Hemodiálisis

En esta sección:

La hemodiálisis es un tratamiento para filtrar las toxinas y el agua de la sangre, como lo hacían los riñones cuando estaban sanos. Ayuda a controlar la presión arterial y a equilibrar los minerales importantes en la sangre como el potasio, el sodio y el calcio.

La hemodiálisis no es una cura para la insuficiencia renal, pero puede ayudar a que el paciente se sienta mejor y viva más tiempo.

¿Qué sucede durante la hemodiálisis?

Durante la hemodiálisis, se bombea la sangre a través de un filtro conocido como dializador, fuera del organismo. El dializador también se conoce como "riñón artificial".

Al comienzo de un tratamiento de hemodiálisis, una enfermera o un técnico de diálisis colocará dos agujas en el brazo del paciente. Es posible que el paciente prefiera ponerse sus propias agujas después de que el equipo de atención médica lo haya capacitado. Puede usar una crema o aerosol para adormecer la piel si las agujas le molestan en el punto de entrada. Cada aguja está sujeta a un tubo blando conectado a la máquina de diálisis.

View full-sized imageDiagrama del flujo sanguíneo durante la hemodiálisis desde el brazo hacia el tubo, pasando por un monitor de resión, una bomba de sangre y una bomba de heparina, que evita la coagulación. La sangre fluye pasando por otro monitor de presión antes de ingresar al dializador o filtro. La sangre filtrada continúa pasando por un monitor de presión venosa, un atrapador y un detector de aire, y una pinza de detector de aire, y regresa al brazo.
Durante la hemodiálisis, se bombea la sangre a través de un filtro conocido como dializador.

La máquina de diálisis bombea la sangre a través del filtro y la devuelve al organismo. Durante el proceso, la máquina de diálisis verifica la presión arterial y controla qué tan rápido:

  • fluye la sangre a través del filtro
  • se extrae el líquido del organismo

¿Qué pasa con la sangre del paciente mientras está en el filtro?

La sangre pasa por un extremo del filtro y entra a muchas fibras huecas muy delgadas. A medida que la sangre pasa a través de las fibras huecas, la solución de diálisis pasa en dirección opuesta en el exterior de las fibras. Las toxinas de la sangre pasan a la solución de diálisis. La sangre filtrada permanece en las fibras huecas y regresa al organismo.

View full-sized imageDiagrama del flujo sanguíneo desde la parte superior del dializador hasta la parte inferior. La solución de diálisis fluye en dirección opuesta, de abajo hacia arriba. La sección transversal muestra fibras huecas dentro del dializador, donde pasan las toxinas de la sangre a la solución.
En el filtro, la sangre fluye dentro de las fibras huecas que filtran las toxinas y el exceso de sal y agua.

El nefrólogo, un médico que se especializa en problemas renales, le recetará al paciente una solución de diálisis para satisfacer sus necesidades. La solución de diálisis contiene agua y sustancias químicas que se agregan para eliminar de manera segura las toxinas, el exceso de sal y el líquido de la sangre. El médico puede ajustar el equilibrio de los productos químicos en la solución si:

  • los análisis de sangre muestran que la sangre tiene demasiada o muy poca cantidad de ciertos minerales, como potasio o calcio
  • el paciente tiene problemas como presión arterial baja o calambres musculares durante la diálisis

¿Puede el dializador hacer todo lo que los riñones del paciente alguna vez hicieron?

No. La hemodiálisis puede reemplazar parte de la función renal, pero no toda. La diálisis ayudará a mejorar el nivel de energía del paciente, y los cambios que realice en su dieta pueden ayudarle a sentirse mejor. Limitar la cantidad de agua y otros líquidos que el paciente bebe y absorbe a través de los alimentos puede ayudar a evitar que se acumule demasiado líquido en el organismo entre tratamientos. Los medicamentos también ayudan a mantener la salud mientras el paciente está en diálisis.

¿Dónde puede el paciente recibir el tratamiento de hemodiálisis?

Puede recibir tratamiento en un centro de diálisis o en la casa. Cada ubicación tiene sus ventajas y desventajas.

Centro de diálisis

La mayoría de las personas acuden a un centro de diálisis para recibir tratamiento. En el centro de diálisis, los profesionales de la salud configuran la máquina de diálisis y ayudan al paciente a conectarse. Un equipo de trabajadores de la salud estará disponible para ayudarle. El paciente seguirá asistiendo a consulta con el médico. Otros miembros del equipo pueden incluir enfermeras, técnicos de atención médica, un dietista, y un trabajador social.

Horario establecido
El paciente tendrá un horario fijo para los tratamientos, generalmente tres veces por semana: lunes, miércoles y vienes; o martes, jueves y sábado. Cada sesión de diálisis dura aproximadamente 4 horas. Al elegir un horario para la diálisis, piense en su trabajo, el cuidado de los niños u otras tareas.

Opción noctuna
Algunos centros de diálisis ofrecen tratamientos noctunos. Estos tratamientos se realizan en el centro de diálisis 3 noches a la semana mientras el paciente duerme, lo que lleva más tiempo. Recibir tratamientos de diálisis más largos durante la noche significa que el paciente:

  • tiene los días libres
  • tiene menos cambios en la dieta
  • tiene permitida una cantidad de líquido (cuánto líquido puede beber) casi normal
  • podría tener una mejor calidad de vida que con un programa de hemodiálisis estándar. Las sesiones de tratamiento más largas podrían reducir los síntomas.

¿Cómo encontrar un centro de diálisis?
El médico, enfermera o trabajador social pueden ayudar al paciente a encontrar un centro de diálisis que sea conveniente para él. Según las reglas de Medicare, el paciente tiene derecho a elegir el centro de diálisis donde recibirá el tratamiento. Es posible que el paciente desee utilizar la Comparación de centros de diálisis (en inglés), que califica a todos los centros de diálisis según la calidad. El médico le dará su información médica al centro de diálisis que elija.

La mayoría de las ciudades grandes tienen más de un centro de diálisis para escoger. Se pueden visitar los centros para ver cuál se adapta mejor a las necesidades. Por ejemplo, se puede preguntar sobre las reglas de un centro para el uso de computadoras portátiles y teléfonos celulares, así como para recibir visitas. Es posible que el paciente desee que el centro esté cerca de su casa para ahorrar tiempo de viaje. Si vive en una zona rural, el centro de diálisis más cercano le puede quedar lejos de su casa. Si le resulta difícil llegar al centro de diálisis, el paciente puede considerar tratamientos de diálisis en la casa, como hemodiálisis en la casa o diálisis peritoneal.

Hemodiálisis en la casa

La hemodiálisis en la casa le permite al paciente someterse a diálisis más prolongada o más frecuente, que se acerca más al reemplazo del trabajo que realizan los riñones sanos, generalmente de tres a siete veces por semana, y con sesiones de tratamiento que duran entre 2 y 10 horas. Las máquinas para uso en la casa son lo suficientemente pequeñas como para colocarlas en una mesa auxiliar.

Si el paciente escoge los tratamientos en la casa, seguirá viendo al médico una vez al mes.

Horario flexible
Se puede elegir un horario que se ajuste al estilo de vida del paciente. Puede usar:

  • hemodiálisis estándar en la casa: tres veces a la semana o día por medio durante 3 a 5 horas
  • hemodiálisis diaria corta: 5 a 7 días por semana durante 2 a 4 horas cada vez
  • hemodiálisis noctuna en la casa: tres a seis veces por semana mientras el paciente duerme

El médico decidirá cuántos tratamientos necesita cada semana para la hemodiálisis diaria o noctuna en la casa.

Más diálisis filtra más a fondo la sangre
En comparación con un programa de hemodiálisis estándar, la hemodiálisis diaria o noctuna en la casa permite al paciente:

  • comer y beber más normalmente
  • tomar menos medicamentos para la presión arterial

Los riñones sanos trabajan las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Recibir más hemodiálisis se aproxima más a la sensación de tener riñones sanos y reduce la probabilidad de tener problemas que son comunes con un programa de hemodiálisis estándar, como:

  • calambres musculares dolorosos por extraer demasiado líquido demasiado rápido
  • presión arterial alta, que puede causar dolor de cabeza o, en casos raros, un derrame cerebral
  • presión arterial baja, que puede hacer que el paciente se sienta débil o mal del estómago, o sea más propenso a caerse
  • altos niveles de fosfato, que pueden debilitar los huesos y causar picazón en la piel

Mejor calidad de vida
Después de cada tratamiento, la hemodiálisis estándar puede hacerle sentir cansado o agotado por varias horas. Las personas que han pasado de hemodiálisis estándar a hemodiálisis más prolongada o más frecuente informan que se sienten mejor, con más energía y menos náuseas, y duermen mejor. También pueden reportar una mejor calidad de vida.1

Capacitación para hemodiálisis en la casa
La mayoría de los centros de diálisis requieren que el paciente tenga en su casa un acompañante capacitado durante los tratamientos de hemodiálisis, por lo que debe pedirle a un familiar o amigo que realice la capacitación con él. La enfermera de capacitación domiciliaria de la clínica le enseñará importantes técnicas de seguridad.

Durante la capacitación, el paciente y su acompañante de cuidado aprenderán a:

  • configurar la máquina
  • tomar medidas para prevenir la infección
  • colocar agujas en el acceso vascular
  • responder a cualquier alarma de la máquina
  • controlar el peso, la temperatura, la presión arterial y el pulso del paciente
  • registrar los detalles del tratamiento para que la clínica los tenga
  • limpiar la máquina
  • desechar los suministros usados de forma segura
  • llevar registro de los suministros usados y pedir nuevos

La capacitación puede durar de 4½ a 6 horas, 5 días a la semana, por 3 a 8 semanas. Si el paciente ya sabe colocar las agujas en el acceso, la capacitación puede tomar menos tiempo.

Pareja reunida en casa con una proveedora de atención médica
La enfermera de capacitación domiciliaria puede ayudar al paciente con su primer tratamiento en casa.

La enfermera de capacitación domiciliaria se asegurará de que el paciente y su acompañante se sientan seguros y podría hacer una visita domiciliaria para ayudarle con su primer tratamiento en la casa. Además de proporcionar capacitación y una máquina de hemodiálisis que permanece en la casa, el centro de diálisis también brinda asistencia las 24 horas si el paciente tiene alguna pregunta o problema. Algunos programas también monitorean los tratamientos a través del intenet.

Comparación de la hemodiálisis en el centro y la hemodiálisis en la casa

El siguiente cuadro es útil para elegir entre el tratamiento en un centro de diálisis o en la casa.

Cuadro de comparación de la hemodiálisis en el centro y la hemodiálisis en la casa
Centro de diálisis Casa
Programación Tres tratamientos a la semana por unas 4 horas.
Lunes, miércoles y vienes; o martes, jueves y sábado.
Flexible. Tres a siete tratamientos cortos o largos por semana en los horarios que mejor se adapten al paciente.
Disponibilidad Disponible en la mayoría de las comunidades; puede requerir viajes en algunas zonas rurales. Se están volviendo más disponibles a medida que aparecen equipos más pequeños.
Máquina / suministros La clínica cuenta con máquina y suministros. La máquina y los suministros para 2 a 4 semanas están en la casa. Es posible que se necesiten cambios menores en la casa para conectar la máquina a la electricidad y al agua.
Capacitación La clínica da clases sobre los tratamientos, la dieta, los líquidos, los medicamentos, las pruebas de laboratorio, etc. El paciente y un acompañante deben asistir a una capacitación de 3 a 8 semanas para la hemodiálisis en la casa.
Dieta y líquidos Límites estrictos en la ingesta de líquidos, fósforo, sodio y potasio. Menos límites en líquidos o dieta, según la cantidad de hemodiálisis y las pruebas de laboratorio.
Grado de libertad Menos libertad en los días de tratamiento. Puede sentirse agotado y cansado durante horas después de cada tratamiento. Más libertad porque el paciente establece el programa de tratamiento para cumplir con la cantidad total prescrita. El trabajo y los viajes son mucho más fáciles.
Cantidad de trabajo Los miembros del personal del centro hacen las tareas para la hemodiálisis. Pueden enseñarle al paciente a hacer algunas tareas. El paciente y su acompañante deben configurar, hacer funcionar y limpiar la máquina; chequear los signos vitales; llevar registro de los tratamientos y enviar los formularios; pedir los suministros.
Pago Medicare y la mayoría de los otros planes de salud cubren tres tratamientos de hemodiálisis a la semana. Medicare cubre tres tratamientos de hemodiálisis a la semana y puede cubrir más por razones médicas. Otros planes de salud tal vez cubran todos los tratamientos de hemodiálisis.

¿Cómo se prepara el paciente para la hemodiálisis?

La diálisis es un tratamiento complejo que toma tiempo entender. Debido a que la mayoría de las personas no se sienten mal sino hasta poco antes de comenzar la diálisis, es probable que aún se sientan bien cuando el médico les hable por primera vez sobre la necesidad de prepararse para recibir diálisis. No se trata de comenzar la diálisis antes de que sea necesario, pero la preparación toma tiempo.

Video para saber por qué el nefrólogo puede derivar al paciente a un cirujano mientras aún se siente bien (en inglés).

Cuidar los vasos sanguíneos de los brazos

Es importante proteger las venas del brazo antes de comenzar la diálisis. Si el paciente tiene enfermedad renal, debe recordar a los proveedores de atención médica que extraigan la sangre e inserten las líneas intravenosas solo en las venas por debajo de la muñeca; por ejemplo, debe pedirles que usen una vena en el dorso de la mano. Si se ha dañado una vena del brazo por causa de una vía intravenosa o por extracciones repetidas de sangre, es posible que esa vena no se pueda usar para la diálisis.

Video que describe cómo cuidar los vasos sanguíneos en los brazos en caso de que se necesite diálisis (en inglés).

Cirugía para el acceso vascular

Un paso importante antes de comenzar el tratamiento de hemodiálisis es hacer una pequeña cirugía para crear un acceso vascular. El acceso vascular será la línea vital a través de la cual el paciente se conectará al dializador. La diálisis mueve la sangre a través del filtro a alta velocidad. El flujo de sangre es muy fuerte. La máquina extrae y devuelve casi una pinta de sangre al organismo cada minuto. El acceso será el lugar en donde se insertarán las agujas para permitir que la sangre fluya y regrese al organismo a una gran velocidad durante la diálisis.

Existen tres tipos de acceso vascular:

  • una fístula arteriovenosa (AV)
  • un injerto AV
  • un catéter

Video de un médico que explica el acceso vascular (en inglés).

View full-sized imageDibujo de un brazo que muestra una fístula arteriovenosa que conecta una arteria y una vena.
El cirujano conecta una arteria a una vena para crear una fístula AV.

Fístula arteriovenosa
El mejor tipo de acceso a largo plazo es por medio de una fístula arteriovenosa (AV). El cirujano conecta una arteria a una vena, generalmente en el brazo, para crear una fístula AV. Una arteria es un vaso sanguíneo que transporta sangre desde el corazón. Una vena es un vaso sanguíneo que devuelve la sangre al corazón. Cuando el cirujano conecta una arteria a una vena, la vena se ensancha y se vuelve más gruesa, lo que facilita la colocación de las agujas para la diálisis. La fístula AV también tiene un gran diámetro que permite que la sangre fluya y regrese rápidamente al organismo. El objetivo es permitir un alto flujo de sangre para que pueda pasar la mayor cantidad de sangre a través del dializador.

Brazo de una persona que muestra una fístula AV.
La fístula AV es un vaso sanguíneo que el cirujano ensancha y fortalece para que pueda soportar las agujas que permiten que la sangre fluya y regrese de una máquina de diálisis.

La fístula AV se considera la mejor opción porque:

  • proporciona el mayor flujo sanguíneo para la diálisis
  • es menos probable que se infecte o forme coágulos
  • dura más

La mayoría de las personas pueden regresar a casa después de una cirugía ambulatoria. El paciente recibirá anestesia local para adormecer la zona donde el cirujano vascular crea la fístula AV. Dependiendo de la situación del paciente, puede recibir anestesia general y no estar despierto durante el procedimiento.

Video sobre por qué la fístula es la mejor opción de acceso (en inglés).

Injerto AV
Si el paciente tiene problemas con las venas que impiden hacerle una fístula AV, es posible que necesite un injerto AV. Para crear un injerto AV, el cirujano usa un tubo artificial para conectar una arteria a una vena. Se puede usar un injerto AV para la diálisis poco después de la cirugía. Sin embargo, es más probable que el paciente tenga problemas con infecciones y coágulos de sangre. Los coágulos de sangre frecuentes pueden bloquear el flujo de sangre a través del injerto y dificultar o imposibilitar la diálisis.

View full-sized imageDibujo de una vena y una arteria en un brazo conectada por un injerto en bucle.
Un injerto AV utiliza un tubo sintético para conectar una arteria y una vena para facilitar la hemodiálisis.

Catéter de acceso temporal
Si la enfermedad renal del paciente ha progresado rápidamente o si no se le colocó un acceso vascular antes de que necesitara diálisis, es posible que necesite un catéter venoso, que es un tubo pequeño y suave que se inserta en una vena en el cuello, pecho o piena cerca de la ingle, como un acceso temporal. El nefrólogo o un radiólogo intervencionista, que es un médico que usa equipos de imágenes médicas para hacer una cirugía, coloca el catéter venoso mientras el paciente está en el hospital o en una clínica ambulatoria. Se le aplicarán anestesia local y medicamentos para mantenerlo tranquilo y relajado durante el procedimiento.

Video sobre los problemas con los catéteres (en inglés).

¿Qué cambios tendrá que hacer el paciente cuando comience la hemodiálisis?

Debe ajustar su vida para incorporar las sesiones de tratamiento de diálisis a su rutina. Si recibe diálisis en el centro, es posible que deba descansar después de cada tratamiento. Puede ser difícil ajustarse a los efectos de la insuficiencia renal y al tiempo que dedica a la diálisis. Es posible que necesite hacer cambios en su trabajo o en su vida familiar, renunciando a algunas actividades y responsabilidades. Aceptar estos cambios puede ser difícil para el paciente y su familia. Un consejero de salud mental o trabajador social puede responder preguntas y ayudar al paciente a sobrellevar la enfermedad.

El paciente tendrá que cambiar lo que come y bebe. El equipo de atención médica puede ajustarle los medicamentos que toma.

Cuidar el acceso

El acceso es la línea vital, por lo tanto debe protegerlo. Debe lavar la zona alrededor del acceso con agua tibia y jabón todos los días y revisar la zona para detectar signos de infección, como calor o enrojecimiento. Cuando la sangre fluye a través del acceso y este funciona bien, el paciente puede sentir una vibración sobre la zona. Debe informar al centro de diálisis si no puede sentir la vibración.

Cambiar lo que come y bebe

Si el paciente está en hemodiálisis, es posible que deba limitar:

  • el sodio en los alimentos y bebidas
  • los alimentos ricos en fósforo
  • la cantidad de líquido que bebe, incluso el líquido que se encuentra en los alimentos. El líquido se acumula en el organismo entre los tratamientos de hemodiálisis.

También podría necesitar:

  • agregar proteínas a la dieta porque la hemodiálisis elimina las proteínas
  • escoger alimentos con la cantidad adecuada de potasio
  • tomar vitaminas elaboradas para personas con insuficiencia renal
  • encontrar formas saludables de agregar calorías a la dieta porque es posible que se sienta inapetente
Dietista dándole indicaciones a un paciente.
Se debe consultar con un dietista para desarrollar un plan de alimentación adecuado.

Consumir los alimentos adecuados puede ayudar al paciente a sentirse mejor durante la hemodiálisis. Debe consultar con el dietista del centro de diálisis para encontrar un plan de alimentación adecuado.

¿Cómo sabe el paciente si la hemodiálisis está funcionando?

El paciente sabrá si los tratamientos de hemodiálisis están funcionando dependiendo de cómo se sienta. El nivel de energía puede aumentar y es posible que tenga más apetito. La hemodiálisis reduce la acumulación de sal y líquidos, por lo tanto debería tener menos dificultad respiratoria y menos hinchazón.

Este video explica cómo la mayoría de las personas con insuficiencia renal se sienten mejor después de comenzar la diálisis (en inglés).

Para aprovechar al máximo el tratamiento de hemodiálisis, el paciente debe mantener su "peso seco" ideal. El peso seco ideal es el peso cuando no se tiene exceso de líquido en el organismo. Si el paciente tiene cuidado con el sodio en la dieta y la hemodiálisis está funcionando, debería poder alcanzar su peso seco ideal al final de cada tratamiento de hemodiálisis. Cuando los tratamientos de hemodiálisis funcionan y el paciente mantiene su peso seco ideal, la presión arterial debería estar controlada.

Foto en primer plano de una persona parándose en una balanza para pesarse.
El paciente debe mantener su peso seco ideal.

Además, los análisis de sangre pueden mostrar qué tan bien están funcionando los tratamientos de hemodiálisis. Una vez al mes, bien sea que el paciente esté en hemodiálisis en la casa o en el centro de diálisis, le harán un examen de sangre en el centro de diálisis.

¿Cuáles son los posibles problemas de la hemodiálisis?

Se podría tener un problema con el acceso vascular, que es la razón más común por la que las personas en hemodiálisis necesitan ir al hospital. Cualquier tipo de acceso vascular puede:

  • infectarse
  • tener un flujo sanguíneo deficiente u obstrucción debido a un coágulo o cicatriz

Estos problemas pueden impedir que los tratamientos funcionen. Es posible que se necesiten más procedimientos para reemplazar o reparar el acceso para que funcione correctamente.

Algunos cambios repentinos en el agua y el equilibrio químico del organismo durante el tratamiento pueden causar otros problemas como:

  • calambres musculares
  • una caída repentina de la presión arterial, llamada hipotensión. La hipotensión puede causar que el paciente se sienta débil, mareado o con malestar estomacal.

El médico puede cambiar la solución de diálisis para ayudar a evitar estos problemas. Los tratamientos más prolongados y más frecuentes de la hemodiálisis en la casa tienen menos probabilidad de causar calambres musculares o cambios rápidos de la presión arterial que la diálisis estándar en el centro.

Se puede perder sangre si la aguja se sale del acceso o el tubo se sale del dializador. Para evitar la pérdida de sangre, las máquinas de diálisis tienen un detector de fugas de sangre que activa una alarma. Si este problema ocurre en la clínica, una enfermera o un técnico estará disponible para tomar acción. Si se está haciendo diálisis en la casa, la capacitación preparará al paciente y a su acompañante para solucionar el problema.

Es posible que se necesiten algunos meses para adaptarse a la hemodiálisis. El paciente debe informar siempre los problemas a su equipo de atención médica, que a menudo puede tratar los efectos secundarios de manera rápida y sencilla. Se pueden evitar muchos efectos secundarios siguiendo el plan de alimentación que se desarrolle con el dietista, limitando la ingesta de líquidos y tomando los medicamentos según las indicaciones.

¿Qué sucede si el paciente ha estado en diálisis y decide suspenderla?

Si el paciente ha estado en diálisis y desea suspenderla, seguirá recibiendo atención de apoyo. El trabajador social de diálisis puede ayudarle a desarrollar un plan de cuidado para el final de la vida antes de interrumpir la diálisis.

Bibliografía

Enero de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quisiera agradecer a: Gayle Romancito, R.N., Indian Health Service

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.