Diagnóstico de la enfermedad del hígado graso no alcohólica y la esteatohepatitis no alcohólica

¿Cómo diagnostican los médicos la enfermedad del hígado graso no alcohólica?

Los médicos se basan en la historia clínica, el examen físico y las pruebas del paciente para diagnosticar la enfermedad del hígado graso no alcohólica (EHGNA), que incluye el hígado graso no relacionado con el alcohol (HGNA) y la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA).

Historia clínica

El médico le preguntará al paciente si tiene antecedentes de afecciones de salud que lo hagan más propenso a desarrollar enfermedad del hígado graso no alcohólica, como:

  • sobrepeso u obesidad
  • resistencia a la insulina o diabetes tipo 2
  • concentraciones altas de triglicéridos o concentraciones anormales de colesterol en la sangre
  • síndrome metabólico

El médico le preguntará además acerca de los factores de la dieta y el estilo de vida que podrían aumentar la probabilidad de desarrollar enfermedad del hígado graso no alcohólica, como la falta de actividad física, una dieta rica en azúcar o el consumo de bebidas azucaradas.

El médico también le preguntará sobre otras causas de la enfermedad del hígado o grasa en el hígado. El médico le preguntará sobre su consumo de alcohol para determinar si la grasa en el hígado es una señal de enfermedad del hígado relacionada con el alcohol o de enfermedad del hígado graso no alcohólica.

Médico hablando con una paciente y tomando notas.
El médico le preguntará al paciente si tiene antecedentes de afecciones de salud que lo hagan más propenso a desarrollar enfermedad del hígado graso no alcohólica.

Examen físico

Durante un examen físico, el médico generalmente examina el cuerpo del paciente y verifica su peso y estatura para calcular su índice de masa corporal. El médico buscará señales de hígado graso no relacionado con el alcohol o de esteatohepatitis no alcohólica, como:

  • hígado agrandado
  • señales de resistencia a la insulina, como manchas oscuras en la piel sobre los nudillos, los codos y las rodillas
  • señales de cirrosis, como agrandamiento del bazo, ascitis y pérdida de masa muscular

¿Qué pruebas usan los médicos para diagnosticar la enfermedad del hígado graso no alcohólica?

Los médicos se basan en el análisis de sangre, pruebas de diagnóstico por la imagen y, a veces, una biopsia del hígado para diagnosticar la enfermedad del hígado graso no alcohólica y diferenciar entre hígado graso no relacionado con el alcohol y esteatohepatitis no alcohólica.

Análisis de sangre

Un profesional de la salud podría tomar una muestra de sangre del paciente y enviarla a un laboratorio. El médico podría sospechar una enfermedad del hígado graso no alcohólica si el análisis de sangre muestra un aumento en las concentraciones de las enzimas hepáticas: alanina aminotransferasa (ALT) y aspartato aminotransferasa (AST).

El médico podría usar los resultados de los análisis de sangre de rutina para calcular puntuaciones especiales, como FIB-4 o APRI. Estas puntuaciones pueden ayudar a los médicos a identificar o descartar fibrosis hepática avanzada o cicatrización.

El médico podría ordenar análisis de sangre adicionales para determinar si el paciente tiene otras afecciones de salud que podrían aumentar sus concentraciones de enzimas hepáticas.

Pruebas de diagnóstico por la imagen

Las pruebas de diagnóstico por la imagen rutinarias pueden mostrar si el paciente tiene grasa en el hígado. Estas pruebas no pueden mostrar inflamación o fibrosis, por lo que el médico no puede usarlas para determinar si el paciente tiene hígado graso no relacionado con el alcohol o esteatohepatitis no alcohólica. Si el paciente tiene cirrosis, las pruebas de diagnóstico por la imagen podrían mostrar nódulos, o bultos, en el hígado.

El médico podría usar las siguientes pruebas de diagnóstico por la imagen para ayudar a diagnosticar la enfermedad del hígado graso no alcohólica:

  • Ecografía, en la que un dispositivo llamado transductor emite ondas de sonido seguras e indoloras que rebotan de los órganos para crear una imagen o una fotografía de su estructura.
  • Tomografía computarizada (TC), que usa una combinación de radiografías y tecnología computarizada para crear imágenes del hígado.
  • Imágenes por resonancia magnética (IRM), que usan ondas de radio e imanes para producir imágenes detalladas de los órganos y tejidos blandos sin necesidad de radiografías.

Elastografía un tipo más nuevo de pruebas de diagnóstico por la imagen que puede ayudar a determinar si el paciente tiene fibrosis hepática avanzada. En algunos casos, los médicos pueden solicitar elastografías para medir la rigidez del hígado. El aumento de la rigidez del hígado puede ser una señal de fibrosis. Los tipos de elastografía más utilizados son:

  • elastografía transitoria controlada por vibración, un tipo especial de ecografía
  • elastografía por ondas transparentes, otro tipo de ecografía para detectar un aumento de la rigidez del hígado
  • elastografía por resonancia magnética, un tipo especial de resonancia magnética para medir la rigidez del hígado

Biopsia del hígado

La biopsia del hígado es la única prueba que puede confirmar un diagnóstico de EHNA y mostrar claramente la gravedad de la enfermedad. La biopsia del hígado puede mostrar fibrosis en etapas más tempranas que la elastografía. Sin embargo, los médicos no recomiendan una biopsia del hígado para todas las personas con sospecha de enfermedad del hígado graso no alcohólica. El médico podría recomendar una biopsia del hígado si es más probable que el paciente tenga esteatohepatitis no alcohólica con fibrosis avanzada o si sus otras pruebas muestran señales de enfermedad hepática avanzada o cirrosis. En algunos casos, los médicos podrían recomendar una biopsia del hígado para descartar otras enfermedades hepáticas.

Durante una biopsia del hígado, el médico extraerá pequeñas muestras de tejido del hígado. Un patólogo examinará el tejido bajo el microscopio en busca de señales de lesión o enfermedad.

Dibujo de un procedimiento de biopsia del hígado. Aparece el dibujo del hígado dentro del contorno de un cuerpo masculino. Una aguja pincha un trozo de tejido hepático. Una flecha señala el punto en el que la aguja toca el hígado y se dirige a un portaobjetos con la muestra de tejido. El hígado está etiquetado.
Durante una biopsia del hígado, el médico extraerá una muestra de tejido del hígado. Un patólogo examinará el tejido bajo el microscopio.
Última revisión Abril de 2021
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.