¿Qué es la insuficiencia renal?

En esta sección:

Se dice que una persona tiene insuficiencia renal si la función renal disminuye a menos de un 15 por ciento de lo normal. Es posible sentir síntomas por la acumulación de toxinas y el exceso de agua en el organismo.

Para reemplazar la función renal perdida, el paciente puede someterse a una de tres opciones de tratamiento:

La enfermedad renal terminal (ERT) es una insuficiencia renal que se trata con diálisis o trasplante de riñón.

Algunas personas con insuficiencia renal eligen no someterse a diálisis o a un trasplante pero continúan recibiendo cuidado de su equipo de atención médica, tomando medicamentos y monitoreando sus opciones de dieta y estilo de vida.

El paciente debe trabajar con su equipo de atención médica y su familia para considerar sus opciones y elegir un tratamiento que sea el más adecuado para él. El tratamiento le ayudará a sentirse mejor y a vivir más tiempo.

Cuanto más sepa el paciente de antemano acerca de la insuficiencia renal, mejor preparado estará para tomar una decisión sobre el tratamiento y para hacerse cargo de su cuidado. También debe darse tiempo para acostumbrarse a los grandes cambios que sucederán en su vida. La insuficiencia renal cambiará sus actividades diarias y puede cambiar sus relaciones con amigos y familiares, y cómo se siente.

Pareja reunida con su provedor de atención médica
Se deben hacer preguntas y tomar notas durante las consultas médicas. Cuanto más sepa el paciente sobre qué esperar, mejor podrá prepararse y hacerse cargo de su tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas de la insuficiencia renal?

Los síntomas de la insuficiencia renal pueden comenzar tan lentamente que la persona no los nota de inmediato.

Los riñones sanos evitan la acumulación de toxinas y el exceso de líquidos en el organismo y equilibran las sales y los minerales en la sangre, como el calcio, fósforo, sodio y potasio. Los riñones también producen hormonas que ayudan a controlar la presión arterial, producen glóbulos rojos y mantienen los huesos fuertes.

La insuficiencia renal significa que los riñones ya no funcionan lo suficientemente bien como para realizar estas funciones y, como resultado, se presentan otros problemas de salud. A medida que la función renal disminuye, la persona podría:

  • presentar hinchazón, generalmente en las pienas, los pies o los tobillos
  • tener dolores de cabeza
  • sentir picazón
  • sentirse cansada durante el día y tener problemas para dormir por la noche
  • sentirse mal del estómago, perder el sentido del gusto, sentirse inapetente o adelgazarse
  • producir poca o nada de orina
  • sentir calambres musculares, debilidad o entumecimiento
  • sentir dolor, rigidez o líquido en las articulaciones
  • sentirse confundida, tener problemas de concentración o problemas con la memoria

Seguir el plan de tratamiento puede ayudar a evitar o tratar la mayoría de estos síntomas. El plan de tratamiento puede incluir tratamientos de diálisis regulares o un trasplante de riñón, un plan de alimentación especial, actividad física y medicamentos.

¿Qué problemas de salud pueden desarrollar las personas con enfermedad renal?

La enfermedad renal puede causar otros problemas de salud. El equipo de atención médica trabajará con el paciente para ayudarle a evitar o controlar:

La presión arterial alta. La presión arterial alta puede ser tanto una causa como un resultado de la enfermedad renal. La presión arterial alta daña los riñones y los riñones dañados son menos eficientes en controlar la presión arterial. Con la insuficiencia renal, los riñones no pueden deshacerse del exceso de agua. Tomar demasiada agua puede causar hinchazón, elevar la presión arterial y hacer que el corazón trabaje más.

Los medicamentos para bajar la presión arterial, limitar el sodio y los líquidos en la dieta, mantenerse físicamente activo, controlar el estrés y dejar de fumar pueden ayudar a controlar la presión arterial.

La enfermedad cardíaca (en inglés). La enfermedad renal y la enfermedad cardíaca comparten dos de las mismas causas principales: la diabetes y la presión arterial alta. Las personas con enfermedad renal corren un alto riesgo de enfermedad cardíaca, y las personas con enfermedad cardíaca corren un alto riesgo de enfermedad renal.

Las medidas que se toman para controlar la enfermedad renal, la presión arterial, el colesterol y la glucosa en sangre (si la persona tiene diabetes) también ayudarán a prevenir los ataques al corazón o los derrames cerebrales.

La anemia (en inglés). Cuando los riñones se dañan, dejan de producir suficiente eritropoyetina (EPO), una hormona que ayuda a producir glóbulos rojos. Los glóbulos rojos transportan oxígeno desde los pulmones a otras partes del organismo. Cuando se tiene anemia, algunos órganos, como el cerebro y el corazón, tal vez obtengan menos oxígeno del que necesitan y dejen de funcionar tan bien como deberían. Una persona con anemia puede sentirse débil y sin energía.

El proveedor de atención médica puede recetarle suplementos de hierro. En algunos casos, puede recetarle medicamentos que ayudan a que el organismo produzca más glóbulos rojos.

El trastono mineral y óseo (en inglés). Los riñones sanos equilibran las concentraciones de calcio y fósforo en la sangre y producen hormonas que ayudan a mantener los huesos fuertes. A medida que la función renal disminuye, los riñones:

  • producen menos de la hormona que ayuda al organismo a absorber el calcio. Como el efecto dominó, las bajas concentraciones de calcio en la sangre provoca la liberación de la hormona paratiroidea. Esta hormona mueve el calcio de los huesos a la sangre. El exceso de la hormona paratiroidea también puede producir picazón.
  • dejan de eliminar tanto fósforo. El exceso de fósforo en la sangre también extrae el calcio de los huesos.

Sin tratamiento, los huesos se pueden desgastar y debilitar. La persona puede sentir dolor en los huesos o las articulaciones. Los cambios en el plan de alimentación, los medicamentos, los suplementos y la diálisis pueden ayudar.

Un hombre mayor corta verduras mientras prepara una comida.
El paciente debe seguir un plan de alimentación que le ayude a mantener en el organismo un equilibrio saludable de sales, minerales y líquidos.

La desnutrición. A medida que empeora la enfermedad renal, mantenerse bien alimentado puede ser todo un reto. Es posible que la persona no sienta hambre, que la comida le sepa diferente o que pierda interés en la comida. Las infecciones y otras tensiones en el organismo pueden dificultar que este use los alimentos que se consumen. El trabajar de cerca con un dietista para asegurar que se está consumiendo la cantidad adecuada de los alimentos correctos puede tener beneficios a largo plazo para las personas con enfermedad renal.

La picazón. La picazón es común y ocurre por diferentes razones. La piel reseca puede causar picazón; usar una crema hidratante puede ayudar. También se puede sentir picazón porque hay exceso de fósforo en la sangre; consumir menos fósforo puede ayudar a parar la picazón. El proveedor de atención médica puede recetar un medicamento llamado fijador de fosfato para tomar con las comidas. Estos medicamentos impiden que el fósforo de los alimentos ingrese a la corriente sanguínea.

Algunas personas encuentran alivio usando la luz ultravioleta de la luz solar o una caja de luz.

¿Cómo puede el paciente vivir bien si tiene insuficiencia renal?

Vivir bien si se tiene insuficiencia renal es un reto. El paciente se sentirá mejor si:

  • cumple con su programa de tratamiento
  • revisa sus medicamentos con el proveedor de atención médica en cada consulta y los toma tal y como se los recetan
  • trabaja con un dietista para desarrollar un plan de alimentación que incluya alimentos que disfruta comer y además sean beneficiosos para la salud
  • se mantiene activo: sale a caminar o hace alguna otra actividad física que disfruta
  • se mantiene en contacto con los amigos y familiares

El tratamiento con diálisis o el trasplante le ayudará al paciente a sentirse mejor y a vivir más tiempo. El equipo de atención médica trabajará con el paciente para crear un plan de tratamiento que aborde cualquier problema de salud que tenga. El tratamiento incluirá las medidas que puede tomar para mantener su calidad de vida y nivel de actividad.

El plan de alimentación juega un papel importante. Cuando una persona tiene insuficiencia renal, lo que come y bebe puede ayudarle a mantener un equilibrio saludable de sales, minerales y líquidos en el organismo.

¿Puede el paciente mantenerse activo si tiene insuficiencia renal?

Sí. La actividad física es una parte importante de mantenerse saludable cuando se tiene insuficiencia renal. Estar activo fortalece los músculos, los huesos y el corazón. La actividad física también hace que la sangre recorra el organismo más rápido para que este reciba más oxígeno. El cuerpo necesita oxígeno para usar la energía de los alimentos.

Es posible que la actividad física también mejore el estado de ánimo del paciente y haga que se sienta mejor.

Se debe consultar con el médico antes de comenzar una nueva rutina de ejercicios. Se debe comenzar lentamente, con actividades más fáciles, como caminar a un ritmo normal o hacer jardinería y luego pasar a actividades más difíciles, como caminar a paso rápido. El paciente debe tratar de permanecer activo tantos días como sea posible (en inglés).

Pareja caminando sonrientes por la acera agarrados de la mano.
Las personas deben mantenerse activas. La actividad física puede mejorar el sueño, el estado de ánimo y la salud del corazón.

¿Afectará la insuficiencia renal el sueño?

Las personas que tienen insuficiencia renal pueden tener problemas para dormir. La pérdida de sueño puede afectar la calidad de vida, el grado de energía y el estado de ánimo. El síndrome de las pienas inquietas, la apnea del sueño, el dolor o la picazón pueden dificultar el sueño.

El paciente puede tomar varias medidas para mejorar los hábitos del sueño (en inglés). Por ejemplo, la actividad física durante el día y un baño caliente antes de acostarse pueden ayudarle a dormir mejor. Debe evitar la cafeína después del almuerzo, las bebidas alcohólicas antes de acostarse y fumar.

El paciente debe consultar con el proveedor de atención médica si a menudo se siente somnoliento durante el día o tiene problemas para dormir durante la noche. Los proveedores de atención médica pueden tratar los trastonos del sueño como la apnea del sueño o el síndrome de las pienas inquietas.

¿Afectará la insuficiencia renal la vida sexual del paciente?

La insuficiencia renal afectará las emociones, el sistema nervioso, las hormonas y los niveles de energía, lo que podría afectar las relaciones sexuales. El cuidarse bien controlando la enfermedad renal y controlando la presión arterial y las concentraciones de glucosa en la sangre puede ayudar a prevenir algunos problemas sexuales, como la disfuncion eréctil. La consejería podría ayudar con algunos problemas emocionales, como la ansiedad y la depresión, que pueden interferir con unas relaciones sexuales satisfactorias.

El paciente puede sentir timidez a la hora de hacer preguntas sobre su vida sexual, pero el equipo de atención médica ya ha escuchado las mismas preguntas de otras personas. El proveedor está capacitado para ayudarle a abordar las inquietudes sobre su vida sexual.

¿Puede el paciente seguir trabajando si tiene insuficiencia renal?

Muchas personas con insuficiencia renal continúan trabajando. KidneyWorks es un programa para ayudar a las personas con enfermedad renal a seguir trabajando (en inglés). El programa se centra en las personas en los Estados Unidos con enfermedad renal crónica cuyos riñones aún no han fallado o que se han sometido a un trasplante. Si el paciente está en diálisis, la información en el documento de KidneyWorks también puede proporcionarle consejos para ayudarle a mantener su trabajo.

La Ley para los estadounidenses con discapacidades (en inglés) significa que un empleador no puede despedir legalmente a nadie solo porque está en diálisis o ha recibido un trasplante de riñón. La ley requiere que el empleador haga cambios razonables en el lugar de trabajo para una persona con discapacidad. Por ejemplo, el empleador puede darle trabajos físicos más livianos o programar las horas de trabajo en tono a las sesiones de diálisis. Si el trabajador está en diálisis peritoneal, necesitará espacio y tiempo para cambiar la solución de diálisis en medio del día laboral. La mayoría de los empleadores pueden hacer estos ajustes.

Si el empleador no está dispuesto a satisfacer las necesidades del empleado, el trabajador social de la clínica de diálisis renal puede ayudar a encontrar una manera de satisfacer ambas partes.

 Un hombre y una mujer compañeros de trabajo miran una pantalla de computadora en un almacén.
El empleado debe hablar con su jefe acerca de su horario de diálisis y cualquier cambio que necesite para seguir trabajando.

¿Cómo afectará la insuficiencia renal lo que el paciente siente por su vida?

Lidiar con la insuficiencia renal puede ser estresante. Algunas de las medidas que el paciente está tomando para controlar su enfermedad renal también son formas saludables de lidiar con el estrés. Por ejemplo, la actividad física y dormir ayudan a reducir el estrés. Maneras saludables de lidiar con el estrés (en inglés).

La depresión es común entre las personas con una enfermedad crónica o a largo plazo (en inglés). La depresión puede hacer más difícil controlar la enfermedad renal. Si el paciente se siente deprimido, debe pedir ayuda. El equipo de atención médica puede ayudarle. Puede ser útil hablar con un grupo de apoyo, un miembro del clero, un amigo o un familiar que escuche lo que siente.

Hay tratamiento disponible para la depresión.

¿Quién formará parte del equipo de atención médica?

El paciente tendrá todo un equipo de proveedores de atención médica capacitado para ayudarle a vivir bien con insuficiencia renal. Las siguientes personas pueden formar parte del equipo de atención médica:

Nefrólogo. Médico que se especializa en la salud renal y supervisa el tratamiento.

Enfermera de diálisis. Enfermera que monitoreará la diálisis en el centro y atenderá al paciente mensualmente si se está haciendo diálisis en la casa o diálisis peritoneal. La enfermera se asegurará de que el paciente esté tomando los medicamentos correctamente y le ayudará a encontrar maneras de disminuir los efectos secundarios de la diálisis. Si el paciente se hace hemodiálisis en la casa o diálisis peritoneal, esta enfermera le enseñará cómo configurar el tratamiento, cuidar el equipo y detectar infecciones u otros problemas.

Coordinadora de trasplantes. Enfermera especialmente capacitada que será el punto de contacto del paciente, le concertará las citas y le enseñará qué hacer antes y después del trasplante.

Dietista renal. Dietista capacitado para ayudar a las personas con insuficiencia renal. Les ayudará a tomar decisiones sobre qué comer y beber para que el tratamiento funcione y se sientan mejor.

Trabajador social. Las clínicas de diálisis y los centros de trasplantes tienen un trabajador social que trabaja con las personas que tienen enfermedad renal en etapa terminal. El trabajador social renal puede ayudar a encontrar respuestas a problemas como:

  • mantener un trabajo o cambiar de trabajo
  • obtener ayuda para pagar los tratamientos
  • encontrar servicios para ayudar con el transporte o las tareas domésticas
  • encontrar servicios de asesoramiento para lidiar con los problemas familiares

Familiares y amigos. Permitir que sus familiares y amigos ayuden y compartir información sobre su enfermedad renal puede hacer una gran diferencia en cómo se sienta el paciente. Los estudios demuestran que estar conectado con otras personas puede ser saludable.

Un fuerte sistema de apoyo de familiares y amigos puede facilitar lidiar con los problemas de salud y los cambios de vida. El paciente debe asegurarse de pasar tiempo con sus amigos o mantenerse en contacto con ellos por teléfono o por correo electrónico. Debe mantenerse involucrado en las actividades que le interesan.

Abuelo y nieto jugando
Pasar tiempo con amigos y familiares ayuda a mejorar la salud.

Paciente. Hacerse cargo de su propia atención médica puede ayudarle a sentir más en control de su vida. Tome todos sus medicamentos y acuda a todas sus citas. Colabore con su equipo de atención médica para informarse sobre los diferentes tratamientos para la insuficiencia renal y déjeles saber qué tipo de tratamiento desea. Haga preguntas cuando su proveedor de atención médica le diga algo que no entiende. Si elige hemodiálisis en la casa o diálisis peritoneal, informe a su enfermera de diálisis sobre cualquier problema que tenga con el equipo o los suministros. Si tiene un trasplante, hable con su coordinador de trasplantes si los medicamentos le causan efectos secundarios. El propio paciente es su mejor defensor.

Enero de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.