El diagnóstico de la enfermedad del hígado graso no alcohólico

¿Cómo se diagnostica la NAFLD y la NASH?

Los médicos se basan en la historia clínica, el examen físico y algunas pruebas para diagnosticar la NAFLD y la NASH.

Historia clínica

El médico le preguntará si tiene antecedentes de las afecciones médicas que harían más propenso a desarrollar NAFLD y NASH, como

  • sobrepeso u obesidad
  • resistencia a la insulina
  • concentraciones altas de triglicéridos o concentraciones anormales de colesterol en la sangre
  • síndrome metabólico
  • diabetes tipo 2

El médico le preguntará acerca de su alimentación y sobre los factores del estilo de vida que pueden hacerle más propenso a desarrollar NAFLD y NASH, como la falta de actividad física o la costumbre de tomar bebidas azucaradas.

Los exámenes médicos no pueden mostrar si el alcohol es la causa de la acumulación de grasa en el hígado. Por lo tanto, el médico le preguntará acerca de su consumo de alcohol para saber si la grasa en el hígado es un signo de enfermedad hepática alcohólica o de NAFLD.

Un médico habla con su paciente y toma notas.
El médico le preguntará si tiene antecedentes de los problemas médicos que pueden hacerle más propenso a desarrollar NAFLD y NASH.

Examen físico

Por lo general, durante una exploración o examen físico el médico le examina el cuerpo y mide su peso y estatura para calcular su índice de masa corporal. El médico buscará signos de NAFLD o NASH como:

  • aumento de tamaño del hígado
  • signos de resistencia a la insulina como parches de piel oscura sobre sus nudillos, codos y rodillas
  • signos de cirrosis, como ictericia, una afección que hace que la piel y la parte blanca de los ojos adquieran un color amarillento

¿Qué pruebas usan los médicos para diagnosticar la NAFLD y la NASH?

Los médicos recurren a los análisis de sangre, las imágenes diagnósticas y, en ocasiones, a la biopsia del hígado para hacer el diagnóstico de la NAFLD y la NASH.

Análisis de sangre

Un profesional de la salud puede tomarle una muestra de sangre y enviarla a un laboratorio. El médico puede sospechar que usted tiene NAFLD o NASH si su examen de sangre muestra un aumento en las concentraciones de las enzimas del hígado llamadas alanina aminotransferasa (ALT) y aspartato aminotransferasa (AST). El médico puede ordenar otros análisis de sangre para saber si usted tiene otros problemas médicos que puedan aumentar sus concentraciones de enzimas hepáticas.

Imágenes diagnósticas

El médico puede ordenar las siguientes imágenes diagnósticas para saber si usted tiene NAFLD:

  • Ecografía. En la ecografía se usa un dispositivo llamado transductor que hace rebotar ondas sonoras de forma segura e indolora sobre los órganos para crear una imagen de su estructura.
  • Tomografía computarizada (TC). En la tomografía computarizada se usa una combinación de rayos x y tecnología informática para obtener imágenes del hígado. Para la tomografía computarizada, un profesional de la atención médica le puede dar a beber una solución e inyectarle una sustancia especial llamada medio de contraste. El medio de contraste hace que durante el procedimiento se le puedan ver más fácilmente las estructuras situadas en el interior del cuerpo. Para este examen, usted se acuesta sobre una mesa que se desliza dentro de un dispositivo en forma de túnel que toma las radiografías.
  • Resonancia magnética nuclear (RMN). En la resonancia magnética nuclear se usan imanes y ondas de radio para producir imágenes detalladas de los órganos y tejidos blandos sin usar rayos x. Es posible que un profesional de la atención médica le aplique una inyección con un medio de contraste. En el caso de la mayoría de las máquinas de resonancia magnética, usted se acuesta sobre una mesa que se desliza dentro de un dispositivo en forma de túnel. Algunas máquinas le permiten al paciente estar acostado en un espacio más amplio. Sin embargo, el examen del hígado puede ser más difícil con estas máquinas.

Un técnico realiza estas pruebas en un centro ambulatorio o en un hospital. El técnico también puede tomar la ecografía en un consultorio médico. Un radiólogo lee y redacta un informe sobre las imágenes. No se necesita anestesia, aunque durante la resonancia magnética nuclear usted puede recibir una sedación leve si tiene miedo a los espacios estrechos.

Las imágenes diagnósticas pueden mostrar la grasa en el hígado, pero no pueden mostrar si hay inflamación o fibrosis. Por esto, el médico no puede utilizarlas para averiguar si su afección corresponde a un hígado graso simple o una NASH. Si usted tiene cirrosis, las imágenes diagnósticas pueden mostrar nódulos o bultos en el hígado.

Biopsia del hígado

Durante una biopsia del hígado, el médico toma una muestra de tejido del hígado. Un patólogo examina el tejido bajo el microscopio para verificar si hay signos de lesión o enfermedad.

La biopsia del hígado se puede hacer en un hospital o en un centro ambulatorio. Un profesional de la atención médica le dirá cómo prepararse para el procedimiento. Es posible que tenga que dejar de tomar ciertos medicamentos para prepararse. También le pueden pedir que no consuma alimentos ni bebidas durante las 8 horas anteriores al procedimiento. Durante la biopsia, es posible que le pongan anestesia local o le den un sedante o un medicamento para el dolor.

Durante el procedimiento usted estará acostado sobre una mesa con la mano derecha descansando sobre la cabeza. El médico adormecerá con anestesia local el área en donde insertará la aguja para hacer la biopsia y a continuación utilizará la aguja para tomar una pequeña muestra de tejido del hígado.

La única forma de detectar la inflamación y la lesión hepática para diagnosticar la NASH es realizando una biopsia del hígado. Los médicos no recomiendan que se haga una biopsia a todos los pacientes que tienen NAFLD. El médico puede recomendarle que se haga una biopsia del hígado si considera que tiene más probabilidad de tener NASH o si otros exámenes muestran signos de enfermedad hepática avanzada o cirrosis.

Ilustración de un procedimiento de biopsia del hígado. El hígado está dibujado dentro del contorno de un cuerpo masculino. Con una aguja se extrae un fragmento de tejido del hígado. Una flecha va del lugar donde la aguja toca el hígado hasta un portaobjetos que tiene la muestra de tejido. El hígado está etiquetado.
Durante la biopsia del hígado, el médico toma una muestra de tejido del hígado. Un patólogo examina el tejido bajo un microscopio en busca de signos de una lesión o enfermedad.
Noviembre de 2016
Share

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quisiera agradecer:
Anna Mae Diehl, M.D., Duke University Medical Center, and Brent A. Tetri, M.D., Saint Louis University

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.