Tratamiento de la enfermedad celíaca

¿Cómo tratan los médicos la enfermedad celíaca?

Dieta sin gluten

Los médicos tratan la enfermedad celíaca ayudando a las personas a seguir una dieta sin gluten. El gluten es una proteína que se encuentra de manera natural en ciertos granos, como el trigo, la cebada y el centeno. El gluten también se agrega a muchos otros alimentos y productos. En las personas que padecen la enfermedad celíaca, el consumo de gluten desencadena una reacción anormal del sistema inmunitario que daña el intestino delgado.

Una selección de productos sin gluten, incluso pasta, maíz, tortitas de arroz inflado, arroz, pan, quinoa, lentejas y galletas saladas. Un dietista registrado le enseñará al paciente a evitar el gluten mientras sigue una dieta sana.

Los síntomas mejoran enormemente en la mayoría de las personas con enfermedad celíaca que siguen una dieta sin gluten. En la mayoría de las personas, seguir una dieta sin gluten curará el daño en el intestino delgado y evitará más daño. Muchas personas ven que los síntomas mejoran unos días o semanas después de comenzar la dieta.6

El médico le explicará al paciente en qué consiste la dieta sin gluten y podría referirlo a un dietista registrado que se especialice en el tratamiento de personas con enfermedad celíaca. El dietista le enseñará cómo evitar el gluten mientras sigue una dieta sana y le recomendará sustitutos de los alimentos que contienen gluten. El médico le ayudará a:

Evitar medicamentos y otros productos que podrían contener gluten

Además de recetarle al paciente una dieta sin gluten, el médico le indicará que evite todas las fuentes ocultas de gluten. Si una persona tiene enfermedad celíaca, debe consultar con el farmacéutico sobre los ingredientes en:

  • suplementos herbales y nutritivos
  • medicamentos recetados y de venta libre
  • vitaminas y suplementos minerales

Los medicamentos son fuentes poco comunes de gluten. Incluso si el gluten está presente en un medicamento, es probable que sea en cantidades tan pequeñas que no cause ningún síntoma.

Otros productos pueden ser fuentes ocultas de gluten. Una persona puede ingerir pequeñas cantidades de gluten si consume estos productos, los usa alrededor de la boca o los transfiere de las manos a la boca sin querer. Los productos que pueden contener gluten incluyen:

  • plastilina para niños, como Play-Doh
  • cosméticos
  • lápiz labial, brillo labial y bálsamo labial
  • productos para la piel y el cabello
  • pasta de dientes y enjuague bucal
  • hostias de la comunión

A veces, leer las etiquetas de los productos puede ayudar a evitar el gluten. Algunas empresas etiquetan a sus productos como sin gluten. En los Estados Unidos, para que un producto pueda llevar la etiqueta que indica que no tiene gluten, debe tener menos de 20 partes por millón de gluten, lo que no debería ser un problema para la gran mayoría de las personas. Si una etiqueta no dice qué contiene el producto, se debe solicitar a la compañía que fabrica el producto la lista de ingredientes. No se puede asumir que el producto no contiene gluten.

Tratamientos para síntomas o complicaciones

Una dieta sin gluten tratará o evitará muchos de los síntomas y complicaciones de la enfermedad celíaca. Algunos síntomas pueden tardar más en mejorar que otros, y algunos síntomas podrían requerir ayuda adicional.

Es posible que la dermatitis herpetiforme no desaparezca hasta que la persona haya seguido una dieta sin gluten durante 6 meses a 2 años.7 En algunos casos, los médicos podrían recetar un medicamento, como dapsona, para ayudar a tratar la dermatitis herpetiforme hasta que la erupción cutánea esté bajo control solo con una dieta sin gluten.

En la enfermedad celíaca no tratada, el daño al intestino delgado puede causar malabsorción y desnutrición. Cuando se diagnostica la enfermedad celíaca, el médico podría hacer pruebas para ver si la persona tiene concentraciones bajas de ciertas vitaminas y minerales y podría recomendarle o recetarle suplementos si los necesita. Por razones de seguridad, se debe consultar con el médico antes de usar suplementos dietéticos, como vitaminas, o seguir prácticas médicas y consumir medicamentos complementarios o alternativos.

Cuando se diagnostica la enfermedad celíaca, el médico podría recomendarle al paciente pruebas adicionales si corre riesgo de presentar ciertas complicaciones. Por ejemplo, los médicos podrían ordenar una prueba de densidad mineral ósea para comprobar si el paciente tiene osteoporosis (en inglés).

Seguimiento

El médico podría recomendar visitas de seguimiento regulares para asegurarse de que los síntomas y los problemas de salud relacionados con la enfermedad celíaca estén mejorando con una dieta sin gluten. El seguimiento podría incluir análisis de sangre para comprobar las concentraciones de ciertos anticuerpos, que son más altas en la enfermedad celíaca no tratada pero que normalmente vuelven a la normalidad después del tratamiento. En algunos casos, los médicos podrían recomendar biopsias adicionales para saber si el intestino delgado se ha curado.

¿Qué pasa si la dieta sin gluten no funciona?

Si el paciente continúa teniendo síntomas de la enfermedad celíaca mientras sigue una dieta sin gluten, debe consultar con su médico o un dietista registrado, quien puede ayudarle a encontrar la causa. En aproximadamente el 20 por ciento de las personas con enfermedad celíaca, los síntomas continúan o regresan incluso mientras siguen una dieta sin gluten.7 Los síntomas pueden deberse al consumo de pequeñas cantidades de gluten, otros problemas de salud o la enfermedad celíaca resistente al tratamiento.

Consumir pequeñas cantidades de gluten

Si los síntomas continúan o regresan después de comenzar una dieta sin gluten, es posible que aún esté comiendo o bebiendo una pequeña cantidad de gluten. El paciente debe llevar un diario de alimentos y consultar con el médico y un dietista registrado sobre su dieta y los productos que usa que podrían contener gluten. Encontrar y evitar todas las fuentes de gluten puede ayudar a mejorar los síntomas. Las fuentes ocultas de gluten incluyen aditivos (en inglés) hechos con trigo, como:

  • almidón alimenticio modificado
  • saborizante de malta
  • conservantes
  • estabilizadores

Otros problemas de salud

El médico podría ordenar pruebas para confirmar el diagnóstico de enfermedad celíaca y detectar otros problemas de salud. Los problemas de salud que causan síntomas similares a los de la enfermedad celíaca y que se pueden presentar junto con la enfermedad celíaca incluyen el síndrome del intestino irritable, la intolerancia a la lactosa, la colitis microscópica (en inglés), los problemas con el páncreas o el sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado.

Enfermedad celíaca resistente al tratamiento

La enfermedad celíaca resistente al tratamiento es una afección poco común en la que los síntomas y el daño al intestino delgado continúan o regresan, incluso cuando una persona sigue una dieta estricta sin gluten. La enfermedad celíaca resistente al tratamiento podría causar complicaciones, como desnutrición o un tipo de cáncer conocido como linfoma de linfocitos T relacionado con la enteropatía.

Los médicos podrían recomendar pruebas y tratamientos adicionales para diagnosticar y controlar la enfermedad celíaca resistente al tratamiento.

Bibliografía

Última revisión Octubre de 2020
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.