Diagnóstico de la enfermedad de crohn

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Crohn?

Los médicos suelen utilizar varias pruebas para diagnosticar la enfermedad de Crohn. Su médico también le preguntará acerca de su historial médico, incluyendo las medicinas que está tomando y sus antecedentes familiares, y le hará un examen físico.

Examen físico

Durante el examen físico, el médico por lo general:

  • comprueba si tiene hinchado el abdomen
  • usa un estetoscopio para escuchar los sonidos en su abdomen
  • da golpecitos o le palpa su abdomen para saber si le duele o lo tiene sensible y para ver si el hígado o el bazo están anormales o agrandados

Pruebas diagnósticas

Su médico puede usar las siguientes pruebas para ayudar a diagnosticar la enfermedad de Crohn:

  • pruebas de laboratorio
  • endoscopia intestinal
  • estudio de tránsito esofagogastroduodenal
  • tomografía computarizada (TC)

Su médico también puede hacer pruebas para descartar otras enfermedades, como la colitis ulcerosa, la enfermedad diverticular o el cáncer, que causan síntomas parecidos a los de la enfermedad de Crohn.

¿Qué pruebas usan los médicos para diagnosticar la enfermedad de Crohn?

Su médico puede hacer las siguientes pruebas para ayudar a diagnosticar la enfermedad de Crohn:

Pruebas de laboratorio

Las pruebas de laboratorio para ayudar a diagnosticar la enfermedad de Crohn incluyen:

Análisis de sangre. Un profesional de la salud puede tomarle una muestra de sangre y enviarla a un laboratorio para ver cambios en:

  • los glóbulos rojos de la sangre. Si tiene menos glóbulos rojos o glóbulos rojos más pequeños de lo normal, puede tener anemia.
  • los glóbulos blancos de la sangre. Cuando el recuento de glóbulos blancos es más alto de lo normal, puede tener inflamación o infección en algún lugar del cuerpo.
Imagen de una enfermera que toma una muestra de sangre.
Análisis de sangre

Análisis de heces. Un análisis de heces es el examen que se le hace a la muestra de heces para descartar otras causas de enfermedades digestivas. Su médico le dará un recipiente en el que puede recolectar y almacenar las heces. Recibirá instrucciones sobre dónde enviar o llevar el kit para su análisis.

Endoscopia intestinal

Las endoscopias intestinales son el método más preciso para diagnosticar la enfermedad de Crohn y excluir otras posibles enfermedades, como la colitis ulcerosa, la enfermedad diverticular o el cáncer. Las endoscopias intestinales incluyen:

Colonoscopia. La colonoscopia es un procedimiento en el que un médico utiliza un tubo largo, flexible y estrecho que tiene una cámara pequeña y ligera en un extremo. Este tubo se llama colonoscopio o endoscopio y se utiliza para observar el interior del recto y el colon. El médico también puede examinarle el íleon para buscar señales de la enfermedad de Crohn.

Un especialista capacitado realiza una colonoscopia en un hospital o en un centro de atención ambulatoria. Un profesional de la salud le dará instrucciones escritas para la preparación intestinal que deberá seguir en su casa antes del procedimiento. Usted recibirá sedantes, anestesia o analgésicos durante el procedimiento.

Durante una colonoscopia, le pedirán que se acueste sobre una mesa mientras el médico inserta un colonoscopio en el ano y poco a poco lo guía a través del recto y colon a la parte inferior del íleon. Si su médico sospecha que tiene enfermedad de Crohn, la colonoscopia incluirá biopsias del íleon, colon y recto. Usted no sentirá cuando le hacen las biopsias.

Endoscopia esofagogastroduodenal y enteroscopia. En una endoscopia esofagogastroduodenal, el médico usa un endoscopio para ver dentro del tracto gastrointestinal superior, también llamado tubo gastrointestinal superior.

Un especialista capacitado realiza el procedimiento en un hospital o en un centro de atención ambulatoria. No debe comer ni beber antes del procedimiento. Un profesional de la salud le dirá cómo prepararse para una endoscopia esofagogastroduodenal. A menudo se le da a la persona un anestésico líquido para adormecer la garganta y un sedante ligero para ayudarle a mantenerse relajada y cómoda durante el procedimiento.

Durante el procedimiento, el médico cuidadosamente inserta el endoscopio por el esófago y en el estómago y el duodeno.

Durante una enteroscopia, el médico examina el intestino delgado con un endoscopio especial más largo usando uno de los siguientes procedimientos:

  • enteroscopia por pulsión, que utiliza un endoscopio largo para examinar la parte superior del intestino delgado
  • enteroscopia de un balón o de doble balón, que utiliza pequeños globos o balones para ayudar a mover el endoscopio hacia el intestino delgado
  • enteroscopia espiral, que utiliza un tubo conectado a un endoscopio que actúa como un sacacorchos para mover el instrumento hacia el intestino delgado

Endoscopía por cápsula. En la endoscopía por cápsula, el paciente traga una cápsula que contiene una pequeña cámara que le permite al médico ver dentro del tubo digestivo. No se debe comer ni beber antes del procedimiento. Un profesional de la salud le dirá cómo prepararse para una endoscopia por cápsula. No necesita anestesia para este procedimiento.

La prueba comienza en el consultorio médico, donde se traga la cápsula. Puede irse del consultorio médico durante la prueba. A medida que la cápsula pasa a través del tubo digestivo, la cámara grabará y transmitirá imágenes a un pequeño dispositivo receptor que usted lleva puesto. Cuando se acaba la grabación, el médico descarga y revisa las imágenes. La cápsula de la cámara sale de su cuerpo durante una evacuación intestinal, y puede botarse en el inodoro sin problema.

Estudio de tránsito esofagogastroduodenal

El estudio de tránsito esofagogastroduodenal, conocido en inglés como “upper gastrointestinal (GI) series”, es un procedimiento en el que se utilizan radiografías, una fluoroscopia y un líquido calcáreo llamado bario para ver el tubo gastrointestinal superior.

Un técnico en rayos X y un radiólogo hacen este estudio en un hospital o en un centro de atención ambulatoria. No debe comer ni beber antes del procedimiento. Un profesional de la salud le dirá cómo prepararse para el estudio. No necesita anestesia para el procedimiento.

Para el estudio de tránsito esofagogastroduodenal, se le pedirá que se pare o se siente frente a una máquina de rayos X y beba el bario. El bario hará que el tubo gastrointestinal superior sea más visible en una radiografía. A continuación, usted se acostará en la mesa de radiografías, y el radiólogo observará cómo el bario se mueve a través del tubo gastrointestinal superior en la radiografía y en la fluoroscopia.

Tomografía computarizada (TC)

Una tomografía computarizada utiliza una combinación de rayos X y tecnología informática para crear imágenes del tubo digestivo.

Para hacerle una tomografía computarizada, un profesional de la salud puede darle una solución para beber y una inyección de un tinte especial llamado medio de contraste. El medio de contraste hace que las estructuras del cuerpo sean más fáciles de ver durante el procedimiento. Usted se acostará sobre una mesa que se desliza dentro de un aparato en forma de túnel que toma las radiografías. Las tomografías computarizadas pueden diagnosticar tanto la enfermedad de Crohn como las complicaciones de la enfermedad.

Noviembre de 2016
Share

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones a través de sus propios centros de información y sus programas de educación para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.