Síntomas y causas de la intolerancia a la lactosa

¿Cuáles son los síntomas de la intolerancia a la lactosa?

Si una persona sufre de intolerancia a la lactosa, puede tener síntomas pocas horas después de consumir leche o productos lácteos u otros alimentos que contienen lactosa. Los síntomas pueden incluir:

  • hinchazón o distensión abdominal
  • diarrea
  • gases
  • náuseas
  • dolor en el abdomen
  • "gruñidos" o ruidos estomacales
  • vómito

Los síntomas de una persona pueden ser leves o graves, según la cantidad de lactosa que haya consumido y la cantidad de lactosa que usualmente puede consumir sin tener síntomas.

Un hombre tomando un vaso de leche.Si una persona sufre de intolerancia a la lactosa, puede tener síntomas pocas horas después de consumir alimentos o bebidas que contienen lactosa.

¿Qué causa la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es causada por la malabsorción de lactosa. Si una persona tiene malabsorción de lactosa, su intestino delgado produce concentraciones bajas de lactasa, la enzima que descompone la lactosa, y no puede digerir toda la lactosa que come o bebe.

La lactosa que no se digiere pasa al colon. Las bacterias en el colon descomponen la lactosa y crean fluidos y gases. En algunas personas, estos fluidos y gases adicionales causan síntomas de intolerancia a la lactosa.

Las siguientes afecciones pueden causar concentraciones bajas de lactasa en el intestino delgado y malabsorción de lactosa:

  • Lactasa no persistente. En las personas que tienen lactasa no persistente, el intestino delgado produce menos lactasa después de la infancia. Las concentraciones de lactasa disminuyen con la edad. Es posible que los síntomas de intolerancia a la lactosa no comiencen hasta más tarde en la infancia, en la adolescencia o a principios de la edad adulta. La lactasa no persistente es la causa más común de concentraciones bajas de lactasa.
  • Lesiones al intestino delgado. Las infecciones, enfermedades u otras afecciones que lesionan al intestino delgado pueden hacer que este produzca menos lactasa. Los tratamientos para otras afecciones, como medicamentos, cirugía o la radioterapia también pueden lesionar el intestino delgado.
  • Nacimiento prematuro. En bebés prematuros, o bebés que nacen demasiado pronto, es posible que el intestino delgado no produzca suficiente lactasa por un periodo corto después del nacimiento. El intestino delgado usualmente produce más lactasa a medida que el bebé va creciendo.
  • Déficit congénito de lactasa. En esta rara afección, el intestino delgado produce poca o cero cantidad de lactasa desde el nacimiento.

Los genes causan la lactasa no persistente y el déficit congénito de lactasa.

¿Cuál es la diferencia entre la intolerancia a la lactosa y las alergias a la leche?

La intolerancia a la lactosa y las alergias a la leche (en inglés) son afecciones diferentes con causas diferentes. Mientras que la causa de la intolerancia a la lactosa son los problemas para digerir la lactosa, la causa de las alergias a la leche es la respuesta del sistema inmunitario a una o más proteínas que contienen la leche y los productos lácteos.

La alergia a la leche aparece con mayor frecuencia en el primer año de vida, mientras que la intolerancia a la lactosa generalmente aparece más tarde.3,4 Aunque la intolerancia a la lactosa puede causar síntomas incómodos, una reacción alérgica grave a la leche puede poner en peligro la vida.

Bibliografía

Febrero de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.