiene albúmina tanto en la sangre como en la orina.
Un riñón sano no deja pasar la albúmina de la sangre a la orina. Un riñón dañado deja pasar un poco de albúmina a la orina.

Un médico puede detectar la albúmina en su orina de dos maneras:

Examen de tira reactiva para albúmina. El proveedor usa una muestra de orina para detectar la albúmina en su orina. Usted recoge la muestra de orina en un envase en el consultorio del médico o en el laboratorio. Para el examen, el proveedor coloca una cinta de papel tratado químicamente, llamada tira reactiva, dentro de la orina. La tira reactiva cambia de color si hay albúmina presente en la orina.

Cociente de albúmina-creatinina en la orina (UACR). Este examen mide y compara la cantidad de albúmina con la cantidad de creatinina en su muestra de orina. Los proveedores usan este cociente para estimar cuánta albúmina pasa a su orina en 24 horas. Un resultado de albúmina en orina de:

  • 30 mg/g o menos es normal.
  • más de 30 mg/g puede ser un signo de la enfermedad de los riñones.

Si tiene albúmina en la orina, es posible que su médico desee repetir el examen de orina una o dos veces más para confirmar los resultados. Hable con su médico sobre qué significan específicamente los valores para usted.

Si tiene la enfermedad de los riñones, medir la albúmina en la orina ayuda a su médico a saber cuál es el mejor tratamiento para usted. Un nivel de albúmina en la orina que se mantiene igual o disminuye puede indicar que el tratamiento está funcionando.

¿Cómo sé si mi enfermedad de los riñones está progresando?

Puede mantener un registro de los resultados de sus exámenes (252 KB) a lo largo del tiempo. Se puede decir que sus tratamientos están funcionando si:

  • su GFR se mantiene igual.
  • su albúmina en la orina se mantiene igual o disminuye.

Su médico trabajará con usted para controlar su enfermedad de los riñones.

Abril de 2017
Share

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.