Definición de la incontinencia fecal y hechos relacionados

¿Qué es la incontinencia fecal?

La incontinencia fecal, también llamada fuga intestinal accidental, es la evacuación accidental de materia fecal (incluidas heces sólidas, heces líquidas, o moco) por el ano.

El tipo más común de incontinencia fecal se denomina incontinencia de urgencia. Cuando una persona tiene incontinencia de urgencia, siente una fuerte urgencia de defecar, pero no puede detener la deposición antes de llegar al inodoro. Si la persona tiene incontinencia de urgencia, quizás los músculos del suelo pélvico sean demasiado débiles para retener la evacuación debido a una lesión o daño de los nervios.

Hay otro tipo de incontinencia fecal que se llama incontinencia pasiva. Cuando una persona tiene incontinencia pasiva, la fuga se produce sin que lo sepa. Si se tiene incontinencia pasiva, tal vez el cuerpo no pueda detectar cuando el recto está lleno.

La incontinencia fecal puede ser molesta y embarazosa. Algunas personas pueden sentir vergüenza y tratar de ocultar el problema. Pueden tener miedo o vergüenza de hablar de la incontinencia fecal con el médico; sin embargo, hablar de forma abierta y honesta con el médico es importante para el diagnóstico y tratamiento de la incontinencia fecal.

Una mujer angustiada con la cabeza inclinada y la mano en la frente.
La incontinencia fecal puede ser molesta y embarazosa. La persona puede sentirse avergonzada y tratar de ocultar el problema.

¿Tiene la incontinencia fecal otros nombres?

La incontinencia fecal también se conoce como:

  • fuga intestinal accidental
  • incontinencia intestinal
  • encopresis, un término que se utiliza principalmente para la incontinencia fecal en los niños

¿Qué tan común es la incontinencia fecal?

Los expertos médicos consideran que la incontinencia fecal es un problema frecuente, que afecta aproximadamente a una de cada tres personas que acuden a un proveedor de atención médica de cabecera.1

  • La incontinencia fecal es más común entre los adultos mayores.2
  • Entre los adultos que no están hospitalizados o en hogares para personas mayores, de 7 a 15 de cada 100 presentan incontinencia fecal.1
  • Entre los adultos que están hospitalizados, de 18 a 33 de cada 100 presentan incontinencia fecal.3
  • Entre los adultos que se encuentran en hogares para personas mayores, de 50 a 70 de cada 100 presentan incontinencia fecal.2

La incontinencia fecal se presenta en aproximadamente 2 de cada 100 niños.4

¿Quién es más propenso a tener incontinencia fecal?

Una persona puede ser más propensa a tener incontinencia fecal si:

  • tiene más de 65 años
  • no es físicamente activa
  • tiene ciertas enfermedades, afecciones o problemas de salud crónicos
  • le han extirpado la vesícula biliar
  • fuma

Los niños que nacieron con ciertos defectos congénitos de la médula espinal, el ano o el recto son más propensos a tener incontinencia fecal. Los niños que tienen estreñimiento también son más propensos a tener incontinencia fecal.

¿Qué otros problemas de salud tienen las personas con incontinencia fecal?

Si una persona tiene incontinencia fecal, también podría tener otros problemas de salud, que incluyen:

  • diarrea
  • mala salud en general
  • enfermedades y trastornos crónicos, como:
  • lesión o debilidad de los músculos del piso pélvico, el ano o el recto
  • lesión de los nervios del ano, el piso pélvico o el recto
  • incontinencia urinaria
  • proctitis (en inglés)

¿Qué problemas puede causar la incontinencia fecal?

Los problemas que puede causar la incontinencia fecal incluyen:

  • malestar o irritación de la piel alrededor del ano
  • angustia emocional y social, como miedo, vergüenza, aislamiento social, pérdida de autoestima, ira o depresión (en inglés)
  • problemas de calidad de vida, como no poder hacer ejercicio, trabajar, ir a la escuela o a reuniones sociales

Bibliografía

Julio de 2017
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.