Tratamiento de la incontinencia fecal

El primer paso en el tratamiento de la incontinencia fecal es consultar con el médico. El médico hablará con el paciente acerca de las causas de la incontinencia fecal y cómo tratarlas. Algunos tratamientos sencillos, como cambios en la dieta, medicamentos, entrenamiento intestinal y ejercicios para fortalecer los músculos del piso pélvico pueden mejorar los síntomas en cerca de un 60 por ciento.1 Estos tratamientos pueden detener la incontinencia fecal en 1 de cada 5 personas.1

El médico puede recomendar algunas medidas para ayudar a manejar y tratar la incontinencia fecal. También puede recomendar algunas medidas para aliviar las molestias anales y enfrentar el problema de incontinencia fecal.

Los pacientes pueden desempeñar un papel activo en su tratamiento hablando abierta y honestamente con el médico acerca de los síntomas e informándole cómo están funcionando los tratamientos.

¿Cómo se puede manejar y tratar la incontinencia fecal?

Las personas pueden ayudar a manejar y tratar la incontinencia fecal de las siguientes maneras:

Usando paños absorbentes

El tratamiento más común de la incontinencia fecal es el uso de paños absorbentes dentro de la ropa interior. Para las formas más leves de incontinencia fecal (es decir, pocas fugas intestinales accidentales, pequeños volúmenes de materia fecal, ausencia de manchas en la ropa interior) los paños absorbentes pueden hacer una gran diferencia en la calidad de vida. Los paños absorbentes pueden combinarse con otros tratamientos.

Cambiando la dieta

Hacer cambios en la dieta puede ayudar a prevenir o aliviar la incontinencia fecal. Si la diarrea es el problema, el médico recomendará evitar alimentos y bebidas que empeoran el problema. Para averiguar qué alimentos y bebidas mejoran o empeoran la incontinencia fecal, es posible que el médico le recomiende al paciente llevar un registro diario de los alimentos para tener en cuenta:

  • qué come cada día
  • qué cantidad de ciertos alimentos consume
  • a qué horas come
  • qué síntomas tiene
  • cómo son sus deposiciones, como diarrea o estreñimiento
  • cuándo aparece la incontinencia fecal
  • qué alimentos o bebidas mejoran o empeoran la incontinencia fecal

El paciente debe llevar el registro diario de comida a las consultas con el médico para contarle acerca de los alimentos y bebidas que afectan su incontinencia fecal.

Si el estreñimiento o las hemorroides (en inglés) son los causantes de la incontinencia fecal, el médico puede recomendar aumentar la fibra en la dieta y tomar más líquido. Consulte con el médico o nutricionista acerca de cuánta fibra y líquidos son adecuados para cada persona.

Usando medicamentos de venta libre

Dependiendo de la causa, algunos medicamentos de venta libre pueden ayudar a reducir o aliviar la incontinencia fecal. Si la diarrea es la causa de la incontinencia fecal, el médico puede recomendar medicamentos como loperamida (Imodium) y subsalicilato de bismuto (Pepto-Bismol, Kaopectate). Si el estreñimiento es la causa de la incontinencia fecal, el médico puede recomendar laxantes, ablandadores de las heces, o suplementos de fibra como Plántago psyllium (Metamucil) o metilcelulosa (Citrucel).

Medicamento líquido de color rosado que está siendo vertido desde un frasco a una cuchara.
Dependiendo de la causa, algunos medicamentos de venta libre pueden ayudar a reducir o aliviar la incontinencia fecal.

Entrenando el intestino

El médico puede recomendar una forma de entrenamiento para evacuar el intestino a ciertas horas del día, como por ejemplo, después de las comidas. Llegar a tener deposiciones regulares puede tomar semanas a meses para mejorar la incontinencia fecal.

Ejercitando los músculos del piso pélvico

Los ejercicios de los músculos del piso pélvico, también llamados ejercicios de Kegel, pueden mejorar los síntomas de incontinencia fecal. La contracción y la relajación de los músculos del piso pélvico muchas veces durante el día pueden fortalecer los músculos del piso pélvico, el ano y el recto. El médico puede decirle si está haciendo los ejercicios de la manera correcta.

¿Cómo tratan los médicos la incontinencia fecal?

El tratamiento de la incontinencia fecal depende de la causa. El médico puede recomendar uno o más de los siguientes tratamientos:

Terapia de biorretroalimentación

En la terapia de biorretroalimentación se usan dispositivos para ayudar a la persona a aprender a hacer ejercicios de fortalecimiento de los músculos del piso pélvico. Esta terapia también puede ayudarle a aprender a:

  • percibir cuando el recto se está llenando de heces si tiene incontinencia pasiva
  • controlar las sensaciones fuertes de urgencia si tiene incontinencia de urgencia

La terapia de biorretroalimentación puede ser más eficaz que aprender los ejercicios del piso pélvico por cuenta propia. Se debe consultar con el médico acerca de la adquisición de una máquina o dispositivo de biorretroalimentación.

Estimulación del nervio sacro

Los nervios sacros controlan el esfínter anal, el colon y el recto. Los médicos usan la estimulación del nervio sacro, un tipo de estimulación eléctrica, cuando los nervios no están funcionando correctamente. Para este tratamiento, el médico pone unos cables delgados debajo de la piel cerca de los nervios sacros, justo encima del cóccix. Un dispositivo con baterías envía a través de los cables impulsos eléctricos leves a los nervios sacros.

La estimulación eléctrica de los nervios sacros les ayuda a funcionar correctamente. Los impulsos eléctricos no duelen. El paciente puede activar o desactivar la estimulación eléctrica en cualquier momento.

Medicamentos con receta

Si los medicamentos de venta libre para tratar la incontinencia fecal no ayudan a aliviar los síntomas, el médico puede prescribir medicamentos más fuertes. Estos medicamentos pueden tratar las causas de la incontinencia fecal, como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa (en inglés).

Globos vaginales

A las mujeres que sufren de incontinencia fecal el médico les puede prescribir un dispositivo que infla un globo en el interior de la vagina; este globo ejerce presión sobre la pared del recto a través de la pared vaginal. La presión sobre la pared del recto impide el paso de las heces. Después de que el médico se asegura de que el dispositivo se adapta correctamente, la paciente puede agregar o quitar aire del dispositivo cuando lo necesite para controlar el paso de la materia fecal.

Agentes no absorbibles de aumento de volumen

Los agentes no absorbibles que aumentan el volumen son sustancias que se inyectan en la pared del ano para aumentar el volumen de los tejidos que rodean al ano. Este aumento de volumen estrecha el orificio anal de manera que los esfínteres pueden lograr un mejor cierre.

Cirugía

La cirugía puede ser una opción para la incontinencia fecal que no mejora con otros tratamientos, o para la incontinencia fecal causada por lesiones en los músculos del suelo pélvico o el esfínter anal.

Esfinteroplastia. Mediante la esfinteroplastia, la cirugía más común para la corrección de la incontinencia fecal, se reconectan los extremos separados del esfínter anal que se ha desgarrado por el parto u otra lesión.

Esfínter anal artificial. Esta cirugía consiste en instalar un manguito inflable alrededor del ano e implantar una pequeña bomba debajo de la piel para inflar o desinflar el manguito. Cuando el manguito está inflado controla el paso de las heces. Esta cirugía no es un tratamiento común porque puede causar efectos secundarios.

Colostomía. La colostomía (en inglés) es una cirugía en la cual se pasa el colon a través de una abertura en la pared abdominal y las heces se recogen en una bolsa por fuera del abdomen. Los médicos pueden recomendar esta cirugía como último recurso para el tratamiento de la incontinencia fecal. Sin embargo, esta cirugía rara vez se usa para tratar la incontinencia fecal debido a los efectos de la colostomía sobre la calidad de vida.

Otras cirugías. Los médicos pueden realizar otras cirugías para tratar las causas de la incontinencia fecal, como:

¿Qué se debe hacer para aliviar las molestias anales?

La incontinencia fecal puede causar molestias anales como irritación, dolor o picazón. Para ayudar a aliviar las molestias anales se debe:

  • lavar el área del ano después de una evacuación intestinal
  • cambiar la ropa interior sucia lo antes posible
  • mantener el área anal seca
  • usar una crema con barrera humectante en el área que rodea al ano
  • usar talcos no medicados
  • usar paños absorbentes o ropa interior desechable
  • usar ropa exterior e interior que permita ventilación

Se debe consultar con el médico o un profesional de la salud acerca de las cremas con barrera humectante y los talcos no medicados más adecuados.

Talco blanco saliendo de un frasco a una mano.
Se puede ayudar a aliviar las molestias anales con talcos no medicados.

¿Cómo puede una persona manejar la incontinencia fecal?

Para ayudar a manejar la incontinencia fecal la persona debe:

  • ir al baño antes de salir de la casa
  • llevar una bolsa con artículos de limpieza y una muda de ropa cuando salga de la casa
  • identificar los baños públicos antes de que los necesite
  • usar paños absorbentes dentro de la ropa interior
  • usar ropa interior desechable
  • usar desodorantes fecales – unas pastillas de venta libre que reducen el olor de las heces y de los gases
  • tomar medicamentos de venta libre para ayudar a prevenir la diarrea antes de comer en restaurantes o en reuniones sociales

Como parte del manejo de la incontinencia fecal, se debe tener presente que la incontinencia fecal:

  • no es algo de qué avergonzarse, es simplemente un problema médico
  • a menudo puede ser tratada – hay disponible una amplia variedad de tratamientos exitosos
  • no siempre es una parte normal del envejecimiento
  • no suele desaparecer por sí sola – la mayoría de las personas necesita tratamiento

¿Qué se debe hacer si un niño tiene incontinencia fecal?

Si un niño tiene incontinencia fecal y tiene más de 4 años y ya está entrenado para usar el baño, se debe consultar con el médico para averiguar la causa. El tratamiento médico de la incontinencia de los niños depende de la causa.

Bibliografía

Julio de 2017
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.