Problemas de control de la vejiga y de mojar la cama en los niños

Volver a la página de resumen

Definición y hechos

En esta sección:

¿Cuáles son los problemas de control de la vejiga en los niños?

Si los niños tienen escapes de orina accidentales o involuntarios y han pasado la edad de dejar los pañales. es posible que tengan un problema de control de la vejiga, también llamado incontinencia urinaria o enuresis. Estos escapes de orina pueden ocurrir durante el día (lo que se conoce como enuresis diurna) o durante la noche (enuresis nocturna), cuando el niño termina mojando la cama.

Los niños normalmente logran controlar la vejiga entre los 2 y 4 años, cada niño en su propio tiempo. La pérdida de orina ocasional es común incluso en niños de 4 a 6 años.

A los 4 años, cuando la mayoría de los niños pueden controlar su vejiga durante el día, la pérdida de orina que ocurre en el día puede ser muy molesta y causar vergüenza. Para la edad de los 5 o 6 años, es posible que el niño tenga un problema de enuresis nocturna si moja la cama una o dos veces por semana durante algunos meses.

La mayoría de los problemas de control de la vejiga desaparecen naturalmente conforme los niños crecen. Cuando sea necesario, un doctor o profesional de la salud puede revisar las circunstancias que pueden llevar a la pérdida accidental de orina.

La pérdida de orina casi nunca se debe a la pereza, a una voluntad firme del niño, a problemas emocionales o a una preparación inadecuada para dejar los pañales. Los padres y los cuidadores siempre deben tratar este problema con comprensión y paciencia.

Aprenda más sobre el aparato urinario y cómo funciona.

Niños pequeños en fila en un pasillo de la escuela.
Los niños que tienen una pérdida accidental de orina, después de que la mayoría de los compañeros de clase ya no lo hacen, pueden tener un problema de control de la vejiga. El apoyo emocional, así como nuevos hábitos o tratamientos pueden ayudar.

¿Tienen algún otro nombre los problemas de control de la vejiga?

Los problemas de control de la vejiga también se llaman incontinencia urinaria, enuresis o problemas de control de la micción (de orinar).

  • La enuresis primaria se refiere a las pérdidas accidentales de orina por un niño que nunca ha podido controlar la vejiga de manera regular.
  • La enuresis secundaria se refiere a las pérdidas accidentales de orina por un niño que ha logrado mantenerse seco durante por lo menos 6 meses.

¿Cuáles son los tipos de problemas de control de la vejiga en los niños?

Los niños generalmente tienen uno de los dos principales problemas de control de la vejiga

  • enuresis diurna, que es cuando se les escapa la orina durante el día
  • enuresis nocturna, que es cuando mojan la cama mientras duermen

Algunos niños pueden tener problemas para controlar la vejiga tanto de día como de noche.

Pérdida de orina durante el día

Para los bebés y los niños pequeños, la pérdida de orina es una parte normal del desarrollo. Los niños aprenden poco a poco a controlar la vejiga a medida que van creciendo. Los problemas que pueden ocurrir durante este proceso y llevar a la pérdida de orina durante el día incluyen

  • Aguantarse las ganas de orinar demasiado tiempo. La vejiga del niño puede llenarse demasiado y perder orina.
  • La vejiga hiperactiva. La vejiga del niño se aprieta sin aviso, lo que causa frecuentes carreras al inodoro y que se moje la ropa.
  • La vejiga hipoactiva. Cuando el niño usa el baño solo unas pocas veces al día, sin tener muchas ganas de hacerlo. Los niños pueden tener un flujo de orina débil o interrumpido.
  • Alteraciones en el funcionamiento del aparato urinario. Los músculos y nervios de la vejiga del niño no funcionan juntos de manera correcta. Ciertos músculos paran el flujo de orina demasiado pronto. La orina que queda en la vejiga puede escaparse de manera accidental.

Pérdida de orina durante la noche

Los niños que mojan la cama se dividen en dos grupos: los que nunca han logrado mantenerse secos por la noche y los que comenzaron a mojar la cama después de haber logrado controlar la vejiga por la noche durante 6 meses.

¿Son comunes son los problemas de control de la vejiga en los niños?

Los problemas de control de la vejiga son comunes en los niños. A los 5 años de edad, aproximadamente 1 de cada 10 niños tiene problemas de pérdida de orina durante el día. 1 Los problemas de control de la vejiga durante la noche son aún más comunes que los problemas de pérdida de orina durante el día.

Edad2 Número de niños que mojan la cama
5 años de edad Alrededor de 1 en 6 niños
6 años de edad Alrededor de 1 en 8 niños
7 años de edad 1 de cada 10 niños
15 años de edad De 1 a 2 niños de cada 100
Un niño en pijamas acostado cerca de un área mojada en la cama.
Al crecer, los niños a menudo dejan de mojar la cama sin necesidad de un tratamiento formal.

¿Quiénes tienen más probabilidad de tener problemas de control de la vejiga?

La pérdida de orina durante el día ocurre con más frecuencia en las niñas que en los niños.

Los problemas de mojar la cama por la noche son más comunes en los niños varones, y en niños de ambos sexos cuyos padres que mojaron la cama cuando eran pequeños. Las probabilidades de que su hijo se orine en la cama son aproximadamente de 1 de cada 3 en los casos en que uno de los padres tuvo este problema en la infancia. Si ambos padres tuvieron este problema, las probabilidades de que su hijo moje la cama son 7 de cada 10.2

La mayoría de los niños con problemas de control de la vejiga son niños física y emocionalmente normales. Ciertos problemas de salud pueden hacer que un niño sea más propenso a tener problemas de control de la vejiga, incluyendo

¿Cuáles son las complicaciones de los problemas de control de la vejiga?

Con el tiempo, los niños pueden controlar o superar la mayoría de los problemas de control de la vejiga sin efectos en la salud a largo plazo. Sin embargo, la pérdida accidental de orina puede causar angustia emocional y baja autoestima en un niño, así como frustración en la familia.

Los problemas de control de la vejiga a veces pueden llevar a infecciones de la vejiga o de los riñones (infecciones de las vías urinarias). Los problemas de control de la vejiga que no se tratan durante la infancia pueden durar hasta la adolescencia y la edad adulta, causando angustia emocional.

Referencias

Síntomas y causas

En esta sección:

¿Cuáles son los signos y los síntomas de los problemas de control de la vejiga en los niños?

La pérdida accidental de orina es el signo principal de un problema de control de la vejiga. Es posible que su hijo a menudo tenga la ropa interior húmeda o manchada o la cama mojada.

Una niña sentada en cuclillas para evitar tener un escape de orina.
Ponerse en cuclillas, cruzar las piernas o sentarse sobre los talones pueden ser signos de una vejiga hiperactiva.

Pérdida de orina durante el día

Algunas señales de que su hijo puede tener un problema de pérdida de orina durante el día son

  • la necesidad urgente de orinar, muchas veces acompañada de una pérdida de orina
  • orinar 8 o más veces al día, lo que se llama micción frecuente
  • micción infrecuente, es decir, vaciar la vejiga solo de 2 a 3 veces al día, en lugar de las 4 a 7 veces al día habituales
  • micción incompleta, que es cuando no se vacía completamente la vejiga al ir al baño
  • sentarse en cuclillas, retorcerse nerviosamente de lado a lado, cruzar las piernas o sentarse sobre los talones para evitar la pérdida de orina

Pérdida de orina durante la noche

Tener una pérdida accidental de orina durante el sueño es normal para muchos niños y, a menudo, no se considera un problema de salud, sobre todo cuando le ha pasado a otras personas de la familia.

A partir de los 5 años, las señales de que su hijo puede tener un problema de control de la vejiga durante la noche, ya sea debido a un desarrollo físico lento, a una enfermedad o a otra causa, pueden incluir

  • nunca permanecer seco por la noche
  • mojar la cama de 2 a 3 veces por semana durante 3 meses o más
  • comenzar a mojar la cama nuevamente después de 6 meses de haber dejado la cama seca
Una doctora en su consultorio está sentada de frente a un niño. La doctora lo escucha mientras él habla.
El doctor de su hijo le puede sugerir cuándo los tratamientos pueden ayudar a controlar los problemas de mojar la cama.

¿Cuándo debo llevar mi hijo al doctor por los problemas de control de la vejiga?

Si su hijo o usted están preocupados por su falta de control de la vejiga, hable con un profesional de la salud. Un profesional puede verificar si hay problemas médicos y ofrecer tratamiento, o le puede asegurar que su hijo se está desarrollando normalmente.

Lleve a su hijo al doctor si hay signos de un problema médico como, por ejemplo

  • su hijo tiene síntomas de infección de la vejiga, entre ellos:
    • dolor o ardor al orinar
    • orina turbia, oscura, con sangre o que huele mal
    • orinar con más frecuencia de lo habitual
    • ganas fuertes de orinar, pero solo poder orinar una cantidad pequeña
    • dolor en la parte inferior del abdomen o la espalda
    • llanto al orinar
    • fiebre
    • agitación
  • su hijo gotea orina o tiene un flujo de orina débil, lo que puede ser una señal de un defecto congénito en las vías urinarias
  • su hijo tenía control de la vejiga, pero comenzó a tener accidentes nuevamente

Aunque cada niño es diferente, los doctores a menudo usan la edad del niño para decidir cuándo deben ver si hay un problema de control de la vejiga. En general

  • a los 4 años, la mayoría de los niños tienen control de la vejiga durante el día
  • a los 5 o 6 años, la mayoría de los niños tienen control de la vejiga por la noche

Busque atención médica de inmediato

Si su hijo tiene síntomas de una infección de la vejiga o de los riñones, o si tiene fiebre sin una razón clara, consulte a un doctor dentro de las 24 horas de que haya comenzado el problema. El tratamiento temprano es importante para evitar que una infección de las vías urinarias cause problemas de salud más graves.

¿Qué causa los problemas de control de la vejiga en los niños?

Los hábitos de ir al baño, como aguantarse la orina demasiado tiempo, y un lento desarrollo físico causan muchos de los problemas de control de la vejiga que se ven en los niños. Con menos frecuencia, un problema médico puede causar pérdida de orina de manera accidental. Aprenda quiénes tienen más probabilidades de tener problemas de control de la vejiga.

¿Qué causa los problemas de pérdida de orina durante el día en los niños?

La pérdida de orina en los niños generalmente ocurre porque se aguantan la orina durante demasiado tiempo, tienen estreñimiento o tienen partes del aparato urinario que no funcionan juntas de manera correcta. También, algunos problemas de salud, como las infecciones de la vejiga o de los riñones (infecciones de las vías urinarias), los problemas estructurales en las vías urinarias o los problemas nerviosos, pueden en ocasiones causar la pérdida de orina durante el día.

Cuando los niños se aguantan mucho tiempo sin orinar, pueden generarse problemas en la forma como funciona la vejiga o pueden empeorar los problemas existentes. Estos problemas de vejiga incluyen:

Vejiga hiperactiva o incontinencia imperiosa

Los músculos de la vejiga se comprimen en el momento equivocado, sin previo aviso, lo que hace que se escape la orina. El niño puede tener deseos fuertes y repentinos de orinar. Es posible que orine con frecuencia, unas 8 o más veces al día.

La vejiga hipoactiva

Los niños solo vacían la vejiga unas pocas veces al día, y tienen poca urgencia o ganas de orinar. Las contracciones de la vejiga pueden ser débiles y es posible que el niño se esfuerce al orinar, o que tenga un flujo de orina débil o con interrupciones.

Alteraciones en el funcionamiento del aparato urinario

Es posible que los músculos y los nervios de la vejiga no funcionen juntos de manera correcta. A medida que la vejiga se vacía, los músculos del esfínter o del piso pélvico pueden cortar el flujo de la orina demasiado pronto, antes de que la vejiga se vacíe completamente. La orina que queda en la vejiga puede escaparse de manera accidental.

¿Qué causa los problemas de pérdida de orina en los niños?

Los problemas de mojar la cama por las noches a menudo se relacionan con un desarrollo físico lento, antecedentes familiares de orinarse en la cama, o una producción alta de orina durante la noche. En muchos casos, hay más de una causa. Los niños casi nunca mojan la cama a propósito, y la mayoría de los niños que mojan la cama son física y emocionalmente normales.

A veces, un problema de salud como la diabetes o el estreñimiento puede hacer que el niño moje la cama.

Un niño duerme debajo de una cobija colorida.
Los problemas de falta de control de la vejiga por las noches a menudo se dan en familias, donde generalmente se presentan como un patrón de crecimiento normal, no una enfermedad.

Desarrollo físico lento

Entre los 5 y los 10 años, un desarrollo físico lento puede hacer que su hijo moje la cama. Su hijo puede tener una vejiga pequeña, ciclos de sueño profundo o un sistema nervioso que aún está creciendo y desarrollándose. El sistema nervioso maneja las señales de alarma del cuerpo (enviando señales de que la vejiga está llena o vacía) y la necesidad de despertarse.

Antecedentes familiares

El problema de mojar la cama a veces se da en familias. Los investigadores han encontrado genes que están relacionados con este problema. Los genes son partes del código maestro que los niños heredan de cada padre para el color del cabello y muchos otros rasgos y características.

Producir demasiada orina

Es posible que los riñones de su niño produzcan demasiada orina durante la noche, lo que hace que la vejiga se llene demasiado. Si su hijo no se despierta a tiempo, es probable que moje la cama. A menudo, este exceso de orina durante la noche se debe a niveles bajos de una sustancia natural llamada hormona antidiurética. Esta hormona le indica a los riñones que liberen menos agua por la noche.

Problemas del sueño

El sonambulismo y la apnea obstructiva del sueño pueden causar problemas de falta de control de la vejiga por la noche. Con la apnea, los niños respiran mal y reciben menos oxígeno, lo que hace que los riñones produzcan más orina por la noche. Mojar la cama por la noche puede ser una señal de que su hijo tiene apnea. Otros síntomas pueden ser roncar, respirar por la boca, infecciones del oído y sinusitis, tener la boca seca por la mañana y somnolencia durante el día.

Estrés

El estrés a veces puede hacer que el niño moje la cama por la noche. La preocupación por la falta de control de la vejiga, sea durante el día o la noche, puede empeorar el problema. Las tensiones que pueden afectar a su hijo incluyen un nuevo bebé en la familia, dormir solo, mudarse o comenzar una escuela nueva, el maltrato o alguna crisis familiar.

Diagnóstico

¿Cómo se diagnostican los problemas de control de la vejiga en los niños?

Para diagnosticar los problemas de control de la vejiga, los doctores revisan

  • los antecedentes familiares
  • los resultados del examen físico
  • las pruebas de laboratorio
  • las pruebas de imágenes, si son necesarias

Además, los doctores harán preguntas sobre

  • los síntomas
  • cuándo y con qué frecuencia tienen pérdidas accidentales de orina
  • las temporadas sin accidentes de pérdida de orina
  • los antecedentes familiares de orinarse en la cama

Diario de la vejiga y de los líquidos que toma

Antes de ir al consultorio del doctor, es bueno llevar un diario de la vejiga (PDF, 117.53 KB) para tener un registro de los hábitos de su hijo de ir al baño y la cantidad de líquido que toma. Anote cuándo su hijo va al baño, cuánto orina y cuándo tiene alguna pérdida accidental de orina. Lleve un registro de cuándo y cuánto líquido bebe su hijo, incluyendo si su hijo toma líquidos antes de acostarse.

Ya que el estreñimiento puede causar pérdida de orina o empeorar este problema, el doctor puede pedirle que lleve un registro de la frecuencia con la que su hijo evacúa las heces y si estas son duras o blandas.

¿Qué pruebas usan los doctores para diagnosticar los problemas de control de la vejiga en los niños?

Pruebas de laboratorio

Los profesionales de la salud a menudo hacen análisis de una muestra de orina para ayudar a diagnosticar los problemas de control de la vejiga en los niños. El laboratorio también puede hacer un cultivo de orina, si lo pide el doctor. La presencia de glóbulos blancos y bacterias en la orina puede ser señal de una infección de las vías urinarias.

Frascos de plástico pequeños, vacíos y con tapas, que se utilizan para recolectar las muestras de orina.
Es posible que su hijo tenga que recolectar una muestra de orina en un recipiente. Las pruebas de laboratorio pueden ayudar a diagnosticar la razón por la que no puede controlar la vejiga.

Otras pruebas

En algunos casos, los profesionales de la salud pueden pedir pruebas de imágenes o pruebas del funcionamiento de las vías urinarias. Estas pruebas pueden mostrar un defecto congénito o un bloqueo en las vías urinarias que puede llevar a la pérdida de orina. Las pruebas especiales pueden encontrar problemas en los nervios o la columna vertebral. Las pruebas también pueden ayudar a mostrar si el niño tiene una vejiga pequeña o músculos débiles o que no funcionan bien juntos.

Ecografía. En una ecografía (a veces llamada ultrasonido) se usan ondas de sonido para ver las estructuras internas del cuerpo sin exponer a su hijo a la radiación. Durante esta prueba, su hijo se acuesta en una mesa acolchonada. Un técnico mueve suavemente una varita llamada transductor sobre el vientre y la espalda de su hijo. Esta prueba no duele y no se necesita anestesia para hacerla.

Cistouretrograma miccional. Un cistouretrograma miccional usa rayos X de la vejiga y la uretra para mostrar cómo fluye la orina. Un técnico usa un catéter para llenar la vejiga del niño con un contraste o tinte especial. El técnico luego toma radiografías antes, durante y después de que su hijo orine. Esta prueba usa solo una pequeña cantidad de radiación. No se necesita anestesia, pero el doctor le puede ofrecer a su hijo una medicina calmante o sedante.

Imágenes por resonancia magnética. Las imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés) usa imanes y ondas de radio para tomar imágenes de las vías urinarias y de la columna vertebral. Durante esta prueba, su hijo se acuesta en una mesa dentro de una máquina similar a un túnel. Las imágenes por resonancia magnética no exponen a su hijo a radiación. No se necesita anestesia, pero el doctor puede ofrecerle a su hijo una medicina calmante o sugerirle que mire un programa para niños durante la prueba.

Pruebas urodinámicas. Las pruebas urodinámicas (en inglés) son un grupo de pruebas que analizan qué tan bien la vejiga, los esfínteres y la uretra almacenan y eliminan la orina. Estas pruebas no se usan con frecuencia, pero pueden ser útiles cuando los métodos simples para controlar la vejiga no son tan exitosos como se esperaba.

Obtenga más información sobre las pruebas de imágenes de las vías urinarias (en inglés).

Tratamiento

¿Cómo puede el doctor de mi hijo, junto conmigo, tratar los problemas de control de la vejiga?

Cuando un problema de salud—como la diabetes o un defecto congénito en las vías urinarias—es la causa de la falta de control de la vejiga, los doctores tratarán el problema de salud y es probable que con eso terminen los escapes de orina.

Otros tratamientos comunes para la falta de control de la vejiga incluyen el entrenamiento de la vejiga, los sensores de humedad para la incontinencia (alarmas para la enuresis), las medicinas y el cuidado en el hogar. El trabajo en equipo es importante entre usted, su hijo y el doctor. Es importante recompensar a su hijo por seguir el programa y no por mantenerse seco, ya que un niño a menudo no puede controlar la pérdida de orina.

Si su hijo tiene problemas para controlar la vejiga, tanto de día como de noche, es probable que el doctor trate primero la pérdida de orina diurna. Por lo general, los niños logran permanecer secos durante el día antes de lograr el control de la vejiga nocturno.

Pérdida de orina durante el día

Los tratamientos para el control de la vejiga durante el día dependen de lo que esté causando las pérdidas de orina, y a menudo comienzan con cambios en los hábitos de la vejiga y el intestino. En caso de que su hijo tenga estreñimiento, el doctor lo tratará de modo que las heces duras no presionen contra la vejiga y lleven a la pérdida de orina.

Entrenamiento de la vejiga

El entrenamiento de la vejiga ayuda a que su hijo vaya al baño antes de un escape de orina y puede ayudar a reajustar las partes de la vejiga que no funcionan juntas de manera correcta. Los programas pueden incluir

  • orinar siguiendo un horario cada 2 o 3 horas, lo que se llama micción programada.
  • orinar dos veces durante una ida al baño, también llamada micción doble. Este método puede ayudar a que la vejiga se vacíe por completo en niños que tienen una vejiga "floja" o reflujo vesicoureteral (en inglés)
  • relajar los músculos del piso pélvico para que los niños puedan vaciar completamente la vejiga. Algunas sesiones de biorretroalimentación pueden reentrenar los músculos que no funcionan bien juntos para que funcionen en la forma correcta.

En casos extremadamente raros, los doctores pueden sugerir un tubo delgado y flexible, llamado catéter, para vaciar la vejiga. El uso ocasional de un catéter puede ayudar a desarrollar un mejor control de la vejiga en niños con una vejiga débil y poco activa.

Medicina

El doctor de su hijo puede sugerir que tome medicinas para limitar la pérdida de orina durante el día o prevenir una infección de las vías urinarias.

A menudo, la oxibutinina (Ditropan) es la primera opción de medicina para calmar una vejiga hiperactiva hasta que un niño madure y supere el problema de forma natural.

Si su hijo a menudo tiene infecciones de la vejiga, el doctor puede recetarle un antibiótico, que es una medicina que mata las bacterias que causan infecciones. El doctor puede sugerir que su hijo tome dosis bajas de antibióticos durante varios meses para prevenir infecciones repetidas de la vejiga.

Cuidados y ayuda en el hogar

Los cambios en la rutina y en el comportamiento de su hijo pueden mejorar enormemente su control de la vejiga durante el día, incluso sin otros tratamientos. Anime a su hijo a

  • Usar el baño en cuanto tenga ganas.
  • Beber más líquido, sobre todo agua, si el doctor lo sugiere. Beber más líquido produce más orina y más idas al baño.
  • Darse un tiempo más largo en el baño para relajar y vaciar la vejiga por completo.
  • Evitar las bebidas con cafeína o burbujas, los jugos cítricos y las bebidas deportivas. Estas bebidas pueden irritar la vejiga o producir orina adicional.

Los niños necesitan mucho apoyo de parte de los padres y cuidadores para superar la pérdida de orina durante el día. Lo que los niños no necesitan es sentirse culpables o recibir un castigo. Es posible que este apoyo le ayude a su hijo a calmar el estrés que podría sentir, por ejemplo, por un nuevo bebé en el hogar o por ir a una escuela nueva. Un consejero o psicólogo puede ayudar a tratar la ansiedad.

Pérdida de orina durante la noche

Si el doctor de su hijo sugiere tratamiento, es probable que comience con formas para motivar a su hijo y cambiar su comportamiento. Los siguientes pasos incluyen sensores de humedad para la incontinencia (alarmas para la enuresis) o medicinas.

Para que un programa de tratamiento funcione, tanto los padres como el niño deben estar motivados. El tratamiento no siempre detiene completamente los accidentes por la noche y es probable que haya algunos contratiempos. Sin embargo, el tratamiento puede reducir en gran medida la frecuencia con que su hijo moja la cama.

Terapia motivacional

Para la terapia motivacional, su hijo y usted llegan a un acuerdo del plan para controlar que moje la cama por la noche y las recompensas que recibirá por seguir el programa. Lleve un registro de las acciones y el progreso de su hijo, como un calendario con calcomanías. Puede darle recompensas a su hijo cuando se acuerda de usar el baño antes de acostarse, por ayudar a cambiar y limpiar la ropa de cama mojada y cuando no moje la cama por la noche.

La terapia motivacional ayuda a los niños a tener una sensación de control sobre la pérdida de orina durante la noche. Muchos niños aprenden a controlar la vejiga con esta terapia, y muchos otros tienen menos noches en las que mojan la cama. El quitarle al niño recompensas, hacerle sentir vergüenza, y darle castigos y sanciones no funcionan. Su hijo no está mojando la cama a propósito. Si no hay cambios en la falta de control de la vejiga después de 3 a 6 meses, hable con el doctor sobre otros tratamientos.

Un doctor pone una calcomanía en la camisa de una niña pequeña.
Con el tiempo, llevar un registro de los buenos hábitos de ir al baño puede ayudar a los niños a mejorar el control de la vejiga durante el día y la noche. Los niños no siempre pueden controlar la pérdida de orina, por lo que las recompensas se les da por el esfuerzo que han hecho.

Sensores de humedad para la incontinencia (alarmas para la enuresis)

Los sensores de humedad para la incontinencia, también conocidos como alarmas para la enuresis, detectan las primeras gotas de orina en la ropa interior de un niño y hacen sonar una alarma para despertar al niño. Un sensor sujeta clips al pijama o ropa de cama del niño. Al principio, es posible que tenga que despertar a su hijo, llevarlo al baño y limpiar el pijama y la ropa de cama mojados. Con el tiempo, el niño aprende a despertarse cuando su vejiga está llena y llegar al baño a tiempo.

Estos sensores o alarmas dan buenos resultados para muchos niños y pueden poner fin a los problemas de las pérdidas de orina por la noche. Las familias necesitan usar la alarma regularmente durante 3 a 4 meses mientras el niño está aprendiendo a conocer las señales de su cuerpo y controlar la vejiga. Normalmente, las señales de progreso aparecen en las primeras semanas e incluyen una menor cantidad de orina que se escapa, la alarma suena menos veces por la noche, y el niño comienza a despertarse solo para ir al baño.

Medicina

Si otros tratamientos no están dando buenos resultados, el doctor de su hijo podría sugerir que tome medicinas.

La desmopresina (DDAVP) a menudo es la primera opción de medicina para los problemas de control de vejiga nocturnos. Esta medicina reduce la cantidad de orina que el cuerpo produce durante la noche, para que la vejiga no se llene demasiado y haya escapes de orina. La desmopresina puede funcionar bien, pero la pérdida de orina nocturna generalmente regresa cuando el niño deja de tomarla. Puede usar desmopresina si el niño va a dormir a casa de los amigos, irá a un campamento o para otros periodos cortos de tiempo. También se puede recetar la desmopresina a los niños por periodos largos de tiempo sin riesgo alguno.

Cuidados en el hogar

Los cambios en la rutina de su hijo, ya sean solos o en conjunto con otros tratamientos, pueden ayudarle a no mojar la cama por las noches. Anime a su hijo a

  • Beber la mayor parte de los líquidos durante la mañana y temprano por la tarde.
  • Orinar regularmente durante el día, cada 2 a 3 horas, y justo antes de acostarse, que es un total de 4 a 7 veces al día.
  • Orinar dos veces antes de acostarse (aproximadamente con media hora de diferencia) para vaciar completamente la vejiga y dejar espacio para la orina nueva que se produce durante la noche.
  • Evitar las bebidas con cafeína o burbujas, jugos cítricos y bebidas deportivas. Estas bebidas pueden irritar la vejiga o producir orina adicional.
La vista desde un pasillo muestra a una niña que se está lavando las manos en el cuarto de baño al lado de su habitación.
Los niños que mojan la cama deben ir al baño justo antes de acostarse.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a enfrentar los problemas de control de la vejiga?

Su paciencia, comprensión y ánimo son muy importantes para ayudar a su hijo a enfrentar los problemas de control de la vejiga. Si cree que un problema de salud puede estar causando la pérdida de orina de su hijo, haga una cita con el doctor de su hijo.

Ropa, ropa de cama y productos portátiles

Para los niños con falta de control de la vejiga durante el día, es posible que la ropa que se puedan poner y quitar fácilmente les ayude a prevenir accidentes. Una alarma en forma de reloj de pulsera que vibre puede recordarle a su hijo de manera discreta que vaya al baño, sin que necesite la ayuda de un maestro o padre.

Los siguientes consejos pueden facilitarle la vida a los niños que mojan la cama y aumentar su seguridad en sí mismos

  • Deje afuera pijamas y toallas secas para que su hijo pueda limpiarse fácilmente.
  • Ponga protectores impermeables y sábanas ajustables en la cama. Su hijo puede quitar rápidamente la ropa de cama mojada y ponerla en una cesta. Si hay menos señales de que su hijo mojó la cama, es posible que se sienta menos avergonzado.
  • Haga que su hijo ayude con la limpieza y a lavar la ropa al día siguiente. Sin embargo, no lo convierta en un castigo.
  • Asegúrese de que su hijo se duche o se bañe todos los días para quitar el olor a orina.
  • Planifique para que su hijo deje de usar pañales, pantalones de entrenamiento o pantalones de entrenamiento desechables, excepto cuando duerma lejos de casa. Estos artículos pueden hacer que su hijo no sienta la necesidad de levantarse de la cama para ir al baño.

No se acostumbre a despertar a su hijo durante la noche para usar el baño. Los investigadores no creen que esto ayude a los niños a dejar de mojar la cama.3

Padre e hijo trabajan juntos para poner la ropa sucia en la lavadora.
Tener rutinas fáciles de limpieza puede darle a los niños una sensación de control mientras superan los problemas de falta de control de la vejiga.

Apoyo emocional

Dígale a su hijo que es muy común mojar la cama por la noche y que la mayoría de los niños lo superan. Si su hijo tiene 4 años o más, pídale que le dé ideas sobre cómo parar o controlar este problema. Involucrar a su hijo a encontrar soluciones puede darle una sensación de control.

Es posible que este apoyo le ayude a su hijo a calmar el estrés que podría sentir, por ejemplo, por un nuevo bebé en el hogar o por ir a una escuela. Un consejero o psicólogo puede ayudar a tratar la ansiedad.

Referencias

Prevención

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a evitar los problemas de control de la vejiga?

A menudo no se pueden evitar los problemas de control de la vejiga, especialmente los problemas de mojar la cama en la noche, que es un patrón común del desarrollo infantil normal. Sin embargo, los buenos hábitos pueden ayudar a que su hijo permanezca seco más a menudo, tanto por las noches como por el día. Por ejemplo, para su hijo es importante

  • Evitar o tratar el estreñimiento.
  • Orinar cada 2 a 3 horas durante el día, de 4 a 7 veces en total en un día.
  • Beber la cantidad correcta de líquido, tomando la mayoría entre la mañana y alrededor de las 5 de la tarde. Pregúntele al doctor cuánto líquido es saludable para su hijo, según su edad, el clima y las actividades que haga.
  • Evitar las bebidas con cafeína o burbujas, jugos cítricos y bebidas deportivas. Estas bebidas pueden irritar la vejiga o producir orina adicional.

Ensayos clínicos

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés) y otras organizaciones de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) gestionan y apoyan la investigación de muchas enfermedades y trastornos médicos.

¿Qué son los ensayos clínicos, y qué papel tienen los niños en la investigación?

Los ensayos clínicos son estudios científicos que involucran a personas de todas las edades. Los ensayos clínicos encuentran maneras seguras y eficaces para prevenir, detectar, o tratar enfermedades. Los investigadores también utilizan ensayos clínicos para analizar otros aspectos de la atención médica, tales como el mejoramiento de la calidad de vida. Las investigaciones en las que participan niños ayudan a los científicos a

  • Identificar la mejor atención médica para un niño.
  • Encontrar la mejor dosis de medicinas para los niños.
  • Encontrar tratamientos para los problemas médicos que sólo afectan a los niños.
  • Tratar los problemas médicos que se presentan de manera diferente en los niños.
  • Entender cómo el tratamiento afecta al cuerpo de un niño en crecimiento.

Aprenda más sobre los niños y los ensayos clínicos.

¿Qué ensayos clínicos están abiertos?

Para más información en inglés sobre los ensayos clínicos que están disponibles y están reclutando participantes visite: www.ClinicalTrials.gov (en inglés).

Última revisión Septiembre de 2017
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK desea agradecer a Stephan A. Zderic, MD, Children’s Hospital of Philadelphia