Control de la enfermedad de los riñones

Si tiene la enfermedad de los riñones, puede tomar medidas para proteger sus riñones de más daño.

Cuanto antes sepa que tiene la enfermedad de los riñones, mejor. Las medidas que puede tomar para proteger sus riñones de daño también pueden ayudar a evitar una enfermedad cardíaca y mejorar su salud general. Hacer estos cambios cuando no tiene síntomas puede ser difícil, pero vale la pena.

Controlar su presión arterial

El paso más importante que puede tomar para tratar la enfermedad de los riñones es controlar su presión arterial. La presión arterial alta puede dañar sus riñones. Puede proteger sus riñones manteniendo su presión arterial al nivel o menos del nivel establecido por su médico. Para la mayoría de las personas, la meta de presión arterial es menos de 140/90 mm Hg.

Trabaje con su médico para desarrollar un plan para alcanzar sus metas de presión arterial. Las medidas que puede tomar para alcanzar sus metas de presión arterial pueden incluir comer alimentos bajos en sodio y saludables para el corazón, dejar de fumar, ser físicamente activo, dormir suficiente y tomar sus medicinas como se le prescriben.

Foto que muestra un acercamiento de un médico evaluando la presión arterial de un paciente.
El paso más importante que puede tomar para tratar la falla de los riñones es controlar su presión arterial.

Lograr su meta de glucemia si sufre de diabetes

Para alcanzar su meta de glucemia, revise su nivel de glucosa en la sangre de manera regular. Use los resultados para guiar las decisiones sobre los alimentos, la actividad física y las medicinas. Pregunte a su médico cuán frecuente debe controlar su nivel de glucemia.

Su médico también evaluará su A1C. El A1C es un examen de sangre que mide su nivel de glucemia promedio en los últimos 3 meses. Este examen es distinto a los controles de glucemia que se hace regularmente. Entre más alto sea su cifra de A1C, mayores han sido sus niveles de glucemia en los últimos 3 meses. Manténgase cerca a sus cifras de glucemia diarias para ayudarse a alcanzar su meta de A1C.

La meta de A1C para muchas personas con diabetes es por debajo del 7 por ciento. Pregunte a su médico cuál debería ser su meta. Alcanzar sus niveles planteados lo ayudará a proteger sus riñones. Conozca más sobre cómo controlar la diabetes.

Trabajar con su equipo de cuidado de la salud para monitorear la salud de sus riñones

Los exámenes que los médicos usan para detectar la enfermedad de los riñones también se pueden usar para hacer un seguimiento de los cambios en la función y el daño de los riñones. La enfermedad de los riñones tiende a progresar con el tiempo. Cada vez que se le examine, pregunte a su médico cómo están los resultados en comparación con los últimos. Sus metas serán:

  • mantener su GFR igual.
  • mantener su albúmina en la orina igual o más baja.

Su médico también evaluará su presión arterial y, si tiene diabetes, su nivel de A1C, para asegurarse de que alcance sus metas de presión arterial y glucemia.

Lleve este documento con usted a su cita para ayudar a mantener un registro de los resultados de sus exámenes de los riñones (252 KB) .

¿Cómo me puedo preparar para las consultas con mi médico?

Entre más planifique sus consultas, será más capaz de aprender sobre su salud y opciones de tratamiento.

Haga una lista de preguntas
Es normal tener muchas preguntas. Escriba sus preguntas como le vengan a la mente de modo que pueda recordar todo lo que desee preguntar cuando vaya a la consulta. Pudiera querer preguntar sobre qué exámenes se le están haciendo, qué significan los resultados de los exámenes o los cambios que necesita hacer en su dieta y medicinas.

Lleve a un amigo o familiar con usted para que le apoye
Un amigo de confianza o un miembro de la familia puede tomar notas, hacer preguntas que a usted no se ocurrieron, brindar apoyo y ayudar a recordar lo que el médico dijo durante la consulta. Hable con anticipación sobre lo que desea obtener de la consulta y el rol que le gustaría que tenga su amigo o familiar.

¿Quién forma parte de mi equipo de cuidado de la salud?

Los siguientes proveedores de cuidado de la salud pueden formar parte del equipo de cuidado de la salud involucrado en su tratamiento:

Foto de un médico escuchando a un paciente anciano y a su acompañante.

Médico de atención primaria. Su proveedor de atención primaria —médico, enfermera practicante o auxiliar médico— es la persona que lo atenderá en sus consultas médicas rutinarias. Su médico de atención primaria puede monitorear la salud de sus riñones y ayudarle a controlar su diabetes e presión arterial alta. Un médico de atención primaria también prescribe medicinas y lo puede remitir a especialistas.

Enfermera. Una enfermera puede ayudarle con su tratamiento y enseñarle sobre monitorear y tratar la enfermedad de los riñones, así como también controlar sus problemas de salud. Algunas enfermeras se especializan en la enfermedad de los riñones.

Dietista certificado. Un dietista certificado es un experto en alimentos y nutrición que ayuda a las personas a crear un plan de alimentación saludable cuando tienen problemas de salud como la enfermedad de los riñones. Los dietistas pueden ayudarle a crear un plan de alimentación basándose en cómo funcionan sus riñones. Los “dietistas renales” a menudo trabajan en centros de diálisis y están capacitados especialmente para trabajar con personas con la enfermedad de los riñones.

Educador de diabetes. Un educador de diabetes enseña a las personas con diabetes a cómo controlar su enfermedad y manejar los problemas relacionados con la diabetes.

Farmacéutico. Un farmacéutico le enseña sobre sus medicinas y le surte sus prescripciones. Una función importante del farmacéutico es revisar todas sus medicinas, incluyendo las medicinas sin receta y los complementos para evitar combinaciones riesgosas y efectos secundarios.

Trabajador social. Cuando esté próximo a necesitar diálisis, puede tener la oportunidad de visitar a un trabajador social. Un trabajador social de diálisis ayuda a las personas y a sus familias a enfrentar los cambios de la vida y los costos que se generan cuando se tiene la enfermedad de los riñones o la falla de los riñones. Un trabajador social de diálisis también puede ayudar a la gente con falla de los riñones a solicitar ayuda para cubrir los costos del tratamiento.

Nefrólogo. Un nefrólogo es un médico especialista en riñones. Su médico de atención primaria lo puede remitir a un nefrólogo si usted tiene un cuadro complicado de la enfermedad de los riñones, su enfermedad avanza con rapidez o se encuentra en una etapa avanzada.

Tome las medicinas como se le prescriben

Muchas personas con la enfermedad de los riñones toman medicinas prescritas para disminuir la presión arterial, controlar la glucemia y disminuir el colesterol.

Existen dos tipos de medicinas para la presión arterial, los inhibidores de la enzima convertidores de la angiotensina (IECA) y los antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA-II) (ACEs y ARBs, por sus siglas en inglés). Estas medicinas pueden retrasar el progreso de la enfermedad de los riñones y demorar a que llegue a la etapa de falla de los riñones, incluso en personas que no no tienen presión arterial alta (hipertensión). Los nombres de estas medicinas terminan en -pril o en -sartan.

Muchas personas necesitan tomar dos o más medicinas para la presión arterial. También puede ameritar tomar un diurético, a veces llamado píldora de agua. El objetivo es alcanzar su meta de presión arterial. Estas medicinas funcionan mejor si limita la ingesta de sal.

Sepa que sus medicinas pueden cambiar a lo largo del tiempo

Su médico puede cambiar sus medicinas a medida que progresa su enfermedad de los riñones. Sus riñones no filtran tan bien como lo hacían en el pasado y esto puede producir acumulación riesgosa de medicinas en su sangre. Algunas medicinas también pueden ser nocivas para sus riñones. En consecuencia, su médico le puede decir que:

  • tome una medicina menos frecuentemente o tome una dosis menor.
  • deje de tomar una medicina o cámbiela a otra diferente.

Su farmacéutico y médico necesitan saber sobre todas las medicinas que toma, incluyendo las medicinas, vitaminas y complementos sin prescripción.

Foto de un médico hablando de medicinas con un paciente anciano.
Hable con su proveedor sobre todas las medicinas que toma, incluyendo las medicinas, vitaminas y suplementos sin prescripción.

Tenga cuidado con las medicinas sin prescripción que toma

Si toma medicinas sin prescripción o con prescripción para los dolores de cabeza, el dolor, la fiebre o los resfriados, usted pudiera estar tomando fármacos Antiinflamatorios No Esteroideos (AINE, o NSAIDs, por sus siglas en inglés). Los AINE incluyen con frecuencia los analgésicos y medicinas para el resfriado que pueden dañar sus riñones y producir lesión renal aguda, en especial en aquellas personas con enfermedad de los riñones, diabetes e presión arterial alta.

El ibuprofeno y el naproxeno son ejemplos de AINE comunes. Los AINE se venden bajo numerosos nombres comerciales, así que pregunte a su farmacéutico o médico si las medicinas que toma son seguras para usted.

También puede buscar un AINE en las etiquetas de información del medicamento como la que se muestra a continuación:

Ejemplo de etiqueta de información del fármaco de un antiinflamatorio no esteroideo (AINE) que muestra el ingrediente activo, ibuprofeno, y su propósito como analgésico.

Si ha estado tomando AINE de manera regular para el control del dolor crónico, pudiera querer preguntar a su médico sobre otras maneras de tratar el dolor, tales como la meditación u otras técnicas de relajación. Puede leer más sobre el manejo del dolor en el sitio web del Centro Nacional para la Salud Integrada y Complementaria de los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH).

Consejos para administrar sus medicinas

La próxima vez que tenga una prescripción o compre una medicina o suplemento sin prescripción, pregunte a su farmacéutico cómo el producto puede:

  • afectar a sus riñones.
  • interferir con otras medicinas que tome.

Adquiera sus medicinas en una sola farmacia o cadena de farmacias de manera que su farmacéutico pueda:

  • llevar un registro de sus medicinas y complementos.
  • revisar interacciones nocivas con otras medicinas.

Mantenga un registro de sus medicinas y complementos:

  • Mantenga una lista actualizada de sus medicinas y complementos en su cartera. Lleve la lista con usted o lleve las botellas de sus medicinas a todas sus consultas de cuidado de la salud.
Foto de un paciente que le muestra todas las botellas de sus medicinas a un médico.
Puede que desee traer todas las botellas de sus medicinas con usted a las consultas de cuidado de la salud.

Trabaje con un dietista para desarrollar un plan de alimentación

Lo que come y bebe lo puede ayudar a:

  • proteger sus riñones.
  • alcanzar sus metas de presión arterial y glucemia.
  • prevenir o retrasar problemas de salud ocasionados por la enfermedad de los riñones.

A medida que su enfermedad de los riñones progresa, puede requerir hacer más cambios en lo que come y lo que bebe.

Un dietista que tiene conocimientos sobre la enfermedad de los riñones puede trabajar con usted para crear un plan de alimentación que incluya alimentos saludables y que le guste comer. Cocinar y preparar su comida desde cero lo puede ayudar a comer más saludablemente.

La asesoría nutricional por parte de un dietista certificado que lo ayude a alcanzar sus metas de salud o médicas se llama terapia de nutrición médica (medical nutrition therapy, MNT, por sus siglas en inglés). Si tiene diabetes o enfermedad de los riñones y una referencia de su médico de atención primaria, su seguro médico puede cubrir la MNT. Si usted califica para Medicare, tiene cobertura para la MNT.

Su médico puede referirlo a un dietista. También puede conseguir un dietista certificado en línea a través de la Academia de Nutrición y Dietética. Trabaje de cerca con su dietista para aprender a comer adecuadamente para la enfermedad de los riñones.

Haga de la actividad física parte de su rutina

Haga actividad física por 30 minutos o más la mayoría de los días. La actividad física lo puede ayudar a reducir el estrés, controlar su peso y alcanzar sus metas de presión arterial y glucemia. Si no tiene actividad ahora, pregunte a su médico sobre el tipo y la cantidad de actividad física que está bien para usted.

Vea los recursos de actividad física y control de peso que lo ayudarán a mantenerse motivado.

Aspire tener un peso saludable

Tener sobrepeso hace que sus riñones trabajen más duro y los puede dañar. El Planificador de peso corporal del NIH es una herramienta en línea que lo ayudará a ajustar sus planes de alcanzar y mantenerse en un peso saludable. El Planificador de peso corporal es parte del SuperTracker, una herramienta gratuita de registro de alimentos, actividad física y peso de ChooseMyPlate.gov que lo ayudará a establecer una dieta saludable, controlar su peso y reducir el riesgo de enfermedades crónicas, incluyendo la enfermedad de los riñones.

Duerma suficiente

Aspire dormir de 7 a 8 horas cada noche. Dormir suficiente es importante para su salud física y mental general y lo puede ayudar a alcanzar sus metas de presión arterial y glucemia. Puede tomar medidas para mejorar sus hábitos de sueño.

Deje de fumar

Fumar cigarrillos puede empeorar daños en los riñones. Dejar de fumar puede ayudarlo a alcanzar sus metas de presión arterial, lo cual es bueno para sus riñones y puede disminuir las probabilidades de tener un infarto o un derrame cerebral. Para obtener consejos sobre cómo dejar de fumar, visite Smokefree.gov.

Consiga maneras saludables de manejar el estrés y la depresión

El estrés a largo plazo puede elevar su presión arterial y su glucemia y llevar a la depresión. Algunas de las medidas que debe tomar para controlar su enfermedad de los riñones son también maneras saludables de manejar el estrés. Por ejemplo: la actividad física y el sueño ayudan a reducir el estrés. Escuchar su música favorita, enfocarse en algo tranquilo y pacífico o meditar también lo puede ayudar.

La depresión es común entre personas con enfermedades crónicas o de largo plazo. La depresión puede hacer más difícil controlar su enfermedad de los riñones Pida ayuda si se siente triste. Busque ayuda de un profesional de la salud mental. Hablar con un grupo de apoyo, un miembro del clero, un amigo o un familiar que escuche sus sentimientos puede ayudar.

Abril de 2017
Share

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.