Definición e información sobre la intolerancia a la lactosa

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Si una persona sufre de intolerancia a la lactosa, tiene síntomas digestivos como hinchazón o distensión abdominal, diarrea y gases después de consumir alimentos o bebidas que contienen lactosa. La lactosa es un azúcar que se encuentra de forma natural en la leche y en los productos lácteos.

La intolerancia a la lactosa es causada por la malabsorción de lactosa, una afección en la que el intestino delgado no puede digerir o descomponer toda la lactosa que una persona come o bebe. No todas las personas con malabsorción de lactosa tienen síntomas después de consumir lactosa. Solo las personas que tienen síntomas tienen intolerancia a la lactosa.

La mayoría de las personas con intolerancia a la lactosa pueden consumir cierta cantidad de lactosa sin tener síntomas. Diferentes personas pueden tolerar diferentes cantidades de lactosa antes de tener síntomas.

La intolerancia a la lactosa es diferente a la alergia a la leche. La alergia a la leche es un trastorno del sistema inmunitario.

Leche y productos lácteos que incluyen yogur, queso tipo “cottage” y quesos duros.La lactosa es un azúcar que se encuentra de forma natural en la leche y en los productos lácteos.

¿Qué tan comunes son la malabsorción de lactosa y la intolerancia a la lactosa?

Aunque la mayoría de los bebés pueden digerir la lactosa, muchas personas comienzan a desarrollar malabsorción de lactosa, que es una capacidad reducida para digerir la lactosa, después de la infancia. Los expertos calculan que aproximadamente el 68 por ciento de la población mundial tiene malabsorción de lactosa.1

La malabsorción de lactosa es más común en algunas partes del mundo que en otras. En África y Asia, la mayoría de las personas tienen malabsorción de lactosa. En algunas regiones, como en el norte de Europa, muchas personas portan un gen que les permite digerir la lactosa después de la infancia, y la malabsorción de lactosa es menos común.1,2

En los Estados Unidos, aproximadamente el 36 por ciento de las personas tienen malabsorción de lactosa.1

Aunque la malabsorción de lactosa causa intolerancia a la lactosa, no todas las personas con malabsorción de lactosa tienen intolerancia a la lactosa.

¿Quién tiene más probabilidad de desarrollar intolerancia a la lactosa?

En los Estados Unidos, algunos grupos étnicos y raciales tienen más probabilidad de desarrollar intolerancia a la lactosa que otros, incluso:

  • los africanoamericanos
  • os nativoamericanos
  • los asiáticoamericanos
  • los hispanos/latinos

La intolerancia a la lactosa es menos común en las personas que son de Europa o cuyas familias son de esa región.

¿Cuáles son las complicaciones de la intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa puede afectar la salud si impide que una persona obtenga suficientes nutrientes, como calcio y vitamina D. La leche y los productos lácteos, los cuales contienen lactosa, son algunas de las principales fuentes de calcio, vitamina D y otros nutrientes.

Una persona necesita calcio a lo largo de su vida para crecer y tener huesos sanos. Si no obtiene suficiente calcio, los huesos pueden volverse menos densos y más propensos a fracturarse. Esta afección se llama osteoporosis (en inglés). Si una persona tiene intolerancia a la lactosa, puede cambiar la dieta para asegurarse de obtener suficiente calcio y controlar los síntomas.

Bibliografía

Febrero de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.