Tratamiento de la intolerancia a la lactosa

¿Cómo se pueden controlar los síntomas de la intolerancia a la lactosa?

En la mayoría de los casos, una persona puede controlar los síntomas de la intolerancia a la lactosa por medio de cambios en la dieta para limitar o evitar los alimentos y bebidas que contienen lactosa, como la leche y los productos lácteos.

Es posible que algunas personas necesiten solo limitar la cantidad de lactosa que comen o beben, mientras que otras necesiten evitar la lactosa por completo. El uso de productos de lactasa puede ayudar a algunas personas a controlar los síntomas.

Productos de lactasa

Los productos de lactasa son tabletas o gotas que contienen lactasa, que es la enzima que descompone la lactosa. Las personas pueden tomar tabletas de lactasa antes de comer o beber productos lácteos. También pueden agregar gotas de lactasa a la leche antes de tomarla. La lactasa descompone la lactosa en los alimentos y bebidas, lo que reduce la probabilidad de tener síntomas de intolerancia a la lactosa.

Se debe consultar con el médico antes de usar productos de lactasa. Es posible que algunas personas, como los niños pequeños y las mujeres embarazadas y lactantes, no puedan usarlos.

Una mujer sosteniendo un vaso de leche y una tableta de lactasa.Los productos de lactasa son tabletas o gotas que contienen lactasa.

¿Cómo tratan los médicos la intolerancia a la lactosa?

Los tratamientos dependen de la causa de la intolerancia a la lactosa. Si la causa de la intolerancia a la lactosa es la lactasa no persistente o el déficit congénito de lactasa, ningún tratamiento puede aumentar la cantidad de lactasa que produce el intestino delgado. El médico puede ayudar a la persona a cambiar la dieta para controlar los síntomas.

Si la causa de la intolerancia a la lactosa es una lesión al intestino delgado, es posible que el médico pueda tratar la causa de la lesión.

Aunque algunos bebés prematuros son intolerantes a la lactosa, la afección generalmente mejora sin tratamiento a medida que el bebé va creciendo.

Febrero de 2018
Share

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.