Síntomas y causas de problemas de control de la vejiga y enuresis en niños

¿Cuáles son los signos y los síntomas de los problemas de control de la vejiga en los niños?

La pérdida accidental de orina es el signo principal de un problema de control de la vejiga. Es posible que su hijo a menudo tenga la ropa interior húmeda o manchada o la cama mojada.

Una niña sentada en cuclillas para evitar tener un escape de orina.
Ponerse en cuclillas, cruzar las piernas o sentarse sobre los talones pueden ser signos de una vejiga hiperactiva.

Pérdida de orina durante el día

Algunas señales de que su hijo puede tener un problema de pérdida de orina durante el día son

  • la necesidad urgente de orinar, muchas veces acompañada de una pérdida de orina
  • orinar 8 o más veces al día, lo que se llama micción frecuente
  • micción infrecuente, es decir, vaciar la vejiga solo de 2 a 3 veces al día, en lugar de las 4 a 7 veces al día habituales
  • micción incompleta, que es cuando no se vacía completamente la vejiga al ir al baño
  • sentarse en cuclillas, retorcerse nerviosamente de lado a lado, cruzar las piernas o sentarse sobre los talones para evitar la pérdida de orina

Pérdida de orina durante la noche

Tener una pérdida accidental de orina durante el sueño es normal para muchos niños y, a menudo, no se considera un problema de salud, sobre todo cuando le ha pasado a otras personas de la familia.

A partir de los 5 años, las señales de que su hijo puede tener un problema de control de la vejiga durante la noche, ya sea debido a un desarrollo físico lento, a una enfermedad o a otra causa, pueden incluir

  • nunca permanecer seco por la noche
  • mojar la cama de 2 a 3 veces por semana durante 3 meses o más
  • comenzar a mojar la cama nuevamente después de 6 meses de haber dejado la cama seca
Una doctora en su consultorio está sentada de frente a un niño. La doctora lo escucha mientras él habla.
El doctor de su hijo le puede sugerir cuándo los tratamientos pueden ayudar a controlar los problemas de mojar la cama.

¿Cuándo debo llevar mi hijo al doctor por los problemas de control de la vejiga?

Si su hijo o usted están preocupados por su falta de control de la vejiga, hable con un profesional de la salud. Un profesional puede verificar si hay problemas médicos y ofrecer tratamiento, o le puede asegurar que su hijo se está desarrollando normalmente.

Lleve a su hijo al doctor si hay signos de un problema médico como, por ejemplo

  • su hijo tiene síntomas de infección de la vejiga, entre ellos:
    • dolor o ardor al orinar
    • orina turbia, oscura, con sangre o que huele mal
    • orinar con más frecuencia de lo habitual
    • ganas fuertes de orinar, pero solo poder orinar una cantidad pequeña
    • dolor en la parte inferior del abdomen o la espalda
    • llanto al orinar
    • fiebre
    • agitación
  • su hijo gotea orina o tiene un flujo de orina débil, lo que puede ser una señal de un defecto congénito en las vías urinarias
  • su hijo tenía control de la vejiga, pero comenzó a tener accidentes nuevamente

Aunque cada niño es diferente, los doctores a menudo usan la edad del niño para decidir cuándo deben ver si hay un problema de control de la vejiga. En general

  • a los 4 años, la mayoría de los niños tienen control de la vejiga durante el día
  • a los 5 o 6 años, la mayoría de los niños tienen control de la vejiga por la noche

Busque atención médica de inmediato

Si su hijo tiene síntomas de una infección de la vejiga o de los riñones, o si tiene fiebre sin una razón clara, consulte a un doctor dentro de las 24 horas de que haya comenzado el problema. El tratamiento temprano es importante para evitar que una infección de las vías urinarias cause problemas de salud más graves.

¿Qué causa los problemas de control de la vejiga en los niños?

Los hábitos de ir al baño, como aguantarse la orina demasiado tiempo, y un lento desarrollo físico causan muchos de los problemas de control de la vejiga que se ven en los niños. Con menos frecuencia, un problema médico puede causar pérdida de orina de manera accidental. Aprenda quiénes tienen más probabilidades de tener problemas de control de la vejiga.

¿Qué causa los problemas de pérdida de orina durante el día en los niños?

La pérdida de orina en los niños generalmente ocurre porque se aguantan la orina durante demasiado tiempo, tienen estreñimiento o tienen partes del aparato urinario que no funcionan juntas de manera correcta. También, algunos problemas de salud, como las infecciones de la vejiga o de los riñones (infecciones de las vías urinarias), los problemas estructurales en las vías urinarias o los problemas nerviosos, pueden en ocasiones causar la pérdida de orina durante el día.

Cuando los niños se aguantan mucho tiempo sin orinar, pueden generarse problemas en la forma como funciona la vejiga o pueden empeorar los problemas existentes. Estos problemas de vejiga incluyen:

Vejiga hiperactiva o incontinencia imperiosa

Los músculos de la vejiga se comprimen en el momento equivocado, sin previo aviso, lo que hace que se escape la orina. El niño puede tener deseos fuertes y repentinos de orinar. Es posible que orine con frecuencia, unas 8 o más veces al día.

La vejiga hipoactiva

Los niños solo vacían la vejiga unas pocas veces al día, y tienen poca urgencia o ganas de orinar. Las contracciones de la vejiga pueden ser débiles y es posible que el niño se esfuerce al orinar, o que tenga un flujo de orina débil o con interrupciones.

Alteraciones en el funcionamiento del aparato urinario

Es posible que los músculos y los nervios de la vejiga no funcionen juntos de manera correcta. A medida que la vejiga se vacía, los músculos del esfínter o del piso pélvico pueden cortar el flujo de la orina demasiado pronto, antes de que la vejiga se vacíe completamente. La orina que queda en la vejiga puede escaparse de manera accidental.

¿Qué causa los problemas de pérdida de orina en los niños?

Los problemas de mojar la cama por las noches a menudo se relacionan con un desarrollo físico lento, antecedentes familiares de orinarse en la cama, o una producción alta de orina durante la noche. En muchos casos, hay más de una causa. Los niños casi nunca mojan la cama a propósito, y la mayoría de los niños que mojan la cama son física y emocionalmente normales.

A veces, un problema de salud como la diabetes o el estreñimiento puede hacer que el niño moje la cama.

Un niño duerme debajo de una cobija colorida.
Los problemas de falta de control de la vejiga por las noches a menudo se dan en familias, donde generalmente se presentan como un patrón de crecimiento normal, no una enfermedad.

Desarrollo físico lento

Entre los 5 y los 10 años, un desarrollo físico lento puede hacer que su hijo moje la cama. Su hijo puede tener una vejiga pequeña, ciclos de sueño profundo o un sistema nervioso que aún está creciendo y desarrollándose. El sistema nervioso maneja las señales de alarma del cuerpo (enviando señales de que la vejiga está llena o vacía) y la necesidad de despertarse.

Antecedentes familiares

El problema de mojar la cama a veces se da en familias. Los investigadores han encontrado genes que están relacionados con este problema. Los genes son partes del código maestro que los niños heredan de cada padre para el color del cabello y muchos otros rasgos y características.

Producir demasiada orina

Es posible que los riñones de su niño produzcan demasiada orina durante la noche, lo que hace que la vejiga se llene demasiado. Si su hijo no se despierta a tiempo, es probable que moje la cama. A menudo, este exceso de orina durante la noche se debe a niveles bajos de una sustancia natural llamada hormona antidiurética. Esta hormona le indica a los riñones que liberen menos agua por la noche.

Problemas del sueño

El sonambulismo y la apnea obstructiva del sueño pueden causar problemas de falta de control de la vejiga por la noche. Con la apnea, los niños respiran mal y reciben menos oxígeno, lo que hace que los riñones produzcan más orina por la noche. Mojar la cama por la noche puede ser una señal de que su hijo tiene apnea. Otros síntomas pueden ser roncar, respirar por la boca, infecciones del oído y sinusitis, tener la boca seca por la mañana y somnolencia durante el día.

Estrés

El estrés a veces puede hacer que el niño moje la cama por la noche. La preocupación por la falta de control de la vejiga, sea durante el día o la noche, puede empeorar el problema. Las tensiones que pueden afectar a su hijo incluyen un nuevo bebé en la familia, dormir solo, mudarse o comenzar una escuela nueva, el maltrato o alguna crisis familiar.

Septiembre de 2017
Share

This content is provided as a service of the National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK), part of the National Institutes of Health. The NIDDK translates and disseminates research findings through its clearinghouses and education programs to increase knowledge and understanding about health and disease among patients, health professionals, and the public. Content produced by the NIDDK is carefully reviewed by NIDDK scientists and other experts.