Alimentación saludable durante la hemodiálisis

En esta sección:

¿Cómo afecta el tratamiento de hemodiálisis lo que el paciente come y bebe?

Las elecciones que haga el paciente sobre qué comer y beber durante la hemodiálisis pueden marcar la diferencia en cómo se sienta y pueden hacer que los tratamientos funcionen mejor.

Entre las sesiones de tratamiento de diálisis, las toxinas pueden acumularse en la sangre del paciente y enfermarlo. El paciente puede reducir la acumulación de toxinas controlando lo que come y bebe. Puede coordinar lo que come y bebe con lo que eliminan sus tratamientos renales.

Algunos alimentos hacen que las toxinas se acumulen rápidamente entre las sesiones de diálisis. Si la sangre del paciente tiene demasiadas toxinas, es posible que la sesión de tratamiento renal no las elimine del todo.

¿Dónde puede el paciente informarse sobre lo que debe comer?

El centro de diálisis tiene un dietista renal para ayudarle a planear las comidas. Un dietista renal se especializa en el cuidado de las necesidades alimentarias y nutricionales de las personas con enfermedad renal.

Esta información puede enseñarle al paciente a alimentarse bien para sentirse bien durante la hemodiálisis. El paciente debe leer cada sección por separado para luego revisar con el dietista renal las secciones en el recuadro marcadas "Consultar con el dietista renal".

Debe mantener una copia de esta información a mano para recordar los alimentos que puede comer y los que debe evitar.

Dietista hablando con una pareja.
El paciente debe reunirse con un dietista renal para crear un plan de alimentación adecuado.

¿Necesita el paciente cuidar lo que come y bebe?

Sí. Deberá planificar cuidadosamente sus comidas y llevar un registro de la cantidad de líquidos que come y bebe. Esto ayuda a limitar o evitar los alimentos y bebidas que tienen mucho:

¿Por qué es importante que el paciente haga un seguimiento de cuánto líquido toma o bebe?

Puede sentirse mejor si hace un seguimiento y limita la cantidad de líquido que come y bebe. El exceso de líquido se puede acumular en el organismo y ser la causa de:

  • hinchazón y aumento de peso entre las sesiones de diálisis
  • cambios en la presión arterial
  • que el corazón trabaje más, lo que puede ocasionar problemas cardíacos graves
  • que se acumule líquido en los pulmones y se dificulte la respiración

La hemodiálisis elimina el exceso de líquido del organismo. Sin embargo, la hemodiálisis solo puede eliminar de manera segura una cantidad determinada de líquido a la vez. Si el paciente llega a la hemodiálisis con demasiado líquido en el organismo, el tratamiento puede hacerle sentir mal. Puede tener calambres musculares o una caída repentina de la presión arterial que genera mareos o malestar estomacal.

El proveedor de atención médica puede ayudar al paciente a determinar cuánto líquido es adecuado para él.

Una forma de limitar la cantidad de líquido acumulado es limitando la sal en los alimentos que se consumen. La sal da sed, entonces se bebe más. Se deben evitar los alimentos salados, como papas fritas y pretzels.

El dietista renal tiene más consejos para ayudar a limitar la cantidad de líquido que se consume y a la vez impedir que se sienta demasiada sed.

¿Qué alimentos cuentan como líquidos? ¿Por qué?

Los alimentos que son líquidos a temperatura ambiente, como la sopa, contienen agua. La gelatina, el pudín, el helado y otros alimentos que incluyen mucho líquido en la receta también cuentan. La mayoría de las frutas y verduras contienen agua, como melones, uvas, manzanas, naranjas, tomates, lechuga y apio. A la hora de contar la cantidad de líquido que se consume en un día, hay que contar estos alimentos.

Plato de sopa de pollo.
Cualquier alimento que sea líquido a temperatura ambiente contiene agua. Algunos alimentos, como la mayoría de las frutas y verduras, no son líquidos a temperatura ambiente, pero también suman a la cantidad total de líquido que se consume.

¿Cuál es el peso seco?

El peso seco es el peso después de que una sesión de hemodiálisis eliminó todo el exceso de líquido del organismo. Controlar la ingesta de líquidos ayuda a mantener un peso seco adecuado. Si se deja acumular demasiado líquido entre sesiones, es más difícil lograr un peso seco adecuado. El proveedor de atención médica puede ayudar a determinar cuánto líquido es adecuado para cada paciente.

Peso seco ideal: _____________.

Consultar con el dietista renal

Aunque el paciente esté en hemodiálisis, puede que sus riñones aún extraigan algo de líquido, o quizás ya no eliminen ningún líquido. El paciente debe consultar con su dietista renal para establecer una meta de cuánto líquido puede consumir cada día. Debe llevar un registro de los líquidos que bebe y otros alimentos que consume.

Puede tomar un total de _____ onzas de líquido cada día.

Plan diario:

Puede tomar _____ onzas de ______________ con el desayuno.

Puede tomar _____ onzas de ______________ en la mañana.

Puede tomar _____ onzas de ______________ con el almuerzo.

Puede tomar _____ onzas de ______________ en la tarde.

Puede tomar _____ onzas de ______________ con la comida.

Puede tomar _____ onzas de ______________ en la noche.

TOTAL: _______ onzas. Este número debe ser igual a la meta establecida con el dietista renal.

Báscula de alimentos y tazas y cucharas de medir.
El paciente debe mantener un registro de los líquidos que bebe y otros alimentos que consume.

¿Qué necesita saber el paciente sobre el potasio?

Los riñones saludables mantienen la cantidad adecuada de potasio en la sangre para que el corazón lata a un ritmo constante. Las concentraciones de potasio pueden aumentar entre las sesiones de hemodiálisis y afectar los latidos del corazón. Consumir demasiado potasio puede ser peligroso para el corazón e incluso puede causar la muerte.

Para controlar las concentraciones de potasio, se deben limitar los alimentos ricos en potasio, como aguacate, banano, kiwi y frutos secos. Se deben escoger frutas y verduras que sean bajas en potasio y consumir porciones muy pequeñas de alimentos con un alto contenido de potasio, por ejemplo, uno o dos tomates cherry en la ensalada o unas pocas pasas en la avena.

Se puede eliminar parte del potasio de las papas cortándolas en cubitos o rallándolas y luego hirviéndolas en una olla llena de agua.

Para eliminar algo del potasio de las papas se puede:

Persona cortando papas
Cortarlas en trozos pequeños
Persona rallando papas
O, rallarlas
Papas en cuadritos hirviendo en una olla con agua
y luego hervirlas en una olla llena de agua.

El dietista renal le dará al paciente información más específica sobre el contenido de potasio de los alimentos.

Consultar con el dietista renal

Se debe hacer un plan de alimentación que reduzca el potasio en la dieta. El paciente debe anotar los alimentos ricos en potasio que consume actualmente. El dietista renal puede ayudarle a agregar alimentos a la lista.

Cambios

El dietista renal puede sugerir alimentos que el paciente puede comer en lugar de los alimentos ricos en potasio.

En lugar de _________, puede comer _________.

En lugar de _________, puede comer _________.

En lugar de _________, puede comer _________.

En lugar de _________, puede comer _________.

Se puede encontrar más información en el tema de salud de NIDDK, Potasio: Consejos para personas con enfermedad renal crónica.

¿Qué necesita saber el paciente sobre el fósforo?

El exceso de fósforo en la sangre extrae el calcio de los huesos. La pérdida de calcio puede debilitar los huesos y hacerlos más propensos a romperse. Además, el exceso de fósforo puede causar picazón en la piel. Limitar el fósforo puede ser difícil porque los alimentos que contienen fósforo, como la cane y la leche, también contienen la proteína que el paciente necesita. El paciente debe asegurarse de consumir suficientes proteínas, pero no tantas como para elevar las concentraciones de fósforo en el organismo. Los alimentos procesados y envasados contienen concentraciones especialmente altas de fósforo. También se puede encontrar fósforo naturalmente en alimentos como aves, pescado, nueces, mantequilla de maní, frijoles, cola, té y productos lácteos. Por lo general, las personas en hemodiálisis solo deben tomar 1/2 taza de leche por día. El dietista renal le dará al paciente información más específica sobre el fósforo.

Es posible que deba tomar un fijador de fosfato como sevelamer (Renvela), acetato de calcio (PhosLo), carbonato de lantano (Fosrenol) o carbonato de calcio para controlar el fósforo en la sangre entre las sesiones de hemodiálisis. Estos medicamentos actúan como bolsas de plástico con cremallera. El fijador de fósforo "sella" el fósforo de los alimentos y lo expulsa a través de las heces para que el fósforo no entre en el torrente sanguíneo.

Consultar con el dietista renal

Puede resultar difícil limitar el fósforo y obtener suficiente proteína. Ver el cuadro de Consultar con el dietista renal debajo de la siguiente sección sobre las proteínas.

Se puede encontrar más información en el tema de salud de NIDDK, Fósforo: Consejos para personas con enfermedad renal crónica.

¿Qué necesita saber el paciente sobre la proteína?

Los dietistas renales animan a la mayoría de las personas en hemodiálisis a comer proteínas de alta calidad porque producen menos toxinas para su eliminación durante la diálisis. La proteína de alta calidad proviene de la cane, las aves, el pescado y los huevos. Se deben evitar las canes procesadas, como los perros calientes y el chili enlatado, que contienen altas cantidades de sodio y fósforo.

Pescado, cane, pollo, huevos
Los dietistas renales animan a la mayoría de las personas en hemodiálisis a comer proteínas de alta calidad.

Consultar con el dietista renal

El paciente debe consultar con el dietista renal sobre las canes que consume.

Puede comer ______ porciones de cane cada día. El tamaño de una porción regular es de 3 onzas, aproximadamente el tamaño de la palma de la mano o de una baraja de cartas.

Se debe tratar de elegir canes magras o bajas en grasa que sean bajas en fósforo, como pollo, pescado o cane asada (roast beef). Si es vegetariano, debe preguntar cuáles son las otras formas de obtener proteínas.

La leche baja en grasa es una buena fuente de proteína. Sin embargo, la leche es rica en fósforo y potasio. La leche también se suma a la ingesta de líquidos. El paciente debe consultar con su dietista renal para ver si la leche se ajusta a su plan de alimentación.

Si la leche está en el plan de alimentación, el paciente puede beber ______ vaso(s) de leche al día.

Se puede encontrar más información en el tema de salud de NIDDK, Proteína: Consejos para las personas con enfermedad renal crónica.

¿Qué necesita saber el paciente sobre el sodio?

El sodio es una parte de la sal. El sodio se encuentra en muchas comidas enlatadas, empaquetadas, congeladas y rápidas. También se encuentra en muchos condimentos, aderezos y canes. Consumir demasiado sodio da sed, y la sed obliga a beber más líquido.

Se deben comer alimentos frescos y naturalmente bajos en sodio, y buscar los productos con etiquetas que digan “Bajo en sodio", especialmente en alimentos enlatados y congelados.

No se deben utilizar sustitutos de la sal porque contienen potasio. El dietista renal puede aconsejar sobre las especias que se pueden usar para darle sabor a la comida y ayudarle a encontrar mezclas de especias sin sodio o potasio.

Hierbas secas y frascos con especias
Consultar con un dietista renal sobre las especias que se pueden utilizar para darle sabor a la comida.

Consultar con el dietista renal

El dietista renal puede ayudar al paciente a encontrar especias y alimentos bajos en sodio que le puedan gustar, como:

Especia: _____________________________

Especia: _____________________________

Especia: _____________________________

Alimento: _____________________________

Alimento: _____________________________

Se puede encontrar más información en el tema de salud de NIDDK, Sodio: Consejos para las personas con enfermedad renal crónica.

¿Qué necesita saber el paciente sobre las calorías?

Todos los alimentos contienen calorías, y el paciente necesita calorías para obtener energía. Muchas personas en hemodiálisis no tienen buen apetito y no obtienen suficientes calorías. Si el paciente descubre que no tiene ganas de comer, debe consultar con un dietista renal para encontrar formas saludables de agregar calorías a la dieta. Los aceites vegetales, como el aceite de oliva, el aceite de canola y el aceite de cártamo, son buenas fuentes de calorías y son la forma más saludable de agregar grasa a la dieta si el paciente necesita aumentar de peso. Se pueden usar generosamente en los panes, el arroz y los fideos solo si el dietista renal indica que se agreguen calorías a la dieta.

La mantequilla y las margarinas son ricas en calorías; sin embargo, son principalmente grasas saturadas. Las grasas saturadas y las grasas trans pueden obstruir las arterias. Se deben usar con menos frecuencia. La margarina suave que viene en un envase es mejor que la margarina en barra. Se debe usar una margarina suave con menos grasas saturadas y trans.

El dietista renal puede aconsejar sobre los tipos y las cantidades de grasa que el paciente necesita en su dieta. Cada paciente tendrá necesidades diferentes que el dietista renal podrá abordar.

Los caramelos duros, el azúcar, la miel, la mermelada y la jalea proporcionan calorías y energía sin grasa y sin añadir otras cosas que el organismo no necesita. Si el paciente tiene diabetes, debe tener cuidado con los dulces y consultar con el dietista renal antes de agregarle dulces a su plan de alimentación.

Aceitunas y frasco de aceite
Los aceites vegetales como el aceite de oliva, el aceite de canola y el aceite de cártamo son buenas fuentes de calorías.

Si el paciente tiene sobrepeso, el dietista renal puede trabajar con él para reducir el total de calorías que consume por día.

Consultar con el dietista renal

Las necesidades calóricas de cada persona son diferentes. Es posible que el paciente deba reducir las calorías si tiene sobrepeso, o que deba encontrar formas de agregar calorías a la dieta si está perdiendo peso sin intentarlo. El dietista renal puede decirle cuántas calorías son adecuadas para él.

Consumir ____ calorías todos los días.

Se puede encontrar más información en el tema de salud de NIDDK, Lectura de la etiqueta de los alimentos: Consejos para las personas con enfermedad renal crónica.

¿Debe el paciente tomar suplementos vitamínicos y minerales?

Es posible que el paciente no ingiera suficientes vitaminas y minerales en su dieta porque debe evitar muchos alimentos. La hemodiálisis también elimina algunas vitaminas del organismo. El proveedor de atención médica puede recetarle un suplemento de vitaminas y minerales diseñado específicamente para las personas con insuficiencia renal.

Advertencia: No se deben tomar suplementos nutricionales que se puedan comprar sin receta médica. Estos suplementos pueden contener vitaminas o minerales perjudiciales para el paciente. Por razones de seguridad, se debe consultar con el proveedor de atención médica antes de usar probióticos, suplementos dietéticos o cualquier otro medicamento junto con o en lugar del tratamiento que sea recetado por el proveedor de atención médica.

Mujer hablando con el farmacéutico
Se debe consultar con el proveedor de atención médica antes de usar probióticos, suplementos dietéticos o cualquier otro medicamento junto con o en lugar del tratamiento que le ha recetado

Se puede encontrar más información en el tema de salud de NIDDK, Alimentación adecuada para la salud de los riñones: Consejos para las personas con enfermedad renal crónica.

Puntos para recordar

  • Las elecciones que haga el paciente sobre qué comer y beber durante la hemodiálisis pueden marcar la diferencia en cómo se sienta y pueden hacer que los tratamientos funcionen mejor.
  • Entre las sesiones de tratamiento de diálisis, las toxinas pueden acumularse en la sangre del paciente y enfermarlo. El paciente puede reducir la acumulación de toxinas controlando lo que come y bebe.
  • Esto ayuda a limitar o evitar los alimentos y bebidas que tienen mucho:
  • El paciente puede sentirse mejor si hace un seguimiento y limita la cantidad de líquido que come y bebe.
  • La hemodiálisis elimina el exceso de líquido del organismo. Sin embargo, la hemodiálisis solo puede eliminar de manera segura una cantidad determinada de líquido a la vez. Si el paciente llega a la hemodiálisis con demasiado líquido en el organismo, el tratamiento puede hacerle sentir mal. Puede tener calambres musculares o una caída repentina de la presión arterial que genera mareos o malestar estomacal.
  • Las concentraciones de potasio pueden aumentar entre las sesiones de hemodiálisis y afectar los latidos del corazón. Consumir demasiado potasio puede ser peligroso para el corazón e incluso puede causar la muerte.
  • El exceso de fósforo en la sangre extrae el calcio de los huesos. La pérdida de calcio puede debilitar los huesos y y hacerlos más propensos a romperse.
  • Los dietistas renales animan a la mayoría de las personas en hemodiálisis a comer proteínas de alta calidad porque producen menos toxinas para su eliminación durante la diálisis. La proteína de alta calidad proviene de la cane, las aves, el pescado y los huevos.
  • El sodio es una parte de la sal. El sodio se encuentra en muchas comidas enlatadas, empaquetadas, congeladas y rápidas. También se encuentra en muchos condimentos, aderezos y canes. Consumir demasiado sodio da sed, y la sed obliga a beber más líquido.
  • Las necesidades calóricas de cada persona son diferentes. Es posible que el paciente deba reducir las calorías si tiene sobrepeso, o que deba encontrar formas de agregar calorías a la dieta si está perdiendo peso sin intentarlo.
  • Es posible que el paciente no ingiera suficientes vitaminas y minerales en su dieta porque debe evitar muchos alimentos. El proveedor de atención médica puede recetarle un suplemento de vitaminas y minerales diseñado específicamente para las personas con insuficiencia renal. Por razones de seguridad, debe consultar con su proveedor de atención médica antes de usar probióticos, suplementos dietéticos o cualquier otro medicamento junto con o en lugar del tratamiento que le ha recetado.
Septiembre de 2016
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quisiera agradecer a: Judith Beto, Ph.D., R.D., Loyola University Healthcare System

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.