Diagnóstico de la colangitis esclerosante primaria

¿Cómo diagnostican los médicos la colangitis esclerosante primaria?

Los médicos diagnostican la colangitis esclerosante primaria con base en los antecedentes médicos y familiares del paciente, un examen físico y los resultados de exámenes médicos.

El médico le preguntará acerca de sus síntomas. También podría preguntarle si:

Durante un examen físico, el médico puede:

  • usar un estetoscopio para escuchar sonidos en su abdomen
  • tocar o presionar áreas específicas de su abdomen
  • buscar síntomas de cirrosis e insuficiencia hepática
  • verificar si su hígado y bazo están más grandes de lo que deberían
  • verificar si tiene sensibilidad o dolor en el abdomen

El médico también puede verificar y preguntar sobre los síntomas de una infección del conducto biliar, que pueden incluir:

  • fiebre
  • escalofríos
  • náuseas
  • vómito
  • ictericia (amarillamiento de los ojos y la piel)

¿Qué pruebas utilizan los médicos para diagnosticar la colangitis esclerosante primaria?

Análisis de sangre

Las pruebas de la función hepática pueden mostrar concentraciones anormales de enzimas hepáticas en la sangre. Las concentraciones anormales de ciertas enzimas hepáticas pueden ser un signo de lesión en el hígado o en los conductos biliares. Los análisis de sangre también pueden mostrar concentraciones más altas de lo normal de ciertos anticuerpos en la sangre, lo que puede ser una señal de colangitis esclerosante primaria. Otro análisis de sangre, llamado recuento de glóbulos blancos, mide la cantidad de estos glóbulos en la sangre. Un recuento alto de glóbulos blancos puede ser una señal de infección del conducto biliar.

Tubo de ensayo con sangre sobre un papel con resultados de la prueba.
Las pruebas de la función hepática pueden mostrar concentraciones anormales de enzimas hepáticas en la sangre.

Pruebas de diagnóstico por la imagen

El médico puede realizar una o más de las siguientes pruebas de diagnóstico por la imagen de su hígado y conductos biliares:

  • ecografía
  • tomografía computarizada
  • imágenes por resonancia magnética (MRI)
  • colangiopancreatografía por resonancia magnética. Este tipo de resonancia utiliza una máquina de resonancia magnética para crear imágenes de los conductos biliares y pancreáticos.
  • colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE)
  • colangiografía transhepática percutánea (PTC). La colangiografía transhepática percutánea es una radiografía de los conductos biliares. Por medio de un tinte especial inyectado en los conductos biliares el médico puede verlos en la radiografía. La colangiografía transhepática percutánea puede mostrar estrechamiento o bloqueo de los conductos biliares.
  • elastografía transitoria, una ecografía especial que mide la rigidez del hígado

Las pruebas de diagnóstico por la imagen pueden ayudar a diagnosticar la colangitis esclerosante primaria al descartar otras causas de la lesión del conducto biliar, como hepatitis autoinmunitaria y tumores.

Biopsia del hígado

En algunos casos, el médico puede hacer una biopsia del hígado para:

  • confirmar el diagnóstico de colangitis esclerosante primaria
  • ver si la enfermedad está avanzada, según la cantidad de cicatrices hepáticas o cirrosis
  • descartar otras enfermedades que podrían estar causando los síntomas
Enero de 2018
Compartir

El contenido de esta publicación es proporcionado como un servicio del Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). NIDDK traduce y comparte los resultados de sus investigaciones para incrementar el conocimiento de salud y las enfermedades entre pacientes, profesionales de la salud y el público en general. Las publicaciones producidas por NIDDK son cuidadosamente revisadas por los científicos del NIDDK y otros expertos.

Esta información no tiene derechos de autor. NIDDK recomienda al público compartir esta información libremente.