Alimentos, dieta y nutrición para de la enfermedad del hígado graso no alcohólico

¿Cómo puede mi alimentación ayudar a prevenir o tratar la NAFLD y la NASH?

Si usted no tiene NAFLD o NASH, puede prevenir estas enfermedades con una dieta saludable, limitando el tamaño de las porciones y manteniendo un peso saludable.

Si usted tiene NAFLD o NASH, el médico puede recomendarle que baje de peso gradualmente si usted tiene sobrepeso u obesidad.

El médico le puede sugerir que limite el consumo de grasas para ayudar a prevenir o tratar la NAFLD o la NASH. Las grasas son altas en calorías y aumentan su probabilidad de volverse obeso. Las siguientes son cuatro tipos de grasas:

  • grasas saturadas, que se encuentran en la carne, la piel o pellejo del pollo y demás aves, la mantequilla, la manteca de cerdo, las grasas vegetales y la leche y sus derivados, excepto las versiones descremadas (sin grasa).
  • grasas trans, que se encuentran en los alimentos cuya etiqueta dice que tienen aceite hidrogenado o parcialmente hidrogenado, como las galletas y refrigerios en paquetes, las galletas y pasteles horneadas comercialmente, y los alimentos fritos como donuts y papas a la francesa.
  • grasas monoinsaturadas, que se encuentran en los aceites de oliva, de maní y de canola.
  • grasas poliinsaturadas, que se encuentran en mayor cantidad en los aceites de maíz, de soya y de cártamo, y en muchos tipos de nueces. Los ácidos grasos omega-3 son un tipo de grasa poliinsaturada y se encuentran en los pescados grasos como el salmón, además de las nueces y el aceite de linaza.

La sustitución de las grasas saturadas y las grasas trans en la dieta por grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, especialmente los ácidos grasos omega-3, puede reducir su probabilidad de desarrollar enfermedades del corazón si usted tiene NAFLD.

El médico le puede sugerir otros cambios en la dieta para ayudar a tratar la NAFLD y la NASH:

  • Consuma más alimentos con un índice glucémico (o glicémico) bajo, como la mayoría de las frutas, verduras y granos enteros. Estos alimentos afectan menos la glucosa en la sangre que los alimentos de alto índice glucémico, como el pan blanco, el arroz blanco y las papas.
  • Evite los alimentos y bebidas con grandes cantidades de azúcares simples, especialmente la fructosa. Este azúcar se encuentra en las bebidas deportivas, los refrescos, jugos de frutas y té azucarados.
  • Evite el consumo excesivo de alcohol, que puede dañar el hígado. Los expertos definen el consumo excesivo de alcohol en los hombres como más de 4 tragos al día o más de 14 a la semana, y en las mujeres como más de 3 tragos al día o más de 7 a la semana.10

Referencias

Noviembre de 2016
Share

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK desea agradecer a:
Anna Mae Diehl, M.D., Duke University Medical Center, and Brent A. Tetri, M.D., Saint Louis University

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.