Diagnóstico de la intolerancia a la lactosa

¿Cómo diagnostican los médicos la intolerancia a la lactosa?

Para diagnosticar la intolerancia a la lactosa, el médico le preguntará al paciente sobre sus síntomas, su historia clínica y familiar, y sus hábitos alimenticios.

El médico puede realizar un examen físico y pruebas médicas para ayudar a diagnosticar la intolerancia a la lactosa o para detectar otros problemas de salud. Otras afecciones, como el síndrome del intestino irritable, la enfermedad celíaca, la enfermedad intestinal inflamatoria o la proliferación excesiva de bacterias en el intestino delgado pueden causar síntomas similares a los de la intolerancia a la lactosa.

El médico puede pedirle al paciente que deje de comer y beber leche y productos lácteos por un tiempo para ver si los síntomas desaparecen. Si los síntomas no desaparecen, el médico puede solicitar pruebas adicionales.

Examen físico

Durante un examen físico, el médico puede:

  • revisar si hay hinchazón o distención en el abdomen
  • usar un estetoscopio para escuchar los sonidos dentro del abdomen
  • palpar el abdomen para determinar si hay sensibilidad o dolor

Un médico hablando con una paciente.El médico le preguntará al paciente sobre sus síntomas, su historia clínica y familiar, y sus hábitos alimenticios.

¿Qué pruebas utilizan los médicos para diagnosticar la intolerancia a la lactosa?

El médico puede solicitar una prueba de hidrógeno en el aliento para determinar lo bien que el intestino delgado del paciente digiere la lactosa.

Prueba de hidrógeno en el aliento

Los médicos usan esta prueba para diagnosticar la malabsorción de lactosa y la intolerancia a la lactosa. Normalmente se encuentra poco hidrógeno, un tipo de gas, en el aliento. Si una persona tiene malabsorción de lactosa, la lactosa que no se digiere causa concentraciones altas de hidrógeno en el aliento.

Para esta prueba, el paciente beberá un líquido que contiene una cantidad determinada de lactosa. Cada 30 minutos durante el transcurso de unas pocas horas, respirará en un recipiente tipo globo que mide la cantidad de hidrógeno en el aliento. Durante este tiempo, un profesional de la salud le preguntará al paciente sobre sus síntomas. Si durante la prueba aumentan las concentraciones de hidrógeno en el aliento y los síntomas empeoran, es posible que el médico diagnostique una intolerancia a la lactosa.

Febrero de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.