Alimentación, dieta y nutrición para la intolerancia a la lactosa

¿Cómo deben las personas cambiar la dieta si tienen intolerancia a la lactosa?

Las personas deben hablar con el médico o un dietista sobre cómo cambiar la dieta para controlar los síntomas de intolerancia a la lactosa y asegurar que están obteniendo suficientes nutrientes. Si un niño tiene intolerancia a la lactosa, se le debe ayudar a seguir el plan dietético recomendado por un médico o dietista.

Para controlar los síntomas, es posible que la persona deba reducir la cantidad de lactosa que come o bebe. La mayoría de las personas con intolerancia a la lactosa pueden consumir un poco de lactosa sin tener síntomas.

Alimentos que contienen lactosa

Es posible que una persona no tenga que evitar por completo los alimentos y bebidas que contienen lactosa como la leche o los productos lácteos. Si la persona evita por completo la leche y los productos lácteos, quizás obtenga menos cantidad de calcio y vitamina D de la que necesita.

Las personas con intolerancia a la lactosa pueden tolerar diferentes cantidades de lactosa. Las investigaciones científicas sugieren que muchas personas podrían consumir 12 gramos de lactosa, la cantidad aproximada que contiene 1 taza de leche, sin síntomas o con solo síntomas leves.5,6

Es posible que una persona pueda tolerar la leche y los productos lácteos si:

  • bebe pequeñas cantidades de leche a la vez
  • bebe pequeñas cantidades de leche con las comidas
  • añade poco a poco pequeñas cantidades de leche y productos lácteos a su dieta y ve cómo se siente
  • trata de comer yogur y quesos duros como el queso cheddar o el suizo, que algunas personas con intolerancia a la lactosa encuentran más fáciles de tolerar que otros productos lácteos
  • usa productos de lactasa para ayudar a digerir la lactosa en la leche y en los productos lácteos

Un niño pequeño comiendo yogur.Trate de comer yogur y quesos duros, que algunas personas encuentran más fáciles de tolerar que otros productos lácteos.

Leche y productos lácteos sin lactosa y con bajo contenido de lactosa

Consumir leche y productos lácteos sin lactosa y con bajo contenido de lactosa puede ayudar a reducir la cantidad de lactosa en la dieta. Estos productos están disponibles en muchos supermercados y son tan saludables como la leche y los productos lácteos normales.

Calcio y vitamina D

Si una persona tiene intolerancia a la lactosa, debe asegurarse de consumir todos los días suficiente calcio y vitamina D.

La leche y los productos lácteos son las fuentes más comunes de calcio. Otros alimentos que contienen calcio incluyen:

  • pescado con espinas blandas, como sardinas o salmón enlatados
  • brócoli y hortalizas de hojas verdes
  • naranjas
  • almendras, nueces de Brasil y frijoles secos
  • tofu
  • productos con etiquetas que indican que se les ha agregado calcio, como algunos cereales, jugos de frutas y leche de soya

Alimentos que contienen calcio, incluyendo leche y productos lácteos, pescado con espinas blandas, hortalizas de hojas verdes, naranjas, almendras y frijoles secos.Si una persona tiene intolerancia a la lactosa, debe asegurarse de consumir suficiente calcio todos los días.

La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber y usar el calcio. Las personas deben asegurarse de comer alimentos que contengan vitamina D, como huevos, hígado y ciertos tipos de pescado, como salmón. Además, a algunas leches y productos lácteos se les ha agregado vitamina D. Si una persona puede tomar pequeñas cantidades de leche o productos lácteos sin tener síntomas, debe elegir productos a los que se les ha agregado vitamina D. Por otra parte, estar al aire libre a la luz del sol ayuda al cuerpo a producir vitamina D.

Una persona debe hablar con el médico o dietista para verificar si está obteniendo los nutrientes que necesita. Para estar segura, también debe hablar con el médico antes de usar suplementos dietéticos o cualquier otro medicamento o práctica médica complementaria o alternativa.

¿Cuáles alimentos y bebidas contienen lactosa?

La lactosa se encuentra en todas las leches y productos lácteos y se puede encontrar en otros alimentos y bebidas.

Se puede agregar leche y productos lácteos a alimentos que vienen en caja, enlatados, congelados, empaquetados y preparados. Si una persona tiene síntomas después de consumir una pequeña cantidad de lactosa, debe poner atención a los muchos productos que pueden contener lactosa, como:

  • pan y otros productos horneados, como panqueques, panecillos, galletas y pasteles
  • alimentos procesados, incluso cereales para el desayuno, papas deshidratadas que se preparan instantáneamente, sopas, margarina, aderezos para ensaladas, y papas fritas y otros bocadillos
  • carnes procesadas, como tocino, chorizo, salchichas y fiambres
  • sustitutos de comidas líquidos y en polvo con base de leche, batidos, y proteínas en polvo y en barras
  • Cremas no lácteas líquidas y en polvo para el café, y crema batida no láctea

En la etiqueta de un alimento, las siguientes palabras significan que el producto contiene lactosa:

  • milk (leche)
  • lactose (lactosa)
  • whey (suero lácteo)
  • curd (cuajada o requesón)
  • milk by-products (derivados lácteos)
  • dry milk solids (sólidos de leche en polvo)
  • nonfat dry milk powder (leche en polvo sin grasa)

Es posible que algunos medicamentos recetados y de venta libre contengan una pequeña cantidad de lactosa. Una persona debe hablar con el médico acerca de la cantidad de lactosa que contienen los medicamentos que toma, especialmente si normalmente no puede tolerar ni siquiera pequeñas cantidades de lactosa.

Referencias

Febrero de 2018
Share

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.