Neuropatía periférica

¿Qué es la neuropatía periférica?

La neuropatía periférica es un tipo de daño en los nervios que generalmente afecta los pies y las piernas y a veces afecta las manos y los brazos.

Este tipo de neuropatía es muy común. Hasta la mitad de las personas con diabetes tienen neuropatía periférica.3,4

¿Qué causa la neuropatía periférica?

Con el tiempo, las concentraciones altas de glucosa en la sangre, o azúcar en la sangre, y de grasas en la sangre, como los triglicéridos, causadas por la diabetes, pueden dañar los nervios y los pequeños vasos sanguíneos que nutren los nervios, ocasionando la neuropatía periférica.

¿Cuáles son los síntomas del la neuropatía periférica?

Si una persona tiene neuropatía periférica, puede sentir los siguientes síntomas en los pies, piernas, manos o brazos:

  • ardor
  • hormigueo, como punzadas de "alfileres y agujas"
  • entumecimiento
  • dolor
  • debilidad

La persona puede sentir extremo dolor en los pies, las piernas, las manos y los brazos, incluso cuando se tocan suavemente. También puede tener problemas por incapacidad para sentir dolor o cambios de temperatura en esas partes del cuerpo.

Una mujer masajeándose el pie.Si una persona tiene neuropatía periférica, puede sentir ardor u hormigueo, como punzadas de "alfileres y agujas", en los pies.

Los síntomas frecuentemente son peores en la noche. La mayoría de las veces, una persona tendrá síntomas en ambos lados del cuerpo, pero es posible que los sienta solamente en un lado.

Si una persona tiene neuropatía periférica, podría presentar:

  • cambios en la forma de caminar
  • pérdida de equilibrio, lo que podría hacer que se caiga con más frecuencia
  • pérdida del tono muscular en las manos y los pies
  • dolor al caminar
  • problemas para detectar el movimiento o la posición de las manos o los pies
  • hinchazón de los pies

¿Qué problemas causa la neuropatía periférica?

La neuropatía periférica puede causar problemas en los pies que ocasionan ampollas y llagas. Si la neuropatía periférica hace que la persona pierda sensibilidad en los pies, es posible que no note la presión o las lesiones que resultan en ampollas y llagas. La diabetes puede hacer que estas heridas sean difíciles de curar y puede aumentar la probabilidad de que se presenten infecciones. Estas llagas e infecciones pueden ocasionar la pérdida de un dedo del pie, de todo el pie o de una parte de la pierna. Detectar y tratar los problemas de los pies a tiempo puede disminuir la probabilidad de desarrollar infecciones graves.

Este tipo de daño en los nervios relacionado con la diabetes también puede causar cambios en la forma de los pies y en los dedos de los pies. Una afección rara que puede ocurrir en algunas personas con diabetes es el pie de Charcot, un problema en el cual los huesos y los tejidos del pie están dañados.

La neuropatía periférica puede hacer que sea más probable que una persona pierda el equilibrio y se caiga, lo cual puede aumentar la probabilidad de sufrir fracturas y otras lesiones. El dolor crónico de la neuropatía periférica también puede causar sufrimiento, ansiedad y depresión.

¿Cómo diagnostican los médicos la neuropatía periférica?

Los médicos diagnostican la neuropatía periférica basándose en los síntomas del paciente, la historia clínica y familiar, un examen físico y pruebas médicas. El examen físico incluirá un examen neurológico y un examen de los pies.

Examen para detectar la neuropatía

Si una persona tiene diabetes, debe hacerse un examen completo al menos una vez al año para evaluar la sensibilidad en los pies y las piernas. Durante este examen, el médico examinará los pies para detectar si hay señales de problemas y revisará el flujo sanguíneo y la sensación, o sensibilidad, en los pies haciendo lo siguiente:

  • colocando un diapasón contra los dedos gordos de los pies y más arriba en los pies para verificar si la persona puede sentir la vibración del diapasón
  • tocando los pies y algunos dedos con un cordón de nailon para ver si la persona puede sentirlo (esto se llama prueba de monofilamento)
  • revisando cómo camina o los patrones que hace cuando camina
  • examinando el equilibrio

El médico también puede verificar si la persona puede sentir cambios de temperatura en los pies.

¿Qué pruebas usan los médicos para diagnosticar la neuropatía periférica?

El médico puede realizar pruebas para descartar otras causas de daños en los nervios, como una prueba de sangre para detectar problemas de la tiroides, una enfermedad renal o concentraciones bajas de vitamina B12. Si se detectan concentraciones bajas de esta vitamina, el médico realizará pruebas adicionales para determinar la causa. El uso de metformina está entre varias de las causas de las concentraciones bajas de vitamina B12. Si la deficiencia de B12 se debe a la metformina, se puede continuar su uso con suplementos de vitamina B12.

¿Cómo puede una persona prevenir los problemas causados por la neuropatía periférica?

Una persona puede prevenir los problemas causados por la neuropatía periférica controlando la diabetes, lo cual significa controlar la glucosa en la sangre, la presión arterial y el colesterol. Si la persona se mantiene cerca de sus números adecuados puede evitar que el daño en los nervios empeore.

Si una persona tiene diabetes, debe revisarse los pies todos los días para detectar problemas y cuidárselos. Si nota algún problema en los pies, debe llamar o acudir al médico de inmediato.

Cada vez que el paciente tiene cita, debe quitarse las medias y los zapatos en la sala de examen para recordarle al médico que le revise los pies. El paciente debe acudir al médico para que le realice un examen de los pies al menos una vez al año, y más a menudo si tiene problemas en los pies. El médico puede remitirlo a un podólogo.

¿Cómo tratan los médicos la neuropatía periférica?

Los médicos pueden recetar medicamentos y otros tratamientos para el dolor.

Medicamentos para el dolor en los nervios

El médico puede recetar medicamentos para aliviar el dolor, como ciertos tipos de:

Aunque estos medicamentos pueden ayudar con el dolor, no cambian el daño en los nervios. Por lo tanto, si no hay mejoría cuando se toma un medicamento para tratar el dolor, no es beneficioso continuar tomándolo y se puede probar otro medicamento.

Todos los medicamentos tienen efectos secundarios. Se debe preguntar al médico acerca de los efectos secundarios de los medicamentos que se toman. Los médicos no recomiendan algunos medicamentos para adultos mayores o para personas con otros problemas de salud, como enfermedades del corazón.

Algunos médicos recomiendan evitar los medicamentos para el dolor de venta libre, como acetaminofén e ibuprofeno. Es posible que estos medicamentos no funcionen bien para tratar la mayoría de los dolores en los nervios y pueden tener efectos secundarios.

Otros tratamientos para el dolor en los nervios

El médico puede recomendar otros tratamientos para el dolor, incluyendo:

  • fisioterapia para mejorar la fuerza y el equilibrio
  • un arco para la cama o dispositivo especial que evita que las sábanas y cobijas rocen las piernas y los pies mientras la persona duerme

Los expertos en diabetes no han hecho recomendaciones especiales sobre los suplementos (en inglés) para las personas con diabetes. Por razones de seguridad, se debe consultar con el médico antes de usar suplementos o cualquier otro medicamento complementario o alternativo o práctica médica.

Bibliografía

Febrero de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.