Trasplante de islotes pancreáticos

En esta página:

¿Qué son los islotes?

Los islotes pancreáticos, también conocidos como islotes de Langerhans, son grupos de células en el páncreas. El páncreas es un órgano que produce las hormonas que ayudan al organismo a descomponer y usar los alimentos. Los islotes contienen varios tipos de células, incluso las células beta que producen la insulina. La insulina ayuda al organismo a usar la glucosa para obtener energía, y a controlar las concentraciones de glucosa en la sangre, también conocida como azúcar en la sangre.

¿En qué consiste el trasplante de islotes pancreáticos y cómo puede tratar la diabetes tipo 1?

En las personas con diabetes tipo 1, el sistema inmunitario ataca y destruye las células beta. Estas personas deben recibir insulina porque su organismo ya no la produce.

View full-sized imageIlustración del páncreas con insertos que muestra un islote normal, con muchas células beta sanas, y un islote de una persona con diabetes tipo 1, con muchas células beta destruidas.
Los islotes pancreáticos contienen células beta que producen la insulina.

El trasplante de islotes pancreáticos es un tratamiento experimental para la diabetes tipo 1. Debido a que el trasplante de islotes es un procedimiento experimental, solo se puede realizar como parte de un ensayo clínico autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA).

En el tipo de trasplante de islotes que se usa para tratar la diabetes tipo 1, también conocido como alotrasplante de islotes, los médicos toman islotes con células beta sanas del páncreas de un donante de órganos fallecido. Luego, inyectan esas células sanas de los islotes del donante a una vena que trasporta sangre al hígado del paciente con diabetes tipo 1. El paciente que recibe el trasplante se llama receptor. Estos islotes comienzan a producir y liberar insulina en el organismo del receptor. Con frecuencia, se necesita más de una inyección de células de islotes trasplantadas para dejar de usar insulina.

Los investigadores esperan que el trasplante de islotes ayude a las personas con diabetes tipo 1 a:

  • mejorar las concentraciones de glucosa en la sangre
  • disminuir o eliminar la necesidad de inyecciones de insulina
  • reconocer mejor los síntomas de una concentración baja de glucosa en la sangre, conocida también como hipoglucemia
  • prevenir la hipoglucemia grave, que se presenta cuando la concentración de glucosa en la sangre de una persona disminuye tanto que necesita la ayuda de otra persona para tratar la hipoglucemia

El trasplante completo del páncreas es otro procedimiento que puede pasarle células beta sanas a una persona con diabetes tipo 1. Sin embargo, un trasplante de páncreas es una cirugía importante que conlleva un mayor riesgo de complicaciones que un trasplante de islotes.

¿Quiénes son candidatos para el trasplante de islotes?

No todas las personas con diabetes tipo 1 son buenas candidatas para el trasplante de islotes. Ciertas personas con diabetes tipo 1 que tienen concentraciones de glucosa en la sangre difíciles de manejar, experimentan hipoglucemia grave o hipoglucemia asintomática (un problema peligroso en el que una persona no puede sentir o reconocer los síntomas de la hipoglucemia) pueden ser candidatas.

Los médicos consideran a las personas para el trasplante de islotes si los posibles beneficios, como mayor probabilidad de lograr los objetivos de glucosa en la sangre sin problemas como la hipoglucemia, superan los riesgos, como los posibles efectos secundarios de los inmunodepresores. Los inmunodepresores son medicamentos que deben tomar los receptores para evitar que el sistema inmunitario ataque y destruya los islotes trasplantados.

Las personas que tienen diabetes tipo 1 y se han sometido, o planean someterse, a un trasplante de riñón para tratar la insuficiencia renal pueden ser candidatas para el trasplante de islotes. El trasplante de islotes puede hacerse al mismo tiempo o después de un trasplante de riñón. Los receptores de trasplante de riñón ya estarán tomando inmunodepresores para prevenir el rechazo del riñón trasplantado. Por lo tanto, el trasplante de islotes no agrega mucho más riesgo.

¿Cómo hacen los médicos el trasplante de islotes?

Se usan enzimas especiales para extraer los islotes del páncreas de un donante fallecido. Los islotes se purifican y cuentan en un laboratorio. En promedio, en cada procedimiento se trasplantan alrededor de 400,000 islotes.1

Por lo general, el receptor del trasplante recibirá un anestésico oral y un sedante (medicamento para ayudarle a relajar) para el procedimiento. En algunos casos, le podrían poner anestesia general.

El procedimiento de infusión de trasplante de islotes consiste en insertar un tubo delgado y flexible (catéter) a través de un pequeño corte en la parte superior del abdomen del receptor. El radiólogo usa radiografías y ecografías para guiar el catéter hacia la vena porta del hígado. Los islotes se infunden lentamente a través del catéter al hígado por gravedad. Otra opción sería usar un procedimiento abierto mínimamente invasivo para visualizar directamente una vena cercana al hígado a fin de insertar el catéter.

View full-sized imageIlustración del hígado y el páncreas
Los islotes se trasplantan al hígado del receptor.

Durante las siguientes 2 semanas, se forman nuevos vasos sanguíneos que conectan los islotes con los vasos sanguíneos del receptor.2 Inmediatamente después del trasplante, las células beta en los islotes comienzan a producir y liberar insulina en la corriente sanguínea.

¿Cuáles son los beneficios del trasplante de islotes?

Los receptores podrían ver los siguientes beneficios:

  • mejores concentraciones de glucosa en la sangre
  • poca o ninguna necesidad de inyecciones de insulina para controlar la diabetes
  • menos o ningún episodio de hipoglucemia grave
  • mejor conocimiento de la hipoglucemia, que ayuda a prevenir episodios de hipoglucemia grave

Las investigaciones también sugieren que el trasplante de islotes podría prevenir o retrasar el desarrollo de complicaciones relacionadas con la diabetes como enfermedades del corazón, enfermedades renales y lesión en los nervios o los ojos.3

Inyector de insulina
Los receptores de trasplantes de islotes podrían mantener las concentraciones de glucosa en la sangre en su rango objetivo mientras reciben menos insulina o sin recibirla.

¿Cuán exitoso es el trasplante de islotes?

Un ensayo clínico en Fase 3 (en inglés) llevado a cabo por el Consorcio Clínico de Trasplante de Islotes (Clinical Islet Transplantation Consortium) (en inglés), entidad patrocinada por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), analizó los resultados asociados con el trasplante de islotes. Los ensayos en Fase 3 prueban nuevos tratamientos en grupos grandes de personas para confirmar que son eficaces y para controlar los efectos secundarios. Los participantes en este estudio incluyeron personas con diabetes tipo 1 a quienes se les dificulta controlar sus concentraciones de glucosa en la sangre, como hipoglucemia grave e hipoglucemia asintomática.

El estudio encontró que, 1 año después del trasplante de islotes, casi 9 de cada 10 receptores tenían una concentración A1C inferior al 7 por ciento y sin episodios de hipoglucemia grave. La concentración ideal de A1C para la mayoría de las personas con diabetes es por debajo del 7 por ciento. Aproximadamente la mitad de los receptores no necesitó recibir insulina. Dos años después del trasplante de islotes, aproximadamente 7 de cada 10 receptores tenían una concentración de A1C inferior a 7 por ciento sin episodios de hipoglucemia grave, y aproximadamente 4 de cada 10 no necesitaron insulina.4

Las investigaciones en curso de este estudio encontraron también que los receptores de trasplantes de islotes experimentaron mejoras significativas en su calidad de vida relacionada con la diabetes y reportaron un mejor estado de salud general después del trasplante. Incluso los receptores de trasplantes que aún necesitaban recibir insulina para controlar su diabetes experimentaron estas mejoras.5

¿Cuáles son los riegos del trasplante de islotes?

Los riesgos del trasplante de islotes incluyen:

  • sangrado, formación de coágulos de sangre y dolor después del procedimiento
  • la posibilidad de que los islotes trasplantados no funcionen bien o dejen de funcionar
  • efectos secundarios de los medicamentos contra el rechazo, conocidos también como inmunodepresores, los cuales se describen a continuación
  • desarrollo de anticuerpos contra las células del donante, lo que podría dificultar la búsqueda de un donante de órganos adecuado si se requiere otro trasplante en el futuro

Inmunodepresores

Después de un trasplante de islotes, los receptores tomarán medicamentos, llamados inmunodepresores, mientras los islotes trasplantados estén funcionando. Estos medicamentos ayudan a evitar que el organismo rechace los islotes trasplantados. El rechazo ocurre cuando el sistema inmunitario ve los islotes como “extraños” y trata de destruirlos. Si el receptor deja de tomar inmunodepresores, su organismo rechazará los islotes trasplantados y los islotes dejarán de funcionar.

Los inmunodepresores pueden tener muchos efectos secundarios graves. Entre los efectos secundarios posibles se incluyen:

  • una mayor probabilidad de contraer infecciones
  • una mayor probabilidad de enfermarse de cáncer
  • efectos secundarios digestivos, como vómito, náuseas o diarrea
  • dolor de cabeza, temblor o confusión
  • presión arterial alta
  • altas concentraciones de azúcar en la sangre
  • altas concentraciones de colesterol y triglicéridos en la sangre
  • lesión renal

¿Cuán común es el trasplante de islotes?

El trasplante de islotes no es un tratamiento común para la diabetes tipo 1. En los Estados Unidos, el trasplante de islotes se considera un tratamiento experimental. Los trasplantes de islotes solo se realizan en hospitales autorizados por la FDA para realizar investigaciones clínicas (investigaciones médicas que involucran a personas) relacionadas con este procedimiento. Con más investigaciones, el trasplante de islotes podría convertirse en un tratamiento más común en el futuro.

El Registro colaborativo de trasplantes de islotes (CITR) (en inglés) ha informado que, a nivel mundial, entre 1999 y 2015, 1,086 personas recibieron trasplantes de islotes para tratar la diabetes tipo 1.1 El CITR recopila información sobre los trasplantes de islotes realizados en centros de investigación en América del Norte, Europa, Australia y Asia. El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por su sigla en inglés) estableció y apoya el CITR. La JDRF, anteriormente conocida como la Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil (Juvenile Diabetes Research Foundation), ayudó también a establecer el CITR.

¿Por qué no se usa el trasplante de islotes con más frecuencia para tratar la diabetes tipo 1?

El trasplante de islotes no se usa con mucha frecuencia para tratar la diabetes tipo 1 por varias razones:

El trasplante de islotes se considera un procedimiento experimental

En los Estados Unidos, el trasplante de islotes se considera un procedimiento experimental. Hasta que el trasplante de islotes se apruebe como tratamiento para la diabetes tipo 1, el procedimiento solo puede realizarse con fines de investigación a través de ensayos clínicos. Los planes de seguros de salud por lo general no cubren el costo de los procedimientos experimentales.

La información del ensayo clínico en Fase 3 de los NIH se comparte con la FDA para proporcionar pruebas con la finalidad de considerar si el trasplante de islotes se puede aprobar como tratamiento para algunas personas con diabetes tipo 1.

En www.ClinicalTrials.gov (en inglés) puede ver una lista filtrada de estudios clínicos sobre el trasplante de islotes patrocinados por el gobierno federal, que están abiertos y reclutando participantes. Puede ampliar o reducir la lista para incluir estudios clínicos de la industria, universidades e individuos; sin embargo, los NIH no revisan estos estudios y no pueden garantizar que sean seguros. Antes de participar en un estudio clínico, debe consultar siempre con su proveedor de atención médica.

Los receptores de trasplantes de islotes deben tomar inmunodepresores

Los receptores de trasplantes de islotes deben tomar inmunodepresores a largo plazo, y estos medicamentos podrían causar efectos secundarios graves. Los investigadores están buscando formas de prevenir el rechazo de islotes sin inmunodepresores a largo plazo. En un enfoque, llamado encapsulación, los islotes están recubiertos con un material que los protege del ataque del sistema inmunitario del receptor.

Los donantes de islotes son escasos

Solo hay disponible una pequeña cantidad de páncreas donados para el trasplante de islotes cada año. De acuerdo con la Red de Adquisición y Trasplante de Órganos (Organ Procurement and Transplantation Network), en 2017 se recuperaron 1,315 páncreas de donantes fallecidos. Pocos páncreas donados son adecuados para el aislamiento de islotes. Además, algunos islotes de donantes se pueden dañar o destruir durante el proceso del trasplante.

Los investigadores están estudiando diferentes formas de superar la escasez de islotes de donantes. Por ejemplo, los científicos están estudiando formas de trasplantar islotes de cerdos o de crear nuevos islotes humanos a partir de células madre.

¿Se usa el trasplante de islotes para tratar otras afecciones?

Los médicos pueden hacer un autotrasplante de islotes (un tipo diferente de trasplante de islotes) en personas a las que se les extirpa todo el páncreas para tratar la pancreatitis crónica grave. Las personas con diabetes tipo 1 no pueden recibir un autotrasplante de islotes.

En el autotrasplante de islotes, los médicos extraen el páncreas del paciente, extraen los islotes del páncreas y los trasplantan en el hígado de ese mismo paciente. El objetivo es proporcionarle al organismo una cantidad suficiente de islotes sanos que produzcan insulina. Los pacientes no necesitan tomar inmunodepresores después del autotrasplante de islotes porque reciben islotes de su propio organismo.

El autotrasplante de islotes no se considera experimental.

Bibliografía

Octubre de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

El NIDDK quisiera agradecer a:
Rodolfo Alejandro, M.D., David Baidal, M.D., Ana Alvarez, APRN, Clinical Cell Transplant Program – Diabetes Research Institute, University of Miami Miller School of Medicine

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.